Artritis séptica

Perspectiva general

La artritis séptica es una infección dolorosa de las articulaciones. La infección puede provenir de los gérmenes que se propagan en el torrente sanguíneo desde otra parte del cuerpo. La artritis séptica también puede ocurrir cuando, debido a una lesión penetrante, los gérmenes ingresan directamente a la articulación.

Los lactantes tienen más probabilidades de padecer artritis séptica. Las rodillas son las que más frecuentemente se ven afectadas, pero la artritis séptica también puede afectar las caderas, los hombros y otras articulaciones. La infección puede dañar rápida y gravemente el cartílago y el hueso dentro de la articulación, por lo que es crucial el tratamiento inmediato.

El tratamiento implica el drenaje de la articulación con una aguja o a través de un procedimiento quirúrgico. Usualmente también se necesitan antibióticos para tratar la infección.

Síntomas

La artritis séptica generalmente provoca malestar extremo y dificultad para utilizar la articulación afectada. La articulación podría estar inflamada, roja y tibia, y es posible que tengas fiebre.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si notas la aparición repentina de dolor intenso en una articulación. El tratamiento inmediato puede ayudar a minimizar el daño a las articulaciones.

Causas

La artritis séptica puede deberse a infecciones bacterianas, virales o micóticas. La infección bacteriana por Staphylococcus aureus (estafilococo) es la causa más frecuente. El estafilococo vive generalmente incluso en la piel saludable.

La artritis séptica puede manifestarse cuando una infección, como una infección en la piel o en las vías urinarias, se propaga a través del torrente sanguíneo a una articulación. Con menor frecuencia, una herida punzante, una inyección de medicamento o una cirugía en una articulación o cerca de esta pueden dejar pasar gérmenes en el espacio de la articulación.

El revestimiento de las articulaciones (membrana sinovial) tiene poca capacidad para protegerse de las infecciones. La reacción del cuerpo a la infección, como la inflamación que puede aumentar la presión y disminuir el flujo de sangre dentro de la articulación, contribuye a causar daños.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la artritis séptica se incluyen los siguientes:

  • Problemas articulares existentes. Las enfermedades y los trastornos crónicos que repercuten en las articulaciones, como osteoartritis, gota, artritis reumatoidea o lupus, pueden aumentar el riesgo de artritis séptica, al igual que una articulación artificial, una cirugía previa y una lesión articular.
  • Tomar medicamentos para la artritis reumatoidea. Las personas con artritis reumatoidea corren un mayor riesgo debido a los medicamentos que toman, ya que estos pueden inhibir el sistema inmunitario y, por consiguiente, provocar infecciones más frecuentes. Es difícil diagnosticar la artritis séptica en personas con artritis reumatoidea porque muchos de los signos y síntomas son similares.
  • Fragilidad de la piel. La piel que se lesiona fácilmente y se cura mal puede dar lugar a que las bacterias ingresen en el cuerpo. Las enfermedades de la piel, como la psoriasis y el eccema, aumentan el riesgo de artritis séptica, al igual que las heridas cutáneas infectadas. Las personas que regularmente se inyectan medicamentos también corren un mayor riesgo de infección en el lugar de la inyección.
  • Sistema inmunitario débil. Las personas con un sistema inmunitario débil corren un mayor riesgo de artritis séptica. Esto incluye a las personas con diabetes, problemas renales y hepáticos, y aquellas personas que toman medicamentos que inhiben el sistema inmunitario.
  • Traumatismo articular. Las mordeduras de animales, las heridas punzantes o los cortes en una articulación pueden ponerte en riesgo de padecer artritis séptica.

Una combinación de factores de riesgo plantea un riesgo mayor que un solo factor de riesgo.

Complicaciones

Si el tratamiento se demora, la artritis séptica puede provocar la degeneración de la articulación y daño permanente.

Diagnóstico

Generalmente, los siguientes exámenes ayudan a diagnosticar la artritis séptica:

  • Análisis del líquido sinovial. Las infecciones pueden alterar el color, la consistencia, el volumen y la composición del líquido dentro de las articulaciones. Una muestra de este líquido de la articulación afectada se puede extraer con una aguja. Los análisis de laboratorio pueden determinar qué organismo está provocando la infección, por lo que el médico sabrá qué medicamentos recetarte.
  • Análisis de sangre. Esto puede determinar si tienes signos de infección en la sangre. Con una aguja, se extrae de una vena una muestra de sangre.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Las radiografías y otras pruebas de diagnóstico por imágenes de la articulación afectada pueden ayudar a evaluar el daño a la articulación.

Tratamiento

Los médicos usan el drenaje de la articulación y medicamentos antibióticos para tratar la artritis séptica.

Drenaje de la articulación

Es vital extraer el líquido sinovial infectado. Los métodos de drenaje son:

  • Aguja. En algunos casos, el médico puede extraer el líquido infectado con una aguja que se inserta en el espacio de la articulación.
  • Procedimiento por endoscopio. En el caso de la artroscopia, a través de una pequeña incisión se coloca en la articulación un tubo flexible con una cámara de video en la punta. Luego se insertan tubos de succión y drenaje a través de pequeñas incisiones alrededor de la articulación.
  • Cirugía abierta. Algunas articulaciones, como las caderas, son más difíciles de drenar con una aguja o artroscopia, por lo que puede ser necesario realizar un procedimiento quirúrgico abierto.

Antibióticos

Para seleccionar los medicamentos más efectivos, el médico debe identificar el microbio que causa la infección. Los antibióticos generalmente se administran a través de una vena en el brazo. Posteriormente, es posible que puedas cambiar por antibióticos orales.

En general, el tratamiento dura de dos a seis semanas. Los antibióticos conllevan el riesgo de efectos secundarios, entre ellos náuseas, vómitos y diarrea. También pueden aparecer reacciones alérgicas. Consulta con tu médico sobre qué efectos secundarios puedes esperar de los medicamentos que consumes.

Preparación antes de la cita

Si tienes dolor e inflamación en las articulaciones, es probable que comiences por consultar primero con el médico de cabecera. Tu médico de cabecera puede derivarte a un cirujano ortopédico, a un especialista en enfermedades infecciosas o a un especialista en articulaciones (reumatólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Cuando llames para programar la consulta, pregunta si debes hacer algo con anticipación, como hacer ayuno o realizarte ciertas pruebas. Prepara una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas, incluso los que parezcan no estar relacionados con el motivo por el que programaste la consulta
  • Tu información personal más importante, incluso otras enfermedades que tengas e infecciones recientes
  • Los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes, incluso las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe para que te ayude a recordar la información que recibas.

Las preguntas sobre la artritis séptica para hacerle al médico pueden ser:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuál es la mejor forma de proceder?
  • ¿Hay alternativas al enfoque que sugieres?
  • ¿Con qué rapidez puedo esperar que mis síntomas mejoren con el tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer mientras tanto para ayudar a aliviar el dolor en las articulaciones?
  • ¿Hay riesgos de que esta enfermedad tenga complicaciones a largo plazo?
  • ¿Cuál es la mejor manera de controlar esta enfermedad junto con mis otros problemas de salud?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Alguna vez tuviste una cirugía articular o un reemplazo articular?
  • ¿Consumes drogas recreativas?

Last Updated Dec 1, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use