Cáncer de esófago

Perspectiva general

El cáncer esofágico es el cáncer que ocurre en el esófago, un tubo largo y hueco que va desde la garganta al estómago. El esófago ayuda a trasladar la comida que ingieres desde la parte posterior de la garganta hasta estómago para digerirla.

El cáncer de esófago generalmente comienza en las células que recubren su interior. Puede presentarse en cualquier parte del esófago. El cáncer de esófago es más habitual en los hombres que en las mujeres.

El cáncer de esófago es la sexta causa más frecuente de muertes por cáncer en todo el mundo. Las tasas de incidencia varían en las distintas ubicaciones geográficas. En algunas regiones, las tasas más elevadas de casos de cáncer de esófago se pueden atribuir al consumo de tabaco y alcohol o a ciertos hábitos nutricionales y obesidad.

Esófago

El esófago es un tubo muscular que conecta la boca con el estómago. Los anillos de músculo (esfínteres) de las partes inferiores y superiores se contraen y se relajan para permitir el paso de alimentos y líquidos.

Cáncer de esófago

El cáncer de esófago se presenta en las células que recubren el interior del esófago.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas del cáncer de esófago son:

  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Adelgazamiento sin proponérselo
  • Dolor, presión o ardor en el pecho
  • Ardor de estómago o indigestión que empeoran
  • Tos o ronquera

Por lo general, el cáncer de esófago incipiente no causa signos ni síntomas.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes signos y síntomas persistentes que te preocupen.

Si te han diagnosticado esófago de Barrett, un trastorno precanceroso que aumenta el riesgo de cáncer de esófago causado por el reflujo ácido crónico, consulta con el médico qué signos y síntomas pueden indicar que tu trastorno está empeorando.

El análisis para la detección del cáncer de esófago no se hace de forma rutinaria, salvo en pacientes con esófago de Barrett, porque no existen otros grupos de alto riesgo fácilmente identificables. Si tienes esófago de Barrett, habla con el médico acerca de las ventajas y desventajas de los análisis para la detección.

Causas

Las causas del cáncer de esófago no están exactamente claras.

El cáncer de esófago se produce cuando las células del esófago presentan errores (mutaciones) en el ADN. Los errores hacen que las células crezcan y se dividan sin control. La acumulación de células anormales genera un tumor en el esófago que puede crecer para invadir las estructuras cercanas y extenderse a otras partes del cuerpo.

Tipos de cáncer de esófago

El cáncer de esófago se clasifica según el tipo de células que intervienen. Saber el tipo de cáncer de esófago que padeces permite determinar tus opciones de tratamiento. Los tipos de cáncer de esófago comprenden:

  • Adenocarcinoma. El adenocarcinoma comienza en las células de las glándulas secretoras de mucosidad del esófago. Puede presentarse, con mayor frecuencia, en la parte inferior del esófago. El adenocarcinoma es la forma más frecuente de cáncer de esófago en los Estados Unidos y afecta principalmente a los hombres blancos.
  • Carcinoma epidermoide. En este tipo de cáncer (también llamado «carcinoma escamoso») participan las células escamosas, que son células delgadas y planas que recubren la superficie del esófago. El carcinoma epidermoide se presenta, con mayor frecuencia, en la parte superior y media del esófago. Es el cáncer de esófago más frecuente en todo el mundo.
  • Otros tipos poco frecuentes. Algunas formas poco frecuentes del cáncer de esófago son el carcinoma de células pequeñas, el sarcoma, el linfoma, el melanoma y el coriocarcinoma.

Factores de riesgo

Se cree que la irritación crónica del esófago puede contribuir a causar los cambios que provocan cáncer de esófago. Los factores que producen irritación en las células del esófago y que aumentan el riesgo de padecer cáncer de esófago comprenden:

  • Tener enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Fumar
  • Tener cambios precancerosos en las células del esófago (esófago de Barrett)
  • Ser obeso
  • Consumir alcohol
  • Tener reflujo biliar
  • Tener dificultades para tragar debido a un esfínter esofágico que no se relaja (acalasia)
  • Tener el hábito constante de tomar bebidas muy calientes
  • No consumir suficientes frutas ni vegetales
  • Someterse a un tratamiento con radiación en el pecho o en la parte superior del abdomen

Complicaciones

A medida que el cáncer de esófago avanza, puede causar complicaciones, como:

  • Obstrucción del esófago. El cáncer puede dificultar o impedir el paso de alimentos y líquidos a través del esófago.
  • Dolor. El cáncer esofágico avanzado puede provocar dolor.
  • Sangrado esofágico. El cáncer esofágico puede provocar sangrado. Si bien el sangrado, por lo general, es gradual, en ocasiones puede ser repentino e intenso.

