Afta

Perspectiva general

Las aftas, también llamadas «úlceras aftosas», son pequeñas lesiones superficiales que aparecen en los tejidos blandos de la boca o en la base de las encías. A diferencia del herpes labial, las aftas no aparecen en la superficie de los labios y no son contagiosas. Sin embargo, pueden ser dolorosas y causarte problemas para comer y hablar.

La mayoría de las aftas desaparecen por sí solas en una o dos semanas. Consulta con tu médico o dentista si tienes aftas inusualmente grandes o dolorosas o si las aftas no sanan.

Fotografía de una úlcera aftosa

Las úlceras aftosas se producen individualmente o en grupos sobre las superficies internas de tus mejillas o labios, sobre o debajo de la lengua, en la base de tus encías, o en el paladar blando. Suelen tener un centro blanco o amarillo y un borde rojo, y pueden ser extremadamente dolorosas.

Síntomas

La mayoría de las aftas son redondas u ovaladas y tienen un centro blanco o amarillo y un borde rojo. Se forman dentro de la boca: encima o debajo de la lengua, dentro de las mejillas o labios, en la base de las encías o en el paladar blando. Es posible que sientas una sensación de hormigueo o ardor uno o dos días antes de la aparición efectiva de las aftas.

Existen distintos tipos de aftas, entre ellas, las aftas menores, mayores y herpetiformes.

Aftas menores

Las aftas menores son las más frecuentes y:

  • Suelen ser pequeñas.
  • Tienen forma ovalada y un borde rojo.
  • Se curan sin dejar cicatrices en una o dos semanas.

Aftas mayores

Las aftas mayores son menos frecuentes y:

  • Son más grandes y profundas que las aftas menores.
  • A menudo, son redondas y tienen bordes definidos, aunque estos pueden ser irregulares cuando las aftas son demasiado grandes.
  • Pueden ser extremadamente dolorosas.
  • Pueden demorar hasta seis semanas en curarse y dejar importantes cicatrices.

Aftas herpetiformes

Las aftas herpetiformes son poco frecuentes y suelen aparecer en personas de edad más avanzada, pero no se producen por la infección del virus del herpes. Estas aftas:

  • Son del tamaño de la cabeza de un alfiler.
  • A menudo, ocurren en grupos de 10 a 100 aftas, pero se pueden unir y formar una gran úlcera.
  • Tienen bordes irregulares.
  • Se curan sin dejar cicatrices en una o dos semanas.

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si presentas lo siguiente:

  • Aftas inusualmente grandes
  • Aftas recurrentes, que se presentan después de que sanan las anteriores, o brotes frecuentes
  • Aftas persistentes, que permanecen durante dos semanas o más
  • Aftas que se extienden hacia los labios (con un borde bermejo)
  • Dolor que no puedes controlar con medidas de cuidado personal
  • Dificultad extrema para comer o beber
  • Fiebre alta junto con las aftas

Consulta con tu dentista si tienes superficies de dientes filosas o aparatos dentales que parecen provocar las aftas.

Causas

Si bien la causa precisa de las aftas sigue siendo poco clara, algunos investigadores sospechan que los brotes se producen por una combinación de factores, incluso en la misma persona.

Algunos posibles desencadenantes de las aftas son los siguientes:

  • Una lesión leve en la boca por un trabajo dental, el cepillado excesivo de los dientes, accidentes deportivos o por morderse accidentalmente la mejilla
  • Dentífricos y enjuagues bucales que contienen lauril sulfato de sodio
  • Sensibilidad a algunos alimentos, en especial chocolate, café, fresas, huevo, frutos secos, queso y alimentos picantes o ácidos
  • Una dieta con falta de vitamina B-12, cinc, folato (ácido fólico) o hierro
  • Una respuesta alérgica a determinadas bacterias de la boca
  • La helicobacter pylori, la misma bacteria que causa las úlceras pépticas
  • Cambios hormonales durante la menstruación
  • Estrés emocional

