Tratamiento para el cáncer de páncreas: ¿por qué es tan complicado?

El cáncer de páncreas, también conocido como adenocarcinoma de páncreas, es uno de los cánceres más mortales. Incluso con un tratamiento agresivo, el pronóstico es desalentador.

Varios factores suman las probabilidades en contra de que un tratamiento del cáncer de páncreas sea exitoso:

  • La detección a tiempo es poco común. Son pocos los casos de cáncer de páncreas que se descubren en las primeras etapas de la enfermedad, cuando las células cancerosas se pueden extirpar quirúrgicamente. Los signos y síntomas del cáncer de páncreas, como el dolor en la parte superior del abdomen, la piel y los ojos amarillos y la pérdida de peso, no suelen aparecer hasta que la enfermedad está avanzada.

    No existen pruebas de detección eficaces para el cáncer de páncreas. Si tú o tu familia tiene un historial significativo de cáncer de páncreas u otro tipo de cáncer, analiza con el médico si debes someterte a alguna prueba genética o a chequeos de rutina.

  • El cáncer de páncreas tiende a propagarse rápidamente. El páncreas se encuentra en la unión de varias estructuras muy importantes del abdomen, lo que facilita la propagación del cáncer a esas estructuras y a otros órganos. Al comienzo del curso de la enfermedad, el cáncer de páncreas se suele propagar a los órganos cercanos, incluido el hígado, la vesícula biliar y los intestinos.
  • La recidiva es probable. Incluso después de la extirpación quirúrgica, el cáncer de páncreas suele volver a aparecer.

La mayoría de las personas con cáncer de páncreas se someten a quimioterapia como parte del tratamiento. Se ha demostrado que varios nuevos tratamientos combinados son prometedores para aumentar la tasa de respuesta al tratamiento del cáncer de páncreas.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use