Atelectasia

Perspectiva general

La atelectasia es un colapso completo o parcial del pulmón entero o de una parte (lóbulo) del pulmón. Se produce cuando las pequeñas bolsas de aire (alvéolos) que forman los pulmones se desinflan o posiblemente se llenan de líquido.

La atelectasia es una de las complicaciones respiratorias más frecuentes después de una cirugía. También es una posible complicación de otros problemas respiratorios, como la fibrosis quística, los tumores de pulmón, las lesiones en el tórax, el líquido en los pulmones y la debilidad respiratoria. También puedes tener atelectasia si inhalas un objeto extraño.

La atelectasia puede dificultar la respiración, especialmente si ya tienes una enfermedad pulmonar. El tratamiento depende de la causa y la gravedad del colapso.

Síntomas

Es posible que no haya signos ni síntomas evidentes de la atelectasia. Sin embargo, cuando estos aparecen, suelen ser los siguientes:

  • Dificultad para respirar
  • Respiración agitada y superficial
  • Sibilancias
  • Tos

Cuándo debes consultar con un médico

Siempre busca atención médica inmediata si tienes problemas para respirar. Otras enfermedades, además de la atelectasia, pueden ocasionar dificultades respiratorias y requieren un diagnóstico certero y tratamiento inmediato. Si sientes que tu respiración se dificulta cada vez más, busca ayuda médica de emergencia.

Causas

La atelectasia ocurre por una vía respiratoria bloqueada (obstructiva) o por presión externa al pulmón (no obstructiva).

La anestesia general es una causa común de atelectasia. Cambia el ritmo regular de respiración y afecta el intercambio de gases pulmonares, lo que puede hacer que los sacos de aire (alvéolos) se desinflen. Casi todas las personas que se someten a una cirugía mayor desarrollan cierto grado de atelectasia. Suele ocurrir después de una cirugía de derivación coronaria.

La atelectasia obstructiva puede ocurrir por diferentes causas, entre ellas:

  • Tapón de moco. Un tapón de moco es una acumulación de moco en las vías respiratorias. Esto suele ocurrir durante y después de la cirugía porque no puedes toser. Los medicamentos que se administran durante la cirugía hacen que respires menos profundamente, de manera que las secreciones normales se acumulan en las vías respiratorias. Succionar los pulmones durante la cirugía ayuda a despejarlos, pero a veces todavía se acumulan. Los tapones de moco también son comunes en niños, personas con fibrosis quística y durante ataques de asma graves.
  • Cuerpos extraños. La atelectasia es común en niños que han inhalado un objeto dentro de sus pulmones, como un maní o una pequeña parte de un juguete.
  • Un tumor dentro de las vías respiratorias. Un crecimiento anormal puede estrechar las vías respiratorias.

Las causas posibles de la atelectasia no obstructiva incluyen las siguientes:

  • Lesiones. El traumatismo torácico por una caída o un accidente automovilístico, por ejemplo, puede hacer que evites respirar profundamente (debido al dolor), lo cual puede resultar en la compresión de tus pulmones.
  • Derrame pleural. Este trastorno implica la acumulación de líquido entre los tejidos (pleura) que recubren los pulmones y el interior de la pared torácica.
  • Neumonía. Varios tipos de neumonía, una infección pulmonar, pueden causar atelectasia.
  • Neumotórax. El aire se filtra al espacio entre los pulmones y la pared torácica, lo que indirectamente causa el colapso de parte o de todo el pulmón.
  • Cicatrices en el tejido pulmonar. Las lesiones, las enfermedades pulmonares o la cirugía pueden provocar cicatrices.
  • Tumor. Un tumor de gran tamaño puede presionar y desinflar el pulmón, en lugar de bloquear las vías respiratorias.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan las probabilidades de desarrollar atelectasia son los siguientes:

  • Edad avanzada
  • Una enfermedad que causa dificultad para tragar
  • Reposo absoluto en cama con cambios de posición poco frecuentes
  • Enfermedad pulmonar, como asma, EPOC, bronquiectasia o fibrosis quística
  • Cirugía abdominal o torácica reciente
  • Anestesia general reciente
  • Músculos respiratorios débiles debido a distrofia muscular, lesión de la médula espinal u otra enfermedad neuromuscular
  • Medicamentos que pueden causar respiración superficial
  • Dolor o lesión que puede producir dolor al toser o causar respiración superficial, incluido dolor de estómago o fractura de costilla
  • Tabaquismo

Complicaciones

Por lo general, una pequeña zona de atelectasia, en especial en los adultos, es tratable. Las siguientes complicaciones pueden ser provocadas por atelectasia:

  • Bajo nivel de oxígeno en sangre (hipoxemia). La atelectasia obstaculiza la capacidad de los pulmones de llevar oxígeno a los sacos de aire (alvéolos).
  • Neumonía. Tu riesgo de contraer neumonía continúa hasta que la atelectasia haya desaparecido. La mucosidad en un pulmón colapsado puede derivar en una infección.
  • Insuficiencia respiratoria. La pérdida de un lóbulo o de un pulmón entero puede ser potencialmente fatal, en especial en bebés o en personas con enfermedad pulmonar.

