Asma causada por el ejercicio físico

Perspectiva general

El asma inducida por el ejercicio es un estrechamiento de las vías respiratorias en los pulmones ocasionada por el ejercicio extenuante. Provoca falta de aliento, sibilancias, tos y otros síntomas durante o después del ejercicio.

El término preferido para esta enfermedad es "broncoconstricción inducida por el ejercicio". Este término es más preciso porque el ejercicio causa el estrechamiento de las vías respiratorias (broncoconstricción), pero no es la causa del asma. En las personas que tienen asma, es probable que el ejercicio sea uno de los tantos factores que pueden provocar dificultades para respirar.

La mayoría de las personas con broncoconstricción inducida por el ejercicio pueden continuar en actividad y realizar ejercicio al tratar los síntomas con medicamentos frecuentes para el asma y tomar medidas preventivas.

Síntomas

Los signos y síntomas de la broncoconstricción inducida por el ejercicio pueden comenzar durante el ejercicio o poco después de este. Estos síntomas pueden durar 60 minutos o más si no se tratan. Los siguientes son algunos signos y síntomas:

  • Toser
  • Silbido al respirar
  • Dificultad para respirar
  • Opresión o dolor en el pecho
  • Fatiga durante el ejercicio
  • Rendimiento atlético peor que el esperado
  • Evitar la actividad (un signo principalmente en los niños pequeños)

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con tu médico si tienes algún signo o síntoma de broncoconstricción causada por ejercicio. Varias enfermedades pueden provocar síntomas similares, por lo que es importante obtener un diagnóstico precoz y preciso.

Busca tratamiento médico de emergencia si los síntomas empeoran y sientes lo siguiente:

  • Dificultad para respirar o sibilancias que se incrementan rápidamente y provocan problemas respiratorios
  • Ninguna mejoría incluso después de usar un inhalador recetado para los ataques de asma

Causas

No se sabe con exactitud la causa de la broncoconstricción inducida por el ejercicio. Puede haber más de un proceso biológico involucrado. Las personas con broncoconstricción inducida por el ejercicio presentan inflamación y pueden tener un exceso de producción de mucosidad después de un ejercicio intenso.

Factores de riesgo

La broncoconstricción inducida por el ejercicio tiene más probabilidades de ocurrir en los siguientes casos:

  • En personas con asma. Alrededor del 90 % de las personas con asma tienen broncoconstricción inducida por el ejercicio. Sin embargo, la enfermedad también puede desarrollarse en personas que no padecen asma.
  • Atletas de élite. Aunque cualquiera puede experimentar la broncoconstricción inducida por el ejercicio, es más frecuente en atletas de alto nivel.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer la enfermedad o que actúan como desencadenantes son:

  • Aire frío
  • Aire seco
  • Contaminación del aire
  • Cloro en las piscinas
  • Químicos utilizados en las pulidoras de las pistas de hielo
  • Actividades con largo periodos de respiración profunda, como correr largas distancias, nadar o jugar al fútbol.

Complicaciones

La broncoconstricción inducida por el ejercicio que no se trata puede causar lo siguiente:

  • Falta de ejercicio beneficioso
  • Bajo desempeño en actividades que normalmente disfrutarías
  • Dificultad para respirar grave o que pone en riesgo la vida, en especial, en las personas que tienen asma mal tratada

Diagnóstico

Además de hacerte preguntas acerca de tus síntomas, el médico llevará a cabo un examen médico. Los médicos por lo general solicitan pruebas para evaluar el funcionamiento de los pulmones y descartar otros trastornos que puedan estar causando tus síntomas.

Análisis de la función pulmonar normal

Probablemente tu médico realizará una espirometría para evaluar la función de los pulmones cuando no te estás ejercitando. Una espirometría mide la cantidad de aire que inhalas, que exhalas y la velocidad con la que exhalas.

Después de someterte a este análisis, es posible que el médico te administre un medicamento con inhalador para abrir los pulmones (broncodilatador). Repetirás el análisis, y el médico comparará los resultados de las dos mediciones para ver si el broncodilatador mejoró el flujo de aire. Este análisis de la función pulmonar inicial es importante para descartar asma crónica no diagnosticada como la causa de los síntomas.

