Método del moco cervical para la planificación familiar natural

Perspectiva general

El método del moco cervical, también llamado «método de ovulación de Billings», es un tipo de planificación familiar natural también conocido como «método basado en la concientización sobre la fertilidad».

El método del moco cervical se basa en la observación cuidadosa de los patrones del moco durante el transcurso del ciclo menstrual. Antes de la ovulación, las secreciones cervicales cambian y crean un entorno que ayuda al esperma a desplazarse por el cuello uterino, el útero y las trompas de Falopio hasta llegar al óvulo. Si reconoces las características cambiantes del moco cervical, puedes predecir cuándo ovularás, lo cual puede ayudarte a determinar cuándo tienes más probabilidades de concebir un hijo.

Si deseas quedar embarazada, puedes usar el método del moco cervical para determinar cuáles son los mejores días para tener relaciones sexuales. De modo similar, si no deseas quedar embarazada, puedes usar el método del moco cervical para determinar en qué días no debes tener relaciones sexuales sin protección.

Usar el método del moco cervical como método anticonceptivo requiere motivación y diligencia. Si no quieres concebir un hijo, tú y tu pareja deben evitar tener relaciones sexuales o deben usar un método anticonceptivo de barrera durante tus días fértiles de cada mes.

Por qué se debe hacer

El método del moco cervical puede utilizarse como una forma de identificar los períodos fértiles y así determinar los mejores días para tener o evitar las relaciones sexuales sin protección. El seguimiento del moco cervical, ya sea como método anticonceptivo o para la fertilidad, no tiene costo alguno y no produce ningún efecto secundario. Algunas mujeres optan por usar el método del moco cervical por motivos religiosos.

El método del moco cervical a veces se combina con otro método de planificación familiar natural, como el seguimiento de la temperatura basal. Esta combinación se suele denominar «método sintotérmico».

Riesgos

Utilizar el método del moco cervical para fomentar la fertilidad no representa ningún riesgo.

Asimismo, utilizar el método del moco cervical como anticonceptivo no representa ningún riesgo directo pero no ofrece protección contra las infecciones de transmisión sexual. Además, el riesgo de tener un embarazo no deseado con el método del moco cervical es más alto que con otros métodos anticonceptivos.

Se estima que hasta 23 de cada 100 mujeres que utilizan el método del moco cervical como método anticonceptivo quedarán embarazadas durante el primer año de uso típico. Pero, con el uso correcto, la tasa de embarazo puede ser tan baja como 3 de cada 100 mujeres por año utilizando el método del moco cervical como método anticonceptivo.

Generalmente, se requiere capacitación formal para dominar el método del moco cervical. Este método también requiere un monitoreo diario continuo y riguroso. Además, se necesita abstinencia, o el uso de otro tipo de anticonceptivo, entre 10 y 17 días de cada ciclo.

Cómo prepararte

Para utilizar el método del moco cervical, es importante comprender cómo cambian las secreciones cervicales durante un ciclo menstrual típico. Por lo general:

  • No presentarás secreciones cervicales visibles durante tres o cuatro días después de que finaliza tu período menstrual
  • Notarás secreciones escasas, turbias y pegajosas durante los siguientes tres o cinco días
  • Presentarás secreciones abundantes, transparentes y húmedas durante los siguientes tres o cuatro días (el período antes de la ovulación y durante esta)
  • No tendrás secreciones cervicales observables por un lapso de 11 a 14 días hasta que comience tu próximo período menstrual

A pesar de que la duración específica de cada fase puede variar, comunícate con el proveedor de atención médica si las secreciones cervicales no siguen este patrón general. Podrías tener una infección que requiera atención médica.

Si quieres utilizar el método del moco cervical como método anticonceptivo, primero consulta con el proveedor de atención médica si:

  • Tuviste tu primera menstruación, diste a luz o suspendiste las píldoras anticonceptivas, u otros anticonceptivos hormonales, hace poco
  • Estás amamantando
  • Te estás acercando a la menopausia
  • Tienes alguna afección que afecte la ovulación regular, como el síndrome de ovario poliquístico

El proveedor de atención médica puede desaconsejar el uso del método de moco cervical si tienes infecciones en el aparato reproductor persistentes.

Lo que puedes esperar

Para utilizar el método del moco cervical haz lo siguiente:

  • Lleva un registro de las secreciones cervicales durante varios ciclos. A partir del día en que ya no sangres, observa y lleva un registro diario de las secreciones cervicales en un gráfico. Para evitar confundir las secreciones cervicales con el semen o con la lubricación sexual normal, evita las relaciones sexuales o utiliza un método anticonceptivo de barrera durante el primer ciclo. También evita el lavado vaginal, ya que este puede eliminar las secreciones cervicales y dificultar la observación de los cambios.
  • Verifica las secreciones cervicales antes y después de orinar. Sécate con papel higiénico, de adelante hacia atrás. Registra el color (amarillo, blanco, transparente o turbio), la consistencia (espesa, pegajosa o elástica) y la textura (seca, húmeda o resbaladiza) de las secreciones. También observa si la vulva se siente seca, húmeda o mojada.
  • Planifica cuidadosamente las relaciones sexuales durante los días fértiles. El período más fértil es cuando las secreciones cervicales son abundantes, transparentes, elásticas, húmedas y resbaladizas; muy parecidas a la clara de huevo cruda. Si deseas quedar embarazada, este es el momento de tener relaciones sexuales. Es más probable que la ovulación ocurra cuando tienes este tipo de secreción cervical o un día después de haberla tenido, esto se conoce como el «día pico».

    Si no deseas quedar embarazada, no debes tener relaciones sexuales sin protección a partir del día en el que comienzan las secreciones cervicales y hasta cuatro días después del día pico. Si tienes relaciones sexuales antes de que comiencen las secreciones cervicales, tal vez debas evitar tener relaciones sexuales el día y la noche siguientes, para no confundir el semen y la lubricación vaginal con las secreciones cervicales.

    Algunos proveedores de atención médica también recomiendan evitar las relaciones sexuales sin protección o recomiendan usar los métodos anticonceptivos de barrera durante el período menstrual porque es difícil detectar las secreciones cervicales cuando se mezclan con la sangre de la menstruación.

Interpretar o llevar un registro de las secreciones cervicales puede resultar un desafío. La mayoría de las mujeres necesitan más de una sesión de instrucción para reconocer el patrón de secreciones de un ciclo menstrual típico. Consulta con el proveedor de atención médica todas las dudas o inquietudes que tengas.

Last Updated Feb 23, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use