Cáncer de piel

Perspectiva general

El cáncer de piel —el crecimiento anormal de las células de la piel— se suele desarrollar en la piel expuesta al sol. Pero esta forma frecuente de cáncer también puede ocurrir en zonas de piel que normalmente no están expuestas a la luz solar.

Existen tres tipos principales de cáncer de piel: carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma.

Puedes reducir el riesgo de padecer cáncer de piel limitando o evitando la exposición a la radiación ultravioleta (UV). Revisar la piel para detectar cambios sospechosos puede ayudar a detectar el cáncer de piel en sus estadios iniciales. La detección temprana del cáncer de piel te brinda la mayor probabilidad de que el tratamiento del cáncer de piel sea exitoso.

Síntomas

Dónde se desarrolla el cáncer de piel

El cáncer de piel se manifiesta principalmente en las zonas de la piel más expuestas al sol, como el cuero cabelludo, el rostro, los labios, las orejas, el cuello, el pecho, los brazos y las manos, y, en el caso de las mujeres, las piernas. Pero también puede formarse en áreas que rara vez ven la luz del día: las palmas de las manos, debajo de las uñas de las manos o de los pies y el área genital.

El cáncer de piel afecta a personas de todos los tonos de piel, incluidas aquellas con tez más oscura. Cuando el melanoma ocurre en personas con tonos de piel oscuros, es más probable que ocurra en áreas que normalmente no están expuestas al sol, como las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Signos y síntomas del carcinoma de células basales

Por lo general, los carcinomas de células basales se producen en áreas del cuerpo expuestas al sol, como el cuello o el rostro.

El carcinoma de células basales puede aparecer como:

  • Un bulto ceroso o perlado
  • Una lesión plana, parecida a una cicatriz marrón o del color de la piel
  • Una úlcera con costras o sangrante que se cura y regresa

Signos y síntomas del carcinoma espinocelular

En la mayoría de los casos, el carcinoma espinocelular se produce en áreas del cuerpo expuestas al sol, como el rostro, las orejas y las manos. Las personas con piel más oscura son más propensas a desarrollar carcinomas espinocelulares en áreas que generalmente no están expuestas al sol.

El carcinoma espinocelular puede aparecer como:

  • Un nódulo rojo y firme
  • Una lesión plana con una superficie escamosa y con costras

Signos y síntomas del melanoma

El melanoma puede formarse en cualquier parte del cuerpo, en la piel normal o en un lunar existente que se vuelve canceroso. El melanoma aparece con mayor frecuencia en el rostro o el tronco de los hombres afectados. En las mujeres, este tipo de cáncer más a menudo se desarrolla en la parte inferior de las piernas. Tanto en los hombres como en las mujeres, el melanoma se puede producir en la piel que no ha sido expuesta al sol.

El melanoma puede afectar a las personas de todos los tipos de piel. En las personas con tonos de piel más oscura, el melanoma tiende a producirse en las palmas de las manos o las plantas de los pies, o bajo las uñas de los pies o las manos.

Los signos de melanoma incluyen los siguientes:

  • Un área grande y amarronada con pintitas más oscuras
  • Un lunar que cambia de color, tamaño o sensación, o que sangra
  • Una lesión pequeña con un borde irregular y partes que aparecen de color rojo, rosa, blanco, azul o azul oscuro
  • Una lesión dolorosa que pica o arde
  • Lesiones oscuras en las palmas de las manos, las plantas de los pies, las yemas de los dedos de las manos o los pies, o en el recubrimiento de las mucosas de la boca, la nariz, la vagina o el ano

Signos y síntomas de tipos de cáncer de piel menos frecuentes

Otros tipos de cáncer de piel menos frecuentes incluyen:

  • Sarcoma de Kaposi. Esta forma poco frecuente de cáncer de piel se desarrolla en los vasos sanguíneos de la piel y causa manchas rojas o púrpuras en la piel o las membranas mucosas.

    El sarcoma de Kaposi ocurre principalmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados, como las personas con SIDA, y en personas que toman medicamentos que suprimen su inmunidad natural, como las personas que se han sometido a trasplantes de órganos.

