Cáncer de estómago

Perspectiva general

En general, el cáncer de estómago comienza en las células que recubren el estómago y producen mucosidad. Este tipo de cáncer se denomina «adenocarcinoma».

Durante las últimas décadas, los índices de cáncer en la parte principal del estómago (cuerpo del estómago) se redujeron en todo el mundo. Durante el mismo período, se volvió más frecuente padecer cáncer en la parte superior del estómago (cardias), donde este se une con el extremo inferior del tubo de deglución (esófago). Esta zona del estómago se denomina «unión gastroesofágica».

El esófago, la unión gastroesofágica y el estómago

La zona en donde el extremo inferior del esófago se une con la parte superior del estómago se denomina «unión gastroesofágica». El cáncer de la unión gastroesofágica se ha vuelto más frecuente en las últimas décadas.

Cáncer de la unión gastroesofágica

El cáncer de la unión gastroesofágica se presenta en la zona en donde el esófago se une con la parte superior del estómago.

Ilustración del cáncer de estómago

El cáncer de estómago generalmente comienza en las células que recubren el interior del estómago.

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer de la unión gastroesofágica y el cáncer de estómago pueden ser los siguientes:

  • Fatiga
  • Sensación de hinchazón después de comer
  • Sensación de saciedad después de ingerir pequeñas cantidades de comida
  • Ardor de estómago intenso y persistente
  • Fuerte indigestión que siempre está presente
  • Náuseas constantes sin causa aparente
  • Dolor estomacal
  • Vómitos constantes
  • Adelgazamiento involuntario

Cuándo consultar al médico

Si tienes signos y síntomas que te preocupan, programa una consulta con el médico. Probablemente, el médico, en primera instancia, investigue causas más frecuentes de tus signos y síntomas.

Causas

En general, el cáncer comienza cuando ocurre un error (mutación) en el ADN de una célula. La mutación hace que la célula crezca, se divida rápidamente y continúe viviendo más tiempo que una célula normal. La acumulación de células cancerosas forma un tumor que puede invadir las estructuras circundantes. Las células cancerosas pueden desprenderse del tumor y diseminarse a otras partes del cuerpo.

El cáncer de la unión gastroesofágica está relacionado con la enfermedad por reflujo gastroesofágico y, en menor medida, con la obesidad y el tabaquismo. La enfermedad por reflujo gastroesofágico es un trastorno que se produce a causa del reflujo frecuente de ácido estomacal al esófago.

Existe una fuerte correlación entre una dieta con un alto contenido de alimentos ahumados y salados, y el cáncer de estómago ubicado en la parte principal del estómago. Como el uso del refrigerador para conservar los alimentos ha aumentado en todo el mundo, la incidencia del cáncer de estómago ha disminuido.

Estómago, válvula pilórica y parte superior del intestino delgado (duodeno)

El estómago es un saco muscular de un tamaño similar al de un melón pequeño que se expande al comer o beber para albergar hasta un galón (aproximadamente 4 litros) de comida o líquido. Una vez que el estómago pulveriza la comida, fuertes contracciones musculares (ondas peristálticas) empujan la comida hacia la válvula pilórica, que la conduce a la parte superior del intestino delgado (duodeno).

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo de cáncer de la unión gastroesofágica es la historia clínica de enfermedad por reflujo gastroesofágico y de obesidad.

Los factores que aumentan el riesgo de padecer cáncer estomacal en el cuerpo del estómago son:

  • Una alimentación alta en alimentos ahumados y salados
  • Una alimentación baja en frutas y verduras
  • Antecedentes familiares de cáncer de estómago
  • Infección por Helicobacter pylori
  • Inflamación de estómago a largo plazo
  • Anemia perniciosa
  • Tabaquismo
  • Pólipos estomacales

Prevención

No está claro qué es lo que causa el cáncer de la unión gastroesofágica o de estómago, por lo que no hay manera de prevenirlo. Sin embargo, puedes adoptar medidas para reducir el riesgo de padecer cáncer de la unión gastroesofágica y de estómago haciendo pequeños cambios en tu vida cotidiana. Por ejemplo, trata de hacer lo siguiente:

