Prueba en reposo

Perspectiva general

La prueba en reposo es un examen prenatal común utilizado para revisar la salud del bebé. Durante una prueba en reposo se monitorea la frecuencia cardíaca del bebé para ver cómo responde a sus movimientos. El término «no invasivo» se refiere a que no se hace nada que le provoque estrés al feto durante la prueba.

Generalmente se recomienda una prueba en reposo cuando se cree que el feto corre mucho riesgo de muerte. Una prueba en reposo se puede hacer después de 26 a 28 semanas de embarazo. Determinados resultados de prueba en reposo podrían indicar que tú y tu bebé necesitan más controles, análisis o atención especial.

Una prueba en reposo es una prueba no invasiva que no implica ningún riesgo físico para ti ni para tu bebé.

Por qué se debe hacer

Una prueba en reposo se usa para evaluar la salud del bebé antes de nacer. El objetivo de una prueba en reposo es proporcionar información útil sobre el suministro de oxígeno del bebé al comprobar su frecuencia cardíaca y cómo esta responde a sus movimientos. La prueba podría indicar la necesidad de más controles, exámenes, o parto.

Normalmente, el corazón del bebé late más rápido cuando está activo en los últimos meses del embarazo. Sin embargo, las enfermedades como la hipoxia fetal (cuando el bebé no recibe suficiente oxígeno) pueden alterar la respuesta.

El profesional de salud podría recomendar una prueba en reposo si presentas:

  • Un embarazo múltiple con determinadas complicaciones
  • Un trastorno médico no aparente, como diabetes tipo 1, enfermedades cardíacas o presión arterial alta durante el embarazo
  • Un embarazo que se prolongó dos semanas después de la fecha probable de parto (embarazo prolongado)
  • Antecedentes de complicaciones en un embarazo previo
  • Un bebé que se está moviendo menos, o posibles problemas en el crecimiento fetal
  • La sensibilización al Rh (rhesus), una enfermedad posiblemente grave que puede ocurrir, comúnmente durante un segundo embarazo o embarazo posterior, cuando tu grupo sanguíneo de antígenos de glóbulos rojos es Rh negativo y el grupo sanguíneo de tu bebé es Rh positivo.
  • Bajo nivel de líquido amniótico (oligohidramnios)

Tu profesional de salud puede recomendarte que realices pruebas en reposo una o dos veces por semana, y ocasionalmente a diario, según tu salud y la salud de tu bebé.

Riesgos

Una prueba en reposo es una prueba no invasiva que no supone riesgos para ti ni para tu bebé. El término «no invasivo» se refiere a que no se hace nada que le provoque estrés al feto durante la prueba.

Mientras que una prueba en reposo te puede dar tranquilidad en cuanto a la salud de tu bebé, también puede causar ansiedad. Una prueba en reposo puede indicar que existe un problema cuando no lo hay, y esto puede requerir que se hagan otros análisis. Los resultados que dan tranquilidad tampoco pueden predecir el futuro.

Además, ten en cuenta que si bien una prueba en reposo suele recomendarse para las mujeres que tienen un mayor riesgo de pérdida del embarazo, no siempre queda claro si la prueba es útil.

Cómo prepararte

Una prueba en reposo no suele requerir una preparación especial.

Lo que puedes esperar

Por lo general, se realiza una prueba en reposo en el consultorio del profesional de salud.

Antes del procedimiento

Te tomarán la presión arterial antes de comenzar con la prueba en reposo.

Durante el procedimiento

Durante la prueba en reposo, estarás recostada en una silla reclinable. Te tomarán la presión arterial a intervalos regulares durante la prueba.

Tu profesional de salud o un miembro del equipo de atención médica luego te colocará un sensor alrededor del abdomen para medir el ritmo cardíaco fetal.

Generalmente, la prueba en reposo dura 20 minutos. Pero si el bebé está inactivo o dormido, quizás sea necesario extender la prueba otros 20 minutos, a la espera de que comience a moverse, para asegurar resultados precisos. Tu profesional de salud quizás intente estimular al bebé colocando un dispositivo que haga ruido sobre tu abdomen.

Después del procedimiento

Una vez que se complete la prueba en reposo, tu profesional de salud probablemente quiera analizar los resultados contigo de inmediato.

Resultados

Los resultados de una prueba en reposo se consideran:

  • Reactivos. Antes de la semana 32 del embarazo, los resultados se consideran normales (reactivos) si los latidos del corazón del bebé se aceleran a un determinado nivel por encima de la base de referencia. Debe acelerarse dos veces o más, durante al menos 10 segundos cada vez, en un período de 20 minutos. Antes de la semana 32 de embarazo, si los latidos del corazón del bebé se aceleran a un determinado nivel por encima de la base de referencia dos veces o más durante al menos 15 segundos cada vez en un período de 20 minutos, los resultados se consideran reactivos.
  • No reactivos. Si los latidos del corazón del bebé no cumplen con los criterios descritos arriba, los resultados se consideran no reactivos. Los resultados pueden ser no reactivos porque el bebé estaba muy quieto o dormía durante la prueba.

Una prueba en reposo reactiva se considera tranquilizadora sin importar el largo del tiempo necesario para la observación. Pero si la prueba se extiende a 40 minutos y los resultados de la prueba en reposo de tu bebé son no reactivos, tu proveedor de salud probablemente pedirá otra prueba prenatal para controlar la salud de tu bebé. Por ejemplo:

  • Perfil biofísico. Un perfil biofísico combina una prueba en reposo con una ecografía fetal que evalúa la respiración del bebé, los movimientos corporales, el tono muscular y el nivel de líquido amniótico.
  • Prueba de contracciones. Esta prueba analiza cómo reacciona la frecuencia cardíaca del bebé cuando se contrae el útero. Durante una prueba de contracciones, si la actividad uterina adecuada no ocurre naturalmente, te aplicarán oxitocina intravenosa o te pedirán que te frotes los pezones para inducir la actividad uterina.

El profesional de salud también podrá pedirte que realices otra prueba en reposo más tarde ese día.

Otras causas posibles de un resultado no reactivo de una prueba en reposo, además de que el feto esté quieto o esté dormido, son una disminución del oxígeno (hipoxia), tabaquismo o consumo de medicamentos de la madre, y anomalías fetales neurológicas o cardíacas.

Durante una prueba en reposo rara vez se detectan problemas en la frecuencia cardíaca del bebé que deban seguir controlándose o recibir tratamiento.

Asegúrate de analizar los resultados de la prueba en reposo junto a tu profesional de salud para saber qué podrían significar para ti y para tu bebé.

Last Updated May 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use