Cálculos en la vejiga

Perspectiva general

Los cálculos vesicales son masas duras de minerales que se encuentran en la vejiga. Se desarrollan cuando los minerales en la orina concentrada se cristalizan y forman cálculos. Esto suele suceder cuando tienes problemas para vaciar completamente la vejiga.

Los cálculos vesicales pequeños pueden pasar sin tratamiento, pero a veces necesitan medicamentos o cirugía. Si no se tratan, los cálculos vesicales pueden provocar infecciones y otras complicaciones.

Síntomas

Algunas veces, los cálculos en la vejiga, incluso los grandes, no causan problemas. Pero si un cálculo irrita la pared de la vejiga o bloquea el flujo de orina, los signos y síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Dolor al orinar
  • Necesidad de orinar a menudo
  • Dificultad para orinar o interrupción del flujo de orina
  • Sangre en la orina
  • Orina turbia o de un color oscuro anormal

Causas

Los cálculos vesicales se pueden desarrollar cuando la vejiga no se vacía completamente. Esto hace que la orina se convierta en orina concentrada, tras lo cual puede cristalizarse y formar cálculos.

Algunas infecciones pueden conducir a la formación de cálculos vesicales y, a veces, una afección de fondo que afecta la capacidad de la vejiga para retener, almacenar o eliminar la orina puede dar lugar a la formación de dichos cálculos. Cualquier material extraño presente en la vejiga tiende a causar cálculos vesicales.

Las afecciones más frecuentes que causan cálculos vesicales son las siguientes:

  • Agrandamiento de la glándula prostática. Un agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna o HPB) puede causar cálculos vesicales en los hombres. El agrandamiento de la próstata puede obstruir el flujo de orina, e impedir que la vejiga se vacíe completamente.
  • Nervios dañados. Por lo general, los nervios transmiten mensajes del cerebro a los músculos de la vejiga y les ordenan que se contraigan o se relajen. Si estos nervios se dañan —por un accidente cerebrovascular, por una lesión en la médula espinal o por otro problema de salud— es probable que la vejiga no se vacíe por completo. Esto se conoce como vejiga neurogénica.

Otras causas posibles de cálculos vesicales incluyen lo siguiente:

  • Inflamación. La inflamación de la vejiga, algunas veces causada por infecciones del tracto urinario o radioterapia en la pelvis, puede llevar a que se presenten cálculos vesicales.
  • Dispositivos médicos. Las sondas vesicales, tubos delgados insertados a través de la uretra para ayudar a drenar la orina de la vejiga, pueden causar cálculos vesicales. También lo pueden hacer los objetos que accidentalmente migran a la vejiga, como un dispositivo anticonceptivo o un estent urinario. Los cristales minerales, que más tarde se convierten en piedras, tienden a formarse en las superficies de estos dispositivos.
  • Cálculos renales. Los cálculos que se forman en los riñones son diferentes de los que se forman en la vejiga. Se desarrollan de diferentes maneras. Pero los cálculos renales pequeños pueden viajar por los uréteres hasta la vejiga y, si no se expulsan, pueden convertirse en cálculos vesicales.
Aparato urinario masculino

El sistema urinario, que comprende los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra, es responsable de eliminar los desechos del cuerpo a través de la orina. Los riñones, que están ubicados hacia la espalda en la parte superior del abdomen, producen orina al filtrar los desechos y líquidos de la sangre. La orina viaja por los uréteres hasta la vejiga, donde se almacena hasta que la puedas eliminar en el momento adecuado.

Aparato urinario femenino

El sistema urinario, que comprende los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra, es responsable de eliminar los desechos del cuerpo a través de la orina. Los riñones, que están ubicados hacia la espalda en la parte superior del abdomen, producen orina al filtrar los desechos y líquidos de la sangre. La orina viaja por los uréteres hasta la vejiga, donde se almacena hasta que la puedas eliminar en el momento adecuado.

Factores de riesgo

Los hombres, especialmente los mayores de 50 años, tienen más probabilidades de padecer cálculos en la vejiga.

Estas son las condiciones que pueden aumentar el riesgo de tener cálculos en la vejiga:

  • Una obstrucción. Cualquier afección que bloquee el flujo de orina desde la vejiga hasta la uretra, el tubo que lleva la orina hacia fuera del cuerpo, puede provocar la formación de cálculos vesicales. Existen varias causas, pero la más común es el agrandamiento de la próstata.
  • Lesión a los nervios. Accidente cerebrovascular, lesiones en la médula espinal, enfermedad de Parkinson, hernia de disco y otros problemas pueden dañar los nervios que controlan la función de la vejiga.

Es posible que se presente daño nervioso y una afección que cause la obstrucción de la salida de la vejiga. El hecho de tenerlos juntos aumenta aún más el riesgo de padecer cálculos.

Complicaciones

Los cálculos en la vejiga que no se eliminan, incluso los que no causan síntomas, pueden causar complicaciones, como las siguientes:

  • Problemas crónicos de la vejiga. Los cálculos en la vejiga no tratados pueden causar dificultades urinarias a largo plazo, como dolor o necesidad de orinar con mayor frecuencia. Los cálculos en la vejiga también se pueden alojar en la abertura por donde pasa la orina de la vejiga a la uretra y bloquear el flujo de la orina.
  • Infecciones de las vías urinarias. Los cálculos en la vejiga también pueden causar infecciones bacterianas recurrentes en las vías urinarias.