    Otras personas con un mayor riesgo de sarcoma de Kaposi son los hombres jóvenes que viven en África o los hombres mayores de ascendencia judía italiana o del este de Europa.

  • Carcinoma de células de Merkel. El carcinoma de células de Merkel causa nódulos firmes y brillantes que se producen en la piel, o justo debajo de ella, y en los folículos pilosos. El carcinoma de células de Merkel se encuentra con mayor frecuencia en la cabeza, el cuello y el tronco.
  • Carcinoma de glándulas sebáceas. Este cáncer poco frecuente y agresivo se origina en las glándulas sebáceas de la piel. Los carcinomas de las glándulas sebáceas, que generalmente aparecen como nódulos duros e indoloros, pueden desarrollarse en cualquier parte, pero la mayoría se presenta en el párpado, donde se los suele confundir con otros problemas de párpado.

Cuándo debes consultar con un médico

Programa una consulta con el médico si adviertes cambios en la piel que te preocupen. No todos los cambios en la piel son a causa de cáncer de piel. El médico investigará los cambios en tu piel para determinar la causa.

Carcinoma basocelular

El carcinoma basocelular es un tipo de cáncer de piel que se suele desarrollar en zonas de piel expuestas al sol. Esta fotografía muestra un carcinoma basocelular que afecta la piel del párpado inferior.

Carcinoma de células escamosas en las orejas y en los labios

Las zonas que se exponen al sol como los labios y las orejas son propensas a desarrollar carcinoma de células escamosas de la piel.

Fotografía de un melanoma

El primer signo de melanoma suele ser un lunar que cambia de tamaño, forma o color. Este melanoma muestra una variedad de colores y un borde irregular, dos signos de advertencia de melanoma.

Fotografía de un carcinoma de células de Merkel

El carcinoma de células de Merkel es un cáncer agresivo raro. Aparece como un nódulo indoloro, de color piel o rojo azulado que crece en la piel.

Causas

El cáncer de piel ocurre cuando se producen errores (mutaciones) en el ADN de las células de la piel. Las mutaciones ocasionan un crecimiento fuera de control de las células y la formación de una masa de células cancerosas.

Células involucradas en el cáncer de piel

El cáncer de piel comienza en la capa superior de la piel: la epidermis. La epidermis es una capa delgada que proporciona una cubierta protectora de las células de la piel que el cuerpo reemplaza continuamente. La epidermis contiene tres tipos de células principales:

  • Las células escamosas, que se encuentran justo debajo de la superficie externa y funcionan como el recubrimiento interno de la piel.
  • Las células basales, que producen nuevas células cutáneas y se encuentran debajo de las células escamosas.
  • Los melanocitos, que producen melanina, el pigmento que da a la piel su color normal, y se encuentran en la parte inferior de la epidermis. Los melanocitos producen más melanina cuando te expones al sol para ayudar a proteger las capas más profundas de la piel.

El lugar donde comienza el cáncer de piel determina de qué tipo es y las opciones de tratamiento.

La luz ultravioleta y otras posibles causas

Gran parte del daño al ADN en las células de la piel es consecuencia de la radiación ultravioleta (UV), que se encuentra en la luz del sol y en las luces que se utilizan en las camas solares. Pero la exposición al sol no explica los casos de cáncer de piel que se manifiestan en piel no expuesta comúnmente a la luz del sol. Esto indica que otros factores pueden intervenir en el riesgo de padecer cáncer de piel, como estar expuesto a sustancias tóxicas o tener una afección que debilite el sistema inmunitario.

Dónde se desarrolla el cáncer de piel

El cáncer de piel comienza en las células que componen la capa exterior de tu piel (epidermis). Un tipo de cáncer de piel llamado carcinoma basocelular comienza en las células basales, las cuales hacen que las células de la piel empujen hacia la superficie las células viejas de manera continua. A medida que las células nuevas se mueven hacia arriba, se vuelven planas y escamosas, y es donde puede generarse un cáncer de piel llamado carcinoma de células escamosas. El melanoma, otro tipo de cáncer de piel, se desarrolla en las células pigmentarias (melanocitos).