  • Haz ejercicio. El ejercicio regular está asociado a un menor riesgo de cáncer de estómago. Trata de incorporar la actividad física en tu rutina y practicarla la mayoría de los días de la semana.
  • Come más frutas y vegetales. Trata de incorporar más frutas y vegetales a tu dieta todos los días. Elige entre una amplia variedad de frutas y vegetales coloridos.
  • Reduce la cantidad de alimentos salados y ahumados. Limita estos alimentos para proteger el estómago.
  • Deja de fumar. Si fumas, deja de hacerlo. Si no fumas, no empieces a hacerlo ahora. Fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer de estómago, así como muchos otros tipos de cáncer. Dejar de fumar puede ser muy difícil, así que pídele ayuda a tu médico.
  • Pregúntale al médico sobre el riesgo de tener cáncer de la unión gastroesofágica o de estómago. Habla con el médico si tienes un mayor riesgo de padecer cáncer de la unión gastroesofágica o de estómago. Juntos pueden planear endoscopias regulares para buscar signos de cáncer de estómago.

Diagnóstico

Las pruebas y procedimientos que se utilizan para diagnosticar el cáncer de estómago y de la unión gastroesofágica comprenden:

  • Una pequeña cámara en el interior del estómago (endoscopia superior). Un tubo delgado que contiene una cámara pequeña se introduce por la garganta hasta llegar al estómago. El médico puede buscar signos de cáncer. Si encuentra alguna región que le genera sospechas, se puede tomar una muestra de tejido (biopsia) para analizarla.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Las pruebas por imágenes para la detección del cáncer de estómago constan de la tomografía computarizada y un tipo especial de radiografía a veces llamada «ingesta de bario».

Determinar el grado (la etapa) del cáncer de estómago

La etapa del cáncer de estómago le permite al médico decidir los tratamientos más adecuados para ti. Entre las pruebas y los procedimientos utilizados para determinar la etapa del cáncer, se incluyen los siguientes:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Las pruebas pueden incluir tomografía computarizada (TC) y tomografía por emisión de positrones (TEP).
  • Cirugía exploratoria. El médico puede recomendarte cirugía para buscar signos que indiquen que el cáncer se ha esparcido más allá del estómago dentro del abdomen. La cirugía exploratoria generalmente se realiza mediante laparoscopía. Este significa que el cirujano realiza varias incisiones pequeñas en el abdomen e introduce una cámara especial que transmite imágenes a un monitor en la sala de operaciones.

Se pueden usar otras pruebas para determinar la etapa, según tu situación.

Estadios del cáncer de estómago

Las etapas del adenocarcinoma del estómago o el esófago incluyen las siguientes:

  • Etapa I. En esta etapa, el tumor está limitado a la capa superior del tejido que recubre el interior del esófago o el estómago. También es posible que las células cancerosas se hayan diseminado a un número limitado de ganglios linfáticos cercanos.
  • Etapa II. El cáncer en esta etapa se ha diseminado de forma más profunda y ha crecido hacia dentro de la capa del músculo de la pared del esófago o el estómago. El cáncer también puede haberse diseminado hacia más ganglios linfáticos.
  • Etapa III. En esta etapa, el cáncer pudo haber crecido a través de todas las capas del esófago o el estómago y haberse diseminado a estructuras cercanas. O bien, puede ser un cáncer más pequeño que se ha diseminado más extensamente a los ganglios linfáticos.
  • Etapa IV. Esta etapa indica que el cáncer se ha diseminado a áreas lejanas del cuerpo.
Endoscopia

En una endoscopia, se inserta un largo tubo flexible (endoscopio) a través de la garganta hasta el esófago. Una cámara diminuta colocada en el extremo del endoscopio le permite al médico examinar el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno).

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para el cáncer de la unión gastroesofágica y el cáncer de estómago dependen de la etapa de la enfermedad, la salud general y las preferencias.

