Amigdalitis estreptocócica

Perspectiva general

La faringitis estreptocócica es una infección bacteriana que puede hacer que sientas dolor y picazón en la garganta. La faringitis estreptocócica representa solo una porción pequeña de los casos de dolor de garganta.

Si no se trata, la faringitis estreptocócica puede causar complicaciones como inflamación del riñón y fiebre reumática. La fiebre reumática puede ocasionar dolor e inflamación de las articulaciones, un tipo específico de sarpullido o daño en válvulas cardíacas.

La faringitis estreptocócica es más frecuente en niños, pero afecta a personas de cualquier edad. Si tú o tu hijo tienen signos o síntomas de dolor de garganta, consulta con el médico para realizar análisis y recibir tratamiento de inmediato.

Síntomas

Los signos y síntomas de la amigdalitis estreptocócica comprenden:

  • Dolor de garganta que, por lo general, aparece rápidamente
  • Dolor al tragar
  • Amígdalas enrojecidas e inflamadas, en ocasiones con manchas blancas o rastros de pus
  • Pequeños puntos rojos en la parte posterior del paladar (blando o duro)
  • Ganglios linfáticos del cuello inflamados y sensibles
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Erupción cutánea
  • Náuseas o vómitos, en especial en los niños más pequeños
  • Dolor generalizado

Es posible que tú o tu hijo tengan muchos de estos signos y síntomas pero que no tengan amigdalitis estreptocócica. La causa de estos signos y síntomas podría ser una infección viral o alguna otra enfermedad. Por eso, el médico suele realizar pruebas específicas para detectar la amigdalitis estreptocócica.

También es posible que te hayas expuesto a una persona portadora de amigdalitis pero que no manifiesta síntomas.

Cuándo consultar al médico

Llama a tu médico si tú o tu hijo tienen alguno de estos signos y síntomas:

  • Dolor de garganta acompañado de ganglios linfáticos inflamados y sensibles
  • Un dolor de garganta que dura más de 48 horas
  • Fiebre
  • Un dolor de garganta acompañado de un sarpullido
  • Problemas para respirar o tragar
  • Con un diagnóstico de estreptococo, falta de mejoría después de tomar antibióticos durante 48 horas
Imagen de una faringitis estreptocócica

La faringitis estreptocócica suele generar dolor de garganta y dificultad para tragar. Esta foto de la faringitis estreptocócica muestra una inflamación y manchas rojas causadas por la infección.

Causas

La causa de la amigdalitis estreptocócica es la bacteria Streptococcus pyogenes, también conocida como «estreptococo del grupo A».

La bacteria estreptocócica es muy contagiosa. Se puede contagiar a través de las gotitas que se encuentran en el aire cuando alguien que padece la infección tose o estornuda, o al compartir comidas y bebidas. También puedes contraer la bacteria al tocar la perilla de una puerta u otra superficie y luego llevar la mano a la nariz, la boca o los ojos.

Factores de riesgo

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de tener una infección por faringitis estreptocócica:

  • Pocos años de edad. La faringitis estreptocócica ocurre con mayor frecuencia en niños.
  • Época del año. Aunque la faringitis estreptocócica puede ocurrir en cualquier momento, tiende a circular en invierno y principios de la primavera. La bacteria estreptococo se desarrolla en cualquier lugar donde haya grupos de personas en contacto cercano.

Complicaciones

Aunque la amigdalitis estreptocócica no es peligrosa, puede provocar complicaciones graves. El tratamiento con antibióticos reduce el riesgo.

Propagación de la infección

La bacteria del estreptococo puede expandirse, lo cual provoca una infección en las siguientes zonas del cuerpo:

  • Amígdalas
  • Los senos nasales
  • Piel
  • Sangre
  • Oído medio

Reacciones inflamatorias

La infección por estreptococo puede llevar a tener enfermedades inflamatorias, entre las que se incluyen:

  • Escarlatina, una infección por estreptococo caracterizada por un sarpullido prominente
  • Inflamación de los riñones (glomerulonefritis posestreptocócica)
  • Fiebre reumática, una enfermedad inflamatoria grave que puede afectar al corazón, las articulaciones, el sistema nervioso y la piel.
  • Artritis reactiva posestreptocócica, una enfermedad que causa inflamación en las articulaciones.

