Colonoscopia

Perspectiva general

Una colonoscopía es un examen que se utiliza para detectar cambios o anomalías en el intestino grueso (colon) y el recto.

Durante una colonoscopía, se inserta un tubo largo y flexible (colonoscopio) en el recto. Una pequeña cámara de video en la punta del tubo le permite al médico ver el interior de todo el colon.

Si es necesario, los pólipos u otros tipos de tejido anormal se pueden extirpar a través del colonoscopio durante una colonoscopía. También se pueden tomar muestras de tejido (biopsias) durante una colonoscopía.

Paciente sometiéndose a una colonoscopia

Durante una colonoscopia, el médico introduce un colonoscopio en tu recto para verificar si hay anomalías en todo tu colon.

Por qué se debe hacer

Tu médico puede recomendar una colonoscopía con los siguientes objetivos:

  • Investigar los signos y síntomas intestinales. Una colonoscopía puede ayudar a tu médico a explorar las posibles causas de dolor abdominal, sangrado rectal, estreñimiento crónico, diarrea crónica y otros problemas intestinales.
  • Análisis para detección del cáncer de colon. Si eres mayor de 50 años y tienes un riesgo promedio de cáncer de colon, es decir, no tienes factores de riesgo de cáncer de colon más que la edad, tu médico puede recomendarte una colonoscopía cada 10 años o a veces antes para la detección del cáncer de colon. La colonoscopía es una opción para la detección de cáncer de colon. Consulta con tu médico sobre las opciones que tienes.
  • Buscar más pólipos. Si has tenido pólipos antes, tu médico puede recomendarte una colonoscopía de seguimiento para buscar y extraer pólipos adicionales. Esto se hace para reducir el riesgo de padecer cáncer de colon.

Riesgos

Una colonoscopía presenta pocos riesgos. En raras ocasiones, las complicaciones de una colonoscopía pueden ser las siguientes:

  • Reacción adversa al sedante utilizado durante el examen
  • Sangrado en el lugar donde se tomó una muestra de tejido (biopsia) o se extrajo un pólipo u otro tejido anormal
  • Desgarro en la pared del colon o del recto (perforación)

Después de analizar los riesgos de la colonoscopía contigo, tu médico te pedirá que firmes un formulario de consentimiento que autorice el procedimiento.

Cómo prepararte

Antes de una colonoscopía, deberás limpiar (vaciar) el colon. Cualquier residuo que haya en el colon puede dificultar la visualización de dicho órgano y del recto durante el examen.

Para vaciar el colon, el médico puede pedirte lo siguiente:

  • Que sigas una dieta especial el día anterior al examen. Habitualmente, no podrás comer alimentos sólidos el día anterior al examen. Las bebidas pueden limitarse a los líquidos transparentes: agua corriente, té y café sin leche ni crema, caldo y bebidas carbonatadas. Evita los líquidos rojos, que pueden confundirse con la sangre durante la colonoscopía. Es posible que no puedas comer ni beber nada después de la medianoche previa al examen.
  • Que tomes un laxante. El médico normalmente te recomendará que tomes un laxante, ya sea en pastilla o líquido. Posiblemente se te pida que tomes un laxante la noche anterior a la colonoscopía o tal vez se te solicite que utilices el laxante la noche anterior y la mañana del procedimiento.
  • Que uses un kit para enema. En algunos casos, es posible que debas usar un kit para enema de venta libre (la noche anterior o unas horas antes del examen) para vaciar el colon. Esto generalmente solo es efectivo cuando se vacía la parte inferior del colon y no suele recomendarse como la forma principal de limpiar el colon.
  • Que hagas ajustes en los medicamentos. Recuérdale a tu médico los medicamentos que tomas al menos una semana antes del examen, en especial si tienes diabetes, presión arterial alta o problemas cardíacos, o si tomas medicamentos o suplementos que contienen hierro.

    Además, comunícale al médico si tomas aspirina u otros medicamentos anticoagulantes, como warfarina (Coumadin, Jantoven); anticoagulantes más recientes, como dabigatrán (Pradaxa) o rivaroxabán (Xarelto), utilizados para reducir el riesgo de formación de coágulos o de sufrir un accidente cerebrovascular o medicamentos para el corazón que afectan las plaquetas, como clopidogrel (Plavix).

    Posiblemente debas ajustar las dosis o dejar de tomar los medicamentos temporalmente.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

Durante una colonoscopia, deberás usar una bata, y probablemente nada más que eso. Con frecuencia se recomienda la sedación. A veces, se administra un sedante leve en forma de pastilla. En otros casos, el sedante se combina con un analgésico intravenoso para minimizar el malestar.

