Bursitis de la rodilla

Perspectiva general

La bursitis de rodilla es la inflamación de un saco pequeño lleno de líquido (bolsa) ubicado cerca de la articulación de la rodilla. La bolsa reduce la fricción y amortigua los puntos de presión entre los huesos y los tendones, los músculos y la piel que están cerca de las articulaciones.

Cualquiera de las bolsas de la rodilla puede inflamarse, pero la bursitis de rodilla ocurre con mayor frecuencia sobre la rótula o en la parte interior de la rodilla debajo de la articulación.

La bursitis de rodilla ocasiona dolor y puede restringir tu movilidad. El tratamiento para la bursitis de rodilla a menudo implica una combinación de prácticas de cuidado personal y tratamientos administrados por el médico para aliviar el dolor y la inflamación.

Bolsa sinovial de la rodilla

Las bursas son sacos pequeños llenos de líquido (que se muestran en azul) que reducen la fricción entre las partes móviles de las articulaciones del cuerpo. La bursitis de rodilla es la inflamación o irritación de una o más bursas en la rodilla.

Síntomas

Los signos y síntomas de la bursitis de la rodilla varían según la bolsa que esté afectada y la causa de la inflamación.

En general, la parte afectada de la rodilla puede sentirse cálida, sensible e hinchada al presionarla. También es posible que sientas dolor al moverte o incluso cuando estás en reposo.

Un golpe fuerte en la rodilla puede hacer que los síntomas aparezcan rápidamente. Sin embargo, la mayoría de los casos de bursitis de la rodilla se deben a la fricción e irritación de la bolsa que ocurre en trabajos que requieren que la persona esté mucho tiempo de rodillas en superficies duras. Por eso, los síntomas por lo general comienzan gradualmente y pueden empeorar con el tiempo.

Cuándo consultar al médico

La bolsa que se encuentra encima de la rótula puede infectarse en algunos casos. Llama al médico si tienes fiebre además de dolor e hinchazón en la rodilla.

Causas

La bursitis en la rodilla puede ser causada por:

  • Presión frecuente y constante, como la que se produce al arrodillarse, especialmente, en superficies duras
  • Una sobrecarga o actividad extenuante
  • Un golpe directo en la rodilla
  • Infección bacteriana de la bolsa sinovial
  • Complicaciones de la artrosis, artritis reumatoide o gota en la rodilla

Factores de riesgo

Si bien la bursitis de rodilla es una afección frecuente, el riesgo de presentar este trastorno doloroso puede aumentar como resultado de:

  • Permanecer arrodillado durante mucho tiempo. Las personas que trabajan arrodilladas durante períodos prolongados (instaladores de alfombras, plomeros y jardineros) corren un mayor riesgo de tener bursitis de rodilla.
  • Participar de ciertos deportes. Los deportes que provocan golpes directos o caídas frecuentes sobre las rodillas (como la lucha libre, el fútbol y el vóleibol) pueden aumentar el riesgo de tener bursitis de rodilla. Los corredores pueden manifestar dolor e inflamación en la bolsa de la pata de ganso, ubicada en la parte interior de la rodilla, debajo de la articulación.
  • Obesidad y artrosis. La bursitis de la pata de ganso, que afecta la parte interior de la rodilla, debajo de la articulación, se presenta con frecuencia en mujeres obesas con artrosis.

Prevención

Para evitar la bursitis en las rodillas o para prevenir su reaparición:

  • Usa rodilleras. Si trabajas arrodillado o si participas en deportes en los que tus rodillas están en riesgo, utiliza almohadillas para amortiguar y proteger las rodillas.
  • Descansa. Si permaneces arrodillado durante un tiempo, realiza descansos regulares para estirar las piernas y descansar las rodillas.
  • Evita permanecer en cuclillas mucho tiempo. Doblar excesiva o repetidamente las rodillas aumenta la presión en las articulaciones de la rodilla.
  • Alcanza y mantén un peso saludable. Esto puede ayudar a retirar la presión de la articulación de la rodilla.

Diagnóstico

Con frecuencia, los médicos pueden diagnosticar bursitis de rodilla mediante una historia clínica y una exploración física. Tu médico hará lo siguiente:

  • Comparará el estado de ambas rodillas, particularmente si solo se siente dolor en una de ellas
  • Presionará ligeramente en zonas diferentes de la rodilla para detectar calor, hinchazón y la fuente del dolor
  • Inspeccionará la piel del área sensible para detectar enrojecimiento u otros signos de infección
  • Te moverá cuidadosamente las piernas y las rodillas para determinar la amplitud de movimiento de la rodilla y si duele cuando la doblas o la flexionas

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Para ayudar a descartar lesiones que puedan causar signos y síntomas similares a los de la bursitis, el médico podría solicitar una o más de las siguientes pruebas de diagnóstico por imágenes:

  • Radiografías. Pueden ser útiles para revelar un problema óseo o la presencia de artritis.
  • Resonancia magnética (RM). La resonancia magnética usa ondas de radio y un poderoso campo magnético para producir imágenes detalladas de las estructuras internas del cuerpo. Esta tecnología visualiza tejidos blandos, tales como las bolsas sinoviales.
  • Ecografía. Mediante el uso de ondas sonoras para producir imágenes en tiempo real, la ecografía puede ayudar al médico a visualizar mejor la hinchazón en la bolsa afectada.

