Adenomiosis

Perspectiva general

La adenomiosis se produce cuando el tejido que normalmente recubre el útero (tejido endometrial) se desarrolla en la pared muscular del útero. El tejido desplazado sigue funcionando con normalidad, se engrosa, se degrada y produce sangrado, durante cada ciclo menstrual. El resultado puede ser un útero agrandado y períodos intensos y dolorosos.

Aún no se conoce la causa de la adenomiosis, pero la enfermedad generalmente se resuelve después de la menopausia. Para las mujeres que tienen molestias graves por la adenomiosis, los tratamientos hormonales pueden ayudar. La extirpación del útero (histerectomía) cura la adenomiosis.

Útero normal y útero con adenomiosis

En un útero con adenomiosis, el mismo tejido que recubre el útero (tejido endometrial) está presente adentro y crece en las paredes musculares del útero.

Síntomas

En ocasiones, la adenomiosis no causa signos ni síntomas o solamente una molestia leve. Sin embargo, la adenomiosis puede causar lo siguiente:

  • Sangrado menstrual abundante y prolongado
  • Calambres intensos o dolor pélvico punzante como una puñalada durante la menstruación (dismenorrea)
  • Dolor pélvico crónico

Es posible que el útero aumente de tamaño. Aunque es posible que no sepas si tu útero está agrandado, tal vez notes que la parte baja del abdomen se sienta sensible o cause presión pélvica.

Cuándo debes consultar con un médico

Si tienes un sangrado intenso y prolongado o cólicos fuertes durante los períodos menstruales que interfiere en tus actividades diarias, pide una consulta con el médico.

Causas

Se desconoce la causa de la adenomiosis. Ha habido varias teorías, incluidas las siguientes:

  • Crecimiento de tejido invasivo. Algunos expertos creen que la adenomiosis es el resultado de la invasión directa de las células endometriales del revestimiento del útero hacia el músculo que forma la pared uterina. Las incisiones uterinas realizadas durante una operación, como una cesárea, podrían fomentar la invasión directa de las células endometriales hacia la pared del útero.
  • Orígenes del desarrollo. Otros expertos suponen que la adenomiosis se origina dentro del músculo uterino a partir del tejido endometrial que se deposita allí cuando el útero se formó inicialmente en el feto.
  • Inflamación uterina relacionada con el parto. Otra teoría sugiere que existe una relación entre la adenomiosis y el parto. La inflamación del revestimiento uterino durante el período posparto podría causar una rotura en el límite normal de las células que recubren el útero. Los procedimientos quirúrgicos en el útero pueden tener un efecto similar.
  • Orígenes de las células madre. Una teoría reciente propone que las células madre de la médula ósea podrían invadir el músculo uterino y causar la adenomiosis.

Independientemente de cómo se desarrolle la adenomiosis, su crecimiento depende del estrógeno circulante en el organismo de la mujer.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo para la adenomiosis se incluyen los siguientes:

  • Cirugía uterina previa, como una cesárea o la extirpación de un fibroma
  • Parto
  • Edad mediana

La mayoría de los casos de adenomiosis (que depende del estrógeno) se presentan en mujeres en los 40 o 50 años de edad. La presencia de adenomiosis en estas mujeres se puede relacionar con la exposición más prolongada al estrógeno en comparación con aquella de las mujeres más jóvenes. Sin embargo, las investigaciones actuales indican que la enfermedad puede ser frecuente entre mujeres más jóvenes.

Complicaciones

Si con frecuencia tienes sangrado intenso prolongado durante tus períodos, puedes padecer anemia crónica, lo que provoca cansancio y otros problemas de salud.

Si bien no es dañina, el dolor y el sangrado excesivo relacionados con la adenomiosis pueden alterar tu estilo de vida. Podrías evitar realizar actividades que antes disfrutabas debido al dolor o porque te preocupa comenzar a sangrar.

