Ecografía carotídea

Perspectiva general

La ecografía carotídea es un procedimiento seguro e indoloro que utiliza ondas sonoras para examinar el flujo sanguíneo por las arterias carótidas.

Las dos arterias carótidas se encuentran a los costados del cuello. Transportan sangre desde el corazón hasta el cerebro.

La ecografía carotídea analiza si las arterias carótidas están bloqueadas o estrechas, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Los resultados pueden ayudar al médico a determinar un tratamiento para disminuir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Arteria carótida

Las arterias carótidas son un par de vasos sanguíneos ubicados en ambos lados del cuello que proporcionan sangre al cerebro y cabeza.

Por qué se debe hacer

La ecografía carotídea se realiza para analizar si las arterias carótidas están estrechas, lo que aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Las arterias carótidas generalmente se estrechan por una acumulación de placas, compuestas por grasa, colesterol, calcio y otras sustancias que circulan en el torrente sanguíneo. El diagnóstico y tratamiento precoz de una arteria carótida estrecha puede disminuir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

El médico te recomendará que te realices una ecografía carotídea si tienes accidentes isquémicos transitorios o determinados tipos de accidentes cerebrovasculares. Además, podría recomendarte una ecografía carotídea si tienes enfermedades que aumentan el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, por ejemplo:

  • Presión arterial alta
  • Diabetes
  • Nivel de colesterol alto
  • Antecedentes familiares de accidente cerebrovascular o enfermedad del corazón
  • Accidente isquémico transitorio o accidente cerebrovascular recientes
  • Sonido anormal en las arterias carótidas (soplo), que detecta el médico con un estetoscopio
  • Enfermedad de las arterias coronarias

Para detectar vasos sanguíneos estrechos o bloqueados en otras zonas del cuerpo, es posible que tengas que someterte a pruebas adicionales, como las siguientes:

  • Ecografía abdominal. Podrías hacerte una ecografía abdominal para comprobar si tienes afecciones que afecten los vasos sanguíneos u órganos en la zona abdominal.
  • Prueba de índice tobillo-brazo. Mediante esta prueba se mide y compara la presión arterial entre el tobillo y el brazo. Muestra la disminución o el bloqueo del flujo sanguíneo hacia las piernas.
  • Prueba de esfuerzo cardíaco. Esta prueba muestra el desempeño del corazón bajo esfuerzo, por ejemplo mientras se hace ejercicio. Los resultados podrían indicar un flujo sanguíneo deficiente hacia el corazón.

El médico también puede solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes para detectar la enfermedad de las arterias coronarias.

Otros usos de la ecografía carotídea

El médico puede solicitar una ecografía carotídea para lo siguiente:

  • Evaluar el flujo sanguíneo a través de la arteria después de la cirugía para extraer placas (endarterectomía carotídea)
  • Evaluar la colocación y efectividad de un estent, un tubo de malla utilizado para mejorar el flujo sanguíneo a través de una arteria
  • Localizar una acumulación de sangre coagulada (hematoma) que podría impedir el flujo sanguíneo
  • Detectar otras anomalías de la arteria carótida que puedan alterar el flujo sanguíneo
Accidente cerebrovascular isquémico

El accidente cerebrovascular isquémico se produce cuando un coágulo bloquea u obstruye una arteria que conduce al cerebro. La formación de coágulos es frecuente en las arterias dañadas por el aumento de placas (aterosclerosis). Puede ocurrir en la arteria carótida del cuello y en otras arterias.

Cómo prepararte

Para prepararte para la cita médica, puedes hacer lo siguiente:

  • Llama el día anterior al examen para confirma la hora y el lugar.
  • Usa una camisa cómoda sin cuello o con cuello abierto.
  • No uses collares ni aros colgantes.

A menos que el médico o el laboratorio radiológico proporcionen instrucciones especiales, no deberías tener que hacer ninguna otra preparación.

Lo que puedes esperar

Cómo funciona

Esta prueba la lleva a cabo un técnico (ecografista) con un pequeño dispositivo manual llamado «transductor». El transductor emite ondas sonoras y registra el eco que producen las ondas al rebotar contra los tejidos, órganos y glóbulos sanguíneos.

Una computadora convierte el eco de las ondas sonoras en una imagen en tiempo real que se reproduce en un monitor. El radiólogo puede hacer una ecografía Doppler, que muestra la circulación de la sangre en las arterias. En la ecografía Doppler, se representa la tasa del flujo sanguíneo en un gráfico.

Una ecografía carotídea generalmente lleva unos 30 minutos.

Durante el procedimiento

Lo más probable es que estés recostado boca arriba durante la ecografía. El técnico en ultrasonido (ecografista) puede acomodarte la cabeza para acceder mejor al costado de tu cuello.

El ecografista te aplicará un gel tibio en la piel sobre la zona de cada arteria carótida. Este gel ayuda a transmitir las ondas ecográficas de un lado a otro. Luego presionará el transductor suavemente contra el costado de tu cuello.

No deberías sentir ninguna molestia durante el procedimiento. Si sientes molestias, avísale al ecografista.

Resultados

Un médico que se especializa en pruebas de diagnóstico por imágenes (radiólogo) revisará los resultados de las pruebas y, luego, preparará un informe para el médico que las solicitó. Este podría ser el médico de atención primaria, un médico capacitado en enfermedades del corazón y vasos sanguíneos (cardiólogo), o un médico capacitado en enfermedades del cerebro y sistema nervioso (neurólogo).

El radiólogo también podría hablar de la prueba contigo inmediatamente después del procedimiento.

El médico que solicitó la prueba te explicará lo que reveló la ecografía carotídea y lo que implica para ti.

Si la prueba revela que estás en riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, el médico podría recomendarte los siguientes tratamientos, de acuerdo con la gravedad del bloqueo de las arterias:

  • Llevar una dieta saludable, que incluya frutas, vegetales y panes y cereales integrales, y limitar el consumo de grasas saturadas.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Mantener un peso saludable.
  • No fumar y evitar el tabaquismo pasivo.
  • Tomar medicamentos para disminuir el colesterol en sangre y la presión arterial.
  • Tomar medicamentos para prevenir los coágulos sanguíneos.
  • Someterte a un procedimiento quirúrgico para extraer las placas de las arterias carótidas (endarterectomía carotídea).
  • Someterte a un procedimiento quirúrgico para abrir las arterias carótidas y darles sostén (angioplastia carótida y colocación de estents).

Si el médico solicitó una ecografía carotídea como seguimiento de un procedimiento quirúrgico, puede explicarte si el tratamiento está funcionando y si necesitarás otro tratamiento o más exámenes de seguimiento.

Pruebas adicionales

Si los resultados no son claros, el médico podría solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes adicionales, por ejemplo:

  • Angiografía por tomografía computarizada (ATC). Una ATC usa una serie de rayos X para crear imágenes detalladas de los vasos sanguíneos en el cuerpo. El médico podría inyectarte una sustancia en una vena para resaltar las arterias carótidas.
  • Resonancia magnética (RM). La resonancia magnética usa un campo magnético y ondas de radio para producir imágenes detalladas de los tejidos blandos en el cuerpo. También se puede realizar una angiografía por resonancia magnética (ARM) para ver mejor los vasos sanguíneos.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use