Las aftas también pueden aparecer por determinados trastornos y enfermedades, como los siguientes:

  • Celiaquía, un trastorno intestinal grave causado por la sensibilidad al gluten, una proteína que se encuentra en la mayoría de los granos
  • Enfermedades intestinales inflamatorias, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa
  • Enfermedad de Behçet, un trastorno poco frecuente que produce inflamación en todo el cuerpo, incluso en la boca
  • Un sistema inmunitario defectuoso que ataca las células sanas de la boca en lugar de los patógenos, como los virus y las bacterias
  • VIH/sida, que inhibe el sistema inmunitario

A diferencia del herpes labial, las aftas no están asociadas con infecciones por el virus del herpes.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede tener aftas. Pero ocurren con mayor frecuencia en adolescentes y adultos jóvenes y son más frecuentes en mujeres.

Por lo general, las personas con aftas recurrentes tienen antecedentes familiares del trastorno. Esto puede ser por un factor hereditario o por un factor compartido en el ambiente, como ciertos alimentos o alérgenos.

Prevención

Las aftas generalmente reaparecen, pero puedes reducir la frecuencia siguiendo estos consejos:

  • Presta atención a lo que comes. Intenta evitar aquellos alimentos que parecen irritar la boca. Entre ellas pueden encontrarse las nueces, las papas fritas, los pretzels, ciertas especias, comidas saladas y frutas ácidas, como el ananá, el pomelo y las naranjas. Evita cualquier alimento al que seas sensible o alérgico.
  • Elige alimentos saludables. Para ayudar a evitar deficiencias nutricionales, come muchas frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Sigue buenos hábitos de higiene bucal. El cepillado regular después de las comidas y el uso del hilo dental una vez por día pueden mantener tu boca limpia y sin restos de alimentos que puedan ocasionar una llaga. Usa un cepillo suave para ayudar a prevenir la irritación de los tejidos delicados de la boca y evita los dentífricos y los enjuagues bucales que contienen lauril sulfato de sodio.
  • Protege la boca. Si usas aparatos de ortodoncia u otros dispositivos dentales, pregúntale a tu dentista sobre las ceras para ortodoncia para cubrir los bordes afilados.
  • Reduce el estrés. Si las aftas parecen estar relacionadas con el estrés, aprende y utiliza técnicas para reducir el estrés, como la meditación y la visualización guiada.

Diagnóstico

No se necesitan exámenes para diagnosticar las aftas. El médico o el dentista pueden identificarlas mediante un examen visual. En algunos casos, pueden hacerte algunas pruebas para controlar otros problemas de salud, especialmente si las aftas son graves y continuas.

Tratamiento

Por lo general, no se necesita tratamiento para las aftas leves, ya que suelen desaparecer por su cuenta en una o dos semanas. Sin embargo, las aftas grandes o inusualmente dolorosas a menudo requieren atención médica. Existen varias opciones de tratamiento.

Enjuagues bucales

Si tienes varias aftas, es posible que el médico te recete un enjuague bucal que contenga el esteroide dexametasona para reducir el dolor y la inflamación, o lidocaína para reducir el dolor.

Productos tópicos

Algunos productos que se venden con y sin receta (pastas, cremas, geles o líquidos) pueden ayudar a aliviar el dolor y acelerar la curación si se aplican en las aftas individuales apenas aparecen. Algunos productos tienen ingredientes activos, como:

  • Benzocaína (Anbesol, Kank-A, Orabase, Zilactin-B)
  • Fluocinonida (Lidex, Vanos)
  • Peróxido de hidrógeno (enjuague antiséptico para aftas Orajel, Peroxyl)

Existen muchos otros productos tópicos para las aftas, entre ellos, algunos sin ingredientes activos. Pide consejos a tu médico o dentista sobre cuál es el mejor producto para ti.