Prevención

Puedes tomar medidas para reducir el riesgo de contraer cáncer de esófago. Por ejemplo:

  • Deja de fumar. Si fumas, habla con tu médico sobre estrategias para dejar de hacerlo. Existen medicamentos y apoyo psicológico para ayudarte a dejar de fumar. Si no usas tabaco, no empieces.
  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación. Si optas por beber alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años o menores.
  • Comer más frutas y vegetales. Agrega una variedad de frutas y vegetales coloridos a tu dieta.
  • Mantén un peso saludable. Si tienes sobrepeso u obesidad, pregúntale a tu médico acerca de estrategias que te ayuden a bajar de peso. Ten como meta un adelgazamiento lento y constante, entre 1 y 2 libras (de 0,5 a 1 kilogramo) por semana.

Diagnóstico

Los exámenes y procedimientos usados para diagnosticar el cáncer de esófago incluyen:

  • usar un endoscopio para examinar el esófago (endoscopía). Durante la endoscopía, tu doctor te pasa un tubo flexible equipado con una lente de video (videoendoscopio) por la garganta y al interior del esófago. Con el endoscopio, tu doctor te examina el esófago, buscando cáncer o áreas donde haya irritación.
  • Extracción de una muestra de tejido para analizar (biopsia). Tu doctor quizás use un aparato especial que pase por la garganta al esófago (endoscopio) para recolectar una muestra de tejido sospechoso (biopsia). La muestra de tejido se manda al laboratorio para detectar células cancerosas.

Para determinar la magnitud del cáncer

Luego de confirmar que tienes cáncer de vejiga, quizás tu doctor recomiende exámenes adicionales para determinar si el cáncer se ha extendido a tus nódulos linfáticos o a otras áreas de tu cuerpo.

Los exámenes pueden incluir:

  • exploración por tomografía computarizada
  • imágenes por resonancia magnética
  • exploración ósea
  • rayos X del pecho

Tu médico usa la información que resulte de estos procedimientos para asignar una etapa a tu cáncer. Las etapas de cáncer de esófago se indican con números romanos del 0 al IV. Las etapas con números más pequeños indican que el cáncer está limitado a las capas superficiales del esófago. En la etapa IV se considera que el cáncer es avanzado y que se ha extendido a otras áreas del cuerpo.

El sistema de etapas para el cáncer continúa evolucionando y se está volviendo más complejo al mejorar los médicos el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Tu doctor usa tu etapa de cáncer para seleccionar los tratamientos que son mejores para ti.

Endoscopia

En una endoscopia, se inserta un largo tubo flexible (endoscopio) a través de la garganta hasta el esófago. Una cámara diminuta colocada en el extremo del endoscopio le permite al médico examinar el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno).

Tratamiento

Los tratamientos que te hagan para cáncer de esófago están basados en el tipo de células implicadas en tu cáncer, la etapa del cáncer, tu salud en general y tus preferencias en cuanto a tratamiento.

Cirugía

La cirugía para extirpar el cáncer se puede usar por sí sola o en combinación con otros tratamientos. Las operaciones con que se trata el cáncer de esófago incluyen:

  • Cirugía para extirpar tumores muy pequeños. Si tu cáncer es muy pequeño, y está confinado a las capas superficiales del esófago y no se ha extendido, tu cirujano puede recomendar extirpar el cáncer y el margen de tejido sano que lo rodea. La cirugía se puede hacer usando un endoscopio que se pasa por la garganta y al esófago.
  • Cirugía para extirpar parte del esófago (esofagectomía). Durante una esofagectomía el cirujano extrae la parte de tu esófago que contiene el tumor junto con una sección de la parte superior de tu estómago y los nódulos linfáticos cercanos. La parte restante del esófago se reconecta al estómago. En general esto se hace estirando el estómago hacia arriba para conectarlo con la parte restante del esófago.
  • Cirugía para extirpar parte del esófago y la parte superior del estómago (esofagogastrectomía). Durante la esofagogastrectomía tu cirujano extirpa parte de tu esófago, los nódulos linfáticos cercanos, y una parte más grande de tu estómago. El resto de tu estómago se estira hacia arriba y se vuelve a unir al esófago. Si es necesario, se usa parte del colon para ayudar a unirlos.

