Alergia al trigo

Perspectiva general

La alergia al trigo es una reacción alérgica a los alimentos que contienen trigo. Las reacciones alérgicas pueden ser consecuencia del consumo de trigo, pero también, en algunos casos, de la inhalación de harina de trigo.

El tratamiento principal para la alergia al trigo es evitar el trigo, pero eso no siempre es tan fácil como parece. El trigo se encuentra en muchos alimentos, incluidos algunos que no sospecharías, como la salsa de soja, el helado y las salchichas. Es posible que se necesiten medicamentos para controlar las reacciones alérgicas si comes trigo por accidente.

En ocasiones, la alergia al trigo se confunde con la celiaquía, pero estas enfermedades son diferentes. La alergia al trigo ocurre cuando el cuerpo produce anticuerpos para las proteínas que se encuentran en el trigo. En cambio en la celiaquía, una proteína específica en el trigo, el gluten, causa una reacción anormal en el sistema inmunitario de otro tipo.

Síntomas

Es probable que un niño o adulto con alergia al trigo manifieste signos y síntomas en minutos luego de comer algo que contiene trigo. Entre los síntomas de la alergia al trigo se incluyen los siguientes:

  • Hinchazón, picazón o irritación de la boca o la garganta
  • Urticaria, sarpullido que provoca picazón, hinchazón en la piel
  • Congestión nasal
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar
  • Calambres, náuseas o vómitos
  • Diarrea
  • Anafilaxia

Anafilaxia

En algunas personas, la alergia al trigo puede ocasionar una reacción potencialmente fatal denominada anafilaxia. Además de otros signos y síntomas de la alergia al trigo, la anafilaxia puede provocar:

  • hinchazón u opresión en la garganta;
  • dolor u opresión en el pecho;
  • dificultad para respirar severa;
  • problemas para tragar;
  • color azul pálido en la piel;
  • mareos o desmayos.

Cuándo debes consultar con un médico

Si crees que alguien presenta signos de anafilaxia, llama al 911 o al número de emergencia local. La anafilaxia es una emergencia médica que requiere atención inmediata.

Si crees que tú o tu hijo presentan alergia al trigo o a otro alimento, consulta con el médico.

Causas

Si tienes alergia al trigo, la exposición a las proteínas de trigo provoca una reacción alérgica en tu sistema inmunitario. Puedes tener una alergia a cualquiera de las cuatro clases de proteína de trigo: albúmina, globulina, gliadina y gluten.

Fuentes de proteínas de trigo

Algunas fuentes de proteínas de trigo son obvias, como el pan, pero todas las proteínas de trigo, y el gluten en particular, pueden encontrarse en muchos alimentos preparados e, incluso, en algunos cosméticos, productos de baño y plastilina. Los alimentos que pueden contener proteínas de trigo son los siguientes:

  • Panes y pan rallado
  • Pasteles y muffins
  • Galletas dulces
  • Cereales para el desayuno
  • Pasta
  • Cuscús
  • Farina (crema de trigo)
  • Sémola
  • Espelta
  • Galletas saladas
  • Proteína vegetal hidrolizada
  • Salsa de soja
  • Productos cárnicos, como las salchichas o los fiambres
  • Productos lácteos, como el helado
  • Saborizantes naturales
  • Almidón gelatinizado
  • Almidón modificado en alimentos
  • Goma vegetal

Si tienes alergia al trigo, es posible que también seas alérgico a la cebada, a la avena y al centeno. Si no eres alérgico a otros granos además del trigo, una dieta libre de trigo es menos restrictiva que una dieta libre de gluten.

