¿Se puede prevenir el eczema en los bebés?

No existe una forma segura de prevenir el eccema del bebé. Mantener la piel del bebé bien humectada, incluso si no se observa un sarpullido evidente, puede ayudarlo. Aplica una crema, ungüento o loción al menos dos veces por día, quizás cuando cambies el pañal. Cuando pruebes un nuevo humectante, pruébalo en un área pequeña de la piel del niño para asegurarte de que la tolere bien.

Algunas pruebas favorecen la idea de que el riesgo de eccema del bebé puede reducirse a través de la lactancia y con probióticos que se toman durante el embarazo y al amamantar.

Las investigaciones también indican que la vaselina, si se aplica desde el nacimiento a los niños con alto riesgo de eccema, puede ayudar a prevenir el sarpullido. Se necesitan otros estudios sobre la prevención del eccema.

Puedes ayudar a prevenir los brotes si evitas los irritantes, por ejemplo, telas que provocan picazón y jabones fuertes, además de temperaturas extremas.

Last Updated Jul 29, 2021


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use