Calambres menstruales

Perspectiva general

Los calambres menstruales (dismenorrea) son dolores punzantes en la parte inferior del abdomen. Muchas mujeres tienen calambres menstruales justo antes o durante sus períodos menstruales.

Para algunas mujeres, la molestia es apenas dolorosa. Para otras, los calambres menstruales pueden ser lo suficientemente graves como para interferir con las actividades diarias durante algunos días cada mes.

Algunas enfermedades, como la endometriosis o los fibromas uterinos, pueden causar calambres menstruales. Tratar la causa es esencial para reducir el dolor. Los calambres menstruales que no son causados por otra enfermedad suelen disminuir con la edad y a menudo mejoran después de dar a luz.

Síntomas

Los síntomas de los calambres menstruales incluyen los siguientes:

  • Dolor pulsátil o calambres, que pueden ser intensos, en la parte inferior del abdomen
  • Dolor que comienza entre 1 y 3 días antes del período, alcanza su punto máximo 24 horas después del inicio del período y disminuye en 2 o 3 días
  • Dolor sordo continuo
  • Dolor que se extiende a la región lumbar y los muslos

Algunas mujeres también presentan:

  • Náuseas
  • Heces blandas
  • Dolor de cabeza
  • Mareos

Cuándo debes consultar con un médico

Si los calambres menstruales afectan negativamente tu vida todos los meses, si tus síntomas empeoran progresivamente o si comenzaste a tener calambres menstruales intensos después de los 25 años, consulta al médico.

Causas

Durante tu período menstrual, el útero se contrae para ayudar a expulsar su revestimiento. Sustancias similares a las hormonas (prostaglandinas) involucradas en el dolor y la inflamación desencadenan las contracciones musculares uterinas. Los niveles más altos de prostaglandinas se relacionan con calambres menstruales más intensos.

Los calambres menstruales pueden producirse a causa de los siguientes factores:

  • Endometriosis. El tejido que reviste el útero se implanta fuera del útero, con más frecuencia en las trompas de Falopio, los ovarios o el tejido que recubre la pelvis.
  • Fibromas uterinos. Estos crecimientos no cancerosos en la pared del útero pueden causar dolor.
  • Adenomiosis. El tejido que reviste el útero comienza a crecer en las paredes musculares del útero.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria. Esta infección de los órganos reproductores femeninos suele ser causada por una bacteria de transmisión sexual.
  • Estenosis cervical. En algunas mujeres, la abertura del cuello uterino es tan pequeña que impide el flujo menstrual, lo que causa un doloroso aumento de presión dentro del útero.

Factores de riesgo

Puedes estar en riesgo de tener dolores menstruales si presentas lo siguiente:

  • Tienes menos de 30 años
  • Comenzaste la pubertad de forma temprana, a los 11 años o menos
  • Tienes períodos abundantes (menorragia)
  • Tienes un sangrado menstrual irregular (metrorragia)
  • Tienes antecedentes familiares de dolores menstruales (dismenorrea)
  • Fumas

Complicaciones

Los calambres menstruales no causan otras complicaciones médicas, pero pueden interferir con la escuela, el trabajo y las actividades sociales.

Sin embargo, ciertas enfermedades relacionadas con los calambres menstruales pueden tener complicaciones. Por ejemplo, la endometriosis puede causar problemas de fertilidad. La enfermedad inflamatoria pélvica puede lastimar las trompas de Falopio, lo que aumenta el riesgo de implantación de un óvulo fertilizado fuera del útero (embarazo ectópico).

Diagnóstico

Tu médico revisará tu historia clínica y realizará un examen físico, incluido un examen pélvico. Durante el examen pélvico, el médico controlará si hay anomalías en los órganos reproductivos y buscará signos de infección.

Si tu médico sospecha que un trastorno está causando los calambres menstruales, puede recomendarte otras pruebas, como las siguientes:

  • Ecografía. Esta prueba usa ondas de sonido para crear una imagen del útero, el cuello del útero, las trompas de Falopio y los ovarios.
  • Otros análisis de diagnóstico por imagen. Una tomografía computada o una resonancia magnética proporcionan más detalles que una ecografía y pueden ayudar a tu médico a diagnosticar las enfermedades de base. Una tomografía computada combina las imágenes radiográficas obtenidas de varios ángulos para producir imágenes transversales de los huesos, los órganos y otros tejidos blandos dentro del cuerpo.

    Una resonancia magnética emplea ondas de radio y un campo magnético poderoso para producir imágenes detalladas de las estructuras internas. Ambas pruebas no son invasivas y no causan dolor.

  • Laparoscopia. Aunque, por lo general, no es necesaria para diagnosticar calambres menstruales, la laparoscopia puede ayudar a detectar una enfermedad de base, como endometriosis, adhesiones, fibromas, quistes ováricos y embarazo ectópico. Durante esta cirugía ambulatoria, tu médico inspecciona la cavidad abdominal y los órganos reproductivos mediante pequeñas incisiones en el abdomen en las que inserta un tubo de fibra óptica con una pequeña lente de cámara.

Tratamiento

Para aliviar los dolores menstruales, es posible que tu médico te recomiende lo siguiente:

  • Analgésicos. Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o el naproxeno sódico (Aleve), en dosis regulares desde un día antes del inicio del período esperado pueden ayudar a controlar los dolores menstruales. También se encuentran disponibles los medicamentos antiinflamatorios no esteroides con receta.