Anafilaxia inducida por el ejercicio dependiente del trigo

Algunas personas con alergia al trigo manifiestan síntomas solo si hacen ejercicio algunas horas después de haber ingerido trigo. Los cambios inducidos por el ejercicio en el organismo desencadenan una reacción alérgica o empeoran una respuesta del sistema inmunitario a una proteína del trigo. En general, este trastorno provoca anafilaxia que pone en peligro la vida.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de manifestar alergia al trigo:

  • Antecedentes familiares. Tienes mayor riesgo de tener alergia al trigo o a otros alimentos si tus padres tienen alergias alimentarias o de otro tipo, como la rinitis alérgica (fiebre del heno).
  • La edad. La alergia al trigo es más frecuente entre los bebés y los niños pequeños que tienen sistemas inmunitarios y digestivos inmaduros. La mayoría de los niños supera la alergia al trigo al llegar a los 16 años de edad, pero los adultos pueden manifestarla a menudo como una sensibilidad cruzada al polen del césped.

Diagnóstico

El examen físico, la historia clínica detallada y algunos análisis pueden ayudar al médico a llegar a un diagnóstico. Las pruebas o herramientas de diagnóstico pueden incluir lo siguiente:

  • Prueba cutánea. Se colocan con agujas pequeñas gotas de extractos alérgenos (que incluyen extractos de proteínas de trigo) en la superficie de la piel, ya sea en el antebrazo o la parte de arriba de la espalda. Luego de 15 minutos, el médico o el personal de enfermería buscan signos de reacciones alérgicas.

    Si te aparece un bulto rojo que te causa picazón en el lugar donde se inyectó proteína de trigo, es probable que tengas alergia al trigo. El efecto secundario más frecuente de estas pruebas cutáneas es la picazón y el enrojecimiento.

  • Análisis de sangre. Si un trastorno de la piel o las posibles interacciones con ciertos medicamentos te impiden hacerte una prueba cutánea, el médico puede pedir un análisis de sangre que detecte los anticuerpos a alérgenos comunes causantes de la alergia, que incluyen las proteínas del trigo.
  • Diario de la alimentación. Es posible que el médico te pida que, durante un período, guardes un registro detallado de lo que comes, cuándo lo haces y cuándo se desarrollan los síntomas.
  • Dieta de eliminación. El médico quizás recomiende que elimines ciertos alimentos de tu dieta, en especial aquellos que son alérgenos comunes. Conforme a las indicaciones del médico, gradualmente reincorporarás alimentos a tu dieta y observarás cuando regresen los síntomas.
  • Prueba de provocación alimentaria. Tendrás que comer los alimentos de los cuales se sospecha son agentes causantes de la alergia mientras te controlan en busca de síntomas de alergia. Bajo supervisión, comerás una pequeña cantidad del alimento y aumentarás la cantidad consumida de forma gradual.

Tratamiento

El mejor tratamiento para la alergia al trigo es evitar las proteínas de trigo. Ya que las proteínas de trigo se encuentran en muchos alimentos preparados, es importante leer las etiquetas con atención.

Medicamentos

  • Los antihistamínicos pueden reducir los signos y síntomas de las alergias leves al trigo. El consumo de estos medicamentos después de la exposición al trigo puede controlar la reacción y aliviar el malestar. Pregunta al médico si un medicamento con receta o uno de venta libre es adecuado para ti.
  • La epinefrina es un tratamiento de emergencia para la anafilaxia. Si tienes riesgo de presentar una reacción grave al trigo, quizás debas llevar contigo dos dosis inyectables de epinefrina (EpiPen, Adrenaclick u otros) en todo momento. La segunda dosis se recomienda para aquellas personas con alto riesgo de sufrir una anafilaxia potencialmente mortal en caso de que los síntomas anafilácticos regresen antes de que llegue la atención de emergencia.

Atención de emergencia

La atención médica de emergencia es esencial para aquellas personas que sufren una reacción anafiláctica al trigo, incluso después de recibir una inyección de epinefrina. Llama al 911 o al número de emergencia local cuanto antes.

Posibles tratamientos a futuro

Los científicos están trabajando en varios tipos de inmunoterapias para tratar las alergias a la comida. La inmunoterapia te expone a pequeñas cantidades de la sustancia alérgica y, a continuación, aumenta esa exposición a lo largo del tiempo. El propósito es que tu cuerpo se desensibilice al alérgeno, por lo que tendrías menos síntomas o ninguno.

