Afasia

Perspectiva general

La afasia es una enfermedad que te impide comunicarte. Puede afectar tu capacidad de hablar, escribir y comprender el lenguaje, tanto verbal como escrito.

Generalmente, la afasia se presenta en forma repentina después de un accidente cerebrovascular o una lesión en la cabeza. Pero también puede aparecer gradualmente a causa de un tumor cerebral de lento crecimiento o una enfermedad que causa daño progresivo y permanente (degenerativa). El grado de discapacidad depende del lugar y de la gravedad del daño cerebral y de qué es lo que lo causó.

Una vez que se ha abordado la causa, el principal tratamiento para la afasia es la terapia del habla y del lenguaje. La persona con afasia vuelve a adquirir y practicar las habilidades del lenguaje, y aprende a comunicarse de otras maneras. Los familiares generalmente participan en el proceso y ayudan a la persona a comunicarse.

Síntomas

La afasia es signo de alguna otra afección, como un accidente cerebrovascular o un tumor cerebral.

Las siguientes conductas son frecuentes en personas con afasia:

  • Hablar en oraciones cortas o incompletas
  • Decir oraciones sin sentido
  • Sustituir una palabra o un sonido por otro
  • Decir palabras irreconocibles
  • No comprender conversaciones de otras personas
  • Escribir oraciones sin sentido

La gravedad y la dimensión de los problemas dependen de la extensión del daño y la zona afectada del cerebro.

Tipos de afasia

Tu médico puede referirse a la afasia como no fluente, fluente o global:

  • Afasia no fluente. Los daños a la red de lenguaje cerca del área frontal izquierda del cerebro suelen derivar en afasia de Broca, que también se denomina «afasia no fluente». A las personas con este trastorno les cuesta expresarse, hablan en oraciones muy cortas y omiten palabras. Por ejemplo, una persona podría decir «querer comida» o «caminar parque hoy». En general, los oyentes pueden comprender el significado.

    Las personas con afasia de Broca pueden comprender lo que dicen los demás mejor de lo que pueden expresarse ellas. Suelen estar al tanto de su dificultad para comunicarse y pueden sentirse frustradas. Las personas con afasia de Broca también pueden tener parálisis o debilidad del lado derecho.

  • Afasia fluente. Las personas con este tipo de afasia pueden hablar con facilidad y fluidez usando oraciones largas y complejas que no tienen sentido o contienen palabras irreconocibles, incorrectas o innecesarias. En general, les cuesta comprender el lenguaje oral y suelen no darse cuenta de que los demás no los entienden. También conocido como «afasia de Wernicke», este tipo de afasia es el resultado de daños a la red de lenguaje de la mitad izquierda del cerebro.
  • Afasia global. La afasia global surge a partir de daños importantes a las redes de lenguaje del cerebro. Las personas con afasia global tienen discapacidades graves de expresión y comprensión.

Cuándo consultar al médico

Dado que la afasia suele ser signo de un problema grave, como un accidente cerebrovascular, busca atención médica de urgencia si de repente manifiestas lo siguiente:

  • Dificultad para hablar
  • Problemas para comprender el habla
  • Dificultad para recordar palabras
  • Problemas para leer o escribir

Causas

La causa más frecuente de afasia es el daño cerebral que resulta de un accidente cerebrovascular, es decir, el bloqueo o la rotura de un vaso sanguíneo en el cerebro. La falta de suministro de sangre al cerebro produce la muerte de las células cerebrales o daño en las regiones que controlan el lenguaje.

El daño cerebral producido por una lesión grave en la cabeza, un tumor, una infección o un proceso degenerativo también produce afasia. En estos casos, la afasia generalmente ocurre con otros tipos de problemas cognitivos, como problemas de memoria o confusión.

«Afasia progresiva primaria» es el término que se utiliza para la dificultad del lenguaje que se desarrolla gradualmente. Esto se debe a la degeneración gradual de las células cerebrales ubicadas en las redes del lenguaje. En ocasiones, este tipo de afasia avanza a una demencia más generalizada.

En ocasiones, pueden ocurrir episodios temporales de afasia. Estos episodios pueden deberse a migrañas, convulsiones o a un accidente isquémico transitorio. Un accidente isquémico transitorio ocurre cuando se bloquea temporalmente el flujo de sangre hacia una región del cerebro. Las personas que han sufrido un accidente isquémico transitorio están expuestas a un mayor riesgo de tener un accidente cerebrovascular en un futuro cercano.

Complicaciones

La afasia puede generar numerosos problemas en la calidad de vida porque la comunicación es una parte importante de la vida. La dificultad en la comunicación puede afectar los siguientes aspectos de tu vida:

  • El trabajo
  • Las relaciones
  • El funcionamiento diario

Las barreras lingüísticas pueden llevar a sentir vergüenza, depresión y a tener problemas en las relaciones.

Diagnóstico

El médico probablemente te hará una exploración física y neurológica, evaluará tu resistencia, tu sensibilidad y tus reflejos, y te escuchará el corazón y los vasos sanguíneos del cuello. Probablemente, el médico te recomendará una prueba de diagnóstico por imágenes, como una resonancia magnética, para identificar rápidamente cuáles son las causas de la afasia.

Probablemente, también debas someterte a pruebas y a observaciones informales para evaluar tus habilidades del lenguaje, por ejemplo, la capacidad de hacer lo siguiente:

  • Nombrar objetos comunes
  • Participar en una conversación
  • Comprender y usar las palabras correctamente
  • Responder preguntas acerca de algo que hayas leído o escuchado
  • Repetir palabras y frases
  • Seguir instrucciones
  • Responder preguntas por sí o por no y responder a preguntas abiertas acerca de temas comunes
  • Leer y escribir

Tratamiento

Si el daño cerebral es leve, la persona puede recuperar las habilidades del lenguaje sin tratamiento alguno. Sin embargo, la mayoría de las personas se somete a la terapia del habla y del lenguaje para recuperar sus habilidades y complementar sus experiencias de comunicación. Actualmente, los investigadores están estudiando el uso de medicamentos, solos o en combinación con la terapia del habla, para ayudar a las personas con afasia.