    Comienza a tomar los analgésicos al principio de tu período, o tan pronto como sientas los síntomas, y continúa tomándolos según las indicaciones durante dos o tres días, o hasta que los síntomas desaparezcan.

  • Métodos anticonceptivos hormonales. Las pastillas anticonceptivas orales contienen hormonas que previenen la ovulación y reducen la gravedad de los dolores menstruales. Estas hormonas también pueden administrarse de distintas formas: inyección, parche, implante colocado bajo la piel del brazo, anillo flexible que se coloca dentro de la vagina, o dispositivo intrauterino (DIU).
  • Cirugía. Si los dolores menstruales son consecuencia de un trastorno como la endometriosis o los fibromas, es posible que la cirugía para corregir el problema alivie los síntomas. Otra opción puede ser la extirpación quirúrgica del útero si otros métodos no alivian los síntomas y si no planeas tener hijos.

Estilo de vida y remedios caseros

Además de descansar y dormir lo necesario también puedes intentar lo siguiente:

  • Haz actividad física con regularidad. La actividad física, incluidas las relaciones sexuales, ayuda a algunas mujeres a aliviar los calambres menstruales.
  • Aplica calor. Un baño caliente, o el uso de una compresa caliente, una bolsa de agua caliente o un parche de calor en el abdomen bajo puede aliviar los calambres menstruales.
  • Prueba con suplementos dietarios. En algunos estudios se ha observado que los suplementos de magnesio, la vitamina E, los ácidos grasos omega-3, la vitamina B-1 (tiamina) y la vitamina B-6 pueden reducir los calambres menstruales.
  • Reduce el estrés. El estrés psicológico puede aumentar el riesgo de tener calambres menstruales y la gravedad de estos.

Medicina alternativa

La mayoría de las terapias alternativas usadas para tratar los calambres menstruales no se han estudiado con la suficiente profundidad como para que los expertos las recomienden. Sin embargo, algunos tratamientos alternativos pueden ser de utilidad, como los siguientes:

  • Acupuntura. La acupuntura implica colocar agujas muy finas en la piel de ciertos puntos estratégicos del cuerpo. Se ha descubierto gracias a algunos estudios que la acupuntura puede aliviar los calambres menstruales.
  • Electroestimulación nerviosa transcutánea (TENS). Un dispositivo TENS se conecta con la piel mediante parches adhesivos que tienen electrodos. Los electrodos liberan un nivel variable de corriente eléctrica para estimular los nervios.

    Es posible que el sistema de electroestimulación nerviosa transcutánea funcione al aumentar el umbral de las señales del dolor y estimular la liberación de los analgésicos naturales del cuerpo (endorfinas). En algunos estudios, el sistema de electroestimulación nerviosa transcutánea fue más eficaz que el placebo para aliviar los calambres menstruales.

  • Medicamentos a base de hierbas. Algunos productos de hierbas, como el pycnogenol, el hinojo o combinaciones de productos, pueden proporcionar cierto alivio cuando se padecen calambres menstruales.
  • Acupresión. Al igual que la acupuntura, la acupresión consta de la estimulación de ciertos puntos corporales pero mediante la presión suave de la piel en lugar de la inserción de agujas. A pesar de que las investigaciones sobre la acupresión y los calambres menstruales es limitada, esta técnica parece ser más eficaz que un placebo con respecto al alivio de los calambres menstruales.

Preparación antes de la cita

Si tienes calambres menstruales molestos, pide una consulta con un médico de atención primaria o con un médico que se especialice en el sistema reproductor femenino (ginecólogo). A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Lleva un control de tus períodos menstruales, cuándo comienzan y qué tan graves son los calambres. Además, haz una lista de lo siguiente:

  • Los problemas médicos que hayas tenido y los episodios de estrés importantes que hayas tenido recientemente en tu vida
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que consumas
  • Las preguntas para hacerle a tu médico

Para los calambres menstruales, entre las preguntas básicas se incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Es posible que mis síntomas cambien con el tiempo?
  • ¿Tengo que realizarme alguna prueba?
  • ¿Qué tratamientos o remedios caseros pueden ayudar?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Si se te ocurren otras preguntas no dudes en hacérselas.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Qué edad tenías cuando comenzaste a menstruar?
  • ¿Cada cuánto tiempo menstrúas y cuánto tiempo suelen durar tus períodos menstruales?
  • ¿Qué tan abundante es tu sangrado menstrual? ¿Has tenido sangrados entre períodos?
  • ¿Dónde sientes los calambres?
  • ¿Tienes otros síntomas además de los calambres, como náuseas, vómitos, diarrea, dolor de espalda, mareos o dolores de cabeza?
  • ¿Tus síntomas hacen que limites tus actividades, que te quedas en casa en lugar de ir al trabajo o a la escuela o que evites hacer ejercicio?
  • Si eres sexualmente activa, ¿sientes dolor al tener relaciones sexuales?
  • ¿Qué tratamientos has seguido hasta ahora, si es que has seguido alguno? ¿Hay algo que haya ayudado?
  • ¿Alguna mujer de tu familia tiene antecedentes médicos de síntomas similares?

Qué puedes hacer mientras tanto

Cuando tengas calambres, intenta tomar un baño tibio, o aplicarte una compresa caliente, una bolsa de agua caliente o un parche de calor en el abdomen. También pueden ser útiles los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno.

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use