Se llevaron a cabo numerosos ensayos clínicos de poca envergadura de una forma oral de la inmunoterapia para tratar la alergia al trigo que demostraron una disminución en los síntomas de la alergia. Sin embargo, se necesitan más investigaciones.

Estilo de vida y remedios caseros

Puedes adoptar medidas para evitar la exposición a las proteínas del trigo y asegurarte el tratamiento oportuno cuando te expones de forma accidental al trigo.

  • Mantén informados a los demás. Si tu hijo tiene alergia al trigo, asegúrate de que todos los que lo cuidan (incluso el director, los maestros y el personal de enfermería de la escuela) sepan sobre la alergia y los signos de la exposición al trigo. Si tu hijo tiene epinefrina, asegúrate de que el personal de la escuela sepa cómo usar la pluma, de ser necesario, y que deben llamar a la atención de emergencia de inmediato. Informa a amigos, parientes y colegas sobre tu alergia alimenticia.
  • Usa un brazalete. Puede ser útil usar un brazalete de identificación médica que describa la alergia y la necesidad de atención de emergencia si tienes anafilaxia y no puedes hablar.
  • Siempre lee las etiquetas. No confíes en que un producto no contiene lo que no puedes consumir hasta haber leído la etiqueta. Las proteínas de trigo, en especial el gluten, se usan como espesantes alimentarios y pueden estar presentes en muchos lugares inesperados. Además, no asumas que un producto es siempre seguro porque ya lo has consumido. Los ingredientes pueden cambiar.
  • Compra alimentos libres de gluten. Algunas tiendas y supermercados especializados ofrecen alimentos sin gluten, que son seguros para aquellas personas alérgicas al trigo. Sin embargo, quizás tampoco contengan granos que sí puedes consumir, de manera que si consumes solamente alimentos libres de gluten, es posible que limites tu dieta de forma innecesaria.
  • Lee libros de cocina con recetas sin trigo. Los libros con recetas sin trigo pueden ayudarte a cocinar de forma segura y permitir que disfrutes platos horneados y otros alimentos hechos con sustitutos de trigo.
  • Ten cuidado cuando comes fuera de casa. Informa al personal de la cocina sobre tu alergia y qué tan grave puedes ponerte si consumes algo con trigo. Pide platos simples hechos con alimentos frescos. Evita los platillos con fuentes ocultas de proteínas de trigo, como las salsas o los platillos fritos que quizás se cocinan con otros alimentos que contengan trigo.

Preparación antes de la cita

Consulta con tu médico si sospechas que tú o tu hijo tienen alergia al trigo o cualquier otra alergia. Tu médico puede derivarte a un especialista en alergia (alergista) para que te realice algunas pruebas de diagnóstico.

Lo que puedes hacer

Con el fin de prepararte para la consulta, haz una lista para el médico que incluya lo siguiente:

  • Los síntomas, incluso aquellos que no parecen estar relacionados con la alergia
  • Los antecedentes familiares de alergia y asma, incluso los tipos específicos de alergia
  • Los medicamentos, vitaminas o suplementos que tú o tu hijo consumen

También prepara una lista de preguntas para hacerle al médico, como las siguientes:

  • ¿Estos síntomas tienen una alergia como causa?
  • ¿Necesitaré análisis de alergia?
  • ¿Debería ver a un alergista?
  • ¿Debo llevar epinefrina conmigo por si tengo anafilaxia?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda para obtener información adicional?

No dudes en hacer también otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿En cuánto tiempo después de comer aparecen los síntomas?
  • ¿Los síntomas parecen estar relacionados con un alimento específico?
  • En el caso de un lactante, ¿qué alimentos sólidos come tu bebé?
  • ¿Has introducido un alimento nuevo a la dieta del bebé recientemente?
  • ¿Alguien más se enfermó por comer el mismo alimento?
  • ¿Qué cantidad del alimento sospechoso de provocar alergia se comió?
  • ¿Qué otros alimentos se comieron cerca o al mismo tiempo?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use