Esplenectomía

Perspectiva general

La esplenectomía es un procedimiento quirúrgico para extirpar el bazo. El bazo es un órgano que se encuentra debajo de la caja torácica en el lado izquierdo superior del abdomen. Ayuda a combatir las infecciones y filtra los materiales innecesarios, como las células sanguíneas antiguas y dañadas, de la sangre.

El motivo más frecuente de una esplenectomía es tratar una rotura de bazo, que con frecuencia es consecuencia de una lesión abdominal. La esplenectomía puede realizarse para tratar otras enfermedades, por ejemplo, un agrandamiento del bazo que provoca malestar (esplenomegalia), algunos trastornos de la sangre, algunos tipos de cáncer, infecciones y quistes o tumores no cancerosos.

La mayoría de las veces, la esplenectomía se realiza con una pequeña cámara de video e instrumentos quirúrgicos especiales (esplenectomía laparoscópica). Con este tipo de cirugía, puedes recibir el alta del hospital el mismo día y recuperarte por completo en dos semanas.

Sistema linfático

El sistema linfático del cuerpo forma parte del sistema inmunitario, que lo protege de infecciones y enfermedades. El sistema linfático comprende el bazo, el timo, los canales y los ganglios linfáticos, así como también las amígdalas y las adenoides.

Por qué se debe hacer

La esplenectomía se utiliza para tratar una amplia variedad de enfermedades y afecciones. El médico te puede recomendar una esplenectomía si padeces algo de lo siguiente:

  • Ruptura del bazo. Si se rompe el bazo debido a una lesión abdominal grave o debido a un agrandamiento del bazo (esplenomegalia), el resultado puede ser un sangrado interno potencialmente fatal.
  • Agrandamiento del bazo. La esplenectomía se puede llevar a cabo para aliviar los síntomas del agrandamiento del bazo, que incluyen dolor y sensación de saciedad.
  • Trastorno de la sangre. Entre los trastornos de la sangre que pueden tratarse con una esplenectomía se incluyen púrpura trombocitopénica idiopática, policitemia vera y talasemia. Sin embargo, la esplenectomía se realiza normalmente solo después de que hayan fracasado otros tratamientos para reducir los síntomas de estos trastornos.
  • Cáncer. Entre los tipos de cáncer que pueden tratarse con una esplenectomía se incluyen leucemia linfocítica crónica, linfoma de Hodgkin, linfoma no Hodgkin y leucemia de células pilosas.
  • Infección. Una infección grave o una gran acumulación de pus rodeada por inflamación (absceso) en el bazo puede requerir la extracción del bazo si este no responde a otro tratamiento.
  • Quiste o tumor. Los quistes o tumores no cancerosos en el interior del bazo pueden requerir una esplenectomía si se agrandan o si son difíciles de extraer por completo.

El médico también puede extraerte el bazo para ayudar a diagnosticar un trastorno, en especial, si tienes un agrandamiento del bazo y no se puede determinar el motivo.

Riesgos

Por lo general, la esplenectomía es un procedimiento seguro. Pero, al igual que con cualquier cirugía, la esplenectomía conlleva un posible riesgo de complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Sangrado
  • Coágulos sanguíneos
  • Infecciones
  • Lesiones en los órganos cercanos, como estómago, páncreas y colon

Riesgo de infección a largo plazo

Luego de la extirpación del bazo, tendrás más probabilidades de contraer una infección grave o potencialmente fatal. El médico puede recomendarte que te vacunes contra la neumonía, la influenza, la Haemophilus influenzae tipo B y el meningococo. También puede recomendarte que tomes antibióticos a modo de prevención, especialmente si padeces otras enfermedades que aumentan el riesgo de contraer una infección grave.

Cómo prepararte

Alimentos y medicamentos

Antes del procedimiento, es posible que debas dejar de tomar temporalmente determinados medicamentos y suplementos. También es posible que tengas que evitar comer o beber durante cierta cantidad de tiempo. El médico te dará las instrucciones específicas para ayudarte a prepararte.

Otras precauciones

Si tienes tiempo antes de la cirugía, es posible que necesites recibir transfusiones de sangre para garantizar que tengas suficientes glóbulos rojos después de la extracción del bazo.

