Cáncer de ovario

Perspectiva general

El cáncer de ovarios es un tipo de cáncer que comienza en los ovarios. El aparato reproductor femenino contiene dos ovarios, uno de cada lado del útero. Los ovarios, cada uno aproximadamente del tamaño de una almendra, producen los óvulos y las hormonas estrógeno y progesterona.

El cáncer de ovario con frecuencia se detecta cuando este ya se ha expandido a la pelvis y el abdomen. En este estadio tardío, en más difícil tratar el cáncer de ovario. El tratamiento del cáncer de ovario en un estadio temprano, cuando la enfermedad se encuentra solo en el ovario, tiene más probabilidades de ser exitoso.

Generalmente, la cirugía y la quimioterapia se utilizan para tratar el cáncer de ovario.

Cáncer de ovario

El cáncer de ovario es un tipo de cáncer que comienza en los ovarios. Los ovarios (cada uno del tamaño de una almendra aproximadamente) producen óvulos (huevos), como así también las hormonas progesterona y testosterona.

Síntomas

El cáncer de ovario en estadio temprano rara vez causa síntomas. El cáncer de ovario en estadio avanzado puede causar algunos síntomas no específicos que se suelen confundir con afecciones benignas más frecuentes.

Los signos y síntomas del cáncer de ovario pueden comprender los siguientes:

  • Hinchazón o inflamación abdominal
  • Sensación de saciedad rápida al comer
  • Adelgazamiento
  • Molestias en la zona de la pelvis
  • Cambios en los hábitos intestinales, como estreñimiento
  • Necesidad frecuente de orinar

Cuándo consultar al médico

Pide una cita con el médico si tienes algún signo o síntoma que te preocupe.

Si tienes antecedentes familiares de cáncer de ovario o de mama, habla con el médico sobre tu riesgo de padecer cáncer de ovario. El médico te puede derivar a un asesor en genética para evaluar el análisis de ciertas mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario.

Ubicación de los órganos reproductores femeninos

Los ovarios, las trompas de Falopio, el útero, el cuello del útero y la vagina (canal vaginal) forman el aparato reproductor femenino.

Causas

No se sabe con certeza qué causa el cáncer de ovario, pero los médicos han identificado factores que pueden aumentar el riesgo de padecer la enfermedad.

En general, el cáncer comienza cuando una célula presenta errores (mutaciones) en el ADN. Las mutaciones les ordenan a las células que crezcan y se multipliquen rápido, lo que crea una masa (tumor) de células anormales. Las células anormales continúan viviendo cuando otras células sanas morirían. Pueden invadir los tejidos cercanos y desprenderse de un tumor inicial para diseminarse a otras partes del cuerpo (metástasis).

Tipos de cáncer de ovario

El tipo de célula en la que se origine el cáncer determina el tipo de cáncer de ovario. Los tipos de cáncer de ovario son:

  • Tumores epiteliales, que se originan en la capa delgada de tejido que recubre el exterior de los ovarios. Aproximadamente, el 90 por ciento de los tipos de cáncer de ovario son tumores epiteliales.
  • Tumores estromales, que se originan en el tejido ovárico que contiene células que producen hormonas. Estos tumores se suelen diagnosticar en un estadio más temprano que otros tumores ováricos. Alrededor del 7 por ciento de los tumores ováricos son estromales.
  • Tumores de células germinativas, que se originan en las células productoras de óvulos. Estos tipos de cáncer poco frecuentes tienden a ocurrir en las mujeres más jóvenes.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de ovario pueden comprender los siguientes:

  • Edad avanzada. El cáncer de ovario puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en mujeres de 50 a 60 años.
  • Mutaciones genéticas hereditarias. Un pequeño porcentaje de los tipos de cáncer de ovario se debe a una mutación genética que heredas de tus padres. Los genes que se sabe que aumentan el riesgo de sufrir cáncer de ovario se llaman «gen del cáncer de mama 1» (BRCA1) y «gen del cáncer de mama 2» (BRCA2). Estos genes también aumentan el riesgo de tener cáncer de mama.

    Se sabe que otras mutaciones genéticas, como las asociadas con el síndrome de Lynch, aumentan el riesgo de tener cáncer de ovarios.

