Agenesia vaginal

Perspectiva general

La agenesia vaginal es un trastorno poco frecuente que se presenta cuando la vagina no se desarrolla y el útero solamente puede desarrollarse en forma parcial o no se desarrolla. Esta afección está presente antes del nacimiento y también puede estar asociada con anomalías renales, cardíacas o esqueléticas.

La afección también se denomina «aplasia mulleriana» o «síndrome de Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser». Hay tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos disponibles.

Luego del tratamiento, es probable que puedas tener una vida sexual normal. Las mujeres a las que le falta la totalidad o parte del útero no pueden quedar embarazadas. Sin embargo, si tienes ovarios sanos, es posible que tengas un bebé si recurres a la fecundación in vitro y a una sustituta gestacional.

Síntomas

Los signos y síntomas de la agenesia vaginal suelen pasar desapercibidos hasta que las niñas llegan a la adolescencia y no menstrúan (amenorrea). Algunas mujeres tienen dolor y calambres abdominales todos los meses.

Cuándo consultar al médico

Si cumples 15 años y no has tenido la menstruación, consulta con el médico.

Causas

Las causas de la agenesia vaginal no están claras. Los científicos creen que, en algún momento durante las primeras 20 semanas de embarazo, los tubos que se denominan «conductos mullerianos» no se forman como corresponde. Normalmente, uno de esos conductos se convierte en el útero y la vagina, y el otro, en las trompas de Falopio.

Complicaciones

Antes del tratamiento, la agenesia vaginal puede afectar las relaciones sexuales.

Después del tratamiento, deberías tener una vida sexual normal y satisfactoria. Sin embargo, si el útero también está afectado, no podrás quedar embarazada sin tratamiento.

Diagnóstico

Según la edad que tengas, tu pediatra o tu ginecólogo diagnosticarán tu enfermedad a partir de tu historia clínica y una exploración física. El diagnóstico de la agenesia vaginal puede realizarse en diferentes momentos de la vida, por ejemplo:

  • De bebé, si tus padres o tu médico descubren que no tienes abertura vaginal o anal
  • De niña, durante un examen por un presunto problema de riñones
  • Durante la pubertad, si tus períodos menstruales no empiezan, aunque ya se te hayan desarrollado los senos y tienes vello púbico y en las axilas

Para determinar las opciones de tratamiento, es posible que el médico recomiende que te hagas otros análisis, como los siguientes:

  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre para evaluar los cromosomas y medir los niveles de hormonas pueden confirmar el diagnóstico y descartar otras afecciones.
  • Ecografía. Las imágenes de la ecografía le indican al médico si tienes útero, ovarios y la ubicación de los riñones.
  • Resonancia magnética (RM). Una IRM le proporciona al médico una imagen detallada del aparato reproductor y los riñones.

Tratamiento

En general, el tratamiento para la agenesia vaginal se realiza al final de la adolescencia o después de los 20 años, pero puedes esperar hasta que seas mayor. Si tus padres se enteraron de tu trastorno cuando eras bebé o una niña pequeña, es posible que ya hayas iniciado un tratamiento.

Dependiendo de las características individuales del trastorno, el médico puede recomendarte uno de los siguientes tratamientos.

Autodilatación

Como primera medida, el médico probablemente te recomiende llevar a cabo una autodilatación. Esto te permitirá crear una vagina sin cirugía. Tienes que presionar una pequeña varilla redonda (dilatador) contra la piel o dentro de la vagina existente durante 30 minutos a 2 horas por día.

La piel se estira con mayor facilidad después de un baño caliente, por lo que puede ser el momento óptimo para hacerlo. A medida que pasan las semanas, cambias a dilatadores de mayor tamaño. Pueden pasar unos meses hasta obtener los resultados que deseas.

Dilatación vaginal mediante el acto sexual

Este método todavía no se ha estudiado en profundidad, pero una opción de autodilatación es la dilatación vaginal provocada por actos sexuales frecuentes, en el caso de las mujeres que tienen parejas dispuestas a hacerlo.

Se suele necesitar lubricación artificial. El sangrado y el dolor son posibles efectos secundarios, especialmente, al comienzo. Si te gustaría probar este método, consulta con tu médico sobre la mejor manera de hacerlo.

