Blastocystis hominis

Perspectiva general

El Blastocystis hominis es un organismo microscópico que a veces se encuentra en las heces de personas que ingirieron alimentos o agua contaminados. Se puede encontrar en personas sanas que no tienen síntomas digestivos y, a veces, también se encuentra en las heces de personas que tienen diarrea, dolor abdominal u otros problemas gastrointestinales.

Los investigadores no entienden completamente el papel que desempeña el Blastocystis hominis, si es que lo hay, en causar una enfermedad. Podría ser más probable que ciertas formas del organismo estén vinculadas a una infección con síntomas. Lo más frecuente es que el blastocystis simplemente viva en el tubo digestivo de una persona sin causar daño.

El Blastocystis hominis, también conocido como infección por Blastocystis spp o Blastocystis hominis, generalmente desaparece por sí solo. No existen tratamientos comprobados para estas infecciones.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas que se asocian con el Blastocystis hominis son:

  • Diarrea líquida
  • Náuseas
  • Dolor abdominal
  • Hinchazón
  • Exceso de gases (flatulencia)
  • Pérdida de apetito
  • Fatiga

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tienes signos y síntomas, como diarrea o calambres, que duren más de tres días.

Causas

El Blastocystis es un parásito, un organismo microscópico unicelular (protozoo). Muchos protozoos normalmente viven en el tracto gastrointestinal y son inofensivos o incluso útiles; otros causan enfermedades.

No está claro si el Blastocystis causa alguna enfermedad. La mayoría de las personas que portan el organismo no tienen signos ni síntomas, pero también se encuentra en personas que tienen diarrea y otros problemas digestivos. El Blastocystis a menudo aparece con otros organismos, por lo que no se sabe si causa alguna enfermedad.

Los expertos sospechan que el Blastocystis se introduce en el sistema digestivo cuando las personas comen alimentos contaminados o se exponen a las heces de una persona contaminada, como cuando se cambia un pañal en un entorno de cuidado infantil. Las tasas del organismo en las heces aumentan cuando hay un saneamiento inadecuado y una higiene personal deficiente.

Blastocystis hominis

El Blastocystis es un organismo microscópico unicelular (protozoo) que vive en el aparato digestivo. Muchos protozoos normalmente viven en el aparato digestivo y son inofensivos o incluso útiles, pero algunos causan enfermedades.

Factores de riesgo

El Blastocystis hominis es común, y cualquiera puede tener el organismo en sus heces. Puede correr un mayor riesgo si viaja a donde la higiene es inadecuada o donde el agua no es segura, si vive en lugares con esas condiciones, o si maneja animales contaminados, como cerdos y aves.

Complicaciones

Si tienes diarrea asociada con Blastocystis hominis, es probable que sea autolimitante. Sin embargo, cada vez que tienes diarrea, pierdes fluidos vitales, sales y minerales, lo que puede provocarte deshidratación. Los niños son especialmente vulnerables a la deshidratación.

Prevención

Es posible que puedas prevenir la Blastocystis hominis u otra infección gastrointestinal tomando precauciones, especialmente mientras estés viajando en países de alto riesgo.

Ten cuidado con lo que comes

La regla general es: si no puedes hervirlo, cocinarlo o pelarlo, olvídalo.

  • Evita los alimentos de vendedores ambulantes.
  • No comas huevos pasados por agua.
  • Evita la leche y los lácteos sin pasteurizar, incluyendo los helados.
  • Evita la carne, los pescados y los mariscos crudos o poco cocidos.
  • Mantente alejado de los alimentos húmedos a temperatura ambiente, como salsas y ofertas de bufé.
  • Come alimentos que estén bien cocidos y que se sirvan calientes.
  • Consume frutas y vegetales que puedas pelar, tales como las bananas, las naranjas y los aguacates. Evita las ensaladas y las frutas que no son fáciles de pelar, como las uvas y las bayas.
  • Evita las paletas heladas y los sorbetes.
  • Omite las salsas y otros condimentos hechos con ingredientes frescos.

No bebas el agua del lugar

Al viajar a países de alto riesgo, mantén en mente los siguientes consejos:

  • Evita beber agua sin potabilizar, ya sea de una canilla, un pozo o un arroyo. Si necesitas beber o lavar frutas o verduras con agua local, hiérvela al menos durante tres minutos y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
  • Evita los cubos de hielo o jugos de frutas hechos con agua de la canilla.
  • Mantén la boca cerrada mientras te duchas.
  • Usa agua embotellada para cepillarte los dientes.
  • Asegúrate de que las bebidas calientes, como café o té, estén muy calientes.