  • Antecedentes familiares de cáncer de ovario. Las personas con uno o más familiares cercanos con cáncer de ovario tienen un mayor riesgo de padecer esta enfermedad.
  • Terapia de reemplazo hormonal con estrógeno, especialmente si su uso es a largo plazo y en grandes dosis.
  • Edad en que comenzó la menstruación y edad en que terminó. El inicio de la menstruación a una edad temprana o el inicio de la menopausia a una edad tardía, o ambos casos, pueden aumentar el riesgo de cáncer de ovario.

Prevención

No existe una forma de prevenir el cáncer de ovario. Pero puede haber maneras de reducir el riesgo:

  • Considera tomar píldoras anticonceptivas. Pregúntale al médico si tomar las píldoras anticonceptivas puede ser adecuado para ti. Las mujeres que toman anticonceptivos orales pueden tener un riesgo menor de padecer cáncer de ovario. Pero los anticonceptivos orales conllevan algunos riesgos; por ello, debes analizar si los beneficios superan a los riesgos según tu situación.
  • Habla con el médico acerca de los factores de riesgo. Cuéntale si tienes antecedentes familiares de casos de cáncer de mama y ovario. El médico puede determinar qué significaría esto para tu propio riesgo de cáncer. En algunos casos, es posible que el médico te derive a un asesor en genética que puede ayudarte a decidir si las pruebas genéticas serían adecuadas para ti. Si se descubre que tienes una mutación genética que aumenta el riesgo de padecer cáncer de ovario, tal vez quieras considerar la cirugía para extirpar los ovarios y así prevenir el cáncer.

Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos que se utilizan para diagnosticar el cáncer de ovario son los siguientes:

  • Examen pélvico. Durante un examen pélvico, el médico se pondrá guantes e insertará los dedos en la vagina y, al mismo tiempo, te presionará con la mano el abdomen para sentir (palpar) los órganos de la pelvis. Además, examinará visualmente los órganos genitales externos, la vagina y el cuello del útero.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Las pruebas, como ecografías o tomografías computarizadas del abdomen y de la pelvis, pueden ayudar a determinar el tamaño, la forma y la estructura de los ovarios.
  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre podrían incluir análisis de la función de los órganos que pueden ayudar a determinar el estado de salud general.

    El médico también puede indicarte análisis de sangre para verificar los marcadores tumorales que permiten detectar el cáncer de ovario. Por ejemplo, un análisis de sangre del antígeno del cáncer 125 (CA 125) permite detectar una proteína que suele encontrarse en la superficie de las células del cáncer de ovario. Estos análisis no pueden indicarle al médico si tienes cáncer, pero pueden proveer indicios sobre el diagnóstico y el pronóstico.

  • Cirugía. A veces, el médico no puede precisar el diagnóstico hasta que te sometes a una cirugía para extirpar un ovario y este se analiza para detectar signos de cáncer.

Una vez que se confirma el diagnóstico de cáncer de ovario, el médico usará la información de las pruebas y los procedimientos para asignarle un estadio al cáncer que padeces. Los estadios del cáncer de ovario se indican con números romanos que van del I al IV. Los estadios más bajos indican que el cáncer está limitado a los ovarios. El estadio IV indica que el cáncer se ha propagado a partes lejanas del cuerpo.

Cómo se hace un examen pélvico

Durante un examen pélvico, el médico inserta dos dedos enguantados dentro de su vagina. Mientras que al mismo tiempo presionando sobre el abdomen, él o ella puede evaluar tu útero, ovarios y otros órganos pélvicos.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de ovario generalmente implica una combinación de cirugía y quimioterapia.

Cirugía

Las operaciones para extirpar el cáncer de ovario son las siguientes:

  • Cirugía para extirpar un ovario. En el caso del cáncer en estadio muy temprano que no se diseminó más allá de un ovario, es posible que la cirugía comprenda extraer un ovario y su trompa de Falopio. Mediante este procedimiento puedes conservar la capacidad de concebir.
  • Cirugía para extirpar ambos ovarios. Si presentas cáncer en ambos ovarios, pero no hay signos de otro tipo de cáncer adicional, el cirujano puede extirpar ambos ovarios y trompas de Falopio. Este procedimiento deja el útero intacto, por lo que aún puedes quedar embarazada con tus propios embriones u óvulos congelados o bien con óvulos de un donante.
  • Cirugía para extirpar ambos ovarios y el útero. Si el cáncer es más extenso o si no deseas preservar tu capacidad de concebir, el cirujano extirpará los ovarios, las trompas de Falopio, el útero, los ganglios linfáticos cercanos, y un pliegue de tejido graso abdominal (epiplón).
  • Cirugía para tratar el cáncer avanzado. Si el cáncer es avanzado, es posible que el médico recomiende quimioterapia seguida de una cirugía para extirpar la mayor cantidad de cáncer que sea posible.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento que utiliza medicamentos para combatir las células de crecimiento rápido en el cuerpo, incluidas las cancerosas. Los medicamentos de quimioterapia se pueden inyectar en una vena o se pueden tomar por vía oral. A veces, los medicamentos se inyectan directamente en el abdomen (quimioterapia intraperitoneal).