Diagnóstico

Es posible que el médico sospeche la presencia de adenomiosis según lo siguiente:

  • Signos y síntomas
  • Un examen pélvico que revela la existencia de un útero agrandado y sensible
  • Imagen ecográfica del útero
  • Imagen por resonancia magnética (IRM) del útero

En algunos casos, el médico puede extraer una muestra del tejido uterino para hacer análisis (biopsia del endometrio) y verificar que el sangrado uterino anormal no esté asociado con un trastorno grave. No obstante, la biopsia del endometrio no ayudará al médico a confirmar el diagnóstico de adenomiosis.

La única forma de confirmar la adenomiosis es la evaluación del útero posterior a la histerectomía. Sin embargo, el diagnóstico por imágenes pélvicas, como la ecografía o la resonancia magnética, puede detectar los signos de esta enfermedad.

Otras enfermedades uterinas pueden presentar signos y síntomas similares a la adenomiosis, de manera que la adenomiosis es difícil de diagnosticar. Tales enfermedades incluyen los tumores fibroides (leiomiomas), las células uterinas que crecen fuera del útero (endometriosis) y los crecimientos en el recubrimiento uterino (pólipos del endometrio).

El médico probablemente llegue a la conclusión de que tienes adenomiosis después de descartar otras causas posibles de tus signos y síntomas.

Tratamiento

La adenomiosis suele desaparecer después de la menopausia, por lo que es posible que el tratamiento dependa de cuán cerca te encuentres de esa etapa de la vida.

Las opciones de tratamiento para la adenomiosis incluyen las siguientes:

  • Medicamentos antiinflamatorios. Es posible que tu médico te recomiende medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), para controlar el dolor. Si empiezas a tomar un medicamento antiinflamatorio uno o dos días antes de que comience tu período y continúas tomándolo durante este, podrás reducir el flujo menstrual y ayudar a aliviar el dolor.
  • Medicamentos hormonales. Las pastillas anticonceptivas combinadas con estrógeno y progesterona, o los parches o anillos vaginales que contienen hormonas, pueden reducir el sangrado intenso y el dolor asociados a la adenomiosis. Los métodos anticonceptivos que solo tienen progesterona, como un dispositivo intrauterino o las pastillas anticonceptivas de uso continuo, a menudo provocan amenorrea, la ausencia de períodos menstruales, lo cual puede brindar un alivio de los síntomas.
  • Histerectomía. Si el dolor es intenso y ningún otro tratamiento ha funcionado, tu médico podría sugerirte una cirugía para extirpar el útero. La extirpación de los ovarios no es necesaria para controlar la adenomiosis.

Estilo de vida y remedios caseros

Con el fin de aliviar el dolor y los calambres pélvicos relacionados con la adenomiosis, intenta seguir los siguientes consejos:

  • Toma un baño de inmersión tibio.
  • Colócate un paño caliente sobre el abdomen.
  • Toma un medicamento antiinflamatorio de venta libre, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros).

Preparación antes de la cita

La primera consulta será con el proveedor de atención primaria o con el ginecólogo.

Lo que puedes hacer

Haz una lista de lo siguiente:

  • Los signos y síntomas, y cuándo comenzaron
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que consumas, incluidas las dosis
  • Información médica, incluso los antecedentes menstruales y de partos
  • Preguntas para hacerle al médico.

Para la adenomiosis, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Existen medicamentos que pueda tomar para mejorar los síntomas?
  • ¿En qué circunstancias se recomienda la cirugía?
  • ¿La enfermedad puede afectar mi capacidad para quedar embarazada?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

El médico podría hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo suelen aparecer los síntomas?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Cuándo fue tu último período?
  • ¿Es posible que estés embarazada?
  • ¿Estás usando un método anticonceptivo? De ser así, ¿cuál?
  • ¿Los síntomas parecen estar relacionados con el ciclo menstrual?
  • ¿Existe algo que haga que los síntomas mejoren?
  • ¿Hay algo que empeore tus síntomas?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use