Se ha sugerido que hay una posible relación entre la infección por estreptococo y una enfermedad rara llamada trastorno neuropsiquiátrico autoinmunitario, asociado a los estreptococos de grupo A (PANDAS). PANDAS es el acrónimo inglés usado para describir a determinados niños cuyos síntomas de la enfermedad neuropsiquiátrica, tales como el trastorno obsesivo compulsivo o los trastornos de tics, empeoran debido a la infección por estreptococo. Esta relación actualmente no está comprobada y sigue siendo controversial.

Prevención

A fin de prevenir la infección por estreptococo:

  • Lávate las manos. La mejor manera de prevenir todo tipo de infecciones es lavarse bien las manos. Por eso es importante lavarse las manos regularmente y enseñarles a los niños a lavarse bien las manos usando agua y jabón o un desinfectante de manos a base de alcohol.
  • Tápate la boca. Enséñales a tus hijos a taparse la boca cuando tosen o estornudan.
  • No compartas elementos personales. No compartas vasos ni cubiertos. Lava los platos con agua jabonosa caliente o en un lavavajillas.

Diagnóstico

El médico realizará una exploración física, buscará signos y síntomas de amigdalitis estreptocócica, y es probable que pida uno de los siguientes análisis o más:

  • Análisis de antígenos rápido. Es probable que el médico primero realice un análisis de antígenos rápido con un hisopo para tomar una muestra de la garganta. Este análisis puede detectar la bacteria estreptocócica en minutos mediante la búsqueda de sustancias (antígenos) en la garganta. Si la prueba es negativa, pero el médico sospecha la presencia de estreptococos, es posible que haga un cultivo de garganta.
  • Cultivo de garganta. Se frota un hisopo estéril en la parte trasera de la garganta y de las amígdalas para obtener una muestra de las secreciones. No es doloroso, pero puede provocar arcadas. La muestra luego se cultiva en un laboratorio para saber si presenta la bacteria, pero los resultados pueden tardar hasta dos días.

Tratamiento

Existen medicamentos para curar la amigdalitis estreptocócica y sus síntomas, así como para prevenir sus complicaciones y su propagación.

Antibióticos

Si tú o tu hijo tienen amigdalitis estreptocócica, probablemente el médico recete un antibiótico por vía oral. Si se toman en las 48 horas posteriores a la aparición de la enfermedad, los antibióticos reducen la duración y la gravedad de los síntomas, así como el riesgo de complicaciones y la probabilidad de contagiar a otros.

Con tratamiento, tú o tu hijo deberían comenzar a sentirse mejor en uno o dos días. Llama al médico si no mejoras después de tomar los antibióticos durante 48 horas.

Los niños que toman un antibiótico, se sienten mejor y ya no tienen fiebre pueden regresar a la escuela o a la guardería si ya no contagian, en general, 24 horas después de comenzar el tratamiento. Asegúrate de tomar todo el medicamento. Si dejas de tomarlo antes, puede reaparecer la enfermedad y haber complicaciones graves, tales como fiebre reumática o inflamación de los riñones.

Productos para aliviar los síntomas

Para aliviar el dolor de garganta y reducir la fiebre, toma analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o paracetamol (Tylenol u otros).

Ten cuidado cuando les des aspirinas a los niños o a los adolescentes. Si bien la aspirina está aprobada para su uso en niños mayores de 3 años de edad, los niños y adolescentes que se recuperan de la varicela o de síntomas parecidos a la influenza nunca deben tomar aspirina. Esto es porque la aspirina ha sido asociada al síndrome de Reye, una enfermedad poco frecuente, que puede poner en riesgo la vida de esos niños.

