Angiosarcoma

Perspectiva general

El angiosarcoma es un tipo de cáncer poco frecuente que se forma en el revestimiento de los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos. Los vasos linfáticos, que son parte del sistema inmunitario, recolectan bacterias, virus y productos de desecho del cuerpo y los eliminan.

El angiosarcoma puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero suele presentarse, con mayor frecuencia, en la piel del cuello y la cabeza. En raras ocasiones, el angiosarcoma se puede formar en otras partes del cuerpo, como las mamas. También se puede formar en tejidos más profundos, como el hígado y el corazón. El angiosarcoma se puede presentar en zonas previamente tratadas con radioterapia.

El tratamiento del angiosarcoma depende de la ubicación del cáncer. Las opciones de tratamiento pueden comprender cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Angiosarcoma que afecta la piel

El angiosarcoma es un tipo de cáncer que se forma en el revestimiento de los vasos sanguíneos y de los vasos linfáticos. Suele afectar la piel y se puede presentar como una lesión similar a un hematoma que aumenta de tamaño con el tiempo.

Síntomas

Los signos y síntomas del angiosarcoma varían según el lugar donde aparece el cáncer.

Angiosarcoma que afecta la piel

A menudo, el angiosarcoma ocurre en la piel de la cabeza y el cuello, particularmente en el cuero cabelludo. Los signos y síntomas de esta forma de angiosarcoma comprenden:

  • Una zona elevada en la piel, de color violáceo, que parece un hematoma
  • Una lesión similar a un hematoma que aumenta de tamaño con el tiempo
  • Una lesión que puede sangrar al rascarla o golpearla
  • Hinchazón en la piel circundante

Angiosarcoma que afecta los órganos

Cuando el angiosarcoma afecta los órganos, como el hígado o el corazón, suele causar dolor. Otros síntomas dependen de la ubicación del angiosarcoma.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes síntomas o signos persistentes que te preocupen.

Causas

No se sabe con certeza qué causa la mayoría de los angiosarcomas, pero los médicos han identificado factores que pueden aumentar el riesgo de padecer esta enfermedad.

Los médicos saben que algo provoca un error (mutación) en el código genético de una célula del revestimiento de los vasos sanguíneos o linfáticos. La mutación le ordena a la célula que crezca rápidamente, lo que produce más células anormales. Estas células anormales continúan viviendo cuando otras células morirían.

El resultado es una acumulación de células anormales que crecen desde el vaso sanguíneo o linfático afectado. Con el tiempo, las células pueden dividirse y propagarse (hacer metástasis) a otras regiones del cuerpo.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar tu riesgo de padecer angiosarcoma comprenden:

  • Radioterapia. El tratamiento con radiación para el cáncer y otras afecciones puede aumentar el riesgo de padecer angiosarcoma. El angiosarcoma, una complicación poco frecuente de la radioterapia, suele ocurrir entre cinco y diez años después del tratamiento.
  • Inflamación ocasionada por daños a los vasos linfáticos (linfedema). El linfedema es una inflamación provocada por una acumulación de líquido linfático que ocurre cuando el sistema linfático está bloqueado o dañado. Siempre existe el riesgo de linfedema cuando se extraen los ganglios linfáticos en una cirugía (técnica que se suele utilizar como tratamiento del cáncer). El linfedema también puede ocurrir en respuesta a una infección u otras afecciones.
  • Sustancias químicas. El angiosarcoma de hígado se ha relacionado con la exposición a varias sustancias químicas, como el cloruro de vinilo y el arsénico.

Diagnóstico

Las pruebas y procedimientos que se utilizan para diagnosticar el angiosarcoma comprenden:

  • Exploración física. El médico te examinará detenidamente para entender tu afección.
  • Extracción de una muestra de tejido para analizar (biopsia). El médico extraerá una muestra del tejido sospechoso para someterlo a un análisis de laboratorio. Con los análisis de laboratorio se pueden detectar células cancerosas y determinar ciertas características de ellas que pueden ayudar a guiar tu tratamiento.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Las pruebas de diagnóstico por imágenes le pueden dar al médico una idea de la extensión del cáncer. Las pruebas pueden comprender una resonancia magnética, una tomografía computarizada y una tomografía por emisión de positrones. Las pruebas que debas realizarte dependerán de tu situación específica.

Tratamiento

El mejor tratamiento del angiosarcoma para ti dependerá de la ubicación del cáncer, su tamaño y si se ha extendido a otras partes del cuerpo.

Entre las opciones de tratamiento se encuentran:

  • Cirugía. El objetivo de la cirugía es extraer el angiosarcoma por completo. El cirujano extirpará el cáncer y parte del tejido sano que lo rodea. En algunos casos, la cirugía puede no ser una opción, por ejemplo, si el cáncer es muy grande o se ha expandido hacia otras zonas del cuerpo.
  • Radioterapia. La radioterapia usa haces de alta energía, como rayos X o protones, para matar las células cancerosas. La radioterapia a veces se utiliza después de la cirugía para destruir toda célula cancerosa que haya quedado. La radioterapia también puede ser una opción si no puedes someterte a una cirugía.
  • Quimioterapia. La quimioterapia es un tratamiento con medicamentos o sustancias químicas que se utiliza para destruir las células cancerosas. La quimioterapia puede ser una opción si el angiosarcoma se ha expandido a otras partes del cuerpo. En ciertas situaciones, se puede combinar con radioterapia si no puedes someterte a una cirugía.

Preparación antes de la cita

Comienza con una consulta con tu médico de cabecera si tienes signos o síntomas que te preocupan. Si el médico sospecha que podrías tener angiosarcoma, es posible que te derive a un médico que se especializa en enfermedades de la piel (dermatólogo) o un especialista en tratamientos para el cáncer (oncólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué debes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. A veces, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona en una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Para el angiosarcoma, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cuán avanzado está el angiosarcoma?
  • ¿El angiosarcoma se diseminó a otras partes del organismo?
  • ¿Qué tratamientos me recomiendas?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de cada tratamiento?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Podré trabajar y realizar mis actividades habituales mientras recibo el tratamiento para el angiosarcoma?
  • ¿Debo pedir una segunda opinión?
  • ¿Debo consultar con un médico que se especialice en tratamientos oncológicos?
  • ¿Qué tan rápido necesito tomar una decisión sobre el tratamiento? ¿Puedo tomarme un tiempo para evaluar las opciones?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Si tienes preguntas adicionales durante la visita, no dudes en hacerlas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos sobre los que quieres hablar en detalle. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas son ocasionales o continuos?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar los síntomas?
  • ¿Te han diagnosticado alguna otra enfermedad?
  • ¿Qué medicamentos, vitaminas y suplementos tomas actualmente?

Last Updated Mar 3, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use