La vitamina D: ¿puede prevenir la enfermedad de Alzheimer y la demencia?

Todavía no hay suficientes datos para responder esta pregunta. Las investigaciones señalan que las personas con niveles muy bajos de vitamina D en la sangre, una enfermedad conocida como deficiencia de vitamina D, tienen más probabilidades de manifestar la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

Por ejemplo, un extenso estudio publicado en Neurology mostró que las personas con niveles extremadamente bajos de vitamina D en la sangre tenían más del doble de probabilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer u otros tipos de demencia que las personas con niveles normales de vitamina D. Otros estudios no han demostrado ninguna relación entre los niveles de vitamina D y la demencia.

Por el momento, la relación entre la deficiencia de vitamina D y el riesgo de demencia es solo observacional. Se necesita más investigación para demostrar una relación de causa y efecto.

La vitamina D es vital para el metabolismo óseo, la absorción de calcio y otros procesos metabólicos en el cuerpo. Su papel en la función cerebral, la cognición y el proceso de envejecimiento aún no está claro. Algunos estudios señalan que la vitamina D puede estar involucrada en una variedad de procesos relacionados con la cognición, pero se necesita más investigación para comprender mejor esta relación.

La mayoría de la vitamina D se produce dentro del cuerpo como consecuencia de la exposición a la luz solar. La vitamina D solo se encuentra de forma natural en unos pocos alimentos, incluidos los aceites grasos de pescado y de hígado de pescado. Las fuentes alimenticias más comunes de vitamina D son los alimentos fortificados, como la leche, los cereales para el desayuno y el jugo de naranja. Los suplementos de vitamina D también están ampliamente disponibles.

La deficiencia de vitamina D es común entre los adultos mayores, en parte porque la capacidad de la piel para sintetizar la vitamina D del sol disminuye con la edad.

Sería demasiado apresurado recomendarte que aumentes tu dosis diaria de vitamina D con la esperanza de prevenir la demencia o la enfermedad de Alzheimer. No obstante, mantener niveles saludables de vitamina D es beneficioso y tiene otras ventajas, como reducir el riesgo de osteoporosis. Según los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de Salud), los adultos de 70 años o menos necesitan 600 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día y los adultos mayores de 70 años necesitan 800 UI por día.

Se necesitan más estudios para determinar si la deficiencia de vitamina D es efectivamente un factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer y la demencia y si el uso de suplementos de vitamina D o la exposición al sol puede ayudar a prevenir o tratar estos trastornos.

Last Updated Sep 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use