Factores de riesgo

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir cáncer de piel son:

  • Piel clara. Independientemente del color de la piel, toda persona puede contraer cáncer de piel. Sin embargo, tener menos pigmento (melanina) en la piel proporciona menos protección contra la radiación UV perjudicial. Si tienes cabello rubio o pelirrojo, ojos claros y pecas o te quemas fácilmente con el sol, es más probable que desarrolles cáncer de piel que una persona con piel más oscura.
  • Antecedentes de quemaduras por el sol. Haber tenido una o más ampollas de quemaduras por el sol de niño o adolescente aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel de adulto. Las quemaduras por el sol en la adultez también son un factor de riesgo.
  • Exposición excesiva al sol. Cualquier persona que pase un tiempo considerable al sol puede desarrollar cáncer de piel, especialmente si la piel no está protegida con protección solar o ropa. Broncearse, incluso exponerse a camas y lámparas solares, también te pone en riesgo. El bronceado es la respuesta a las lesiones de la piel ante la radiación UV en exceso.
  • Climas soleados o en grades altitudes. Las personas que viven en climas cálidos y soleados están expuestas a mayor luz solar que las personas que viven en climas más fríos. Vivir en elevaciones más altas, en donde la luz solar es más fuerte, también te expone a más radiación.
  • Lunares. Las personas que tienen muchos lunares o lunes atípicos denominados nevos displásicos se encuentran en mayor riesgo de padecer cáncer de piel. Estos lunares atípicos, que parecen irregulares y generalmente son más grandes que los lunares normales, tienen más probabilidad de convertirse en cancerosos. Si tienes antecedentes de lunares atípicos, contrólalos regularmente para ver si presentan cambios.
  • Lesiones cutáneas precancerosas. Tener lesiones en la piel conocidas como queratosis actínicas puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel. En general, estos crecimientos precancerosos en la piel aparecen como manchas ásperas y escamosas que son de color marrón a rosa oscuro. Son más comunes en el rostro, la cabeza y las manos de las personas con piel clara que han sufrido daños por el sol.
  • Antecedentes familiares de cáncer de piel. Si uno de tus padres o un hermano tuvo cáncer de piel, el riesgo de que padezcas la enfermedad puede ser mayor.
  • Antecedentes personales de cáncer de piel. Si una vez desarrollaste cáncer de piel, estás en riesgo de volver a tenerlo.
  • Sistema inmunitario debilitado. Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado corren un riesgo mayor de desarrollar cáncer de piel. Esto incluye personas con VIH/SIDA y aquellas que toman medicamentos inmunosupresores después de un trasplante de órgano.
  • Exposición a la radiación. Las personas que recibieron tratamiento de radiación para las afecciones de la piel, como eccema y acné, pueden tener un mayor riesgo de cáncer de piel, especialmente carcinoma de células basales.
  • La exposición a ciertas sustancias. La exposición a determinadas sustancias, como arsénico, puede aumentar el riesgo de cáncer de piel.

Prevención

La mayoría de los tipos de cáncer de piel se pueden prevenir. Para protegerte, sigue estos consejos de prevención del cáncer de piel:

  • Evita el sol durante el mediodía. Para muchas personas en Norteamérica, los rayos solares son más fuertes entre las 10 a. m. y las 4 p. m. Programa actividades al aire libre para otros momentos del día, incluso en invierno o cuando el cielo esté nublado.

    Durante todo el año absorbes radiación UV, y las nubes ofrecen poca protección contra los rayos nocivos. Evitar el sol cuando esté más fuerte ayuda a evitar las quemaduras solares y el bronceado que causan daños en la piel y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel. La exposición solar acumulada con el tiempo también puede causar cáncer de piel.

  • Usa protector solar todo el año. Los filtros solares no filtran toda la radiación UV perjudicial, especialmente la radiación que puede provocar un melanoma. Pero desempeñan un papel importante en un programa general de protección solar.

