Arteritis de Takayasu

Perspectiva general

La arteritis de Takayasu es un tipo poco frecuente de vasculitis, un grupo de trastornos que causan inflamación de los vasos sanguíneos. En la arteritis de Takayasu, la inflamación daña la aorta, la arteria grande que lleva la sangre del corazón al resto del cuerpo, y sus ramas principales.

La enfermedad puede producir el estrechamiento u obstrucción de las arterias, o el debilitamiento de las paredes arteriales que pueden abultarse y desgarrarse (aneurisma). La arteritis de Takayasu también puede provocar dolor en el brazo o el pecho, presión arterial alta y, con el tiempo, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular.

Si no tienes síntomas, es probable que no necesites tratamiento para la arteritis de Takayasu. Pero la mayoría de las personas que padecen la enfermedad necesitan medicamentos para controlar la inflamación de las arterias y evitar complicaciones. Aun con tratamiento, las recaídas son frecuentes y los síntomas pueden aparecer y desaparecer.

Arterias principales

La arteritis de Takayasu es una forma de vaculitis (inflamación de los vasos sanguíneos) que daña las arterias principales, en especial la aorta.

Cavidades y válvulas del corazón

Un corazón normal tiene dos cámaras superiores y dos cámaras inferiores. Las cámaras superiores, la aurícula derecha e izquierda, reciben la sangre. Las cámaras inferiores, los ventrículos derecho e izquierdo más musculares, bombean la sangre del corazón. Las válvulas cardíacas, que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección adecuada, son puertas en las aperturas de las cámaras.

Síntomas

Los signos y los síntomas de la arteritis de Takayasu generalmente se producen en dos etapas.

Etapa 1

En la primera etapa, es probable que no te sientas bien y presentes:

  • Fatiga
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Dolores musculares y articulares
  • Fiebre leve, a veces acompañada de sudores nocturnos

No todos tienen estos signos y síntomas iniciales. Es posible que la inflamación dañe las arterias durante años antes de que te des cuenta de que algo está mal.

Etapa 2

Durante la segunda etapa, la inflamación causa que las arterias se estrechen, de manera que menos sangre, oxígeno y nutrientes llegan a los órganos y los tejidos. Los signos y los síntomas del estadio 2 son los siguientes:

  • Debilidad o dolor en las extremidades con el uso
  • Aturdimiento, mareos o desmayos
  • Dolores de cabeza o cambios de la vista
  • Problemas de memoria o dificultad para pensar
  • Dolor en el pecho o dificultad para respirar
  • Presión arterial alta
  • Diarrea o sangre en las heces
  • Pocos glóbulos rojos (anemia)

Cuándo debes consultar con un médico

Busca atención médica inmediata si tienes dificultad para respirar, dolor de brazo o tórax o signos de un accidente cerebrovascular, como rostro caído, debilidad en las extremidades o alteraciones del habla.

Programa una consulta con el médico si tienes otros signos o síntomas que te preocupan. La detección precoz de la arteritis de Takayasu es clave para obtener tratamiento efectivo.

Si ya te diagnosticaron arteritis de Takayasu, ten en cuenta que los síntomas pueden aparecer y desaparecer incluso con un tratamiento efectivo. Presta atención a los síntomas similares a aquellos que se produjeron originalmente o a cualquier síntoma nuevo y asegúrate de informarle al médico de inmediato.

Causas

En la arteritis de Takayasu, se inflaman la aorta y otras arterias principales, incluidas las que irrigan la cabeza y los riñones. Con el paso del tiempo, la inflamación provoca modificaciones en estas arterias, que incluyen el ensanchamiento, el estrechamiento y la cicatrización.

Se desconocen cuáles son las causas específicas de inflamación inicial de la arteritis de Takayasu. Esta enfermedad es probablemente una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca a tus propias arterias por error. La enfermedad se puede desencadenar por un virus u otra enfermedad.

Factores de riesgo

La arteritis de Takayasu principalmente afecta a niñas y mujeres menores de 40 años. El trastorno se presenta en todo el mundo, pero es más común en Asia. A veces el trastorno es hereditario.

