Ataque de asma

Perspectiva general

Durante un ataque de asma, también llamado exacerbación asmática, las vías respiratorias se hinchan e inflaman. Los músculos alrededor de las vías respiratorias se contraen y estas producen mayor mucosidad, lo cual hace que los conductos respiratorios (bronquiales) se estrechen.

Durante un ataque, puedes toser, tener sibilancias y problemas para respirar. Los síntomas de un ataque de asma menor mejoran con un tratamiento rápido en el hogar. Un ataque de asma grave que no mejora con el tratamiento en el hogar puede convertirse en una emergencia que pone en riesgo la vida.

La clave para detener un ataque de asma es reconocer y tratar un brote de asma temprano. Sigue el plan de tratamiento que acordaste previamente con tu médico. Tu plan de tratamiento debe incluir qué hacer cuando el asma comienza a empeorar y cómo lidiar con un ataque de asma en curso.

Síntomas

Estos son algunos de los signos y síntomas del ataque de asma:

  • Dificultad respiratoria grave, opresión o dolor en el pecho, y tos o sibilancia
  • Lecturas de medición del flujo espiratorio bajas, si utilizas un medidor de flujo espiratorio
  • Síntomas que no responden cuando usas un inhalador de acción rápida (de rescate)

Los signos y síntomas de un ataque de asma varían de una persona a otra. Colabora con el médico para identificar signos y síntomas particulares de asma que empeoran, y qué hacer cuando ocurran.

Si tus síntomas de asma no mejoran o empeoran después de tomar los medicamentos como indicó el médico, es posible que necesites tratamiento de emergencia. El médico te puede ayudar a aprender a reconocer una emergencia de asma para que sepas cuándo buscar ayuda.

Cuándo debes consultar con un médico

Si el asma se intensifica, sigue inmediatamente los pasos de tratamiento que tú y el médico han establecido en tu plan escrito para el asma. Si tus síntomas y lecturas del flujo espiratorio máximo (PEF) mejoran, el tratamiento en el hogar puede ser todo lo que se necesitas. Si tus síntomas no mejoran con el tratamiento en el hogar, es posible que necesites buscar atención de emergencia.

Cuando tus síntomas de asma se agraven, sigue las instrucciones de tu plan escrito para el asma para usar tu inhalador de acción rápida (de rescate). Las lecturas del PEF que van del 51 % al 79 % de tu mejor marca personal son una señal de que necesitas usar los medicamentos de acción rápida (de rescate) recetados por el médico.

Revisa los pasos para el control del asma con el médico

El asma puede cambiar con el tiempo, por lo que necesitarás ajustes periódicos en tu plan de tratamiento para mantener los síntomas diarios bajo control. Si tu asma no está bajo control, es más probable que tengas un ataque de asma. Una inflamación pulmonar persistente significa que tu asma podría estallar en cualquier momento.

Acude a todas las consultas médicas programadas. Si tienes brotes regulares de asma, o si tienes lecturas de flujo pico bajo u otros signos de que el asma no está bajo control, pide una consulta con el médico.

Cuándo buscar tratamiento médico de emergencia

Busca atención médica de inmediato si tienes signos o síntomas de un ataque de asma grave, entre los siguientes:

  • Falta de aliento grave o sibilancia, especialmente en la noche o en las primeras horas de la mañana
  • Incapacidad para hablar más que frases cortas debido a la falta de aliento
  • Tener que forzar los músculos del pecho para respirar
  • Lecturas de flujo espiratorio bajo cuando se usa un medidor de flujo espiratorio
  • No hay mejoría después de usar un inhalador de acción rápida (de rescate)

Causas

Un sistema inmunitario demasiado sensible hace que las vías respiratorias (tubos bronquiales) se inflamen e hinchen cuando te expones a ciertos desencadenantes. Los desencadenantes del asma varían de persona a persona. Los desencadenantes comunes de los ataques de asma incluyen:

  • Polen, mascotas, moho y ácaros del polvo
  • Infecciones de las vías respiratorias superiores
  • Humo de tabaco
  • Inhalación de aire frío y seco
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Estrés

Para muchas personas, los síntomas del asma empeoran con las infecciones respiratorias, como las causadas por el resfriado común. Algunas personas pueden tener brotes de asma debido a algo en el lugar de trabajo. Algunas veces, no hay una causa aparente para un ataque de asma.

Factores de riesgo

Todas las personas con asma tienen riesgo de sufrir un ataque de asma. Puedes tener mayor riesgo de sufrir un ataque de asma grave si sucede lo siguiente:

  • Tuviste un ataque de asma grave en el pasado
  • Si ya estuviste hospitalizado o tuviste que ir a una sala de urgencias por asma
  • Si ya debieron intubarte por un ataque de asma
  • Usas más de dos inhaladores de acción rápida (de rescate) por mes
  • Tus ataques de asma tienden a aparecer antes de darte cuenta de que los síntomas han empeorado
  • Tienes otras afecciones crónicas, como sinusitis o pólipos nasales, o enfermedades cardiovasculares o pulmonares crónicas

Complicaciones

Los ataques de asma pueden ser graves. Pueden:

  • Interrumpir las actividades cotidianas, como el sueño, la escuela, el trabajo y el ejercicio, y así tener un impacto significativo en la calidad de vida; además, pueden interrumpir la vida de los que te rodean.
  • Enviarte a la sala de emergencias, lo cual puede ser estresante y costoso.
  • Provocar un paro respiratorio y la muerte.