    Usa un protector solar de amplio espectro con un FPS de al menos 30, incluso en días nublados. Colócate abundante cantidad de protector solar, y vuelve a aplicarlo cada dos horas —o con más frecuencia si estás nadando o transpirando—. Usa una cantidad generosa de protector solar en toda la piel expuesta, incluidos labios, punta de las oreja, palma de las manos y la parte posterior del cuello.

  • Usa ropa de protección. Los protectores solares no brindan una protección completa contra los rayos UV. Por lo tanto, cubre la piel con prendas oscuras y de tejido ajustado que protejan los brazos y las piernas y un sombrero de ala ancha, que brinda más protección que una gorra de béisbol o una visera.

    Algunas empresas también venden ropa fotoprotectora. El dermatólogo puede recomendar una marca adecuada.

    No olvides las gafas de sol. Busca las que bloquean ambos tipos de radiación UV: los rayos UVA y UVB.

  • Evita las camas solares. Las luces usadas en las camas solares emiten radiación UV y pueden incrementar el riesgo de padecer cáncer de piel.
  • Ten cuidado con los medicamentos fotosensibilizantes. Algunos medicamentos recetados y de venta libre comunes, incluidos antibióticos, pueden hacer que la piel sea más sensible a la luz solar.

    Pregúntale al médico o al farmacéutico sobre los efectos secundarios de cualquier medicamento que tomes. Si aumentan la sensibilidad a la luz solar, toma precauciones adicionales para permanecer lejos del sol para protegerte la piel.

  • Controla la piel regularmente e informa los cambios a tu médico. Examínate la piel frecuentemente para comprobar si hay nuevos bultos o cambios en lunares, pecas, protuberancias y marcas de nacimiento existentes.

    Con la ayuda de espejos, revisa el rostro, el cuello, las orejas y el cuero cabelludo. Examina el tórax, el tronco y la parte superior e interior de los brazos y manos. Examina tanto la parte frontal como posterior de las piernas y los pies, las plantas de los pies y los espacios entre los dedos. Revisa también la zona genital y entre los glúteos.

Diagnóstico

Para diagnosticar cáncer de piel, es probable que el médico efectúe lo siguiente:

  • Examinar la piel. El médico puede observar la piel para determinar si es posible que los cambios que esta sufre sean cáncer de piel. Probablemente se necesiten otros análisis para confirmar el diagnóstico.
  • Extraer una muestra de piel sospechosa para análisis (biopsia de piel). El médico puede extraer piel con aspecto sospechoso para realizar análisis de laboratorio. Una biopsia puede determinar si tienes cáncer de piel y, en ese caso, de qué tipo se trata.

Cómo determinar la extensión del cáncer de piel

Si el médico determina que tienes esta enfermedad, probablemente te indique otras pruebas para establecer su extensión (el estadio).

Debido a que los casos de cáncer de piel, como el carcinoma basocelular, rara vez se propagan, una biopsia que extraiga todo el bulto es a menudo la única prueba necesaria para determinar el estadio del cáncer. Pero si tienes un carcinoma espinocelular grande, un carcinoma de células de Merkel o un melanoma maligno, el médico puede recomendarte más pruebas para determinar la extensión del cáncer.

Otros estudios pueden comprender pruebas de diagnóstico por imágenes para examinar si los ganglios linfáticos cercanos presentan signos de cáncer, o un procedimiento para extraer un ganglio linfático cercano y determinar si existen signos de cáncer (biopsia de ganglio linfático centinela).

Los médicos utilizan números romanos del I al IV para indicar el estadio del cáncer. El cáncer en estadio I es pequeño y se limita a la zona donde comenzó. El estadio IV indica cáncer avanzado que se ha propagado a otras partes del cuerpo.

El estadio del cáncer de piel ayuda a determinar qué opciones de tratamiento serán las más efectivas.

Tratamiento

Tus opciones de tratamiento para el cáncer de piel y las lesiones cutáneas precancerosas conocidas como queratosis actínicas variarán según el tamaño, el tipo, la profundidad y la ubicación de las lesiones. Los tipos de cáncer de piel pequeños y limitados a la superficie de la piel pueden no requerir tratamiento más allá de una biopsia de piel inicial que elimina todo el crecimiento.

