Carcinoma nasofaríngeo

Perspectiva general

Un carcinoma nasofaríngeo es cáncer que ocurre en la nasofaringe, la cual se ubica detrás de la nariz y encima de la parte posterior de la garganta.

El carcinoma nasofaríngeo es poco frecuente en los Estados Unidos. Es mucho más frecuente en otras partes del mundo, en especial en el sudeste asiático.

El carcinoma nasofaríngeo es difícil de detectar de forma temprana. Tal vez esto se deba a que la nasofaringe no es fácil de examinar y los síntomas del carcinoma nasofaríngeo se parecen a los de otros trastornos más frecuentes.

El tratamiento del carcinoma nasofaríngeo suele comprender radioterapia, quimioterapia o una combinación de ambas. Puedes trabajar junto con el médico para determinar el enfoque exacto según tu situación particular.

Partes de la garganta (faringe)

La garganta (faringe) es un tubo muscular que comienza en la parte posterior de la nariz y continúa hasta el cuello. Contiene tres secciones: la nasofaringe, la orofaringe y la laringofaringe, que también se denomina hipofaringe.

Síntomas

En sus primeras etapas, el carcinoma nasofaríngeo puede no provocar síntomas. Entre los posibles síntomas notables del carcinoma nasofaríngeo se incluyen los siguientes:

  • Un bulto en el cuello causado por un ganglio linfático inflamado
  • Presencia de sangre en la saliva
  • Supuración de sangre de la nariz
  • Congestión nasal o zumbido en los oídos
  • Pérdida de la audición
  • Infecciones frecuentes del oído
  • Dolor de garganta
  • Dolores de cabeza

Cuándo debes consultar con un médico

Es posible que no siempre los primeros síntomas de carcinoma nasofaríngeo hagan que vayas a ver al médico. Sin embargo, si percibes cambios persistentes e inusuales en el organismo que no te parecen normales, consulta con el médico.

Causas

El cáncer comienza cuando una o más mutaciones genéticas provocan la proliferación descontrolada de las células normales, la invasión de las estructuras cercanas y, finalmente, la diseminación (metástasis) a otras partes del organismo. En los carcinomas nasofaríngeos, este proceso comienza en las células epidermoides que recubren la cara externa de la nasofaringe.

No se sabe con exactitud qué causa las mutaciones genéticas que dan lugar al carcinoma nasofaríngeo, aunque se detectaron factores que aumentan el riesgo de padecer este tipo de cáncer, como el virus de Epstein-Barr. Sin embargo, no queda claro por qué algunas personas que tienen todos los factores de riesgo nunca padecen cáncer, mientras que otras que no tienen factores aparentes de riesgo sí lo padecen.

Factores de riesgo

Los investigadores han identificado algunos factores que parecen aumentar el riesgo de desarrollar carcinoma nasofaríngeo, como los siguientes:

  • Sexo. El carcinoma nasofaríngeo es más frecuente en los hombres que en las mujeres.
  • Raza. Este tipo de cáncer afecta, con más frecuencia, a personas de partes de China, el sudeste asiático y el norte de África. En los Estados Unidos, los inmigrantes asiáticos tienen un mayor riesgo de padecer este tipo de cáncer que los asiáticos nacidos en los Estados Unidos. Los esquimales de Alaska también tienen un mayor riesgo de padecer cáncer nasofaríngeo.
  • La edad. El cáncer nasofaríngeo puede aparecer a cualquier edad, aunque se lo diagnostica con mayor frecuencia en adultos de 30 a 50 años.
  • Alimentos curados con sal. Los productos químicos liberados con el vapor cuando se cocinan alimentos curados con sal, como pescado y vegetales en conserva, pueden ingresar a las fosas nasales, y esto aumenta el riesgo de padecer carcinoma nasofaríngeo. La exposición a estos productos químicos a temprana edad puede aumentar aún más el riesgo.
  • Virus de Epstein-Barr. Este virus frecuente produce signos y síntomas leves, como los síntomas de un resfrío. A veces, puede provocar mononucleosis infecciosa. El virus de Epstein-Barr también está asociado con varios tipos de cáncer poco frecuentes, como el carcinoma nasofaríngeo.
  • Antecedentes familiares. Tener un familiar con carcinoma nasofaríngeo aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.
  • Alcohol y tabaco. El consumo excesivo de alcohol y el consumo de tabaco pueden incrementar el riesgo de desarrollar carcinoma nasofaríngeo.

