Soportes ortopédicos de las rodillas para la artrosis

Perspectiva general

Una rodillera para la artrosis puede ayudar a reducir el dolor desplazando el peso lejos del segmento más lesionado de la rodilla. Esto puede mejorar la capacidad de moverse y ayuda a aumentar la distancia que puedes caminar con comodidad.

Las rodilleras se fabrican en diferentes diseños, pero la mayoría de ellas están construidas con una combinación de materiales rígidos y flexibles, plástico, metal u otro material compuesto para la estructura básica y de soporte, y una goma sintética o gomaespuma moldeable para brindar apoyo y amortiguación.

Por qué se debe hacer

La artrosis es un tipo de artritis de desgaste normal que, por lo general, afecta las rodillas de las personas mayores. Con frecuencia, la enfermedad afecta a un lado de la rodilla más que al otro. Este daño desigual puede provocar o empeorar una desalineación que puede hacer que tu postura parezca de patizambo o estevado.

A medida que el daño avanza, esta desalineación empeora. Una rodillera puede quitar presión de la parte de la articulación más afectada por la artrosis y ayudar a aliviar el dolor. Si sientes que la rodilla se te dobla cuando le agregas peso, la rodillera también puede ayudarte a pararte y a moverte con mayor confianza.

Cómo la artritis puede afectar solo un lado de la rodilla.

En muchas personas, la erosión de cartílago y los espolones óseos asociados con osteoartritis afectan solo un lado de la articulación de la rodilla. Esto puede generar una alineación incorrecta que puede disminuir la función y aumentar el dolor.

Riesgos

Los riesgos de las rodilleras podrían comprender lo siguiente:

  • Malestar al usar el dispositivo de inmovilización. Una rodillera, al principio, se puede sentir pesada, voluminosa y fría.
  • Hinchazón e irritación cutánea. La piel que se encuentra debajo de la rodillera puede enrojecerse e irritarse si el dispositivo de inmovilización tiene un ajuste deficiente. Algunas personas también presentan hinchazón alrededor de la articulación.
  • Ausencia de beneficios. Los estudios sobre los dispositivos de inmovilización de rodilla para pacientes con artrosis han sido escasos; y los resultados, variados. Algunas personas no obtienen ningún beneficio. Otros informan una disminución del dolor y un aumento de la función.

Cómo prepararte

Habla con el médico acerca de tu interés por las rodilleras. Juntos pueden decidir si una rodillera podrá ayudarte con tu problema y qué posibilidades hay de que efectivamente puedas utilizarla en forma regular.

Si decides probar una rodillera, probablemente, el médico deba recetarla y derivarte a un ortopedista, que es un profesional médico que diseña, construye y adapta soportes ortopédicos y otros dispositivos para mejorar el funcionamiento en personas con problemas ortopédicos.

Las rodilleras hechas a medida pueden costar más de 1500 dólares, así que tal vez antes desees verificar con tu proveedor de seguro médico si tienes cobertura para este tipo de dispositivos.

Lo que puedes esperar

Algunos tipos de rodilleras ya vienen preparados en varios tamaños. Algunos diseños permiten ajustar la presión que ejercen sobre la rodilla, según cuánto apoyo necesites para diferentes actividades y en diferentes momentos del día. Si encuentras un dispositivo de inmovilización estándar que se adapte bien, posiblemente puedas comprarlo y llevártelo a casa el mismo día.

Las rodilleras a medida están diseñadas y construidas para adaptarse a tus medidas exactas. Pero lleva tiempo construir una rodillera a medida, por lo que tal vez debas esperar algunas semanas. Cuando el dispositivo de inmovilización a medida esté listo, el ortopedista verificará el calce antes de que lo lleves a casa.

Durante el ajuste de la rodillera

Es posible que te adaptes más rápido al uso de una rodillera si comienzas con un buen calce; este es el objetivo de trabajar con un ortopedista. Durante el ajuste, el ortopedista podría realizar lo siguiente:

  • Examinar tu rodilla
  • Hacer preguntas sobre tus antecedentes de artritis en la rodilla y los síntomas que más te molestan
  • Preguntarte qué actividades esperas realizar más con la rodillera
  • Pedirte que camines unos pocos pasos para ver cómo se comporta tu rodilla
  • Tomar varias medidas de tu pierna para determinar qué tamaño necesitas
  • Hablar acerca de los puntos a favor y en contra de los soportes ortopédicos estándar y los hechos a medida
  • Explicar las diferencias entre los distintos diseños de rodilleras
  • Hacerte probar varias rodilleras para determinar qué estilo se siente mejor y te resulta más fácil de usar

Después del ajuste de la rodillera

Con la ayuda del ortopedista, aprenderás a colocarte y a sacarte la rodillera y cómo darte cuenta si es necesario ajustarlo. Podrías caminar un poco para probar el dispositivo de inmovilización.

Sigue las instrucciones del ortopedista, o las de tu propio médico, acerca de cuándo usar la rodillera. Algunas personas utilizan las rodilleras solo cuando realizan actividades continuas, como caminar o realizar ciertos deportes. A otras personas les resulta beneficioso utilizarlas la mayor parte del día.

Resultados

La artrosis puede hacerte sentir como si la rodilla estuviese por salirse. Como consecuencia, es posible que protejas la rodilla automáticamente y que evites cargar peso sobre ella. Un dispositivo de inmovilización de la rodilla puede ofrecer cierta estabilidad y aumentar tu confianza en la rodilla.

Hay evidencia que indica que los soportes ortopédicos de la rodilla pueden ayudar a disminuir los síntomas y a mejorar la función en personas que tienen artrosis de rodilla. Sin embargo, en estudios más recientes, se demostró un beneficio menor. Muchas personas dejan de usar estos soportes ortopédicos porque no presentan una reducción importante del dolor de rodilla.

El adelgazamiento y el ejercicio (en particular, los ejercicios que fortalecen los músculos del muslo) se consideran los mejores tratamientos de primera línea para la artrosis de rodilla.

Last Updated Jul 18, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use