Braquioplastia

Perspectiva general

Un levantamiento de brazos es un procedimiento de cirugía estética para mejorar el aspecto de la parte inferior de los brazos.

Durante un levantamiento de brazos, también conocido como braquioplastia, se remueve la piel y la grasa excedente entre la axila y el codo. La piel restante se coloca en una posición nueva para crear una apariencia más tonificada.

Cirugía de levantamiento de brazo

Durante la cirugía de levantamiento de brazo, se extrae el exceso de piel y grasa de los antebrazos (entre la axila y el codo). La piel vuelve a colocarse sobre los nuevos contornos establecidos.

Por qué se debe hacer

A medida que envejeces, la piel de los brazos cambia: se torna flácida y se afloja. La pérdida de peso significativa también puede hacer que la parte inferior de los brazos se caiga.

Si bien el ejercicio puede fortalecer y mejorar el tono muscular de los brazos, no puede solucionar el problema de exceso de piel que ha perdido elasticidad.

Podrías optar por una braquioplastia si tienes la parte inferior de los brazos caída. Una braquioplastia también podría mejorar tu imagen corporal.

Riesgos

Un levantamiento de brazos supone diferentes riesgos como, por ejemplo, los siguientes:

  • Formación de tejido fibroso. Las cicatrices de la incisión de un levantamiento de brazos son permanentes, pero generalmente se colocan en zonas que no se ven fácilmente. En raras ocasiones, las incisiones pueden provocar cicatrices rojas y elevadas. Podrían utilizarse inyecciones de un corticoesteroides u otros tratamientos para mejorar el aspecto de las cicatrices.
  • Asimetría de la forma de los brazos. Esto podría ocurrir como resultado de cambios durante el proceso de curación. Además, si bien el cirujano intentará que los brazos se vean lo más simétricos posible, no existe la simetría perfecta.
  • Cambios en la sensación de la piel. Durante un levantamiento de brazos, el reposicionamiento de los tejidos de los brazos puede afectar los nervios sensoriales superficiales. Es probable que sientas entumecimiento temporal.
  • Problemas con las suturas. Las suturas que se utilizan para asegurar la forma nueva del brazo pueden abrirse camino hacia la superficie de la piel y deben quitarse. Esto puede causar inflamación de la piel afectada. Como consecuencia, es posible que necesites una cirugía adicional.

Como en cualquier otro tipo de cirugía mayor, un levantamiento de brazos supone un riesgo de hemorragia, infección y efectos secundarios producto de la anestesia.

Un levantamiento de brazos no es para todos. El médico podría advertirte acerca del levantamiento de brazos si experimentas algunas de las siguientes situaciones:

  • Sobrepeso significativo
  • Cambios frecuentes en el peso
  • Afección médica que interfiere con la curación de heridas
  • Fumas

Cómo prepararte

Primero hablarás con un cirujano plástico acerca de una braquioplastia. Durante tu primera consulta, es probable que el cirujano plástico realice lo siguiente:

  • Revisar tu historia clínica. Prepárate para responder preguntas sobre enfermedades actuales y pasadas. Hablar sobre cualquier medicamento que estés tomando o hayas tomado recientemente, incluyendo medicamentos de venta libre y suplementos a base de hierbas, así como de cualquier cirugía que te hayas realizado.
  • Realizarte un examen físico. Para determinar las opciones de tratamiento, el médico te examinará la zona inferior de la parte superior de los brazos. El médico también tomará fotografías de los brazos para tu expediente médico.
  • Analizar tus expectativas. Explica por qué quieres realizarte una braquioplastia y qué deseas obtener en cuanto a la apariencia después del procedimiento. Asegúrate de comprender los beneficios y los riesgos, incluso las cicatrices que quedarán.
  • Si consumes tabaco, deja de hacerlo. Fumar reduce el flujo sanguíneo en la piel y puede retrasar el proceso de cicatrización. Si fumas, el médico te aconsejará dejar de fumar antes de la cirugía y durante tu recuperación. Algunos médicos no realizarán la cirugía si continúas fumando porque el riesgo de tener complicaciones es más alto.

Lo que puedes esperar

El levantamiento de brazo puede realizarse en un hospital o en un centro de cirugía ambulatorio.

En ocasiones, el procedimiento se realiza con sedación y anestesia local para insensibilizar solo parte del cuerpo. En otros casos, se recomienda usar anestesia general, que hace que estés inconsciente.

Antes del procedimiento

  • Evita determinados medicamentos. Probablemente tendrás que evitar tomar aspirina, medicamentos antiinflamatorios y suplementos a base de hierbas, que pueden incrementar el sangrado.
  • Consigue ayuda para el período de recuperación. Pídele a alguien que te lleve a tu casa después de la cirugía y se quede contigo mientras te recuperas.

Durante el procedimiento

El cirujano plástico hará incisiones en la parte inferior del brazo. El tamaño y la forma de la incisión dependerán de la cantidad de piel que te deban quitar.

Después de hacer las incisiones, el cirujano plástico ajustará los tejidos subyacentes y los asegurará con puntos de sutura. Es posible que también use una técnica de succión para extraer grasa (liposucción).

La piel se acomodará sobre los nuevos contornos y se quitará el exceso de piel. Se usarán puntos de sutura o cinta quirúrgica para cerrar las incisiones.

Después del procedimiento

Después de una braquioplastia, las incisiones estarán cubiertas con vendajes. Los brazos estarán envueltos, sin apretar, con vendajes elásticos para minimizar la hinchazón. Es posible que se coloquen pequeños tubos en los brazos para drenar cualquier exceso de sangre o líquido.

Probablemente verás a algún integrante del equipo de cirugía plástica uno o dos días después del procedimiento de braquioplastia. Es posible que esta persona te quite los vendajes y el tubo de drenaje, si se colocó. Algunos cirujanos plásticos tal vez te hagan utilizar una manga de compresión durante algunas semanas para que no aumente la hinchazón.

Durante los primeros días luego de una braquioplastia:

  • Evita elevar los brazos por sobre el nivel del hombro durante tres o cuatro semanas.
  • Evita utilizar los brazos para realizar actividades físicas y deportivas que podrían estirar las incisiones entre cuatro y ocho semanas luego de la cirugía.
  • Toma los analgésicos necesarios y utiliza antibióticos de administración tópica u oral, según lo indicado, para prevenir infecciones en la herida.

Habla con el médico sobre cuándo se quitarán los puntos, o si se quitarán. Algunos puntos se disuelven solos. Otros deben quitarse en el consultorio del médico durante las semanas posteriores al procedimiento.

Luego de someterte a una braquioplastia, llama inmediatamente al médico en los siguientes casos:

  • Te falta el aire.
  • Sientes dolor en el pecho.
  • Tienes un ritmo cardíaco irregular.
  • Tienes la piel enrojecida y fiebre.

Resultados

Al quitar la piel floja, la cirugía estética en los brazos puede brindarle una apariencia más tonificada a la parte superior de los brazos.

Los resultados de una cirugía estética en los brazos por lo general son duraderos. Recuerda que, de todas formas, tu piel perderá firmeza de forma natural a medida que envejezcas, y esta podría presentar cierta flacidez. Mantener un peso estable y saludable puede ayudarte a conservar tus resultados.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use