Secarse las manos reduce la diseminación de microbios

Las manos húmedas propagan los gérmenes con mayor facilidad que las manos secas. Por eso, es importante que te seques bien las manos después de lavarlas.

Por el momento, no está claro cuál es el mejor método para secarse las manos. Ya sea que uses una toalla de papel o un secador de manos, la clave es que las manos queden completamente secas. Si estás en casa, las toallas reutilizables son una opción práctica. Solo asegúrate de cambiar las toallas cuando estén visiblemente sucias.

Sin embargo, evita secarte las manos en la ropa. Si tienes la ropa sucia, podría contaminarte las manos y reducir los beneficios del lavado de manos.

Last Updated Jul 29, 2021


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use