Ecografía

Perspectiva general

La ecografía de diagnóstico, también denominada «sonografía» o «sonografía médica de diagnóstico», es un método de diagnóstico por imágenes que usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes de las estructuras dentro del cuerpo. Las imágenes pueden brindar información valiosa para el diagnóstico y tratamiento de diversas enfermedades y afecciones.

Para la mayoría de los exámenes por ecografía, se usa un dispositivo ecográfico fuera del cuerpo, aunque algunos de estos exámenes comprenden la colocación de un dispositivo dentro del cuerpo.

Por qué se debe hacer

Las ecografías se utilizan por muchos motivos, por ejemplo:

  • Visualizar el útero y los ovarios durante el embarazo, y supervisar la salud del bebé en desarrollo
  • Diagnosticar enfermedades de la vesícula
  • Evaluar el flujo sanguíneo
  • Guiar una aguja en una biopsia o en el tratamiento de un tumor
  • Examinar un bulto en las mamas
  • Controlar la glándula tiroides
  • Detectar problemas en la próstata o en los genitales
  • Evaluar la inflamación de las articulaciones (sinovitis)
  • Evaluar otras enfermedades óseas metabólicas

Riesgos

La ecografía de diagnóstico es un procedimiento seguro que utiliza ondas de sonido de baja potencia. Hasta donde se sabe, no presenta riesgos.

La ecografía es una herramienta valiosa, pero tiene sus limitaciones. El sonido no se desplaza bien a través del aire o el hueso, por lo que una ecografía no es eficaz para obtener imágenes de partes del cuerpo que tienen gases en su interior o que están ocultas por los huesos, como los pulmones o la cabeza. Para observar estas áreas, el médico podría solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes, como una tomografía computarizada, una resonancia magnética o rayos X.

Cómo prepararte

La mayoría de los estudios ecográficos no requieren preparación. Sin embargo, existen algunas excepciones:

  • Para algunas ecografías, como la de la vesícula biliar, tu médico puede pedirte que no comas ni bebas durante un cierto tiempo antes del examen.
  • Para otras, como por ejemplo para la ecografía de pelvis, podría ser necesario tener la vejiga llena. Tu médico te informará qué cantidad de agua debes beber antes del examen. No orines hasta que haya terminado el examen.
  • Los niños pequeños necesitarán otra preparación adicional. Cuando programes una ecografía para ti o para tu hijo, pregúntale al médico si hay instrucciones específicas que se deban seguir.

Ropa y elementos personales

Usa ropa suelta cuando asistas a la cita médica para la ecografía. Es posible que te pidan que te quites las joyas durante la ecografía, por lo que es buena idea dejar todos los objetos de valor en casa.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Antes de comenzar con la ecografía, es posible que te pidan lo siguiente:

  • Que te quites todas las joyas de la zona que se examinará.
  • Que te quites toda la ropa o parte de ella.
  • Que te pongas una bata.

Te pedirán que te recuestes en una camilla de exploración.

Durante el procedimiento

El gel se aplica en la piel, sobre el área que se examinará. Ayuda a prevenir bolsas de aire, que pueden bloquear las ondas sonoras que crean las imágenes. Este gel a base de agua es fácil de quitar de la piel y, si es necesario, de la ropa.

Un técnico capacitado (ecógrafo) presiona un pequeño dispositivo manual (transductor) contra el área que se va a estudiar y lo mueve según sea necesario para capturar las imágenes. El transductor envía ondas sonoras al cuerpo, recoge las que rebotan y las envía a una computadora que crea las imágenes.

Algunas veces, se realizan ecografías dentro del cuerpo. En este caso, el transductor se conecta a una sonda que se inserta en una abertura natural de su cuerpo. Por ejemplo:

  • Ecocardiografía transesofágica. Un transductor, insertado en el esófago, obtiene imágenes del corazón. Por lo general, se realiza mientras estás sedado.
  • Ecografía transrectal. Este examen crea imágenes de la próstata mediante un transductor especial ubicado en el recto.
  • Ecografía transvaginal. Un transductor especial se inserta suavemente en la vagina para obtener una visión rápida del útero y los ovarios.

La ecografía por lo general es indolora. Sin embargo, es posible que experimentes una leve incomodidad a medida que el ecografista guía el transductor por todo el cuerpo, especialmente si es necesario que tengas la vejiga llena o si se lo inserta en el cuerpo.

Un examen común de ecografía lleva de 30 minutos a una hora.

Imagen ecográfica de un quiste mamario

Esta ecografía muestra un quiste mamario.

Ecografía de un tumor de hígado

Una ecografía utiliza ondas de sonido para crear una imagen. Esta ecografía muestra un tumor de hígado.

Imagen ecográfica de cálculos biliares

Esta ecografía muestra cálculos biliares.

Imagen ecográfica de una aguja entrando a un tumor

Estas imágenes muestran cómo una ecografía puede guiar una aguja en un tumor (izquierda), donde el material se inyecta (derecha) para destruir las células del tumor.

Ecografía transvaginal

Durante una ecografía transvaginal, mientras usted está acostada de espalda sobre una mesa de exploración, su médico o un técnico médico introduce en su vagina un dispositivo parecido a una varita mágica llamado transductor. El transductor emite ondas sonoras que generan imágenes de sus órganos pélvicos.

Resultados

Una vez finalizado el examen, un médico capacitado para interpretar estudios por imágenes (radiólogo) analiza las imágenes y envía un informe a tu médico. Tu médico compartirá los resultados contigo.

Podrás retomar tus actividades normales inmediatamente después de una ecografía.

Last Updated Mar 17, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use