Condón femenino

Perspectiva general

El preservativo femenino, también llamado preservativo interno, es un dispositivo de control de natalidad (anticonceptivo) que actúa como una barrera que evita que los espermatozoides ingresen al útero. Protege contra el embarazo y las infecciones de transmisión sexual (ITS).

El preservativo femenino es como una bolsa suave y holgada, con un anillo en cada extremo. Uno de los anillos se inserta en la vagina para mantener el preservativo en su lugar. El anillo en el extremo abierto del preservativo femenino queda fuera de la vagina. El anillo externo mantiene el preservativo en su lugar y sirve para retirarlo. El preservativo femenino también puede usarse durante el sexo anal.

Solo dos preservativos femeninos (el preservativo femenino FC1 y su reemplazo, el preservativo femenino FC2) cuentan con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos en los Estados Unidos. El preservativo femenino FC1, fabricado en plástico (poliuretano), ya no se produce. El preservativo femenino FC2 está hecho de látex sintético (seguro para aquellas personas alérgicas al látex natural) y está prelubricado con un lubricante a base de silicona.

Un preservativo femenino

El preservativo femenino es una funda holgada y suave que se coloca dentro de la vagina antes del sexo para prevenir embarazos y enfermedades de transmisión sexual.

Por qué se debe hacer

El preservativo femenino ayuda a prevenir el embarazo. También puedes usar un preservativo femenino para protegerte de las infecciones de transmisión sexual (ITS) durante el sexo anal. Entre otros beneficios, el preservativo femenino presenta las siguientes características:

  • Es eficaz de manera inmediata
  • Ofrece protección contra las infecciones de transmisión sexual
  • Se vende sin receta y no requiere un ajuste especial
  • Puede colocarse hasta ocho horas antes de tener relaciones sexuales
  • En raras ocasiones causa reacciones alérgicas, y tiene riesgos mínimos de efectos secundarios
  • No requiere la colaboración de la pareja ni que el pene esté erecto, como sí lo requiere el preservativo masculino

De acuerdo con el sitio web del preservativo femenino FC2, este es reembolsable si tienes seguro médico y una receta de tu médico. Las organizaciones de atención médica que ofrecen consultas por la web (virtuales) también te pueden permitir obtener una receta para que la envíes a una farmacia. Si no tienes seguro médico, puedes comprar el preservativo femenino directamente en el sitio web. El preservativo femenino FC2 también se puede conseguir en universidades y en organizaciones de salud comunitaria, como Planned Parenthood.

A diferencia del látex, el material utilizado para fabricar la mayoría de los preservativos masculinos, los preservativos femeninos están hechos de poliuretano y látex sintético, que es seguro para las personas alérgicas al látex de caucho natural. Los preservativos femeninos no se ven afectados por la humedad ni los cambios de temperatura. Además, algunas mujeres notan que el anillo externo del preservativo femenino estimula el clítoris.

Sin embargo, el preservativo femenino no es adecuado para todas. Es posible que debas considerar utilizar otro tipo de anticonceptivo si ocurre lo siguiente:

  • Eres alérgica al poliuretano o al látex sintético
  • Tienes un alto riesgo de quedar embarazada: tienes menos de 30 años, tienes relaciones sexuales tres o más veces por semana, los métodos anticonceptivos de barrera vaginales fracasaron anteriormente o es probable que no seas constante con el uso del preservativo femenino
  • No te sientes cómoda con el método de inserción
  • Presentas anomalías vaginales que interfieren en el ajuste, la colocación o la retención del preservativo femenino

Riesgos

En un año, hasta 21 de cada 100 mujeres que usan preservativos femeninos quedarán embarazadas, quizás porque no usan los preservativos cada vez que tienen relaciones sexuales.

El preservativo femenino tiene una tasa de fracaso mayor que el preservativo masculino. El fracaso del preservativo significa que es posible contraer infecciones de transmisión sexual o quedar embarazada. El preservativo femenino no te protegerá si ocurre lo siguiente:

  • El preservativo se rompe
  • El preservativo se sale de la vagina
  • El pene pasa entre la vagina y la superficie externa del preservativo
  • El anillo externo del preservativo se empuja dentro de la vagina durante el sexo

El preservativo femenino también puede ocasionar incomodidad durante la colocación, sensación de ardor, picazón o sarpullido.

Cómo prepararte

Antes de utilizar el preservativo femenino lee las instrucciones con atención. Si el preservativo está vencido o notas algún signo de daño (pequeños desgarros o agujeros), deséchalo y usa otro.

Practica colocarte el preservativo femenino antes de usarlo por primera vez para tener relaciones sexuales. Además, presta especial atención la primera vez que uses el preservativo femenino para asegurarte de que permanezca en su lugar durante las relaciones sexuales. Nunca reutilices un preservativo femenino.

No se debe usar el preservativo femenino al mismo tiempo que el masculino. Pueden pegarse entre sí, lo que podría ocasionar la ruptura de uno de ellos. En la actualidad, el preservativo femenino no cuenta con la aprobación de la FDA para su uso durante el sexo anal.

Lo que puedes esperar

Para usar el condón femenino:

  • Abre el paquete con cuidado. No uses los dientes ni las uñas ya que podrías romper el condón.
  • Considera utilizar una lubricación adicional. Puedes aplicar un lubricante adicional de base acuosa u oleosa en el condón para que sea más fácil colocarlo y minimizar el ruido durante las relaciones sexuales.
  • Inserta el condón femenino. Aprieta el anillo en el extremo cerrado de la bolsa con el dedo medio y con el pulgar e insértalo en la vagina como un tampón. Coloca el dedo índice dentro del condón y empuja el anillo hacia arriba hasta el fondo.

    No dejes que el condón se tuerza. Asegúrate de que el anillo externo quede fuera de la vagina y se extienda aproximadamente 1 pulgada (o unos 2,5 cm) más allá de los labios vulvares. Puedes colocar el condón femenino dentro de la vagina hasta ocho horas antes de tener relaciones sexuales.

  • Guía el pene adentro del condón femenino. Asegúrate de que el pene no se resbale entre la vagina y la superficie exterior del condón femenino. Durante las relaciones sexuales, asegúrate de que el anillo exterior del condón no se introduzca en la vagina.
  • Después de tener relaciones sexuales, quítate el condón femenino con cuidado. Dobla el anillo exterior para que el semen quede dentro del preservativo y, con cuidado, quítate el dispositivo de la vagina. Arroja el condón femenino en la basura, no en el inodoro.
Colocación de un preservativo femenino

Para utilizar un preservativo femenino, un anillo se introduce en la vagina antes de tener relaciones sexuales para mantener el preservativo en su lugar. El anillo en el extremo abierto del preservativo femenino queda afuera de la vagina.

Last Updated Feb 11, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use