Medicamentos orales

Los medicamentos orales pueden usarse cuando las aftas son graves o no responden a los tratamientos tópicos. Estos pueden ser los siguientes:

  • Medicamentos que no están diseñados específicamente para el tratamiento de aftas, como el sucralfato (Carafate), que se utiliza como agente protector para el tratamiento de úlceras intestinales, y la colquicina, que se usa normalmente para tratar la gota.
  • Medicamentos de esteroides orales, cuando las aftas graves no responden a otros tratamientos. Sin embargo, suelen ser el último recurso, debido a los efectos secundarios graves.

Cauterización de aftas

Durante la cauterización, se usa un instrumento o sustancia química para quemar, cauterizar o destruir el tejido.

  • El Debacterol es una solución tópica diseñada para tratar aftas y problemas de encías. Al cauterizar químicamente las aftas, este medicamento puede reducir el tiempo de curación a aproximadamente una semana.
  • Aunque aún no se ha demostrado que el nitrato de plata (otra opción para la cauterización química de las aftas) acelere su curación, puede ayudar a aliviar el dolor producido por ellas.

Suplementos nutricionales

Es posible que el médico te recete un suplemento nutricional si consumes bajas cantidades de nutrientes importantes, como folato (ácido fólico), vitamina B-6, vitamina B-12 o cinc.

Problemas de salud relacionados

Si tus aftas están relacionadas con un problema de salud más grave, el médico tratará el trastorno no diagnosticado.

Estilo de vida y remedios caseros

Para ayudar a aliviar el dolor y acelerar la curación, ten en cuenta estos consejos:

  • Enjuágate la boca. Enjuágate con agua salada o agua con bicarbonato de sodio (disuelve 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en 1/2 taza de agua tibia).
  • Coloca una pequeña cantidad de leche de magnesia sobre el afta varias veces al día.
  • Evita alimentos ásperos, ácidos o picantes que puedan causar más irritación y dolor.
  • Aplica hielo en las aftas dejando que los trozos de hielo se disuelvan lentamente sobre las úlceras.
  • Cepíllate los dientes con cuidado, con un cepillo suave y un dentífrico sin agente espumante, como Biotene o Sensodyne ProNamel.

Preparación antes de la cita

Tu médico o dentista puede diagnosticar un afta según su aspecto. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Información para reunir

Antes de la consulta, haz una lista con lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso cuándo comenzaron y si estos han cambiado o empeorado con el tiempo
  • Todos los medicamentos que tomes, incluso los medicamentos de venta libre, las vitaminas u otros suplementos, y sus dosis
  • Cualquier otra afección, para ver si alguna se relaciona con tus síntomas
  • Tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida
  • Preguntas para hacerle al médico o dentista para que tu visita sea más eficaz

Estas son algunas preguntas básicas para hacer:

  • ¿Tengo un afta?
  • Si es así, ¿qué factores pueden haber contribuido a su manifestación? Si no es así, ¿qué podría ser?
  • ¿Necesito realizarme alguna prueba?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas, si lo hubiera?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal puedo seguir para aliviar mis síntomas?
  • ¿Hay algo que pueda hacer ahora para acelerar la recuperación?
  • ¿En cuánto tiempo crees que los síntomas comenzarán a mejorar?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a evitar la reaparición?

Durante la consulta, no dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico o dentista

Prepárate para responder preguntas del médico o dentista, por ejemplo:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo notaste por primera vez estos síntomas?
  • ¿Qué tan intenso es el dolor?
  • ¿Has tenido úlceras similares en el pasado? Si es así, ¿notaste si algo en particular pudo haber desencadenado tus síntomas?
  • ¿Has sido tratado por úlceras similares en el pasado? Si es así, ¿qué tratamiento fue más eficaz?
  • ¿Te han hecho algún arreglo dental recientemente?
  • ¿Has tenido estrés significativo o cambios importantes en tu vida recientemente?
  • ¿Cuál es tu dieta diaria habitual?
  • ¿Te han diagnosticado alguna otra enfermedad?
  • ¿Qué medicamentos tomas actualmente, como medicamentos recetados y de venta libre, vitaminas, hierbas y otros suplementos?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de aftas?

Last Updated Apr 3, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use