La cirugía para cáncer de esófago presenta riesgos de complicaciones graves, como infección, sangrado y drenaje del área donde se une lo que queda del esófago al estómago.

La cirugía para extirpar el esófago puede realizarse como un procedimiento con bisturí, usando incisiones grandes, o con instrumentos quirúrgicos especiales insertados a través de pequeñas incisiones en la piel (laparoscopía). Cómo se realiza la cirugía depende de tu situación individual y el enfoque particular de tu cirujano para realizarla.

Tratamientos para las complicaciones

Los tratamientos para obstrucción del esófago y dificultad para tragar pueden incluir:

  • Aliviar la obstrucción del esófago. Si tu cáncer ha estrechado el esófago, un cirujano puede usar un endoscopio e instrumentos especiales para colocar un tubo de metal (estent) para mantenerlo abierto. Otras opciones incluyen cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia con láser, y terapia fotodinámica.
  • Para proporcionar nutrición. Tu doctor puede recomendar un tubo de alimentación si tienes problemas para tragar o si te vas a hacer cirugía de esófago. Un tubo de alimentación permite que la nutrición llegue directamente a tu estómago o intestino delgado, lo que le da al esófago tiempo para recuperarse después del tratamiento para cáncer.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento con medicamentos que usa sustancias químicas para destruir las células cancerosas. Los medicamentos de quimioterapia típicamente se usan antes (neoadyuvantes) o después (adyuvantes) de la cirugía en las personas con cáncer de esófago. La quimioterapia también puede combinarse con la radioterapia. En las personas con cáncer avanzado que se ha extendido más allá del esófago, la quimioterapia puede usarse sola para ayudar a aliviar los signos y síntomas causados por el cáncer.

Los efectos secundarios que sientas dependen de los medicamentos de quimioterapia que tomes.

Radioterapia

La radioterapia usa haces de rayos X de alta potencia para eliminar las células cancerosas. Típicamente la radiación viene de una máquina exterior a tu cuerpo, que dirige los rayos a tu cáncer (radioterapia externa). O, menos comúnmente, la radiación puede colocarse dentro de tu cuerpo, cerca del cáncer (braquiterapia).

La radioterapia se combina con mucha frecuencia con la quimioterapia en las personas con cáncer de esófago. Típicamente se usa antes de una cirugía, o a veces después. La radioterapia también se usa para aliviar las complicaciones de un cáncer de esófago avanzado, como cuando un tumor crece lo suficiente para impedir que la comida pase al estómago. El tratamiento puede durar de dos a seis semanas de tratamientos diarios de radiación.

Los efectos secundarios de la radiación al esófago incluyen reacciones de la piel similares a quemaduras por el sol, hacer que tragar sea difícil o doloroso, y daño accidental a los órganos cercanos, como los pulmones y el corazón.

Combinación de quimioterapia y radioterapia

La combinación de quimioterapia y radioterapia puede aumentar la eficacia de cada tratamiento. La combinación de quimioterapia y radioterapia puede ser el único tratamiento que te hagas, o la terapia combinada se puede usar antes de una cirugía. Pero la combinación de quimioterapia y radioterapia aumenta la posibilidad y la gravedad de los efectos secundarios.

Cirugía para el cáncer de esófago

Una de las operaciones utilizadas para tratar el cáncer de esófago es la esofagectomía. Durante la esofagectomía, el cirujano extirpa la parte del esófago que contiene el tumor, además de un trozo de la parte superior del estómago, y los ganglios linfáticos cercanos. La parte que queda del esófago se vuelve a conectar al estómago. Por lo general, esto se realiza jalando el estómago hacia arriba, hasta llegar al esófago que queda.

Stent esofágico

Se puede utilizar un tubo de metal (stent) para abrir una parte estrecha del esófago. Para introducir el stent, suele utilizarse un endoscopio.

