Ardor de estómago

Perspectiva general

La acidez estomacal es un dolor con ardor en el pecho, justo detrás del esternón. El dolor suele empeorar luego de comer, por la noche, o cuando uno está acostado o inclinado.

La acidez estomacal ocasional es común y no es causa de preocupación. La mayoría de las personas pueden controlar la molestia de la acidez estomacal con cambios en el estilo de vida y medicamentos de venta libre.

La acidez estomacal que es más frecuente o interfiere con tu rutina diaria puede ser síntoma de un trastorno más serio que requiera de atención médica.

Síntomas

Entre los síntomas de la acidez estomacal se incluyen los siguientes:

  • Un dolor con ardor en el pecho que suele producirse luego de comer y puede aparecer de noche.
  • Dolor que suele empeorar cuando uno está acostado o inclinado.
  • Sabor amargo o ácido en la boca.

Cuándo debes consultar con un médico

Busca ayuda de inmediato si sientes dolores intensos o presión en el pecho, en especial en combinación con otros signos y síntomas como dolor en el brazo o en la mandíbula, o dificultad para respirar. El dolor en el pecho puede ser síntoma de un ataque cardíaco.

Solicita una consulta con tu médico en los siguientes casos:

  • Si experimentas acidez estomacal más de dos veces por semana
  • Si los síntomas persisten aunque tomes medicamentos de venta libre
  • Si tienes dificultad para tragar
  • Si tienes náuseas o vómitos persistentes
  • Si has perdido peso debido a la falta de apetito o dificultad para comer

Causas

La acidez estomacal se produce cuando el ácido del estómago regresa al tubo que lleva la comida desde la boca hasta el estómago (esófago).

Normalmente, cuando tragas, una banda de músculos que rodea la parte inferior de tu esófago (esfínter esofágico inferior) se relaja para permitir el paso de los alimentos y los líquidos hacia tu estómago. Luego, el músculo se vuelve a contraer.

Si el esfínter esofágico inferior se relaja de manera anormal o se debilita, el ácido estomacal puede regresar a tu esófago (reflujo gástrico) y causar acidez estomacal. El reflujo de ácido puede empeorar si estás inclinado o recostado.

Cómo se produce la enfermedad por reflujo gastroesofágico en el esófago

El reflujo gástrico se produce cuando el músculo esfínter que se encuentra en la parte inferior de tu esófago se relaja en el momento incorrecto y permite el regreso del ácido gástrico a tu esófago. Esto puede ocasionar acidez estomacal y otros signos y síntomas. El reflujo constante o frecuente puede generar la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Factores de riesgo

Algunas comidas y bebidas pueden desencadenar la acidez estomacal en algunas personas, por ejemplo:

  • Comidas picantes
  • Cebollas
  • Productos cítricos
  • Productos a base de tomate, como el kétchup
  • Alimentos fritos o grasos
  • Menta
  • Chocolate
  • Bebidas alcohólicas, carbonatadas, café u otras bebidas con cafeína
  • Comidas abundantes o grasas

El sobrepeso o el embarazo también pueden aumentar el riesgo de padecer acidez estomacal.

Complicaciones

La acidez estomacal que se produce con frecuencia e interfiere con tu rutina se considera enfermedad por reflujo gastroesofágico. El tratamiento de la enfermedad por reflujo gastroesofágico puede incluir medicamentos de venta bajo receta y, en algunos casos, cirugía u otros procedimientos. La enfermedad por reflujo gastroesofágico puede producir daños graves en el esófago u ocasionar cambios precancerosos en este (esófago de Barrett).

Diagnóstico

Para determinar si la acidez estomacal que sufres es un síntoma de enfermedad por reflujo gastroesofágico, el médico te puede recomendar lo siguiente:

  • Radiografías, para examinar la forma y el estado de tu esófago y estómago.
  • Endoscopía, para verificar la presencia de anormalidades en tu esófago. Te pueden tomar una pequeña muestra de tejido (biopsia) para su análisis.
  • Pruebas de sonda de ácido ambulatorias, para identificar cuándo, y por cuánto tiempo, el ácido del estómago vuelve a tu esófago. Un monitor de ácido que se coloca en tu esófago se conecta a una pequeña computadora que llevas alrededor de la cintura o en una correa sobre el hombro.
  • Prueba de motilidad esofágica, para medir el movimiento y la presión en tu esófago.
Endoscopia

En una endoscopia, se inserta un largo tubo flexible (endoscopio) a través de la garganta hasta el esófago. Una cámara diminuta colocada en el extremo del endoscopio le permite al médico examinar el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno).

