¿Mi hijo se curará del asma?

Los síntomas del asma que comienzan en la niñez pueden desaparecer más tarde en la vida. A veces, sin embargo, el asma de un niño desaparece temporalmente, solo para volver unos años después. Pero otros niños con asma, en particular los que tienen asma grave, nunca la superan.

En los niños pequeños, puede ser difícil determinar si los signos y síntomas como la tos, las sibilancias y la falta de aire son causados por el asma o por otra causa. A veces, lo que parece ser asma resulta ser otra afección, como bronquitis, neumonía recurrente o bronquiolitis. Estas y otras afecciones similares al asma suelen mejorar a medida que los niños crecen.

Los niños con asma más grave tienen menos probabilidades de superarla. Las sibilancias persistentes y los antecedentes de alergias, especialmente a los animales peludos, también aumentan las probabilidades de que tu hijo no supere el asma.

Es importante diagnosticar y tratar el asma infantil desde el principio. Trabaja con el médico de tu hijo para controlar su asma. Un plan de acción para el asma por escrito puede ayudarte a hacer un seguimiento de los síntomas y a ajustar los medicamentos, y ayudar a tu hijo a evitar los desencadenantes del asma. A medida que tu hijo crezca, involúcralo en el desarrollo del plan de acción.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use