Prevención

La mejor manera de evitar un ataque de asma es asegurarse de que el asma esté bien controlada en primer lugar. Esto significa seguir un plan escrito para el asma para registrar los síntomas y ajustar tu medicamento.

Si bien es posible que no puedas eliminar el riesgo de un ataque de asma, es menos probable que lo tengas si tu tratamiento actual mantiene el asma bajo control. Toma los medicamentos inhalados según las indicaciones de tu plan escrito para el asma.

Estos medicamentos preventivos tratan la inflamación de las vías respiratorias que causan los signos y síntomas del asma. Tomados diariamente, estos medicamentos pueden reducir o eliminar los brotes de asma y la necesidad de usar un inhalador de acción rápida.

Consulta con el médico si estás siguiendo tu plan de acción para el asma pero aún tiene síntomas frecuentes o molestos o lecturas de flujo máximo bajo. Estos son signos de que el asma no está bien controlada, y necesitas trabajar con el médico para cambiar el tratamiento.

Si los síntomas de asma aparecen cuando tienes un resfriado o gripe, toma medidas para evitar un ataque de asma vigilando la función pulmonar y los síntomas y ajustando el tratamiento según sea necesario. Asegúrate de reducir la exposición a los factores desencadenantes de las alergias y usa una máscara facial cuando hagas ejercicio en clima frío.

Diagnóstico

Para adultos y niños mayores de 5 años, se utilizan pruebas de la función pulmonar para verificar qué tan bien están funcionando los pulmones. Una función pulmonar deficiente es un signo de que el asma no está bajo control. En algunos casos, las pruebas de función pulmonar también se usan en emergencias de asma para ayudar al médico a entender la gravedad de un ataque de asma o qué tan bien está funcionando el tratamiento.

Las pruebas de función pulmonar incluyen lo siguiente:

  • Flujo máximo. El médico puede tomar una lectura de flujo máximo cuando llegas para una visita programada o para tratamiento de emergencia durante un ataque de asma. Este examen mide qué tan rápido puedes exhalar. También puedes usar un medidor de flujo máximo en casa para monitorear tu función pulmonar.

    Los resultados de esta prueba se conocen como flujo espiratorio máximo (PEF). Una prueba de flujo máximo se realiza soplando en una boquilla tan fuerte y tan rápido como sea posible con una sola respiración (espiración).

  • Espirometría. Durante la espirometría, respiras profundamente y exhalas con fuerza en una manguera conectada a una máquina llamada espirómetro. Una medición de espirometría común es el volumen espiratorio forzado, que mide la cantidad de aire que puedes exhalar en un segundo.

    Los resultados de esta prueba se conocen como volumen espiratorio forzado (VEF). La espirometría también puede medir cuánto aire pueden contener tus pulmones y la velocidad a la que puedes inhalar y exhalar.

  • Medición de óxido nítrico. Este examen mide la cantidad de gas de óxido nítrico que tienes en tu aliento cuando exhalas. Las lecturas de óxido nítrico elevadas indican inflamación de los bronquios.

  • Pulsioximetría. Este examen mide la cantidad de oxígeno en la sangre. Se mide a través de la uña y solo toma unos segundos.

Tratamiento

Si tú y el médico han elaborado un plan para el asma, sigue sus instrucciones a la primera señal de un ataque de asma.

Esto generalmente significa administrarse de dos a seis inhalaciones de un inhalador de acción rápida (de rescate) para obtener medicamentos que expanden las vías respiratorias, como albuterol (ProAir HFA, Proventil HFA, Ventolin HFA, otros) y levalbuterol (Xopenex), profundamente en los pulmones. Los niños pequeños y aquellos que tienen problemas con los inhaladores pueden usar un nebulizador. Después de 20 minutos, puedes repetir el tratamiento una vez si es necesario. Si continúas teniendo sibilancias o te sientes sin aliento después del tratamiento, visita al médico o a un profesional de la salud de urgencia ese mismo día.

Si tienes síntomas de un ataque de asma grave, como dificultad para hablar porque te falta el aire, usa tu medicamento de acción rápida (de rescate) y acude al consultorio del médico o a un centro de urgencias inmediatamente.

El médico puede recomendarte que continúes usando medicamentos de acción rápida cada tres o cuatro horas durante un día o dos después del ataque. Es posible que también necesites tomar medicamentos corticosteroides orales durante un tiempo corto.

