Anemia

Perspectiva general

La anemia es una afección que se caracteriza por la falta de suficientes glóbulos rojos sanos para transportar un nivel adecuado de oxígeno a los tejidos del cuerpo. Si tienes anemia, es probable que te sientas cansado y fatigado.

Hay muchas formas de anemia, cada una con causas diferentes. La anemia puede ser temporal o prolongada, y puede variar entre leve y grave. Consulta a un médico si sospechas que tienes anemia, ya que esta puede ser indicio de una enfermedad grave.

Los tratamientos para la anemia varían desde la toma de suplementos hasta la realización de procedimientos médicos. Es posible que puedas evitar algunos tipos de anemia si sigues una dieta saludable y variada.

Síntomas

Los signos y síntomas de la anemia varían según la causa de la afección. Algunos de ellos son:

  • Fatiga
  • Debilidad
  • Piel pálida o amarillenta
  • Latidos del corazón irregulares
  • Dificultad para respirar
  • Mareos o aturdimiento
  • Dolor en el pecho
  • Manos y pies fríos
  • Dolor de cabeza

Al principio, la anemia puede ser leve y pasar inadvertida. No obstante, los síntomas empeoran a medida que la anemia empeora.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con un médico si te sientes fatigado sin causa aparente. Algunos tipos de anemia, como la anemia ferropénica o la anemia por deficiencia de vitamina B-12, son frecuentes.

La fatiga tiene muchas causas además de la anemia, así que no debes dar por sentado que si estás cansado, es porque tienes anemia. Algunas personas descubren que tienen un nivel de hemoglobina bajo (uno de los indicios de la anemia) cuando van a donar sangre. Si te informan que no puedes donar sangre porque tienes un nivel de hemoglobina bajo, pide una consulta con el médico.

Causas

La anemia ocurre cuando la sangre no tiene suficientes glóbulos rojos. Esto puede suceder si:

  • El cuerpo no produce suficientes glóbulos rojos
  • Un sangrado provoca que pierdas glóbulos rojos más rápidamente de lo que se pueden reemplazar
  • El cuerpo destruye glóbulos rojos

Qué hacen los glóbulos rojos

Tu organismo fabrica tres tipos de células sanguíneas: glóbulos blancos para luchar contra las infecciones, plaquetas para ayudar en la coagulación y glóbulos rojos para transportar oxígeno por todo el cuerpo.

Los glóbulos rojos contienen hemoglobina; una proteína rica en hierro que le otorga a la sangre su color rojo. La hemoglobina le permite a los glóbulos rojos transportar oxígeno desde los pulmones hacia otras partes del cuerpo y dióxido de carbono desde otras partes del cuerpo hacia los pulmones para que pueda ser exhalado.

La mayoría de las células sanguíneas, incluidos los glóbulos rojos, se producen regularmente en tu médula ósea; un material esponjoso que se encuentra dentro de las cavidades de muchos de los huesos grandes. Para producir hemoglobina y glóbulos rojos, tu cuerpo necesita hierro, vitamina B-12, ácido fólico y otros nutrientes de los alimentos que ingieres.

Causas de la anemia

Algunos de los diferentes tipos de anemia y sus causas son:

  • Anemia por deficiencia de hierro. Este es el tipo más frecuente de anemia en todo el mundo. La causa de la anemia ferropénica es una escasez de hierro en el cuerpo. La médula ósea necesita hierro para producir hemoglobina. Sin la cantidad adecuada de hierro, el cuerpo no puede producir hemoglobina suficiente para los glóbulos rojos.

    Este tipo de anemia suele presentarse en muchas mujeres embarazadas que no toman suplementos de hierro. También ocurre por pérdida de sangre, como sangrado menstrual importante, úlceras, cáncer y uso periódico de algunos analgésicos de venta libre, especialmente la aspirina.

  • Anemia por deficiencia de vitaminas. Además de hierro, el cuerpo necesita ácido fólico y vitamina B-12 para producir suficientes glóbulos rojos sanos. Una dieta sin una cantidad suficiente de estos y otros nutrientes clave puede provocar una disminución en la producción de glóbulos rojos.

