Agenesia vaginal

Perspectiva general

La agenesia vaginal es un trastorno poco frecuente que se produce cuando la vagina no se desarrolla y es posible que el útero se desarrolle de forma parcial o no se desarrolle. Este trastorno está presente desde antes del nacimiento y también puede estar asociado a problemas en los riñones o esqueléticos.

La afección también se conoce como agenesia mülleriana, aplasia mülleriana o síndrome de Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser.

La agenesia vaginal con frecuencia se detecta en la pubertad, cuando la mujer no comienza a menstruar. El uso de un dilatador vaginal, un dispositivo en forma de tubo que puede estirar la vagina si se utiliza durante un cierto tiempo, suele ser útil para crear una vagina. En algunos casos, es posible que sea necesario hacer una cirugía. El tratamiento hace que sea posible tener relaciones sexuales vaginales.

Síntomas

La agenesia vaginal suele pasar desapercibida hasta que las mujeres llegan a la adolescencia y no menstrúan (amenorrea). Otros signos de la pubertad suelen seguir el desarrollo femenino típico.

La agenesia vaginal puede presentar estas características:

  • Los genitales tienen el aspecto típico de las mujeres.
  • Es posible que la vagina sea más corta, sin un cuello del útero al final, o que esté ausente y solo esté marcada por una ligera hendidura en el lugar en el que normalmente se encontraría una abertura vaginal.
  • Puede que no haya útero o que este esté solo parcialmente desarrollado. Si hay tejido que recubre el útero (endometrio), pueden producirse calambres mensuales o dolor abdominal crónico.
  • Los ovarios suelen estar completamente desarrollados y ser funcionales, pero pueden encontrarse en una ubicación inusual en el abdomen. A veces, el par de tubos por los que se desplazan los óvulos desde los ovarios hasta el útero (trompas de Falopio) están ausentes o no se desarrollan de forma típica.

La agenesia vaginal también puede estar asociada a otros problemas, por ejemplo:

  • Problemas con el desarrollo de los riñones y las vías urinarias
  • Cambios en el desarrollo de los huesos de la columna vertebral, las costillas y las muñecas
  • Problemas de audición
  • Otras afecciones congénitas que también afectan al corazón, al tracto gastrointestinal y al crecimiento de las extremidades

Cuándo debes consultar a un médico

Si no has tenido ningún período menstrual a los 15 años, consulta a un proveedor de atención médica.

Causas

No está claro cuál es la causa de la agenesia vaginal, pero en algún momento durante las primeras 20 semanas de embarazo, los conductos llamados conductos de Müller no se desarrollan correctamente.

Normalmente, la parte inferior de estos conductos se transforma en el útero y la vagina, y la parte superior se transforma en las trompas de Falopio. El subdesarrollo de los conductos de Müller produce la ausencia de una vagina o una vagina parcialmente cerrada, la ausencia o el desarrollo parcial del útero, o ambos.

Complicaciones

La agenesia vaginal puede afectar tus relaciones sexuales, pero luego del tratamiento, por lo general, la vagina funciona bien en estas situaciones.

Las mujeres sin útero o con el útero desarrollado de manera parcial no pueden quedar embarazadas. Sin embargo, si tienes ovarios sanos, es posible tener un bebé si recurres a la fertilización in vitro. El embrión se puede implantar en el útero de otra persona para que lleve adelante el embarazo (subrogación gestacional). Habla de tus opciones de fertilidad con el proveedor de atención médica.

Diagnóstico

Tu pediatra o ginecólogo diagnosticará agenesia vaginal según tus antecedentes médicos y un examen físico.

La agenesia vaginal por lo general se diagnostica durante la pubertad si no comenzaste a tener tus períodos menstruales, aunque ya se te hayan desarrollado las mamas y tengas vello púbico y en las axilas. A veces, la agenesia vaginal se puede diagnosticar en una etapa temprana durante una evaluación para detectar otros problemas o cuando los padres o un médico notan que una bebé no tiene el orificio vaginal.

