Respiración rítmica: ¿Ayuda con los sofocos?

El ritmo de la respiración es lento, profundo y diafragmático. Con una respiración normal, se hacen de 12 a 14 respiraciones por minuto. En comparación, con la respiración acompasada solo se toman de 5 a 7 respiraciones por minuto. El ritmo de las respiraciones es lento, suave y lo suficientemente profundo como para mover el diafragma, la pared muscular situada debajo de los pulmones, a medida que respiras más profundamente. El objetivo de la respiración acompasada es reducir los químicos del estrés que produce el cerebro y facilitar una respuesta de relajación.

Algunas pruebas demuestran que la respiración acompasada puede ayudar a reducir los sofocos menopáusicos, incluida su frecuencia y su gravedad. La respiración acompasada también puede ayudar a reducir la presión arterial, disminuir la ansiedad y promover la relajación.

Puedes aprender hacer respiraciones acompasadas, por ejemplo, con una aplicación de teléfono inteligente o un programa basado en la web, o bien puedes buscar la ayuda de un experto.

La respiración acompasada puede no ser apropiada si tienes mareos o problemas de hiperventilación. Por lo demás, la respiración acompasada es un enfoque de mente-cuerpo generalmente seguro para mejorar la relajación.

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use