Atrofia cortical posterior

Perspectiva general

La atrofia cortical posterior es un síndrome degenerativo y poco frecuente del cerebro y del sistema nervioso (neurológico) que produce disminución progresiva de la visión. Los síntomas frecuentes comprenden dificultad para leer, calcular distancias y reconocer objetos y caras familiares.

A la larga, este trastorno puede causar la disminución de las capacidades de la memoria y el razonamiento (habilidades cognitivas). La atrofia cortical posterior puede producirse como consecuencia de la enfermedad de Alzheimer, la demencia con cuerpos de Lewy u otras enfermedades neurológicas.

Diagnóstico

Para diagnosticar atrofia cortical posterior, el médico revisará tu historia clínica y tus síntomas, como las dificultades de la visión, y realizará una exploración física y un examen neurológico.

Es posible que el médico solicite varias pruebas para ayudar a diagnosticar tu enfermedad y descartar otras afecciones que puedan ocasionar síntomas similares, entre ellas:

  • Pruebas neuropsicológicas y del estado mental. El médico te hará preguntas y realizará pruebas para evaluar tus habilidades cognitivas. Es posible que te realice evaluaciones psiquiátricas para detectar si tienes depresión u otras enfermedades mentales.
  • Análisis de sangre. Es posible que te realicen análisis de sangre para detectar deficiencia de vitaminas, trastornos de la tiroides y otros trastornos que puedan causar tus síntomas.
  • Examen oftalmológico. El médico realizará una prueba de la visión para determinar si hay otro trastorno que cause los síntomas de tu visión.
  • Resonancia magnética (RM). El equipo de resonancia magnética utiliza ondas de radio y un campo magnético potentes para crear una imagen tridimensional del cerebro. Con esta prueba, el médico puede ver anomalías en el cerebro que podrían causar tus síntomas.
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP) o tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT). En estas pruebas, el médico introduce una pequeña cantidad de material radioactivo y coloca detectores de emisiones en el cerebro. Una tomografía por emisión de positrones proporciona imágenes visuales de la actividad cerebral. Una tomografía computarizada por emisión de fotón único mide el flujo sanguíneo en varias regiones del cerebro.

Tratamiento

La atrofia cortical posterior no puede curarse, pero los médicos pueden ayudarte a controlar la afección. Estas son algunas opciones de tratamiento:

  • Medicamentos. El médico puede darte medicamentos para tratar los síntomas, como depresión o ansiedad.
  • Fisioterapia, terapia ocupacional o terapia cognitiva. Estas terapias pueden ayudarte a recuperar o a conservar habilidades que están afectadas por la atrofia cortical posterior.

Last Updated Feb 24, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use