No dudes en beber bebidas enlatadas o embotelladas en su envase original (incluyendo agua, bebidas carbonatadas, cerveza o vino), siempre y cuando seas tú quien abra los sellos de los envases. Limpia la lata o botella antes de beber de ella o servir su contenido.

Puedes desinfectar el agua con químicos como yodo o cloro. El yodo tiende a ser más efectivo, pero deberás limitar su uso, ya que demasiada cantidad de yodo puede ser dañina para tu cuerpo.

Toma medidas para evitar la transmisión del parásito a otras personas

Si tienes Blastocystis hominis u otra infección gastrointestinal, la buena higiene personal puede ayudar a evitar que la infección se contagie a otras personas:

  • Lávate las manos con agua y jabón con frecuencia, especialmente luego de utilizar el baño y antes, durante y después de estar en contacto con alimentos. Después de enjabonarte las manos mojadas, frótalas entre sí durante al menos 20 segundos antes de enjuagarlas. Enjabónate la parte posterior de las manos y entre los dedos. Sécate bien las manos con una toalla limpia.

    Si no dispones de agua ni jabón, utiliza un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga por lo menos 60 por ciento de alcohol.

  • Lávate bien las manos después de cambiar un pañal, especialmente si trabajas en un centro de cuidado infantil, aunque uses guantes.

Diagnóstico

La causa de tu diarrea puede ser difícil de diagnosticar. Aunque te encuentren Blastocystis hominis en las heces, es posible que esa no sea la causa de los síntomas. Más comúnmente, sugiere que has estado expuesto a alimentos o agua contaminados que contienen otros organismos que pueden causar síntomas gastrointestinales.

Es probable que el médico te tome la historia clínica, te pregunte por tus actividades recientes, como viajes, y te realice una exploración física. Una serie de pruebas de laboratorio ayuda a diagnosticar enfermedades parasitarias y otras causas no infecciosas de los síntomas gastrointestinales:

  • Análisis de las heces (fecal). Esta prueba busca parásitos o sus huevos. El médico puede darte un recipiente especial con líquido conservante para tus muestras de heces. Refrigera, no congeles, las muestras hasta que las lleves al consultorio del médico o al laboratorio.
  • Endoscopia. Si tienes síntomas, pero el análisis fecal no revela la causa, el médico puede solicitarte este estudio. Después de estar sedado, un médico, generalmente un gastroenterólogo, te inserta un tubo en la boca o recto para buscar la causa de los síntomas. Deberás hacer ayuno desde la noche anterior al estudio.
  • Análisis de sangre. Se encuentra disponible un análisis de sangre que puede detectar el blastocystis, pero no se usa habitualmente. Sin embargo, el médico puede solicitar análisis de sangre para buscar otras causas de tus signos y síntomas.

Tratamiento

Si tienes Blastocystis hominis sin signos o síntomas, entonces no necesitas tratamiento. Los signos y síntomas leves pueden mejorar por sí solos después de unos pocos días.

Los posibles medicamentos para tratar el Blastocystis hominis incluyen:

  • Antibióticos, tales como metronidazol (Flagyl) o tinidazol (Tindamax)
  • Medicamentos combinados, como sulfametoxazol y trimetoprima (Bactrim, Septra, otros)
  • Medicamentos antiprotozoarios, como la paromomicina o la nitazoxanida (Alinia)

La respuesta al medicamento para Blastocystis hominis varía mucho de persona a persona. Y debido a que el organismo podría no ser la causa de tus síntomas, la mejoría podría deberse al efecto del medicamento en otro organismo.

Preparación antes de la cita

Es posible que consultes con tu médico de atención primaria. Sin embargo, en algunos casos, es posible que te deriven a alguien que se especialice en enfermedades infecciosas o en trastornos del aparato digestivo (gastroenterólogo).

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Qué puedes hacer

Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Al programar la consulta, pregunta si debes hacer algo con anticipación, como cuidarte con las comidas.

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, y cuándo comenzaron
  • Información personal esencial, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida y si viajaste recientemente a un país en vías de desarrollo
  • Todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas, incluso las dosis
  • Las preguntas para hacerle al médico

Algunas preguntas que puedes hacerle a tu médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Debo cambiar mi dieta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿Los síntomas están presentes todo el tiempo o van y vienen?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que haga que los síntomas mejoren?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Tienes alguna otra enfermedad?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si tus síntomas están relacionados con Blastocystis hominis, es probable que desaparezcan por sí solos incluso antes de que veas al médico. Mantente bien hidratado. Las soluciones de rehidratación oral, disponibles en farmacias y agencias de salud de todo el mundo, pueden reemplazar el líquido perdido y los electrolitos.

Last Updated Mar 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use