Cirugía

La cirugía se realiza para extirpar el cáncer de estómago en su totalidad y, cuando sea posible, un margen de tejido sano. Las opciones incluyen lo siguiente:

  • Extirpación de tumores en su fase inicial de la membrana del estómago. Los tumores muy pequeños localizados en la membrana interna del estómago pueden extirparse a través de un procedimiento denominado «mucosectomía endoscópica». El endoscopio es una sonda con una luz y una cámara que se introduce por la garganta hasta llegar al estómago. El médico utiliza herramientas especiales para extirpar el tumor y un margen de tejido sano de la membrana del estómago.
  • Extirpación de una parte del estómago (gastrectomía parcial). Durante la gastrectomía parcial, el cirujano extirpa solo la parte del estómago afectada por el cáncer.
  • Extirpación de todo el estómago (gastrectomía total). La gastrectomía total consiste en extirpar todo el estómago y parte del tejido circundante. Luego, el esófago se conecta directamente con el intestino delgado para que la comida circule por el sistema digestivo.
  • Extirpación de los ganglios linfáticos a fin de determinar si hay cáncer. El cirujano examina y elimina los ganglios linfáticos en el abdomen a fin de determinar si hay células cancerosas.
  • Cirugía para aliviar los signos y síntomas. En el caso de las personas con cáncer de estómago avanzado, la extirpación parcial del estómago puede generar un alivio de los signos y síntomas de un tumor en crecimiento. Si este es el caso, la cirugía no curará el cáncer de estómago avanzado, pero puede hacerte sentir más cómodo.

La cirugía acarrea el riesgo de sangrado e infección. Si el estómago se extirpa en forma parcial o total, puedes tener problemas digestivos.

Radioterapia

La radioterapia emplea haces de energía de gran potencia, como los rayos X y los protones, para eliminar las células cancerosas. Los haces de energía salen de una máquina que se mueve a tu alrededor mientras permaneces acostado en una mesa.

La radioterapia puede utilizarse antes de la cirugía (radiación neoadyuvante) para encoger un tumor de estómago de modo que resulte más fácil extirparlo. La radioterapia también puede utilizarse después de la cirugía (radiación adyuvante) para eliminar las células cancerosas que queden cerca del estómago. Con frecuencia, la radiación se combina con quimioterapia. En casos de cáncer avanzado, la radioterapia también puede utilizarse para aliviar los efectos secundarios provocados por un tumor de gran tamaño.

La radioterapia en el estómago puede causar diarrea, indigestión, náuseas y vómitos.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento con medicamentos que emplea sustancias químicas para eliminar las células cancerosas. Los medicamentos utilizados en quimioterapia se desplazan por todo el cuerpo y eliminan las células cancerosas que puedan haberse extendido fuera del estómago.

La quimioterapia puede administrarse antes de la cirugía (quimioterapia neoadyuvante) para ayudar a reducir el tamaño de un tumor, de modo que sea más fácil extirparlo. La quimioterapia también se utiliza después de la cirugía (quimioterapia adyuvante) para eliminar las células cancerosas que puedan quedar en el cuerpo. A menudo, la quimioterapia se combina con radioterapia. La quimioterapia puede utilizarse sola en personas con cáncer de estómago avanzado para ayudar a aliviar los signos y síntomas.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de los medicamentos utilizados. El tipo de cáncer de estómago que tengas determina qué medicamentos recibirás en la quimioterapia.

Medicamentos dirigidos

La terapia dirigida usa medicamentos que atacan anomalías específicas de las células cancerosas o que indican al sistema inmunitario que mate las células cancerosas (inmunoterapia). Los medicamentos dirigidos utilizados para el tratar el cáncer de estómago son:

  • Trastuzumab (Herceptin) para las células cancerosas del estómago que producen demasiada cantidad del receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (HER2)
  • Ramucirumab (Cyramza) para casos de cáncer de estómago en estadio avanzado que no responde a otros tratamientos
  • Imatinib (Gleevec) para una forma rara de cáncer de estómago llamada «tumor del estroma gastrointestinal»
  • Sunitinib (Sutent) para tumores del estroma gastrointestinal
  • Regorafenib (Stivarga) para tumores del estroma gastrointestinal

Actualmente, se están estudiando varios medicamentos de terapia dirigida para el tratamiento del cáncer de la unión gastroesofágica, pero solo dos de estos medicamentos (ramucirumab y trastuzumab) se aprobaron para ese uso.

Los medicamentos de terapia dirigida muchas veces se usan junto con los medicamentos de quimioterapia estándares. El médico realiza análisis de las células cancerosas para determinar si estos tratamientos tienen probabilidades de funcionar en tu caso.