    Asimismo, es posible que algunas personas consuman suficiente B-12, pero sus cuerpos no puedan procesar la vitamina. Esto puede generar anemia por deficiencia de vitaminas, también conocida como «anemia perniciosa».

  • Anemia por enfermedad crónica. Algunas enfermedades (como cáncer, VIH/sida, artritis reumatoide, enfermedades renales, enfermedad de Crohn y otras enfermedades inflamatorias crónicas) pueden interferir en la producción de glóbulos rojos.
  • Anemia aplásica. Esta anemia inusual y potencialmente mortal se provoca cuando el cuerpo no puede producir suficientes glóbulos rojos. Las causas de la anemia aplásica comprenden infecciones, determinados medicamentos, enfermedades autoinmunitarias y exposición a sustancias químicas tóxicas.
  • Anemias asociadas con enfermedades de la médula ósea. Diversas enfermedades, como leucemia y mielofibrosis, pueden provocar anemia al afectar la producción de sangre en la médula ósea. Los efectos de estos tipos de cáncer y trastornos similares al cáncer pueden variar desde leves hasta potencialmente mortales.
  • Anemias hemolíticas. Este grupo de anemias se presenta cuando los glóbulos rojos se destruyen más rápidamente de lo que la médula ósea puede reemplazarlos. Algunas enfermedades de la sangre aumentan la destrucción de glóbulos rojos. Las anemias hemolíticas se pueden heredar o contraer con el tiempo.
  • Anemia de células falciformes. Esta afección heredada y, en ocasiones, grave es una anemia hemolítica heredada. La causa es una forma de hemoglobina defectuosa que fuerza a los glóbulos rojos a adoptar una forma de media luna (falciforme) anómala. Estas células sanguíneas mueren de forma prematura, lo que tiene como resultado una escasez crónica de glóbulos rojos.
  • Otras anemias. Existen muchos otros tipos de anemia, como talasemia y anemia palúdica.

Factores de riesgo

Estos factores aumentan tu riesgo de anemia:

  • Una dieta carente de ciertas vitaminas. Tener una dieta que sea consistentemente baja en hierro, vitamina B12 y folato incrementa tu riesgo de anemia.
  • Trastornos intestinales. Tener un trastorno intestinal que afecta la absorción de nutrientes en tu intestino delgado, como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca, aumenta tu riesgo de anemia.
  • Menstruación. En general, las mujeres que no han experimentado la menopausia tienen un riesgo mayor de anemia por deficiencia de hierro que los hombres y las mujeres posmenopáusicas. Esto se debe a que la menstruación produce la pérdida de glóbulos rojos.
  • Embarazo. Si estás embarazada y no tomas un suplemento multivitamínico con ácido fólico, tienes un gran riesgo de anemia.
  • Afecciones crónicas. Si tienes cáncer, insuficiencia renal u otra afección crónica, tendrás riesgo de anemia por enfermedad crónica. Estas afecciones pueden causar la disminución de los glóbulos rojos.

    La pérdida lenta y crónica de sangre por una úlcera o por otra causa puede consumir todo la reserva de hierro del cuerpo y transformarse en una anemia por deficiencia de hierro.

  • Antecedentes familiares. Si tienes antecedentes familiares de anemia hereditaria, como anemia falciforme, también tienes un gran riesgo de padecer esta afección.
  • Otros factores. Los antecedentes de ciertas infecciones, enfermedades de la sangre y trastornos autoinmunitarios, alcoholismo, exposición a químicos tóxicos y el uso de algunos medicamentos pueden afectar la producción de glóbulos rojos y producir anemia.
  • Edad. Las personas mayores de 65 años tienen mayor riesgo de anemia.