Rehabilitación del lenguaje y del habla

La recuperación de las habilidades del lenguaje suele ser un proceso relativamente lento. Aunque la mayoría de las personas logra avances importantes, pocas de ellas recuperan totalmente los niveles de comunicación que tenían antes de la lesión.

Para la afasia, la terapia del habla y del lenguaje intenta mejorar la capacidad de comunicación al recuperar la mayor parte del lenguaje posible; y, a la vez, enseña la forma de compensar las habilidades del lenguaje perdidas y de hallar otros métodos para comunicarse.

Terapia:

  • Comienza pronto. Algunos estudios indican que la terapia es más efectiva cuando comienza poco después de la lesión cerebral.
  • A menudo es efectiva en grupos. En un entorno grupal, las personas con afasia pueden probar sus habilidades de comunicación en un ambiente seguro. Los participantes pueden practicar algunas actividades, como iniciar conversaciones, hablar en turnos, aclarar malentendidos y rearmar conversaciones que han fracasado por completo.
  • Puede consistir en el uso de computadoras. El uso de terapia asistida por computadora puede ser especialmente útil para volver a aprender los verbos y los sonidos de las palabras (fonemas).

Medicamentos

En la actualidad, se están estudiando ciertos medicamentos para el tratamiento de la afasia. Se trata de medicamentos que pueden aumentar el flujo sanguíneo al cerebro, mejorar la capacidad de recuperación del cerebro o ayudar a reemplazar las sustancias químicas agotadas en el cerebro (neurotransmisores). Varios medicamentos, como la memantina (Namenda) y el piracetam, han resultado alentadores en estudios menores. Sin embargo, se necesitan más investigaciones antes de poder recomendar estos tratamientos.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Personas con afasia

Si tienes afasia, los siguientes consejos pueden ayudarte a comunicarte con otras personas:

  • Lleva contigo una tarjeta que indique que tienes afasia, incluso el tipo de afasia.
  • Lleva una identificación y la información de contacto de las personas encargadas de tu cuidado.
  • Lleva contigo un lápiz y un pequeño bloc de notas en todo momento.
  • Comunícate con métodos abreviados como dibujos, diagramas o fotografías.
  • Haz gestos o señala los objetos.

Familiares y amigos

A los familiares y amigos pueden servirles los siguientes consejos cuando se comunican con una persona con afasia:

  • Simplifica tus oraciones y habla más lento.
  • Al principio, mantén conversaciones individuales.
  • Dale tiempo a la persona para que hable.
  • No termines sus oraciones ni le corrijas sus errores.
  • Reduce los ruidos del ambiente que distraigan.
  • Ten a mano papel y lápices o lapiceras.
  • Escribe palabras clave u oraciones cortas para ayudar a explicar algo.
  • Ayuda a la persona que padece afasia a crear un libro de palabras, imágenes y fotos para que la ayuden a conversar.
  • Usa dibujos o gestos cuando no te entiendan.
  • Haz que la persona con afasia participe en conversaciones lo máximo posible.
  • Comprueba la comprensión o resume lo que han conversado.

Grupos de apoyo

Es posible que las sedes locales de organizaciones como la National Aphasia Association (Asociación Nacional de la Afasia), la American Stroke Association (Asociación Estadounidense del Accidente Cerebrovascular), la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) y algunos centros médicos ofrezcan grupos de apoyo para personas con afasia y otros afectados por el trastorno. Estos grupos ofrecen a las personas un espíritu de comunidad, un lugar para hablar de sus frustraciones y aprender estrategias de afrontamiento. Pregúntale al médico o al logopeda si conoce grupos de apoyo locales.

Preparación antes de la cita

Si tu afasia se debe a un accidente cerebrovascular o una lesión en la cabeza, primero consultarás seguramente a un médico de la sala de urgencias. Luego consultarás a un médico que se especializa en trastornos del sistema nervioso (neurólogo) y es probable que finalmente te deriven a un logopeda para rehabilitación.

Como esta enfermedad suele aparecer de urgencia, no tendrás tiempo de prepararte. Si es posible, lleva al hospital los medicamentos o suplementos que tomes para que el médico esté al tanto.

Cuando tengas consultas de seguimiento, probablemente necesites que alguien te acompañe al consultorio por si hay que conducir. Además, esta persona puede ayudarte a comunicarte con el médico.

Algunas preguntas que un ser querido o un amigo querría hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de estas dificultades con el habla?
  • ¿Se necesita alguna prueba?
  • ¿La afasia es temporal o de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay para la afasia y cuál recomiendas?
  • ¿Hay algún servicio disponible, como la logopedia o la asistencia para la salud en el hogar?
  • ¿Hay formas de ayudar a mi ser querido a entender a los demás o a comunicarse de manera más eficaz?

Qué esperar del médico

Probablemente, el médico también te hará preguntas. Un ser querido o un amigo puede ayudar al médico con la información que necesita. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Entiendes lo que dicen los demás?
  • ¿Los demás entienden lo que tú dices?
  • ¿La afasia es continua o va y viene?
  • ¿Has notado cambios en el habla (por ejemplo, en cómo mueves la mandíbula, la lengua y los labios para producir los sonidos) o cambios en el sonido de la voz?
  • ¿Has notado cambios en tu capacidad de comprender lo que lees o de deletrear y escribir oraciones?

Last Updated Apr 3, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use