Tratamiento de emergencia

Si acudes a la sala de emergencias porque estás teniendo un ataque de asma, necesitarás medicamentos para controlar el asma de inmediato. Estos pueden incluir lo siguiente:

  • Agonistas beta de acción corta como el albuterol Estos son los mismos medicamentos que los de tu inhalador de acción rápida (de rescate). Es posible que necesites usar una máquina llamada nebulizador, que convierte el medicamento en una neblina que puede ser inhalada profundamente dentro de los pulmones.
  • Corticosteroides orales. Tomados en forma de pastillas, estos medicamentos ayudan a reducir la inflamación pulmonar y a controlar los síntomas del asma. Los corticosteroides también se pueden administrar por vía intravenosa, generalmente a pacientes que están vomitando o que están teniendo insuficiencia respiratoria.
  • Ipratropio (Atrovent HFA). El ipratropio se utiliza a veces como broncodilatador para tratar un ataque de asma grave, especialmente si el albuterol no es completamente efectivo.
  • Intubación, ventilación mecánica y oxígeno. Si tu ataque de asma es potencialmente mortal, el médico puede colocarte un tubo de respiración dentro de la garganta hasta la vía respiratoria superior. El uso de una máquina que bombea oxígeno a los pulmones te ayudará a respirar mientras tu médico te da medicamentos para controlar el asma.

Después de que tus síntomas de asma mejoren, tu médico puede querer que te quedes en la sala de emergencias por unas cuantas horas o más para asegurarse de que no tengas otro ataque de asma. Cuando tu médico considere que tu asma está lo suficientemente controlada, podrás irte a casa. Tu médico te dará instrucciones sobre qué hacer si tienes otro ataque.

Si tus síntomas de asma no mejoran después del tratamiento de emergencia, tu médico puede internarte en el hospital y darte medicamentos cada hora o cada pocas horas. Si tienes síntomas de asma graves, es posible que necesites respirar oxígeno a través de una mascarilla. En algunos casos, un ataque de asma grave y persistente requiere una estancia en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Estilo de vida y remedios caseros

Todos los ataques de asma requieren tratamiento con un inhalador de acción rápida (de rescate) como salbutamol. Una de las medidas clave para prevenir un ataque de asma es evitar los factores desencadenantes.

  • Si los ataques de asma parecen desencadenarse por factores del exterior, el médico puede ayudarte a aprender cómo minimizar la exposición a ellos. Las pruebas de alergias pueden ayudar a identificar los factores desencadenantes de alergias.
  • Lavarse las manos con frecuencia puede ayudar a reducir el riesgo de contraer el virus del resfrío.
  • Si el asma empeora cuando haces ejercicios en el frío, es una buena idea cubrirte la cara con una máscara o bufanda hasta que entres en calor.

Preparación antes de la cita

Prepárate para tu visita al médico para que puedas aprovechar al máximo la cita. En cada visita:

  • Lleva tu plan de acción contra el asma. Si todavía no tienes uno, colabora con el médico para crearlo. Este plan debe cubrir cómo tratar un ataque de asma.
  • Lleva los resultados de tu medidor de flujo máximo y todos tus medicamentos.
  • Prepárate para hablar de tus síntomas y de cuánto te ha estado molestando el asma. A menudo, se necesitan cambios periódicos en el tratamiento para mantener el asma bajo control y para prevenir los ataques de asma.
  • Prepárate para hacer una demostración del uso del inhalador de dosis medida. El uso inadecuado puede reducir la eficacia de un inhalador.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovecharlo al máximo. Estas son algunas buenas preguntas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Es necesario cambiar mis medicamentos o mi plan de tratamiento?
  • ¿Cuáles son las señales de que podría estar a punto de tener un ataque de asma?
  • ¿Qué puedo tomar para prevenir un ataque de asma cuando mis síntomas empeoran o cuando estoy expuesto a mis desencadenantes?
  • ¿Qué pasos debo seguir para detener un ataque de asma en curso?
  • ¿Cuándo necesito ir a la sala de emergencias o buscar otro tratamiento de emergencia?
  • Tengo más acidez estomacal. ¿Qué puedo hacer para prevenir esto?
  • ¿Es hora de aplicarme la vacuna contra la gripe? ¿Tengo que vacunarme contra la neumonía?
  • ¿Qué más puedo hacer para proteger mi salud durante la temporada de gripe y resfríos?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Has notado algo que hizo que tu asma empeorara?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando?
  • ¿Cómo y cuándo los estás tomando?
  • ¿Me podrías mostrar cómo usas tu inhalador?
  • ¿Estás teniendo problemas con tus medicamentos?
  • ¿Sabes cuándo debes llamarme o ir al hospital?
  • ¿Tienes alguna pregunta sobre tu plan de acción para el asma?
  • ¿Estás teniendo algún problema con tu plan de acción para el asma?
  • ¿Hay algo que quieras hacer y no puedes hacerlo por el asma?

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use