Complicaciones

Con la arteritis de Takayasu, los ciclos extendidos o recurrentes de inflamación y curación de las arterias podrían provocar una o más de las siguientes complicaciones:

  • Endurecimiento y estrechamiento de los vasos sanguíneos, lo que puede causar un flujo sanguíneo reducido a los órganos y los tejidos
  • Presión arterial alta, habitualmente como resultado de la disminución del flujo sanguíneo hacia los riñones
  • Inflamación del corazón, que puede afectar el músculo cardíaco o las válvulas cardíacas
  • Insuficiencia cardíaca debido a la presión arterial alta, la inflamación del corazón o la regurgitación aórtica, una afección en la cual una válvula aórtica defectuosa permite que la sangre se filtre nuevamente al corazón, o una combinación de ellas
  • Accidente cerebrovascular, que se produce como resultado de un flujo sanguíneo reducido o bloqueado en las arterias que conducen al cerebro
  • Accidente isquémico transitorio (AIT), es como un accidente cerebrovascular, ya que produce síntomas similares, pero no causa daño permanente
  • Aneurisma en la aorta, que se produce cuando las paredes del vaso sanguíneo se debilitan, se extienden hacia fuera y forman una protuberancia con posibilidad de ruptura
  • Ataque cardíaco, que puede ocurrir como resultado de la reducción del flujo sanguíneo al corazón

Embarazo

Un embarazo saludable es posible para las mujeres con arteritis de Takayasu. Pero la enfermedad y los medicamentos usados para tratarla pueden afectar la fertilidad y el embarazo. Si padeces arteritis de Takayasu y estás planificando quedar embarazada, trabaja con el médico para desarrollar un plan para limitar las complicaciones del embarazo antes de concebir. Consulta con el médico regularmente durante el embarazo para hacerte controles.

Aneurisma aórtico y disección

Un aneurisma aórtico se produce cuando un punto débil en la pared de la aorta comienza a abultarse (izquierda). Esto puede ocurrir en cualquier parte de la aorta. Padecer un aneurisma aumenta el riesgo de un desgarro en el revestimiento de la aorta, como se muestra en la imagen a la derecha.

Diagnóstico

El médico te preguntará acerca de los signos y los síntomas, realizará una exploración física y consultará tu historia clínica. Es posible que también tenga que llevar a cabo algunas de las siguientes pruebas o procedimientos para ayudar a descartar otras afecciones que se parecen a la arteritis de Takayasu y para confirmar el diagnóstico. Algunas de estas pruebas también se pueden usar para controlar el progreso durante el tratamiento.

  • Análisis de sangre. Estas pruebas se pueden utilizar para buscar signos de inflamación. El médico también puede controlar que no haya anemia.
  • Radiografías de los vasos sanguíneos (angiografía). Durante una angiografía, se introduce un catéter flexible en una arteria o vena grande. Luego, se inyecta un tinte especial de contraste en el catéter y se toman radiografías a medida que el tinte llena las arterias o las venas. Las imágenes resultantes le permiten al médico observar si la sangre fluye normalmente o si ha disminuido su ritmo o se ha interrumpido debido al estrechamiento (estenosis) de un vaso sanguíneo. En general, una persona con arteritis de Takayasu tiene diferentes áreas de estenosis.
  • Angiografía por resonancia magnética. Esta forma menos invasiva de angiografía produce imágenes detalladas de los vasos sanguíneos sin el uso de catéteres ni radiografías. La angiografía por resonancia magnética (MRA) funciona mediante el uso de ondas de radio en un campo magnético fuerte para producir datos que un equipo convierte en imágenes detalladas de cortes del tejido. Durante esta prueba, un tinte de contraste se inyecta en una vena o arteria para ayudar al médico a observar mejor y examinar los vasos sanguíneos.
  • Angiografía por tomografía computarizada (TC). Esta es otra forma no invasiva de angiografía que combina análisis computarizado de imágenes radiográficas con el uso de un tinte de contraste intravenoso para permitir que el médico controle la estructura de la aorta y sus ramas cercanas, y controle el flujo sanguíneo.
  • Ecografía. La ecografía Doppler, una versión más sofisticada de la ecografía común, tiene la capacidad de producir imágenes de muy alta resolución de las paredes de determinadas arterias, como aquellas en el cuello y en los hombros. Puede detectar cambios sutiles en estas arterias antes que otras técnicas de creación de imágenes.
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP). Esta prueba de diagnóstico por imágenes generalmente se realiza en combinación con la tomografía computarizada o la resonancia magnética. La tomografía por emisión de positrones (PET) puede medir la intensidad de la inflamación en los vasos sanguíneos. Antes de la exploración, se inyecta un medicamento radioactivo en una vena o una arteria para que le sea más fácil al médico observar las áreas del flujo sanguíneo disminuido.