Complicaciones

Cuando la anemia no se trata, puede ocasionar muchos problemas de salud, tales como:

  • Cansancio intenso. Cuando la anemia es grave, puedes sentir tanto cansancio que no puedes realizar las actividades cotidianas.
  • Complicaciones en el embarazo. Las mujeres embarazadas con anemia por déficit de ácido fólico son más propensas a experimentar complicaciones, como un parto prematuro.
  • Problemas cardíacos. La anemia puede provocar latidos acelerados o irregulares (arritmia). Cuando tienes anemia, tu corazón debe bombear más sangre para compensar la falta de oxígeno en la sangre. Esto puede conducir a un agrandamiento del corazón o a una falla cardíaca.
  • Muerte. Algunas anemias hereditarias, como la anemia drepanocítica, pueden ser graves y ocasionar complicaciones potencialmente mortales. La pérdida de gran cantidad de sangre rápidamente conduce a una anemia aguda grave y puede ser mortal.

Prevención

Sigue una dieta rica en vitaminas

Hay muchos tipos de anemia que no pueden evitarse. No obstante, la anemia ferropénica y las anemias por deficiencia de vitaminas pueden evitarse mediante una dieta que incluya una variedad de vitaminas y nutrientes, entre ellos:

  • Hierro. Entre los alimentos ricos en hierro se incluyen carne de res y otras carnes, frijoles, lentejas, cereales fortificados con hierro, vegetales de hojas verdes oscuras y frutas secas.
  • Folato. Este nutriente y su forma sintética (ácido fólico) se encuentran en frutas, jugos de frutas, vegetales de hojas verdes oscuras, guisantes verdes, frijoles, maníes y productos integrales, como pan, cereal, pasta y arroz.
  • Vitamina B-12. Entre los alimentos ricos en vitamina B-12 se incluyen carne, productos lácteos y productos de soja y cereales fortificados.
  • Vitamina C. Entre los alimentos ricos en vitamina C se incluyen frutas y jugos cítricos, pimientos, brócolis, tomates, melones y frutillas. Estos alimentos ayudan a aumentar la absorción de hierro.

Considera la posibilidad de tomar un complemento multivitamínico

Si te preocupa no saber si obtienes una cantidad suficiente de vitaminas de los alimentos que comes, pregunta al médico si un complemento multivitamínico podría ser la mejor opción para ti.

Considera la posibilidad de solicitar asesoramiento genético

Si tienes antecedentes familiares de anemia congénita, como anemia drepanocítica o talasemia, consulta a un médico y, posiblemente, también a un asesor en genética sobre tu propio riesgo y los riesgos que podrías transmitir a tus hijos.

Evita la malaria

La anemia puede ser una de las complicaciones de la malaria. Si planeas viajar a un lugar donde la malaria es frecuente, antes habla con el médico sobre la necesidad de tomar medicamentos de manera preventiva. En las áreas donde la malaria es frecuente, la prevención incluye reducir la exposición a los mosquitos, por ejemplo, utilizando redes de cama tratadas con insecticida.

Diagnóstico

To diagnose anemia, your doctor may ask you about your medical and family history, perform a physical exam, and run the following tests:

  • Hemograma completo A CBC is used to count the number of blood cells in a sample of your blood. For anemia your doctor will be interested in the levels of the red blood cells contained in the blood (hematocrit) and the hemoglobin in your blood.

    Normal adult hematocrit values vary from one medical practice to another but are generally between 40 and 52 percent for men and 35 and 47 percent for women. Normal adult hemoglobin values are generally 14 to 18 grams per deciliter for men and 12 to 16 grams per deciliter for women.

  • A test to determine the size and shape of your red blood cells. Some of your red blood cells may also be examined for unusual size, shape and color.

Pruebas de diagnóstico adicionales

Si recibes un diagnóstico de anemia, el médico te indicará pruebas adicionales para determinar la causa no diagnosticada. Por ejemplo, la anemia por deficiencia de hierro puede ser causa de una hemorragia crónica de úlceras, pólipos benignos en el colon, cáncer de colon, tumores o problemas renales.

En ocasiones, puede ser necesario estudiar una muestra de médula ósea para diagnosticar anemia.

Tratamiento

El tratamiento de la anemia depende de la causa.

  • Anemia ferropénica. El tratamiento de esta forma de anemia suele incluir la ingesta de suplementos de hierro y cambios en la dieta.

    Si la causa no diagnosticada de la deficiencia de hierro es una pérdida de sangre (que no sea por menstruación), se debe localizar y detener la fuente de sangrado. Esto podría incluir una cirugía.

