Secarse las manos reduce la diseminación de microbios

Las manos mojadas diseminan los microbios más fácilmente que las manos secas. Así que es importante secarte las manos completamente después de lavártelas.

Algunas personas prefieren las toallas de papel, otras prefieren los secadores de manos. Hay dos tipos de secadores de manos que se encuentran comúnmente en los baños públicos: los de chorro, que expulsan el aire con fuerza, y los secadores de aire tibio que expulsan aire más lentamente.

Estos dos tipos funcionan extrayendo aire de la habitación y concentrando su circulación. Los secadores de mano de chorro usan aire a la temperatura ambiente; los secadores de aire tibio calientan el aire antes de expulsarlo. Estos secadores pueden ser efectivos para secar las manos, y probablemente usen menos recursos naturales que las toallas de papel.

No importa si usas toallas de papel o secadores de mano, pero asegúrate de que las manos estén completamente secas. Luego usa una toalla de papel, el antebrazo, el codo o el hombro para abrir la puerta así no vuelves a contaminarte las manos.

Last Updated Feb 21, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use