Para comenzar el examen, deberás recostarte sobre un lado en la mesa de exámenes, generalmente con las rodillas flexionadas hacia el pecho. El médico te introducirá un colonoscopio en el recto.

El colonoscopio, que es lo suficientemente largo como para alcanzar la longitud total del colon, contiene una luz y un tubo (canal) que le permite al médico bombear aire o dióxido de carbono en el colon. El aire o dióxido de carbono infla el colon, lo que proporciona una mejor visión de su revestimiento.

Cuando el colonoscopio se mueva o se introduzca aire, es posible que sientas calambres abdominales o la necesidad de tener una deposición.

El colonoscopio también contiene una pequeña videocámara en la punta. La cámara envía imágenes a un monitor externo para que el médico pueda estudiar el interior del colon.

El médico también puede introducir instrumentos a través del canal para tomar muestras de tejido (biopsias) o extirpar pólipos u otras áreas de tejido anormal.

Una colonoscopia generalmente dura entre 30 y 60 minutos.

Después del procedimiento

Después del examen, se necesita aproximadamente una hora para comenzar a recuperarse del sedante. Necesitarás que alguien te lleve a tu casa porque todos los efectos del sedante pueden tardar hasta un día en desaparecer. No conduzcas ni tomes decisiones importantes, ni retomes el trabajo por el resto del día.

Si tu médico te extirpó un pólipo durante la colonoscopía, es posible que te recomiende seguir temporalmente una dieta especial.

Es posible que te sientas hinchado o liberes gases durante unas horas después del examen, mientras descargas el aire del colon. Caminar puede ayudarte a aliviar cualquier malestar.

También puedes observar una cantidad pequeña de sangre con tu primera deposición después del examen. Por lo general, esto no es causa de preocupación. Consulta con tu médico si continúas eliminando sangre o coágulos de sangre o si tienes dolor abdominal persistente o fiebre. Si bien es poco probable, esto puede ocurrir de inmediato o en los primeros días después del procedimiento, pero puede demorarse hasta una o dos semanas.

Resultados

Tu médico revisará los resultados de la colonoscopía y luego los compartirá contigo.

Resultado negativo

Una colonoscopía se considera negativa si el médico no encuentra ninguna anomalía en el colon.

Tu médico puede recomendarte que realices otra colonoscopía:

  • En 10 años, si tienes un riesgo promedio de padecer cáncer de colon; no tienes factores de riesgo de cáncer de colon más que la edad
  • En cinco años, si tienes una historia clínica de pólipos en procedimientos de colonoscopías previos
  • En un año, si hubo deposición residual en el colon que evitó que se realizara el examen completo del colon

Resultado positivo

Una colonoscopía se considera positiva si el médico encuentra algún pólipo o tejido anormal en el colon.

La mayoría de los pólipos no son cancerosos, pero algunos pueden ser precancerosos. Los pólipos que se extirpan durante la colonoscopía se envían a un laboratorio para su análisis a fin de determinar si son cancerosos, precancerosos o no cancerosos.

Según el tamaño y la cantidad de pólipos, es posible que debas seguir un programa de supervisión más riguroso en el futuro a fin de detectar más pólipos.

Si tu médico encuentra uno o dos pólipos de menos de 0.4 pulgadas (1 centímetro) de diámetro, puede recomendarte que repitas la colonoscopía en cinco a 10 años, dependiendo de tus otros factores de riesgo de cáncer de colon.

Tu médico te recomendará otra colonoscopía antes si tienes lo siguiente:

  • Más de dos pólipos
  • Un pólipo grande, superior a 0.4 pulgadas (1 centímetro)
  • Pólipos y, también, heces residuales en el colon que impiden un examen completo de dicho órgano
  • Pólipos con ciertas características celulares que indican un mayor riesgo de padecer cáncer en el futuro
  • Pólipos cancerosos

Si tienes un pólipo u otro tejido anormal que no se pudo extirpar durante la colonoscopía, tu médico podría recomendarte que repitas el examen con un gastroenterólogo que tenga experiencia específica en la extirpación de pólipos grandes o la cirugía.

Problemas con tu examen

Si a tu médico le preocupa la calidad de la imagen a través del colonoscopio, puede recomendarte repetir la colonoscopía o dejar pasar un plazo de tiempo más corto hasta la próxima colonoscopía. Si tu médico no pudo pasar el colonoscopio por todo el colon, puede recomendarte un enema de bario o una colonoscopía virtual para examinar el resto del colon.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use