El proveedor de atención médica puede recomendarte pruebas, que incluyen las siguientes:

  • Análisis de sangre. Análisis de sangre para evaluar los cromosomas y medir los niveles de hormonas, lo que puede confirmar el diagnóstico y descartar otras afecciones.
  • Ecografía. La imagen de la ecografía le muestra al proveedor de atención médica si tienes útero y ovarios, e identifica si hay problemas con tus riñones.
  • Resonancia magnética. Una resonancia magnética le proporciona al proveedor de atención médica una imagen detallada del aparato reproductor y los riñones.
  • Otras pruebas. Tu proveedor de atención médica también puede solicitarte otras pruebas para evaluar la audición, el corazón y el esqueleto.

Tratamiento

Con frecuencia, la agenesia vaginal se trata al final de la adolescencia o después de los 20 años de edad, pero puedes esperar hasta que seas mayor y te sientas motivada y lista para someterte a un tratamiento.

Puedes hablar con el proveedor de atención médica sobre las opciones de tratamiento. Según tu afección específica, las opciones pueden incluir no someterte a ningún tratamiento o crear la vagina mediante la autodilatación o una cirugía.

Autodilatación

Generalmente, la primera opción que se recomienda es la autodilatación. Esta te permitirá crear una vagina sin cirugía. El objetivo es alargar la vagina hasta un tamaño que resulte cómodo para tener relaciones sexuales.

Durante la autodilatación, deberás presionar una pequeña varilla redonda (dilatador), similar a un tampón firme, contra la piel en la abertura vaginal o dentro de la vagina existente durante 10 a 30 minutos, de una a tres veces por día. A medida que pasan las semanas, cambias a dilatadores de mayor tamaño. Pueden pasar unos meses hasta obtener los resultados que deseas.

Habla sobre el proceso de autodilatación con tu proveedor de atención médica para saber qué debes hacer y sobre las opciones de dilatadores para determinar cuál te conviene. Para mantener el largo de la vagina, deberás usar la autodilatación en los intervalos que te recomiende tu proveedor de atención médica o tener relaciones sexuales frecuentes a lo largo del tiempo.

Algunas pacientes indican problemas para orinar y sangrado y dolor vaginal, especialmente al comienzo. Puede ser útil usar lubricación artificial o probar un tipo diferente de dilatador. La piel se estira con mayor facilidad después de un baño caliente, por lo que puede ser un buen momento para hacerlo.

La dilatación vaginal mediante relaciones sexuales frecuentes es una opción de autodilatación para las mujeres que tengan parejas dispuestas a hacerlo. Si deseas probar este método, habla con tu proveedor de atención médica sobre la mejor forma de proceder.

Cirugía

Si la autodilatación no funciona, es posible que la cirugía sea una alternativa para crear una vagina funcional (vaginoplastia). Los tipos de vaginoplastia incluyen:

  • Uso de un injerto de tejido. El cirujano puede elegir entre diferentes injertos hechos con tu propio tejido para crear una vagina. Las posibles fuentes incluyen piel de la parte externa del muslo, de los glúteos o de la parte baja del abdomen.

    El cirujano hace una incisión para crear el orificio de la vagina, coloca el injerto de tejido en un molde para darle forma de vagina y luego lo coloca en el conducto recientemente formado. El molde se deja colocado durante aproximadamente una semana.

    Por lo general, después de la cirugía, tendrás colocado el molde o un dilatador vaginal, pero puedes quitártelo cuando vayas al baño o tengas relaciones sexuales. Después del tiempo inicial recomendado por el cirujano, usarás el dilatador únicamente en la noche. Las relaciones sexuales con lubricación artificial y la dilatación esporádica te ayudan a mantener una vagina funcional.

  • Inserción de un dispositivo médico de tracción. El cirujano coloca un dispositivo con forma de aceituna (procedimiento de Vecchietti) o un dispositivo con forma de globo (vaginoplastia con globo) en el orificio de la vagina. Con un instrumento de observación delgado e iluminado (laparoscopio) como guía, el cirujano conecta el dispositivo a un dispositivo de tracción separado, ubicado en la parte baja del abdomen o a través del ombligo.