El médico también puede recomendar que recibas una vacuna antineumocócica y posiblemente otras vacunas para ayudarte a prevenir infecciones después de la extracción del bazo.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Justo antes de la cirugía, te administrarán anestesia general. El anestesiólogo o anestesista te administra un medicamento anestésico, como un gas para que inhales a través de una máscara, o inyecta un medicamento líquido en una vena. El equipo quirúrgico controla tu frecuencia cardíaca, presión arterial y oxígeno en sangre durante el procedimiento. Te colocarán las derivaciones del monitor cardíaco en el pecho y un tensiómetro en el brazo.

Durante el procedimiento

Una vez que estás inconsciente, el cirujano comienza la cirugía a través de un procedimiento mínimamente invasivo (laparoscópico) o abierto (tradicional). El método que se utilice muchas veces depende del tamaño del bazo. Cuanto más grande sea el bazo, más probable será que el cirujano decida realizar una esplenectomía abierta.

  • Esplenectomía laparoscópica. Durante una esplenectomía laparoscópica, el cirujano realiza cuatro incisiones pequeñas en el abdomen. Luego, introduce un tubo con una pequeña cámara de video en el abdomen a través de una de las incisiones. El cirujano observa las imágenes de video en un monitor y extirpa el bazo con instrumentos quirúrgicos especiales que se introducen a través de las otras tres incisiones. Luego, cierra las incisiones.

    La esplenectomía laparoscópica no es adecuada para todas las personas. Una rotura de bazo generalmente requiere una esplenectomía abierta. En algunos casos, puede ocurrir que un cirujano comience con un enfoque laparoscópico y luego considere necesario realizar una incisión más grande debido al tejido cicatrizal de operaciones anteriores u otras complicaciones.

  • Esplenectomía abierta. Durante una esplenectomía abierta, el cirujano realiza una incisión en el centro del abdomen y separa los músculos y otros tejidos para dejar el bazo al descubierto. Luego, extirpa el bazo y cierra la incisión.

Después del procedimiento

  • En el hospital Luego de la cirugía, te llevarán a una sala de recuperación. Si te sometiste a una cirugía laparoscópica, es probable que vuelvas a casa ese mismo día o al día siguiente. Si te sometiste a una cirugía a cielo abierto, es posible que vuelvas a casa luego de dos a seis días.
  • Luego de ir a tu casa Habla con el médico acerca de cuánto tienes que esperar para volver a tu rutina diaria. Si te sometiste a una cirugía laparoscópica, puede ser en dos semanas. Luego de una cirugía a cielo abierto, puede ser en seis semanas.

Resultados

Si te sometiste a una esplenectomía debido a una rotura del bazo, por lo general, no necesitas más tratamientos. Si el procedimiento se realizó para tratar otro trastorno, podrías necesitar tratamiento adicional.

La vida sin el bazo

Después de una esplenectomía, otros órganos del cuerpo asumen la mayoría de las funciones que anteriormente realizaba el bazo. Puedes ser activo sin el bazo, pero corres un gran riesgo de enfermarte o tener infecciones graves. El riesgo es más alto poco después de la cirugía. Las personas que no tienen bazo pueden tener dificultades para recuperarse de una enfermedad o lesión.

Para reducir el riesgo de infección, el médico puede recomendarte vacunas para la neumonía, influenza, Haemophilus influenzae tipo B (Hib) y meningococo. En algunos casos, también puede recomendarte antibióticos preventivos, especialmente para los niños menores de 5 años y aquellas personas con otros trastornos que aumenten el riesgo de contraer infecciones graves.

Luego de una esplenectomía, infórmale al médico al primer signo de infección, como por ejemplo:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más
  • Enrojecimiento o dolor a la palpación en cualquier parte del cuerpo
  • Dolor de garganta
  • Escalofríos que causen que tiembles o te estremezcas.
  • Un resfrío que dure más de lo habitual.

Asegúrate de que toda persona que cuide de ti sepa que te han extirpado el bazo. Considera usar un brazalete para alerta médica que indique que no tienes bazo.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use