Cuidados paliativos (de sostén)

Los cuidados paliativos son un tipo de atención médica especializada que se centra en brindar alivio del dolor y otros síntomas a pacientes con enfermedades graves. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan junto a ti, tu familia y tus otros médicos a fin de proporcionar un nivel de apoyo adicional que complemente tu atención continua. Los cuidados paliativos pueden usarse mientras el paciente realiza otros tratamientos agresivos, como cirugía, quimioterapia o radioterapia.

Al recurrir a los cuidados paliativos junto con todos los demás tratamientos que correspondan, las personas con cáncer pueden sentirse mejor y tener una supervivencia más larga.

Los cuidados paliativos los brinda un equipo de médicos, enfermeros y otros profesionales especialmente capacitados. Los equipos de cuidados paliativos se orientan a mejorar la calidad de vida tanto de los pacientes como de sus familias. Esta forma de atención se ofrece junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que puedas estar recibiendo.

Posibles tratamientos futuros

En todo el mundo, los investigadores están estudiando varios medicamentos nuevos que aprovechan el poder del sistema inmunitario para erradicar el cáncer, un enfoque denominado «inmunoterapia». Estos medicamentos actúan de manera compleja para hacer que el sistema inmunitario responda a las células cancerosas como si fuesen invasores externos, como las bacterias.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Recibir un diagnóstico de cáncer puede ser abrumador y aterrador. Una vez que empieces a adaptarte después del golpe inicial del diagnóstico, puede que te resulte útil mantenerte concentrado en tareas que te ayuden a sobrellevar la situación. Por ejemplo, intenta hacer lo siguiente:

  • Informarte lo suficiente para tomar decisiones sobre la atención médica que recibes. Pídele al médico que anote los detalles sobre tu enfermedad: el tipo, el estadio y las opciones de tratamiento. Utiliza esos detalles para buscar más información sobre el cáncer de estómago y los beneficios y riesgos de cada opción de tratamiento.
  • Ponte en contacto con otros sobrevivientes de cáncer. Pregúntale al médico acerca de los grupos de apoyo en tu zona. O usa Internet para conectarte con sobrevivientes del cáncer en foros de mensajería, como los que administra la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society).
  • Mantente activo. Recibir un diagnóstico de cáncer no significa que tengas que dejar de hacer lo que disfrutas o lo que haces normalmente. En general, si te sientes lo suficientemente bien para hacer algo, ve y hazlo.

Preparación antes de la cita

Si tienes signos o síntomas que te preocupan, como primera medida, visita a tu médico de cabecera. Si el médico sospecha que puedes tener un problema de estómago, puede derivarte a un médico especializado en enfermedades gastrointestinales (gastroenterólogo). Una vez diagnosticado el cáncer de estómago, pueden derivarte a un especialista en cáncer (oncólogo) o un cirujano que se especialice en operaciones del tubo digestivo.

Debido a que las consultas pueden ser breves y a que siempre hay mucho para hablar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y acerca de qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación, como respetar alguna restricción en la dieta.
  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluidos los que parezcan no guardar relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluidos factores causantes de mucho estrés o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas.
  • Toma nota de lo que parezca mejorar o empeorar tus signos y síntomas. Lleva un registro de cuáles alimentos, medicamentos u otros factores influyen tus signos y síntomas
  • Es buena idea llevar a un familiar o amigo. En ocasiones, puede ser difícil absorber toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún dato que olvidaste o que no notaste.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Tu tiempo con el médico es limitado. Por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo la consulta. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En el caso del cáncer de estómago, algunas preguntas básicas para hacerle al médico pueden ser:

  • ¿Qué tipo de cáncer de estómago tengo?
  • ¿Qué tan avanzado está el cáncer de estómago?
  • ¿Qué otros tipos de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Qué tan exitosos son los tratamientos?
  • ¿Cuáles son los beneficios y los riesgos de cada opción?
  • ¿Hay alguna opción que considere la mejor para mí?
  • ¿Cómo el tratamiento afectará mi vida? ¿Puedo seguir trabajando?
  • ¿Debería pedir una segunda opinión? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer más preguntas que se te ocurran durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para tratar otros puntos que quieras abordar. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o aislados?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use