Si se necesita un tratamiento adicional, las opciones pueden incluir:

  • Congelación. El médico puede destruir las queratosis actínicas y algunos tipos de cáncer pequeños e incipientes mediante el enfriamiento con nitrógeno líquido (criocirugía). El tejido muerto se desprende cuando se descongela.
  • Cirugía por escisión. Este tipo de tratamiento puede ser adecuado para cualquier tipo de cáncer de piel. El médico corta (escinde) el tejido canceroso y el margen circundante de piel sana. En algunos casos, se puede recomendar una escisión amplia (extirpación de la piel extra normal alrededor del tumor).
  • Cirugía de Mohs. Este procedimiento es para tipos de cáncer de piel más grandes, recurrentes o difíciles de tratar, que pueden incluir carcinomas tanto de células basales como de células escamosas. A menudo se usa en áreas donde es necesario conservar la mayor cantidad de piel posible, como en la nariz.

    Durante la cirugía de Mohs, el médico retira el crecimiento de la piel capa por capa y examina cada capa en el microscopio, hasta que no queden células anormales. Este procedimiento permite que las células cancerosas se eliminen sin extirpar una cantidad excesiva de piel sana circundante.

  • Curetaje y electrodesecación o crioterapia. Después de eliminar la mayor parte del crecimiento, el médico raspa capas de células cancerosas usando un dispositivo con una cuchilla circular (cureta). Con una aguja eléctrica, se destruyen las células cancerosas restantes. En una variación de este procedimiento, se puede usar nitrógeno líquido para congelar la base y los bordes del área tratada.

    Estos procedimientos simples y rápidos se pueden utilizar para tratar el cáncer de células basales o el cáncer de células escamosas delgadas.

  • Radioterapia. La radioterapia utiliza haces de energía de gran potencia, como rayos X, para destruir las células cancerosas. La radioterapia puede ser una opción cuando el cáncer no se puede extirpar completamente durante la cirugía.
  • Quimioterapia. En la quimioterapia, se utilizan medicamentos para eliminar las células cancerosas. Para los tipos de cáncer que se limitan a la capa superior de la piel, se pueden aplicar cremas o lociones que contienen agentes anticancerosos directamente sobre la piel. La quimioterapia sistémica se puede utilizar para tratar los tipos de cáncer de piel que se han expandido a otras partes del cuerpo.
  • Terapia fotodinámica. Este tratamiento destruye las células cancerosas de la piel con una combinación de luz láser y medicamentos que hacen que las células cancerosas sean sensibles a la luz.
  • Terapia biológica. La terapia biológica utiliza el sistema inmunitario del cuerpo para matar las células cancerosas.

Preparación antes de la cita

Programa una consulta con tu médico de cabecera si adviertes algún cambio inusual en la piel que te preocupe. En algunos casos, pueden derivarte a un médico especialista en enfermedades y afecciones de la piel (dermatólogo).

Debido a que la consulta puede ser breve, y por lo general hay muchos temas que tratar, es una buena idea ir bien preparado. A continuación incluimos información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Organiza tus preguntas de la más a la menos importante en caso de que se acabe el tiempo. En el caso del cáncer de piel, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Tengo cáncer de piel?
  • ¿Qué tipo de cáncer de piel tengo?
  • ¿Voy a necesitar hacerme otros análisis?
  • ¿Cuán rápido crece y se propaga el tipo de cáncer de piel que tengo?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos de cada tratamiento?
  • ¿La cirugía me dejará una cicatriz?
  • ¿Tengo un mayor riesgo de padecer más cáncer de piel?
  • ¿Cómo puedo reducir el riesgo de padecer más cáncer de piel?
  • ¿Debo realizarme exámenes de piel regulares para detectar más cáncer de piel?
  • ¿Debería consultar con un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Qué determinará si debo programar una visita de seguimiento?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer cualquier otra pregunta que se te ocurra.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos sobre los que quieres dedicarle más tiempo. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo notaste los cambios en la piel por primera vez?
  • ¿Has notado una lesión en la piel que haya crecido o cambiado?
  • ¿Tienes una lesión en la piel que sangra o te pica?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?

Last Updated Jun 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use