  • Anemia por deficiencia de vitaminas. El tratamiento de la deficiencia de ácido fólico y B-12 incluye ingerir suplementos dietéticos y aumentar estos nutrientes en la dieta.

    Si el sistema digestivo tiene dificultades para absorber la vitamina B-12 a partir de la comida ingerida, es posible que se necesiten inyecciones de B-12. Al principio, es posible que se suministren las inyecciones cada dos días. Con el paso del tiempo, se necesitarán inyecciones mensuales, quizás por el resto de la vida del paciente, según la situación.

  • Anemia por enfermedad crónica. No existe un tratamiento específico para este tipo de anemia. Los médicos se concentran en el tratamiento de la enfermedad no diagnosticada. Si los síntomas se tornan graves, una inyección o transfusión de eritropoyetina sintética (una hormona que normalmente producen los riñones) puede ayudar a estimular la producción de glóbulos rojos y aliviar la fatiga.
  • Anemia aplásica. El tratamiento de esta anemia puede incluir transfusiones de sangre para aumentar los niveles de glóbulos rojos. Es posible que se necesite un trasplante de médula ósea si esta está afectada y no produce glóbulos sanguíneos sanos.
  • Anemias asociadas con enfermedades de la médula ósea. El tratamiento de estas diversas enfermedades puede incluir medicamentos, quimioterapia o trasplante de médula ósea.
  • Anemias hemolíticas. El tratamiento de anemias hemolíticas incluye evitar medicamentos no recetados, tratar las infecciones relacionadas y tomar medicamentos que deprimen el sistema inmunitario, el cual podría estar atacando los glóbulos rojos.

    Según la gravedad de la anemia, se podría necesitar una transfusión de sangre o plasmaféresis. La plasmaféresis es un tipo de procedimiento de filtrado de sangre. En algunos casos, una esplenectomía puede ser útil.

  • Anemia drepanocítica. El tratamiento de esta anemia puede incluir la administración de oxígeno, analgésicos y líquidos orales e intravenosos para reducir el dolor y evitar complicaciones. Los médicos también podrían recomendar transfusiones de sangre, suplementos de ácido fólico y antibióticos.

    Un trasplante de médula ósea puede ser un tratamiento eficaz en algunas circunstancias. En el tratamiento de la anemia drepanocítica también se utiliza una droga llamada hydroxyurea (Droxia, Hydrea).

  • Talasemia. Esta anemia se puede tratar con transfusiones de sangre, suplementos de ácido fólico, medicamentos, extracción del bazo (esplenectomía) o un trasplante de células madres de médula ósea o sangre.

Preparación antes de la cita

Pide una consulta con tu médico de atención primaria si tienes fatiga prolongada o algún signo o síntoma que te preocupa. Éste puede derivarte a otro médico que se especialice en el tratamiento de trastornos en la sangre (hematólogo), del corazón (cardiólogo) o del sistema digestivo (gastroenterólogo).

A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Los síntomas que tienes y cuánto tiempo hace que los tienes
  • Tu información personal más importante, que incluye los factores causantes de mucho estrés, los dispositivos médicos implantados, la exposición a toxinas o sustancias químicas y los cambios recientes en tu vida
  • Todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle a tu médico

En el caso de la anemia, algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer a tu médico incluyen lo siguiente:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Debo realizarme algún examen?
  • ¿La anemia puede ser temporal o es de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar del tratamiento?
  • Tengo otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en la dieta?
  • ¿Debo agregar algún alimento a mi dieta? ¿Con qué frecuencia debo comer estos alimentos?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, tales como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener estos síntomas?
  • ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o son constantes?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que, al parecer, mejore tus síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore tus síntomas?
  • ¿Eres vegetariano/a?
  • ¿Cuántas porciones de frutas y verduras comes normalmente en un día?
  • ¿Consumes alcohol? Si la respuesta es afirmativa, ¿con qué frecuencia y cuántos tragos tomas habitualmente?
  • ¿Eres fumador?
  • ¿Has donado sangre más de una vez recientemente?

Last Updated Aug 8, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use