Aspiración

Si el médico sospecha que tienes una infección o gota en la bolsa, podría tomar una muestra de líquido de la bolsa para someterla a análisis; para ello, insertará una aguja en la región afectada y drenará un poco de líquido. También puede usarse como tratamiento.

Tratamiento

A menudo, la bursitis mejora con el tiempo, de modo que el tratamiento generalmente está orientado al alivio de los síntomas. Sin embargo, según cuál sea la causa de la bursitis en la rodilla y qué bolsa esté infectada, el médico podría recomendar uno o más enfoques para el tratamiento.

Medicamentos

Si la causa de la bursitis de rodilla es una infección, el médico te recetará un tratamiento antibiótico.

Terapia

El médico podría derivarte a un fisioterapeuta o a un especialista en medicina del deporte que puede ayudarte a mejorar la flexibilidad y a fortalecer los músculos. Esta terapia podría aliviar el dolor y reducir el riesgo de episodios recurrentes de bursitis de rodilla. Los soportes ortopédicos para proteger la rodilla podrían ser de ayuda si no puedes evitar arrodillarte, y las vendas de compresión para la rodilla pueden reducir la hinchazón.

Cirugías y otros procedimientos

Los métodos más invasivos para el tratamiento de la bursitis de rodilla comprenden los siguientes:

  • Inyección de corticoesteroides. Si la bursitis es persistente y no responde a los tratamientos básicos, es probable que el médico inyecte un corticoesteroide en una bolsa afectada para reducir la inflamación. Por lo general, la inflamación disminuye con rapidez, pero es probable que, durante un par de días, tengas dolor e hinchazón debido a la inyección.
  • Aspiración. El médico podría aspirar una bolsa para reducir el exceso de líquido y tratar la inflamación. Insertará una aguja en la bolsa afectada y extraerá líquido con la jeringa. Es probable que la aspiración cause dolor e hinchazón a corto plazo, y podrías tener que usar un inmovilizador de rodilla durante un período breve después de la inyección para reducir la posibilidad de hinchazón recurrente.
  • Cirugía. Si tienes bursitis recurrente o crónica grave y no respondes a otros tratamientos, es probable que el médico te recomiende una cirugía para extirpar la bolsa.

Estilo de vida y remedios caseros

Para aliviar el dolor y el malestar de la bursitis de rodilla:

  • Descansa la rodilla. Suspende la actividad que provocó la bursitis de rodilla y evita hacer movimientos que empeoren el dolor.
  • Toma analgésicos de venta libre. El consumo a corto plazo de un medicamento antiinflamatorio, como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o el naproxeno sódico (Aleve u otros), puede aliviar el dolor.
  • Aplica hielo. Aplica una compresa de hielo en la rodilla varias veces al día, alrededor de 20 minutos por vez, hasta que el dolor desaparezca y ya no la sientas caliente al tacto.
  • Aplica compresión. El uso de una venda de compresión o de una rodillera puede reducir la hinchazón.
  • Eleva la rodilla. Apoya la pierna afectada sobre almohadas para reducir la hinchazón de la rodilla.

Preparación antes de la cita

Puedes comenzar por consultar con el profesional de atención médica primaria, quien podría derivarte a un médico que se especializa en otros trastornos de las articulaciones (reumatólogo) o a un cirujano ortopédico.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas y cuándo comenzaron
  • Tu información personal más importante, como los factores de estrés principales y tu historia clínica y la de tu familia
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar la información que recibas.

En el caso de la bursitis de la rodilla, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas debo hacerme?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Será necesario que limite mis actividades?
  • ¿Hay algunas medidas de cuidado personal que pueda tomar?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿El dolor comenzó de manera repentina o gradual?
  • ¿Qué actividades recreativas o laborales haces que podrían afectar las rodillas?
  • ¿El dolor aparece o empeora al realizar ciertas actividades, como arrodillarte o subir escaleras?
  • ¿Últimamente te has caído, has tenido un accidente o has recibido un golpe en la rodilla?
  • ¿Qué tratamientos has probado en tu casa?
  • ¿Qué efecto tuvieron esos tratamientos?

Last Updated Oct 11, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use