Pruebas de provocación por ejercicio

Otra prueba que le permite al médico observar y evaluar los síntomas es la provocación por ejercicio. Deberás correr en una caminadora o utilizar otro equipo fijo para hacer ejercicio que aumente tu frecuencia respiratoria.

Este ejercicio debe ser lo suficientemente intenso como para desencadenar los síntomas que has tenido. Si es necesario, quizás te pidan que hagas una prueba de provocación por ejercicio de la vida real, por ejemplo, subir escaleras. Las pruebas de espirometría anteriores y posteriores a la provocación pueden brindar evidencias de broncoconstricción inducida por el ejercicio.

Prueba de desafío alternativa

Como alternativa al desafío del ejercicio, el médico puede usar una prueba de inhalación que simula las condiciones que probablemente desencadenarán la broncoconstricción inducida por el ejercicio. Si tus vías respiratorias responden a estos estímulos, entonces la prueba debería producir prácticamente la misma función pulmonar que tienes cuando realizas ejercicio.

Las pruebas de espirometría antes y después de la prueba de desafío proporcionan información sobre los cambios en la función pulmonar. Esta prueba de provocación generalmente se realiza con metacolina, un agente inhalado que interactúa con ciertas células musculares lisas en las vías respiratorias y produce broncoconstricción.

Descartar otras enfermedades

El médico puede solicitar otras pruebas para descartar otras enfermedades con síntomas similares a los de la broncoconstricción inducida por el ejercicio. Estas enfermedades incluyen las siguientes:

  • Asma
  • Disfunción de cuerdas vocales
  • Alergias
  • Otra enfermedad pulmonar
  • Enfermedad de reflujo gastroesofágico
Persona utilizando un espirómetro

Un espirómetro es un dispositivo de diagnóstico que mide la cantidad de aire que puedes inhalar y exhalar, así como el tiempo que tomas para exhalar por completo después de haber inhalado profundamente.

Tratamiento

El médico quizás indique el consumo de medicamentos que se deben tomar poco antes de hacer ejercicio o que se consumen a diario para que el control sea a largo plazo.

Medicamentos antes de realizar ejercicios

El médico puede recetarte un medicamento que debes tomar antes de hacer ejercicios para minimizar o prevenir la broncoconstricción inducida por el ejercicio. Consulta con el médico acerca del tiempo que debe trascurrir entre la toma del medicamento y la ejercitación. Los medicamentos en este grupo incluyen los siguientes:

  • Los agonistas beta de rápida acción son medicamentos inhalados que ayudar a abrir las vías respiratorias. Estos son los medicamentos de uso más frecuente y generalmente son más efectivos antes de realizar ejercicios. Sin embargo, no se recomienda el consumo diario de estos medicamentos, ya que se podría desarrollar una tolerancia a los mismos. Estos medicamentos incluyen albuterol (ProAir HFA, Proventil HFA, Ventolin HFA, entre otros) y levalbuterol (Xopenex HFA).
  • El ipratropio (Atrovent HFA) es un medicamento inhalado que relaja las vías respiratorias y puede ser efectivo para algunas personas. También se puede tomar una versión genérica de ipratropio con un nebulizador.

Medicamentos de control a largo plazo

El médico puede recetarte un medicamento de control a largo plazo además de un medicamento diario antes de hacer ejercicio, para controlar el asma crónica de base o para controlar los síntomas cuando el tratamiento previo al ejercicio por sí solo no es eficaz. Entre los medicamentos que generalmente se toman a diario se incluyen:

  • Los corticoesteroides inhalados, que ayudan a suprimir la inflamación en las vías respiratorias. Es posible que debas realizar este tratamiento hasta cuatro semanas antes de que tenga el máximo beneficio. Los medicamentos corticoesteroides inhalados incluyen fluticasona (Flovent Diskus, Flovent HFA), budesonida (Pulmicort Flexhaler), mometasona (Asmanex Twisthaler) y beclometasona (Qvar).
  • Los inhaladores combinados, que contienen un corticoesteroide y un agonista beta de acción prolongada (LABA), un medicamento que relaja las vías respiratorias. Si bien estos inhaladores se prescriben para el control a largo plazo, el médico puede recomendar su uso antes de realizar ejercicio. Los inhaladores combinados incluyen fluticasona y salmeterol (Advair Diskus), budesonida y formoterol (Symbicort), y mometasona y formoterol (Dulera).
  • Los modificadores de leucotrienos, que son medicamentos orales que pueden bloquear la actividad inflamatoria de algunas personas. Estos medicamentos se pueden ingerir diariamente o como tratamiento preventivo antes de realizar ejercicio si se toman con al menos dos horas de anticipación. Entre los ejemplos se incluyen montelukast (Singulair), zafirlukast (Accolate) y zileuton (Zyflo, Zyflo CR).