Prevención

La atelectasia en los niños a menudo es provocada por un bloqueo de las vías respiratorias. A fin de reducir el riesgo de atelectasia, mantén los objetos pequeños fuera del alcance de los niños.

En el caso de los adultos, la atelectasia ocurre con mayor frecuencia después de una cirugía mayor. Si tienes una cirugía programada, habla con el médico sobre las estrategias para reducir los riesgos de atelectasia. Algunas investigaciones sugieren que ciertos ejercicios de respiración y entrenamiento de los músculos pueden disminuir el riesgo de atelectasia después de ciertas cirugías.

Diagnóstico

El examen del médico junto a una radiografía simple del pecho suelen ser suficientes para llegar al diagnóstico de la atelactasia. Sin embargo, es posible que se lleven a cabo otros análisis para confirmar el diagnóstico o para determinar el tipo o la gravedad de la atelactasia. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Exploración por tomografía computarizada. Ya que la TC es una técnica que tiene mayor sensibilidad que la radiografía, puede ayudar a detectar mejor la causa y el tipo de atelactasia.
  • Oximetría. En este análisis simple se emplea un dispositivo pequeño que se coloca en uno de los dedos con el fin de medir el nivel de oxígeno en la sangre. Ayuda a determinar la gravedad de la atelactasia.
  • Ecografía del tórax. Este análisis no invasivo ayuda a distinguir entre la atelactasia, el endurecimiento y la inflamación del pulmón provocada por el líquido presente en las bolsas de aire (consolidación pulmonar), y la efusión pleural.
  • Broncoscopía. Se inserta un tubo flexible con una luz en la garganta que permite al médico observar la causa del bloqueo, como un tapón mucoso, un tumor o un cuerpo extraño. También se puede emplear este procedimiento para extraer los bloqueos.

Tratamiento

El tratamiento para la atelectasia depende de la causa. La atelectasia leve puede desaparecer sin tratamiento. En ocasiones, se administran medicamentos para aflojar y diluir la mucosidad. Si la afección se debe a una obstrucción, es posible que se requiera cirugía u otros tratamientos.

Fisioterapia torácica

Las técnicas que te ayudan a respirar hondo después de una cirugía para volver a expandir el tejido pulmonar colapsado son muy importantes. Estas técnicas se aprenden mejor antes de la cirugía. Por ejemplo:

  • Realizar ejercicios de respiración profunda (espirometría de incentivo) y usar un dispositivo para ayudar con la tos profunda puede ayudar a eliminar las secreciones y aumentar el volumen pulmonar.
  • Posicionar el cuerpo de manera que la cabeza quede más baja que el tórax (drenaje postural). Esto permite que la mucosidad drene mejor desde la parte inferior de los pulmones.
  • Palmear el tórax sobre la zona colapsada para aflojar la mucosidad. Esta técnica se denomina percusión. También puedes usar un dispositivo mecánico para eliminar la mucosidad, como un chaleco vibrador de aire pulsado o un instrumento portátil.

Cirugía

Es posible remover la obstrucción de las vías respiratorias mediante el succionamiento de mucosa o una broncoscopia. Durante la broncoscopia, el médico introduce con cuidado un tubo flexible por la garganta para limpiar las vías respiratorias.

Si un tumor está provocando la atelectasia, el tratamiento puede incluir la extracción o disminución del tumor con cirugía, ya sea con o sin otras terapias para tratar el cáncer (quimioterapia o radiación).

Tratamientos respiratorios

En algunos casos, es posible que se necesite un respirador.

La presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) puede ser útil en algunas personas que están demasiado débiles para toser y tienen niveles bajos de oxígeno (hipoxemia) después de una cirugía.

Preparación antes de la cita

Salvo que requieras atención de emergencia, probablemente empieces por consultar a tu médico de cabecera o a un médico clínico. Sin embargo, en algunos casos es probable que cuando llames para pedir una consulta, te deriven de inmediato a un especialista de los pulmones (neumonólogo).

A continuación, te presentamos información que te ayudará a prepararte para la consulta.

Lo que puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que experimentes; incluye aquellos que parezcan no estar relacionados con el motivo por el que programaste la consulta.
  • Indica cuándo comenzaron los síntomas y qué hacías en ese momento.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomes.
  • Pídele a un familiar o amigo que te acompañe a la consulta, de ser posible, para que recuerdes todo lo que se diga.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • ¿Cuáles son mis alternativas de tratamiento?
  • Tengo otros trastornos. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Existen restricciones en cuanto a la alimentación y las actividades?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa?
  • ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas durante la consulta si no entiendes algo o necesitas más información.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Tienes síntomas de forma constante, o aparecen y desaparecen?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Has tenido fiebre?
  • ¿Hay algo que alivie tus síntomas?
  • ¿Hay algo que empeore tus síntomas?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use