Cirugía

Si la autodilatación no funciona, la cirugía puede ser una alternativa para crear una vagina funcional (vaginoplastia). Por lo general, los médicos demoran los tratamientos quirúrgicos hasta que tienes la madurez para llevar adelante la dilatación de seguimiento.

Estas son las alternativas a la vaginoplastia:

  • Uso de injertos de piel (procedimiento de McIndoe). En el procedimiento de McIndoe, el cirujano usa piel de las nalgas para crear una vagina. El cirujano hace una incisión en la zona donde tendrás la vagina, inserta el injerto de piel para crear la estructura y coloca un molde en el canal recientemente formado. El molde se deja colocado durante una semana.

    Posteriormente, utilizas un dilatador vaginal, parecido a un tampón sólido, que extraes cuando usas el baño o tienes relaciones sexuales. Después de aproximadamente tres meses, usarás el dilatador solamente por la noche. Las relaciones sexuales con lubricación artificial y dilatación esporádica te ayudan a mantener una vagina funcional.

  • Inserción de un dispositivo médico (procedimiento de Vecchietti). En el procedimiento de Vecchietti, el cirujano coloca un dispositivo con forma de aceituna en el orificio de la vagina. Con la ayuda de un instrumento de observación delgado e iluminado (laparoscopio), el cirujano conecta el dispositivo con forma de aceituna a un dispositivo de tracción separado, ubicado en la parte inferior del abdomen.

    Todos los días, durante aproximadamente una semana, tensionas el dispositivo de tracción, empujando el dispositivo con forma de aceituna poco a poco y hacia adentro para crear una vagina. Después de que el médico extrae el dispositivo, tienes que continuar con dilatación manual. Es posible que, para tener relaciones sexuales, necesites lubricación artificial.

  • Uso de una parte del colon (vaginoplastia intestinal). En una vaginoplastia intestinal, el cirujano deriva una porción del colon hacia un orificio en la zona genital para crear una nueva vagina. El cirujano luego conecta nuevamente el colon restante. No tienes que usar un dilatador vaginal todos los días después de esta cirugía y tienes menos probabilidades de necesitar lubricación artificial para las relaciones sexuales.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Enterarte de que tienes agenesia vaginal puede ser difícil. Por eso, el médico recomendará la participación de un psicólogo o de un asistente social en tu equipo de tratamiento. Estos profesionales pueden responderte preguntas y ayudarte a lidiar con algunos de los aspectos más difíciles de padecer agenesia vaginal, como la posible esterilidad.

Algunas mujeres prefieren ponerse en contacto con un grupo de apoyo de mujeres que enfrentan el mismo problema. Puedes encontrar un grupo de apoyo en línea o preguntarle al médico si tiene información sobre alguno.

Preparación antes de la cita

Probablemente, comenzarás contándole los síntomas a un profesional de atención médica primaria, o al pediatra de tu hija. Es probable que te derive a un médico que se especializa en la salud de la mujer (ginecólogo).

Qué puedes hacer

Como preparación para tu consulta:

  • Haz una lista de todos los signos y síntomas que tengas, incluso los que parecen no tener relación con el motivo de tu consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos que tomas, incluso los medicamentos recetados y de venta libre, las vitaminas y los suplementos, y anota las dosis.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe si no te resulta incómodo. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas olvidado o pasado por alto.
  • Prepara preguntas para hacerle al médico para que no te olvides de tratar todos los temas importantes para ti.

Algunas preguntas básicas son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa probable de mi enfermedad?
  • ¿Necesito realizarme algún examen?
  • ¿Esta afección es temporal o de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuáles me recomiendas?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Las preguntas que te puede hacer el médico son las siguientes:

  • ¿Qué síntomas vaginales tienes?
  • ¿Hace cuánto experimentas estos síntomas?
  • ¿Has tenido un período menstrual?
  • ¿Cuántas molestias te provocan los síntomas?
  • ¿Eres sexualmente activa?
  • ¿La afección restringe tu actividad sexual?

Last Updated Nov 18, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use