    Los efectos secundarios potenciales de los modificadores de leucotrienos incluyen cambios de comportamiento, estado de ánimo y pensamientos suicidas. Habla con tu médico si experimentas alguno estos signos o síntomas.

No confíes solamente en los medicamentos de alivio rápido.

Además, puedes tomar medicamentos antes de hacer ejercicio como un tratamiento de alivio rápido para los síntomas. Sin embargo, no debería ser necesario usar el inhalador antes del ejercicio con mayor frecuencia de lo que recomienda el médico.

Mantén un registro de cuántas veces usas el inhalador en la semana, qué tan seguido usas el inhalador antes del ejercicio como prevención y qué tan seguido lo usas para tratar los síntomas. Si lo usas a diario o con frecuencia para aliviar los síntomas, es posible que el médico haga cambios en los medicamentos de control a largo plazo.

Estilo de vida y remedios caseros

El ejercicio es una parte importante de un estilo de vida saludable para todos, incluida la mayoría de las personas con broncoconstricción inducida por el ejercicio. Las medidas que puedes tomar para prevenir o minimizar los síntomas de la broncoconstricción inducida por el ejercicio incluyen las siguientes:

  • Si tienes asma, asegúrate de tomar tus medicamentos para el asma según las indicaciones para mantener el asma bajo control.
  • Haz un calentamiento de 10 minutos aproximadamente que varíe en intensidad antes de comenzar con ejercicios regulares.
  • Respira por la nariz para calentar y humedecer el aire antes de que entre a los pulmones.
  • Utiliza una mascarilla facial o bufanda cuando hagas ejercicio, especialmente en climas fríos y secos.
  • Si tienes alergias, evita los desencadenantes. Por ejemplo, no hagas ejercicio afuera cuando los conteos de polen son elevados.
  • Trata de evitar áreas con altos niveles de contaminación del aire, como carreteras con mucho tráfico.
  • Haz ejercicio regularmente para mantenerte en forma y promover una buena salud respiratoria.

En la escuela

Habla con el médico para elaborar un plan de acción si tu hijo sufre de broncoconstricción inducida por el ejercicio. Este documento provee instrucciones paso a paso para maestras, personal de enfermería y entrenadores que explican qué tratamientos necesita tu hijo, cuándo deben administrarse y qué hacer si tu hijo experimenta síntomas.

Medicina alternativa

Existe evidencia clínica limitada de que cualquier tratamiento alternativo beneficia a las personas con broncoconstricción inducida por el ejercicio. Por ejemplo, aunque se ha sugerido que el aceite de pescado, la vitamina C o los suplementos de vitamina C pueden ayudar a prevenir la broncoconstricción inducida por el ejercicio, no hay pruebas suficientes para demostrar si son útiles o no.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por ver al médico de atención primaria. Él te derivará a un médico que se especialice en asma (un alergólogo-inmunólogo o neumólogo).

Prepárate para responder las siguientes preguntas:

  • ¿Qué síntomas has presentado?
  • ¿Comienzan inmediatamente cuando empiezas a hacer ejercicio, en algún punto durante el ejercicio o después?
  • ¿Cuánto duran los síntomas?
  • ¿Tienes dificultad para respirar cuando no estás haciendo ejercicios?
  • ¿Cuáles son tus actividades recreativas o ejercicios típicos?
  • ¿Has realizado modificaciones en tu rutina de ejercicios recientemente?
  • ¿Los síntomas aparecen cada vez que te ejercitas o solo en determinados ambientes?
  • ¿Te han diagnosticado alergias o asma?
  • ¿Qué otras enfermedades tienes?
  • ¿Qué medicamentos tomas? ¿Cuál es la dosis de cada uno?
  • ¿Qué suplementos dietéticos o medicamentos a base de hierbas tomas?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use