Medicina alternativa

Las terapias complementarias y alternativas pueden ayudarte a afrontar los efectos secundarios del cáncer y del tratamiento oncológico. Por ejemplo, las personas con cáncer de esófago pueden sentir dolor provocado por el tratamiento oncológico o por un tumor en crecimiento. El médico puede trabajar para controlar el dolor tratando la causa o con medicamentos. Aun así, el dolor puede persistir, y las terapias complementarias y alternativas pueden ayudarte a enfrentarlo.

Algunas de las opciones son:

  • Acupuntura
  • Imágenes guiadas
  • Masajes
  • Técnicas de relajación

Pregúntale al médico si estas opciones son seguras para ti.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Afrontar la conmoción, el temor y la tristeza que conlleva un diagnóstico de cáncer puede llevar tiempo. Es posible que te sientas abrumado justo cuando tienes que tomar decisiones importantes. Con el tiempo, cada persona encuentra una manera de afrontar el diagnóstico y de aceptarlo.

Hasta que encuentres lo que te brinde más consuelo, considera intentar lo siguiente:

  • Busca información suficiente acerca del cáncer de esófago para tomar decisiones sobre tu atención médica. Pídele al médico detalles sobre el cáncer, como el tipo y el estadio. Y pídele que te recomiende fuentes de información donde puedas aprender más acerca de tus opciones de tratamiento. El Instituto Nacional del Cáncer y la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society) son buenos lugares para comenzar.
  • Mantente en contacto con tus amigos y familiares. Tus amigos y familiares pueden brindarte una red de apoyo importante durante el tratamiento oncológico. A medida que empieces a contarles a las personas sobre tu diagnóstico de cáncer de esófago, probablemente te ofrezcan ayuda. Piensa con anticipación sobre las cosas en las que quisieras que te ayuden, ya sea tener a alguien con quien hablar cuando te sientas desanimado u obtener ayuda para preparar las comidas.
  • Busca a alguien con quien hablar. Quizás tengas algún amigo cercano o familiar que sepa escuchar. O habla con un consejero, un asistente social médico o un orientador pastoral o religioso.

    Piensa sobre la idea de unirte a un grupo de apoyo para personas con cáncer. Es posible que encuentres fuerzas y ánimo al estar con otras personas que están enfrentando las mismas dificultades que tú. Pregúntale al médico, enfermero o asistente social sobre los grupos que hay en tu zona. O visita los foros de mensajes en línea, como los que están disponibles a través de la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society).

Preparación antes de la cita

Si tu médico de cabecera sospecha que tienes cáncer de esófago, quizás te derive a varios doctores que ayuden a evaluar tu trastorno. Tu equipo de cuidados médicos puede incluir médicos que:

  • evalúan el esófago (gastroenterólogos)
  • tratan el cáncer con quimioterapia y otros medicamentos (oncólogos)
  • realizan cirugía (cirujanos)
  • usan radiación para tratar el cáncer (oncólogos radioterapeutas)

Para sacar el mayor provecho de tu cita médica, es una buena idea estar bien preparado. Aquí sigue un poco de información para ayudarte a estar listo, y saber qué esperar de tu doctor.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando hagas la cita, pregunta si hay algo que debas hacer previamente, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que estés experimentando, incluyendo alguno que parezca no estar relacionado a la razón por la que pediste la cita.
  • Anota información personal clave, incluyendo cualquier estrés de importancia o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que estés tomando.
  • Considera llevar contigo a un familiar o a un amigo. Alguien que te acompañe puede recordar algo que se te pasó por alto o que olvidaste.
  • Anota las preguntas que quieras hacerle a tu doctor.
  • Escribe las pregunts que quieras hacerle a, tu doctor.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar mejor el tiempo que pases con tu doctor. Para el cáncer de esófago, algunas preguntas básicas para hacerle a tu doctor incluyen:

  • ¿Dónde está localizado mi cáncer de esófago?
  • ¿Qué tan avanzado está mi cáncer?
  • ¿Me puede explicar el informe de patología?
  • ¿Qué otros exámenes necesito?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios potenciales para cada opción de tratamiento?
  • ¿Hay alguna opción de tratamiento que usted piensa es la mejor?
  • ¿Qué le recomendaría a un amigo suyo o a un miembro de su familia que estuviera en mi situación?
  • ¿Debo consultar a un especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios de web recomienda?
  • ¿Qué va a determinar si tengo que volver para una visita de seguimiento?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta que surja durante la cita.

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use