Las inyecciones de toxina botulínica: ¿pueden aliviar el dolor de la artritis?

Las inyecciones de bótox en las articulaciones con artritis parecen reducir el dolor y mejorar la función. Los resultados de varios estudios científicos han sido prometedores, pero se necesitan ensayos clínicos de mayor alcance.

El bótox es el más conocido de un grupo de medicamentos que utilizan varias formas de toxina botulínica para paralizar temporalmente la actividad muscular. Otros medicamentos que contienen toxina botulínica son Dysport, Myobloc y Xeomin. Esta toxina es producida por un microorganismo que causa botulismo, un tipo de intoxicación alimentaria.

Hasta ahora, los participantes de varios estudios han informado una mejoría en el dolor de la artritis y la función de las articulaciones después de las inyecciones de bótox. La toxina botulínica funciona bloqueando la transmisión de ciertas señales químicas que transmiten información entre los nervios y el cerebro.

Estos estudios preliminares han sido pequeños, y muchos de ellos no incluyeron un grupo de control para ver si las inyecciones de toxina botulínica son más efectivas que el placebo. Así que queda mucho por saber sobre la posible función de las inyecciones de bótox en el tratamiento de la artritis.

Mientras la investigación continúa, las opciones de tratamiento probadas (como el ejercicio, la pérdida de peso y la medicación) siguen siendo el foco de la mayoría de los planes de tratamiento de la artritis.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use