Estilo de vida y remedios caseros

En la mayoría de los casos, los antibióticos eliminan las bacterias que causan la infección rápidamente. Mientras tanto, sigue estos consejos para aliviar los síntomas de la amigdalitis estreptocócica:

  • Descansa mucho. El sueño ayuda al cuerpo a combatir las infecciones. Si tienes amigdalitis estreptocócica trata de no ir a trabajar. Si tu hijo está enfermo, no lo saques de casa hasta que no haya signos de fiebre, y hasta que se sienta mejor y haya tomado antibióticos durante al menos 24 horas.
  • Bebe mucha agua. Al mantener la garganta irritada lubricada y húmeda es más fácil tragar y ayudas a evitar la deshidratación.
  • Come alimentos que te alivien. Los alimentos fáciles de tragar incluyen caldos, sopas, puré de manzana, cereales cocidos, puré de papas, frutas blandas, yogur y huevos pasados por agua. Puedes procesar los alimentos en una procesadora para que sean más fáciles de tragar. Los alimentos fríos como los sorbetes, el yogur helado o las paletas heladas de fruta también pueden proporcionar alivio. Evita los alimentos picantes o ácidos como el jugo de naranja.
  • Haz gárgaras con agua salada. En el caso de los niños mayores y los adultos, el dolor de garganta puede aliviarse al hacer gárgaras varias veces al día. Mezcla 1/4 de cucharadita (1,42 g) de sal de mesa con 237 ml (8 oz) de agua tibia. Asegúrate de decir a tu hijo que escupa el líquido después de hacer las gárgaras.
  • Usa un humidificador. La humedad adicional en el ambiente puede aliviar el malestar. Opta por un humidificador de bruma fresca y límpialo a diario ya que las bacterias y el moho pueden proliferar en algunos humidificadores. Los aerosoles nasales de solución salina también ayudan a mantener húmedas las membranas mucosas.
  • Aléjate de las sustancias irritantes. El humo del cigarrillo puede irritar la garganta y aumentar las probabilidades de que se produzcan infecciones y amigdalitis. Evita los vapores que salen de la pintura o los productos de limpieza, que pueden irritar la garganta y los pulmones.

Preparación antes de la cita

Qué puedes hacer

Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación, como ayunar antes de hacerte un análisis específico. Haz una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas que tienes tú o tu hijo, incluso los que quizás no parezcan relacionarse con el motivo de la consulta.
  • Información personal clave, incluidas tus mayores preocupaciones, últimos cambios en el estilo de vida, historia clínica familiar y posibles fuentes de infecciones recientes
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes tú o tu hijo, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Pídele a un familiar o amigo que te acompañe, de ser posible, para ayudarte a recordar la información que recibas.

Para la amigdalitis estreptocócica, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa de estos signos y síntomas?
  • ¿Qué otras causas posibles hay?
  • ¿Qué pruebas necesito realizar?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • ¿Qué tan pronto espera que mejoren los síntomas con el tratamiento?
  • ¿Durante cuánto tiempo esto será contagioso? ¿Cuándo podría regresar con seguridad a la escuela o al trabajo?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal podrían ayudarme?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas cambiaron con el tiempo?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Tú o tu hijo han estado expuestos a alguna persona con amigdalitis estreptocócica en las últimas semanas?
  • ¿Hay algo que parece mejorar o empeorar los síntomas?
  • ¿Les diagnosticaron a ti o a tu hijo amigdalitis estreptocócica anteriormente? ¿Cuándo? ¿Cómo se trató?
  • ¿Les diagnosticaron a ti o a tu hijo alguna otra enfermedad?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si crees que tú o tu hijo tiene una infección por estreptococo, adopta las siguientes medidas para evitar que la infección se disemine:

  • Mantén las manos limpias, cúbrete la boca cuando tosas o estornudes y no compartas los elementos personales.
  • También puede ser de utilidad hacer gárgaras con 1/4 de cucharadita (1,42 g) de sal de mesa diluida en 237 ml (8 oz) de agua tibia.
  • Los síntomas pueden aliviarse al descansar, beber líquidos, comer alimentos blandos y tomar analgésicos, tales como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o acetaminofeno (Tylenol, otros).

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use