Tratamiento

El tratamiento de la arteritis de Takayasu se centra en controlar la inflamación con medicamentos y evitar más daños a los vasos sanguíneos. La arteritis de Takayasu algunas veces puede ser difícil de tratar porque, incluso si los síntomas mejoran, la enfermedad aún podría estar activa. Además, para cuando las personas son diagnosticadas, es posible que ya se haya producido un daño irreversible.

Por otro lado, si no presentas muchos signos y síntomas o complicaciones graves, es posible que no necesites tratamiento.

Medicamentos

Consulta con el médico sobre las opciones de medicamentos o combinaciones de medicamentos y sus posibles efectos secundarios. El médico puede recetarte:

  • Corticoesteroides para controlar la inflamación. La primera línea de tratamiento es, en general, un corticosteroide como prednisona. Incluso si pronto comienzas a sentirte mejor, es posible que necesites continuar tomando medicamentos a largo plazo. Después de unos meses, puede que el médico gradualmente comience a bajar la dosis hasta llegar a la dosis más baja necesaria para controlar la inflamación. Por último, el médico puede indicarte que dejes de tomar el medicamento por completo.

    Los posibles efectos secundarios de los corticosteroides comprenden aumento de peso, mayor riesgo de infecciones, adelgazamiento de los huesos (osteoporosis) e irregularidades menstruales. Para ayudar a prevenir la disminución de la masa ósea, el médico puede recomendarte un suplemento de calcio y vitamina D.

  • Otros medicamentos que inhiben el sistema inmunitario. Si tu afección no responde bien a los corticosteroides o tienes problemas, ya que la dosis de medicamentos se reduce, el médico puede recetar medicamentos inmunosupresores. Algunos ejemplos son metotrexato (Trexall), azatioprina (Azasan, Imuran) y leflunomida (Arava). Algunas personas responden bien a medicamentos que fueron desarrollados para personas que reciben trasplantes de órganos, como micofenolato mofetilo (CellCept). El efecto secundario más frecuente es un mayor riesgo de infecciones.
  • Medicamentos que regulan el sistema inmunitario. Si no respondes a los tratamiento estándar, el médico puede sugerirte medicamentos que corrijan las anomalías del sistema inmunitario (biológicos). Algunos ejemplos son etanercept (Enbrel), infliximab (Remicade, Inflectra) y tocilizumab (Actemra). Se necesitan más investigaciones. El efecto secundario más frecuente con estos medicamentos es un mayor riesgo de infecciones.

Cirugía

Si tus arterias se estrechan o se bloquean gravemente, es posible que necesites cirugía para abrir o derivar estas arterias y permitir un flujo de sangre ininterrumpido. En general, esto ayuda a mejorar ciertos síntomas, como la hipertensión arterial y el dolor en el pecho.

En algunos casos, el estrechamiento o el bloqueo puede volver a suceder, lo que requiere un segundo procedimiento. Además, si desarrollas aneurismas grandes, es posible que se necesite una cirugía para evitar una rotura. El médico puede sugerir postergar la cirugía hasta que la afección entre en remisión.

