Calambre muscular

Perspectiva general

Un calambre muscular es una contracción repentina e involuntaria de uno o más músculos. Si alguna vez te despertaste por la noche o tuviste que detenerte por un calambre repentino, sabes que los calambres musculares pueden causar dolor intenso. Aunque por lo general son inofensivos, los calambres musculares pueden imposibilitar temporalmente el uso del músculo afectado.

Los períodos prolongados de ejercicio o de trabajo físico, especialmente si hace calor, pueden provocar calambres musculares. Algunos medicamentos y enfermedades también pueden causar calambres musculares. Generalmente, puedes tratar los calambres musculares en casa con medidas de cuidado personal.

Síntomas

La mayoría de los calambres musculares se manifiestan en los músculos de las piernas, en particular, en la pantorrilla. Además del dolor repentino y agudo, es posible que también sientas o veas un bulto duro de tejido muscular debajo de la piel.

Cuándo consultar al médico

Los calambres musculares usualmente desaparecen por sí solos y raramente son lo suficientemente graves como para justificar la atención médica. Sin embargo, consulta a tu médico si los calambres:

  • Causan molestia intensa
  • Están relacionados con la hinchazón, enrojecimiento o cambios de la piel en las piernas
  • Están relacionados con la debilidad muscular
  • Suceden a menudo
  • No mejoran con cuidado personal
  • No están relacionados con una causa obvia, por ejemplo, ejercicio extenuante

Causas

El uso excesivo de un músculo, la deshidratación, la tensión muscular o el solo hecho de mantener una posición por un período prolongado pueden causar un calambre muscular. Sin embargo, en muchos casos no se sabe cuál es la causa.

Si bien la mayoría de los calambres musculares son inofensivos, algunos pueden estar relacionados con enfermedades no diagnosticadas, tales como:

  • Suministro de sangre inadecuado. El angostamiento de las arterias que llevan sangre a las piernas (arterioesclerosis de las extremidades) puede producir un dolor similar al de los calambres en las piernas y en los pies al hacer ejercicio. Estos calambres a menudo desaparecen poco después de terminar los ejercicios.
  • Compresión de los nervios. La compresión de los nervios en la espina dorsal (estenosis lumbar) también puede producir un dolor similar a los calambres en las piernas. Usualmente el dolor empeora cuanto más caminas. Caminar en una posición levemente flexionada (como cuando empujas un carrito de compras) puede mejorar o retrasar el comienzo de los síntomas.
  • Disminución de minerales. Una cantidad insuficiente de potasio, calcio o magnesio en tu dieta puede contribuir a los calambres en las piernas. Los diuréticos (medicamentos a menudo recetados para la presión arterial alta) también pueden disminuir estos minerales.

Factores de riesgo

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de calambres musculares son:

  • Edad. Las personas mayores pierden masa muscular, por lo que el músculo restante puede sobreexigirse con más facilidad.
  • Deshidratación. Con frecuencia, los atletas que se fatigan y deshidratan al practicar deportes en climas cálidos padecen calambres musculares.
  • Embarazo. Los calambres musculares también son frecuentes durante el embarazo.
  • Afecciones. Puedes tener más riesgo de sufrir calambres musculares si tienes diabetes o trastornos nerviosos, hepáticos o tiroideos.

Prevención

Estas medidas pueden ayudar a prevenir los calambres:

  • Evita la deshidratación. Bebe abundante líquido todos los días. La cantidad depende de lo que comas, de tu sexo, del nivel de actividad, del clima, de tu salud, de tu edad y de los medicamentos que tomes. Los líquidos ayudan a que los músculos se contraigan y relajen, y mantienen las células musculares hidratadas y menos irritables. Durante la actividad, reabastece los líquidos a intervalos regulares y continúa bebiendo agua u otros líquidos después de terminar.
  • Elonga tus músculos. Elonga antes y después de usar cualquier músculo por un período prolongado. Si tienes tendencia a tener calambres en las piernas por la noche, elonga antes de acostarte. Hacer ejercicio ligero, como usar la bicicleta fija por unos minutos antes de acostarte, también puede ayudarte a prevenir los calambres mientras duermes.

Tratamiento

Generalmente, puedes tratar los calambres musculares con medidas de cuidado personal. El médico te puede enseñar ejercicios de estiramiento que ayudan a reducir las probabilidades de sufrir calambres musculares. También es útil asegurarte de que te mantengas bien hidratado. Si padeces calambres recurrentes que te alteran el sueño, el médico podría recetarte un medicamento para relajar los músculos.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes un calambre, estas medidas pueden aliviarte:

  • Elongación y masajes. Elonga el músculo acalambrado y frótalo suavemente para ayudar a relajarlo. Para un calambre en la pantorrilla, coloca el peso en la pierna acalambrada y dobla ligeramente la rodilla. Si no puedes pararte, siéntate en el piso o en una silla con la pierna afectada extendida.

    Intenta tirar de la parte superior del pie del lado afectado hacia la cabeza, mientras mantienes la pierna en posición recta. Esto también ayuda a aliviar los calambres en la parte baja de la espalda (isquiotibiales). Para un calambre en la parte anterior de los muslos (cuádriceps), usa una silla para estabilizarte e intenta tirar del pie del lado afectado hacia arriba, hacia los glúteos.

  • Aplica calor o frío. Usa una toalla tibia o una almohadilla de calor sobre los músculos tensos. Darte un baño tibio o dirigir el chorro de una ducha caliente hacia el músculo acalambrado también puede ayudar. Alternativamente, masajear el músculo acalambrado con hielo puede aliviar el dolor.
Ilustración del estiramiento de pantorrilla

Mientras te sostienes a una silla, mantén una pierna atrás con la rodilla derecha y el talón pegado al suelo. Lentamente dobla los codos y la rodilla de adelante y mueve la cadera hacia adelante hasta que sientas que la pantorrilla se estira. Mantén esta posición entre 30 y 60 segundos. Cambia la posición de las piernas y repite con la otra pierna.

Medicina alternativa

Algunos médicos sugieren tomar suplementos de vitaminas del complejo B para ayudar a controlar los calambres en las piernas. Sin embargo, se necesita investigar más para confirmar este beneficio.

Preparación antes de la cita

Pide una consulta con tu médico si tienes calambres musculares intensos, frecuentes y que no mejoran con las medidas de cuidado personal.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación. Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso los que parezcan no estar relacionados con el motivo de la consulta
  • Información personal más importante, como los factores de estrés principales, los cambios recientes en tu vida y los antecedentes médicos familiares
  • Todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas, incluso las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, lleva a un familiar o a un amigo, para ayudarte a recordar la información que recibas.

Para los calambres musculares, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Qué puede estar causando mis calambres?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad es temporal o crónica?
  • ¿Cuál es la mejor forma de proceder?
  • ¿Qué alternativas hay al enfoque que sugieres?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, entre ellas:

  • ¿Cuándo empezaste a tener calambres?
  • ¿Qué frecuencia e intensidad tienen los calambres?
  • ¿Hay algo que normalmente preceda a los calambres, como hacer ejercicio liviano hasta agotador?
  • ¿Alguna vez tienes calambres mientras descansas?
  • ¿Los estiramientos alivian los calambres?
  • ¿Tienes otros síntomas, como debilidad o entumecimiento muscular?
  • ¿Notaste cambios en la orina después de hacer ejercicio?

Last Updated Jan 3, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use