Tratamiento

Muchos medicamentos de venta libre pueden ayudarte a aliviar la acidez estomacal. Entre las opciones se incluyen las siguientes:

  • Antiácidos, que ayudan a neutralizar el ácido gástrico. Los antiácidos pueden generar alivio rápido. Sin embargo, no pueden curar al esófago dañado por el ácido gástrico.
  • Antagonistas de los receptores de la H2, que pueden reducir el ácido gástrico. Los antagonistas de los receptores de la H2 no actúan tan rápido como los antiácidos, pero pueden ofrecer alivio por más tiempo.
  • Inhibidores de la bomba de protones, como lansoprazol (Prevacid 24HR) y omeprazol (Nexium 24HR, Prilosec OTC), que también pueden reducir el ácido gástrico.

Si los medicamentos de venta libre no funcionan o si dependes de ellos, consulta con tu médico. Es posible que necesites medicamentos de venta bajo receta y exámenes adicionales.

Estilo de vida y remedios caseros

Los cambios en el estilo de vida pueden aliviar la acidez estomacal:

  • Mantén un peso saludable. El peso excesivo presiona tu abdomen, empuja tu estómago hacia arriba y hace que el ácido regrese al esófago.
  • Evita la ropa ajustada, que presiona tu abdomen y el esfínter esofágico inferior.
  • Elimina los alimentos que te provocan acidez estomacal.
  • Evita recostarte luego de comer. Espera al menos tres horas.
  • Evita comer tarde.
  • Eleva la cabecera de tu cama si sientes acidez estomacal regularmente a la noche o cuando intentas dormir. Si eso no es posible, introduce una plataforma en forma de cuña entre el colchón y la cama para elevar tu cuerpo de la cintura para arriba. Elevar tu cabeza con almohadas adicionales no suele ser efectivo.
  • Evita el tabaquismo y el alcohol. Fumar y beber alcohol disminuyen la capacidad del esfínter esofágico inferior para funcionar correctamente.
  • Evita las comidas abundantes. En lugar de ello, consume muchas comidas pequeñas a lo largo del día.

Preparación antes de la cita

Quizás te deriven a un médico que se especialice en trastornos del sistema digestivo (gastroenterólogo).

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta, como evitar los alimentos sólidos el día anterior a la consulta.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Proporciona una lista de todos tus medicamentos, vitaminas o suplementos.
  • Anota tu información médica clave, incluidas otras enfermedades diagnosticadas.
  • Anota información personal importante, incluidos cualquier cambio o situación estresante reciente en tu vida.
  • Pídele a un amigo o a un familiar que te acompañen, para ayudarte a recordar lo que diga el médico.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Mi enfermedad es temporal o crónica?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles?
  • ¿Debería eliminar o añadir ciertas comidas a mi dieta?
  • Tengo otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo manejar mejor estas enfermedades en conjunto?

Además de las preguntas que preparaste para el médico, no dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá tener tiempo para repasar los puntos en los que quieras detenerte. Puede que te pregunten lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas y qué tan intensos son?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar o empeorar tus síntomas? ¿Empeoran luego de las comidas o cuando estás recostado?
  • ¿Te despiertas durante la noche debido a los síntomas?
  • ¿La comida o una materia agria suben hasta la parte posterior de tu garganta en algún momento?
  • ¿Tienes náuseas o vómitos?
  • ¿Tienes dificultades para tragar?
  • ¿Has bajado o subido de peso?

Qué puedes hacer mientras tanto

Intenta hacer cambios en tu estilo de vida para controlar tus síntomas hasta que consultes con tu médico. Por ejemplo, evita comidas que te provoquen acidez estomacal y evita comer durante por lo menos dos horas antes de ir a dormir.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use