Las opciones quirúrgicas, que se desempeñan mejor cuando la inflamación de las arterias se reduce, incluyen las siguientes:

  • Cirugía de bypass. En este procedimiento, se saca una arteria o una vena de otra parte del cuerpo y se adjunta a la arteria bloqueada, lo cual hace una derivación (bypass) para que fluya la sangre. Por lo general, la cirugía de bypass se realiza cuando el estrechamiento de las arterias es irreversible o cuando existe una obstrucción importante para el flujo de la sangre.
  • Dilatación de los vasos sanguíneos (angioplastia percutánea). Este procedimiento se puede indicar si las arterias están gravemente bloqueadas. Durante la angioplastia percutánea, un globo diminuto se inserta por un vaso sanguíneo y en la arteria afectada. Una vez en el lugar, el globo se expande para ensanchar el área bloqueada, luego se desinfla y se quita.
  • Cirugía de la válvula aórtica. La reparación quirúrgica o el reemplazo de la válvula aórtica se puede necesitar si la válvula pierde significativamente.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Es posible que uno de los mayores desafíos de vivir con arteritis de Takayasu sea sobrellevar los efectos secundarios de la medicación. Las siguientes sugerencias podrán ayudarte:

  • Comprende la afección. Aprende todo lo que puedas sobre la arteritis de Takayasu y su tratamiento. Conoce los posibles efectos secundarios de los medicamentos que tomas y cuéntale al médico sobre cualquier cambio en tu salud. Pregúntale al médico sobre el beneficio de tomar una baja dosis de aspirina con regularidad.
  • Lleva una dieta saludable. Comer bien puede ayudar a evitar problemas que puedan surgir a causa de la afección y los medicamentos, como presión arterial alta, pérdida ósea y diabetes. Haz hincapié en las frutas y los vegetales, los cereales integrales y las carnes y el pescado magro, y limita la sal, el azúcar y el alcohol.

    Si estás tomando un medicamento con corticoesteroides, pregúntale al médico si debes tomar un suplemento de vitamina D o calcio.

  • Haz ejercicio regularmente. El ejercicio aeróbico regular, como caminar, puede ayudar a prevenir la disminución de la masa ósea, la presión arterial alta y la diabetes. También es bueno para el corazón y los pulmones. Además, el ejercicio mejora el ánimo y el estado general de bienestar en muchas personas.
  • Evita todos los productos del tabaco. Es importante que dejes de usar cualquier forma de tabaco para reducir el riesgo de dañar aún más los vasos sanguíneos y los tejidos.

Preparación antes de la cita

Si tu médico de atención primaria sospecha que tienes arteritis de Takayasu, puede derivarte a uno o más especialistas con experiencia en ayudar a las personas que padecen esta enfermedad. La arteritis de Takayasu es un trastorno poco frecuente que puede ser difícil de diagnosticar y tratar.

Es conveniente que hables con tu médico sobre una derivación a un centro médico especializado en el tratamiento de la vasculitis.

Debido a que las consultas pueden ser breves y a que generalmente hay mucha información de la que hablar, es una buena idea estar preparado. A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si debes hacer algo con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta.
  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota la información personal más importante, incluido lo que te genera mayor estrés y los cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas, incluidas las dosis.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. Además de ofrecer apoyo, el acompañante puede escribir la información que proporciona el médico y los demás integrantes del personal clínico durante la consulta.
  • Haz una lista de preguntas para el médico. Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico.

Algunas preguntas básicas para la arteritis de Takayasu son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de los síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme? ¿Requieren alguna preparación especial?
  • ¿Esta afección es temporal o crónica?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento y cuál me recomienda?
  • Tengo otra enfermedad. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo limitar mi dieta o actividades de algún modo?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Qué sucede si no puedo o no deseo tomar esteroides?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que me pueda llevar a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Probablemente tu médico te haga varias preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los primeros síntomas?
  • ¿Tienes los síntomas constantemente o aparecen y desaparecen?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore tus síntomas?

Last Updated Jun 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use