    Todos los días, durante aproximadamente una semana, tienes que tensionar el dispositivo de tracción, halándolo progresivamente hacia adentro para crear un conducto vaginal. Después de que se retire el dispositivo, usarás un molde de distintos tamaños durante aproximadamente tres meses. Después de esos tres meses, puedes hacerte autodilataciones o tener relaciones sexuales regulares para mantener una vagina funcional. Es probable que las relaciones sexuales requieran lubricación artificial.

  • Uso de una porción del colon (vaginoplastia intestinal). En una vaginoplastia intestinal, el cirujano traslada una porción del colon a un orificio en la zona genital para crear una nueva vagina. El cirujano luego conecta nuevamente el colon restante. Después de esta cirugía, no tendrás que usar un dilatador vaginal todos los días y habrá menos posibilidades de que necesites usar lubricación artificial para tener relaciones sexuales.

Después de la cirugía, es necesario que uses un molde o un dilatador, o que tengas relaciones sexuales frecuentes para mantener una vaginal funcional. Por lo general, los proveedores de atención médica posponen la cirugía hasta que te sientas preparada y puedas hacerte la autodilatación. Sin una dilatación regular, el conducto vaginal recientemente formado se puede estrechar y acortar rápido, de manera que es muy importante que tengas la madurez emocional y estés lista para cumplir con los cuidados posteriores.

Habla con el proveedor de atención médica sobre la mejor opción de cirugía para tus necesidades y sobre los riesgos y los cuidados necesarios posteriores a la cirugía.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Enterarte de que tienes agenesia vaginal puede resultar difícil. Es por eso que el proveedor de atención médica sugerirá que un psicólogo o un trabajador social forme parte de tu equipo de tratamiento. Los proveedores de salud mental pueden responder a tus preguntas y ayudarte a sobrellevar algunos de los aspectos más difíciles de este trastorno, como la posibilidad de ser infértil.

Asimismo, podría resultar útil buscar un grupo de apoyo de mujeres que están en la misma situación. Puedes buscar un grupo de apoyo en línea o puedes preguntarle al proveedor de atención médica si conoce alguno.

Preparación antes de la cita

Probablemente, comenzarás contándole los síntomas a un profesional de atención médica primaria, o al pediatra de tu hija. Es probable que te derive a un médico que se especializa en la salud de la mujer (ginecólogo).

Qué puedes hacer

Para prepararte para la cita médica, haz lo siguiente:

  • Haz una lista de todos los signos y síntomas que tengas, incluidos los que puedan parecer no estar relacionados con el motivo de la cita médica.
  • Haz una lista de todos los medicamentos que tomas, incluidos los que se venden bajo receta médica y los de venta libre, las vitaminas, los preparados y suplementos a base de hierbas, y anota las dosis.
  • Pídele a un familiar o un amigo que te acompañe, si te sientes cómodo. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una cita médica. Alguien que te acompañe podría recordar algún detalle que hayas olvidado o pasado por alto.
  • Prepara las preguntas que le harás a tu proveedor de atención médica, para que no olvides abordar todo lo que es importante para ti.

Estas son algunas preguntas básicas:

  • ¿Cuál es la causa probable de mi afección?
  • ¿Necesito hacerme alguna prueba?
  • ¿Mi afección es temporal o duradera?
  • ¿Qué tratamientos están disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

El proveedor de atención médica podría preguntarte lo siguiente:

  • ¿Qué síntomas vaginales tienes?
  • ¿Por cuánto tiempo has tenido estos síntomas?
  • ¿Has tenido un período menstrual?
  • ¿Cuánto dolor te provocan los síntomas?
  • ¿Mantienes relaciones sexuales?
  • ¿Esta afección limita tus relaciones sexuales?

Last Updated Apr 23, 2022


© 2023 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use