¿Tienen las saunas infrarrojas algún beneficio para la salud?

Una sauna infrarroja es un tipo de sauna que utiliza la luz para crear calor. Este tipo de sauna a veces se llama sauna de infrarrojo lejano ("lejano" describe donde las ondas infrarrojas caen en el espectro de luz). Una sauna tradicional utiliza el calor para calentar el aire, que a su vez calienta el cuerpo. Una sauna infrarroja calienta tu cuerpo directamente sin calentar el aire a tu alrededor.

El atractivo de las saunas en general es que causan reacciones similares a las que provoca el ejercicio moderado, como la sudoración vigorosa y el aumento de la frecuencia cardíaca. Una sauna infrarroja produce estos resultados a temperaturas más bajas que una sauna normal, lo que la hace accesible a las personas que no pueden tolerar el calor de una sauna convencional. ¿Pero se traduce eso en beneficios tangibles para la salud? Quizás sí.

Varios estudios han examinado el uso de saunas infrarrojas en el tratamiento de problemas de salud crónicos, como la presión arterial alta, la insuficiencia cardíaca congestiva, la demencia y la enfermedad de Alzheimer, el dolor de cabeza, la diabetes tipo 2 y la artritis reumatoide, y han encontrado algunas pruebas de su beneficio. Sin embargo, se necesitan estudios más amplios y rigurosos para confirmar estos resultados. Algunos de estos estudios también se realizaron con pacientes que utilizaban la sauna tradicional.

Por otra parte, no se han notificado efectos adversos con las saunas infrarrojas. Así que si estás considerando probar una sauna para relajarte, una sauna infrarroja podría ser una opción.

Last Updated Jun 12, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use