La quimioterapia se suele usar después de la cirugía para destruir todas las células cancerosas que puedan haber quedado. También puede usarse antes de la cirugía.

Terapia dirigida

En la terapia dirigida se usan medicamentos que atacan las vulnerabilidades específicas dentro de las células cancerosas. Los medicamentos de la terapia dirigida suelen reservarse para tratar el cáncer de ovario que regresa después de un tratamiento inicial o para el cáncer resistente a otros tratamientos. El médico puede analizar las células cancerosas para determinar qué terapia dirigida es la que probablemente sea más eficaz para tu tipo de cáncer.

La terapia dirigida es un área de investigación activa del cáncer. Muchos ensayos clínicos están probando nuevas terapias dirigidas.

Atención de apoyo (cuidados paliativos)

Los cuidados paliativos consisten en atención médica especializada que se centra en proporcionar alivio del dolor y de otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan contigo, tu familia y tus otros médicos para proporcionar un nivel de apoyo adicional que complemente tu atención continua. Puedes recibir cuidados paliativos mientras te sometes a otros tratamientos agresivos, como una cirugía y la quimioterapia.

Cuando los cuidados paliativos se administran junto con todos los otros tratamientos que correspondan, las personas que tienen cáncer pueden sentirse mejor y vivir más tiempo.

Los cuidados paliativos los brinda un equipo de médicos, personal de enfermería y otros profesionales especialmente capacitados. Los equipos de cuidados paliativos buscan mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y la de sus familias. Esta forma de atención se ofrece junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que puedas estar recibiendo.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

El diagnóstico de cáncer de ovario puede ser abrumador y atemorizante. Con el tiempo, encontrarás formas de enfrentar tus sentimientos pero, mientras tanto, te podría resultar útil considerar lo siguiente:

  • Busca a alguien con quien hablar. Puede que te sientas cómodo hablando de tus sentimientos con un amigo o con un familiar, o quizás prefieras reunirte con un grupo formal de apoyo. También hay grupos de apoyo para las familias de sobrevivientes del cáncer.
  • Deja que las personas te ayuden. Los tratamientos oncológicos pueden ser agotadores. Cuéntales a las personas qué es lo que sería más útil para ti.
  • Fija metas razonables. Tener metas te da una sensación de control y te puede brindar un propósito. Pero elige objetivos que puedas cumplir.
  • Tómate tiempo para ti. Comer bien, relajarte y descansar lo suficiente pueden ayudarte a combatir el estrés y la fatiga que provoca el cáncer.

Preparación antes de la cita

Comienza solicitando una cita con tu médico de familia, con un médico general o con un ginecólogo si tienes algún signo o síntoma que te preocupa.

Si tu médico de atención primaria sospecha que tienes cáncer de ovario, es posible que te derive a un especialista en casos de cáncer del aparato genital femenino (oncólogo ginecológico). Un oncólogo ginecológico es un ginecólogo-obstetra que tiene capacitación adicional en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de ovario y de otros tipos de cáncer ginecológico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita médica, por ejemplo, no comer ningún alimento sólido el día anterior.
  • Toma nota de tus síntomas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la cita médica.
  • Anota tu información médica más importante, incluso otras afecciones.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos tus medicamentos, vitaminas y suplementos.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar lo que te diga el médico.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y qué efectos secundarios puedo esperar?
  • ¿Cuál es el pronóstico?
  • Si todavía quiero tener hijos, ¿qué opciones hay disponibles para mí?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer cualquier otra pregunta que se te ocurra.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede darte tiempo para repasar los puntos a los que quieras dedicarles más tiempo. Te puede preguntar lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a sentir los síntomas y cuán intensos son?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore o empeore los síntomas?
  • ¿Tienes algún familiar con cáncer de ovario o de mama?
  • ¿Hay otros tipos de cáncer en tus antecedentes familiares?

Last Updated Jul 25, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use