Prevención

Los cálculos vesicales generalmente son causados por una afección de fondo que es difícil de prevenir, pero puedes disminuir las probabilidades de tener cálculos vesicales si sigues estos consejos:

  • Habla con el médico acerca de síntomas urinarios inusuales. El diagnóstico y tratamiento oportunos del agrandamiento de la próstata u otra afección urológica pueden reducir el riesgo de desarrollar cálculos vesicales.
  • Bebe mucho líquido. Beber más líquido, especialmente agua, puede ayudar a evitar los cálculos vesicales, ya que el líquido diluye la concentración de minerales en la vejiga. La cantidad de agua que debes tomar depende de tu edad, tamaño, salud y nivel de actividad. Pregúntale al médico cuál es la cantidad adecuada de líquido para ti.

Diagnóstico

El diagnóstico de los cálculos vesicales puede implicar:

  • Una exploración física. Es posible que el médico palpe la parte inferior del abdomen para observar si tu vejiga está agrandada (distendida) y, en algunos casos, haga un tacto rectal para determinar si la próstata está agrandada. También analizarán cualquier signo o síntoma urinario que tengas.
  • Un análisis de orina. Es posible que se recolecte una muestra de orina y se analice para detectar cantidades microscópicas de sangre, bacterias y minerales cristalizados. Un examen de orina también busca una infección del tracto urinario, la cual puede causar o ser el resultado de cálculos en la vejiga.
  • Tomografía computarizada. La tomografía computarizada utiliza rayos X y computadoras para escanear rápidamente y conseguir imágenes claras del interior del cuerpo. La tomografía computarizada permite detectar incluso cálculos muy pequeños. Es una de las pruebas más sensibles para identificar todo tipo de cálculos vesicales.
  • Ecografía. Este examen hace rebotar ondas sonoras en órganos y otras estructuras del cuerpo para crear imágenes que ayudan a detectar cálculos en la vejiga.
  • Radiografías. Una radiografía de tus riñones, uréteres y vejiga ayuda a que tu médico determine si tienes cálculos en la vejiga. Sin embargo, algunos tipos de cálculos no se pueden ver en las radiografías convencionales.

Tratamiento

Beber mucha agua puede ayudar a que una piedra pequeña pase naturalmente. Sin embargo, debido a que los cálculos vesicales a menudo se debe a la dificultad para vaciar la vejiga por completo, el agua adicional puede no ser suficiente para hacer que el cálculo pase.

La mayoría de las veces, deberán sacarte los cálculos. Hay algunas maneras de hacer esto.

Eliminación de los cálculos

En un método, primero se te administra un medicamento anestésico o anestesia general para que quedes inconsciente. Después de eso, se inserta un pequeño tubo con una cámara en el extremo dentro de la vejiga para permitir que el médico vea el cálculo. Luego, un láser, un ultrasonido u otro dispositivo rompe el cálculo en pequeños pedazos y lo expulsa de la vejiga.

Eliminación quirúrgica

Ocasionalmente, los cálculos vesicales son grandes o demasiado difíciles de romper. En estos casos, el médico retirará quirúrgicamente los cálculos de la vejiga.

Si los cálculos vesicales son el resultado de una obstrucción de la salida de la vejiga o de un agrandamiento de la próstata, estos problemas deben tratarse al mismo tiempo que los cálculos vesicales, generalmente con cirugía.

Medicina alternativa

No hay evidencia de que los remedios a base de hierbas puedan romper los cálculos de la vejiga. Estos cálculos son extremadamente duros y generalmente requieren un láser, ultrasonido u otro procedimiento para su eliminación. Siempre consulta al médico antes de realizar cualquier terapia de medicina alternativa para asegurarte de que sea segura y de que no te cause ningún problema con otros medicamentos que estés tomando.

Preparación antes de la cita

Si tienes signos y síntomas de cálculos en la vejiga, es probable que primero veas a tu médico de atención primaria. Luego, pueden remitirte a un médico que se especialice en el tratamiento de trastornos del tracto urinario (urólogo).

Tratamiento

Qué puedes hacer

Para prepararte para tu consulta, haz una lista con lo siguiente:

  • Cualquier síntoma que estés teniendo, incluso los que parezcan no tener relación con la afección
  • Información personal esencial, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida
  • Todos los medicamentos que estés tomando, así como cualquier vitamina o suplemento

Además, debes hacer lo siguiente:

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como por ejemplo, restringir tu dieta.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.

También es una buena idea hacer una lista de preguntas para el médico. Para los cálculos vesicales, algunas preguntas básicas que debes hacer incluyen las siguientes:

  • ¿Es posible que mis cálculos vesicales puedan pasar sin tratamiento?
  • De no ser así, ¿es necesario eliminarlos? ¿Cuál es el mejor método?
  • ¿Cuáles son los riesgos del tratamiento que propone?
  • ¿Qué sucederá si no se eliminan los cálculos?
  • ¿Existen medicamentos que pueda tomar para eliminar los cálculos vesicales?
  • ¿Cómo puedo evitar que regresen?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Necesito seguir alguna restricción en mi alimentación?
  • ¿Los cálculos regresarán?
  • ¿Hay algún material impreso que pueda tener? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas que puedan surgir durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Has tenido fiebre o escalofríos?
  • ¿Existe algo que haga que los síntomas mejoren?
  • ¿Hay algo que los empeore?

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use