Complicaciones

Las complicaciones del carcinoma nasofaríngeo pueden comprender:

  • Cáncer que crece e invade las estructuras cercanas. El carcinoma nasofaríngeo avanzado puede provocar complicaciones si crece lo suficiente como para invadir estructuras cercanas, como la garganta, los huesos y el cerebro.
  • Cáncer que se disemina a otras zonas del cuerpo. El carcinoma nasofaríngeo con frecuencia se disemina (hace metástasis) más allá de la nasofaringe.

    La mayoría de las personas que padecen carcinoma nasofaríngeo tienen metástasis regionales. Esto significa que las células cancerosas del tumor inicial migraron a las zonas cercanas, como los ganglios linfáticos del cuello.

    Las células cancerosas que se diseminan a otras zonas del cuerpo (metástasis a distancia) más comúnmente se dirigen a los huesos, los pulmones y el hígado.

Prevención

No existe una manera segura de prevenir el carcinoma nasofaríngeo. Sin embargo, si te preocupa el riesgo de carcinoma nasofaríngeo, puedes considerar evitar hábitos que se han relacionado con la enfermedad. Por ejemplo, puedes reducir la cantidad de alimentos curados con sal que consumes o evitar estos alimentos por completo.

Exámenes para detección de carcinoma nasofaríngeo

En los Estados Unidos y en otras zonas donde la enfermedad no es frecuente, no se realizan análisis de rutina para detectar carcinoma nasofaríngeo.

Sin embargo, en las zonas del mundo donde el carcinoma nasofaríngeo es mucho más frecuente, por ejemplo, en algunas zonas de China, es posible que los médicos ofrezcan análisis para las personas con alto riesgo de padecer la enfermedad. El examen puede incluir un análisis de sangre para detectar el virus de Epstein-Barr.

Diagnóstico

Pruebas para detectar el carcinoma nasofaríngeo

Las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar el carcinoma nasofaríngeo incluyen lo siguiente:

  • Examen físico. El diagnóstico del carcinoma nasofaríngeo generalmente comienza con un examen general. El médico te hará preguntas sobre tus síntomas. Es posible que te palpe el cuello para detectar ganglios linfáticos inflamados.
  • Examen con una cámara para observar la nasofaringe. Si existen sospechas de un carcinoma nasofaríngeo, el médico puede recomendar una endoscopia nasal.

    En esta prueba, se utiliza un tubo delgado y flexible con una cámara en el extremo para examinar la nasofaringe y buscar anomalías. La cámara se puede introducir por la nariz o por la abertura en la parte posterior de la garganta que conduce a la nasofaringe.

    La endoscopia nasal puede requerir anestesia local.

  • Prueba para extraer una muestra de células extrañas. El médico también puede usar el endoscopio u otro instrumento para tomar una pequeña muestra de tejido (biopsia) y analizarla en busca de signos de cáncer.

Pruebas para determinar la extensión del cáncer

Una vez que se confirma el diagnóstico, el médico solicita otras pruebas para determinar la extensión (estadio) del cáncer, como estudios de diagnóstico por imágenes.

Entre los estudios de diagnóstico por imágenes se pueden incluir los siguientes:

  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética
  • Tomografía por emisión de positrones
  • Radiografía

Una vez que el médico haya determinado la extensión del cáncer, se le asignará un número romano que indica el estadio. Los estadios del cáncer nasofaríngeo van del I al IV

El estadio se usa junto con muchos otros factores para determinar el plan de tratamiento y el pronóstico. Un número más bajo significa que el cáncer es pequeño y se limita a la nasofaringe. Un número más alto significa que se diseminó más allá de la nasofaringe hasta los ganglios linfáticos en el cuello o en otras áreas del cuerpo.

Tratamiento

Tú y el médico colaboran para elaborar un plan de tratamiento basado en varios factores, como el estadio del cáncer, tus objetivos de tratamiento, tu salud general y los efectos secundarios que estés dispuesto a tolerar.

El tratamiento del carcinoma nasofaríngeo suele comenzar con radioterapia o una combinación de radioterapia y quimioterapia.

Radioterapia

La radioterapia utiliza haces de energía de alta potencia, como los rayos X o los protones, para destruir las células cancerosas.

La radioterapia para el carcinoma nasofaríngeo generalmente se emplea en un procedimiento que se denomina radiación de haz externo. Durante este procedimiento, te colocan en una mesa y se opera una máquina de gran tamaño a tu alrededor la cual dirige la radiación al punto preciso donde puede apuntar al cáncer.

Para los tumores nasofaríngeos pequeños, la radioterapia quizás sea el único tratamiento necesario. En otras situaciones, la radioterapia se puede combinar con la quimioterapia.

La radioterapia tiene el riesgo de los efectos secundarios, incluidos el enrojecimiento temporal de la piel, la pérdida de la audición y la sequedad en la boca.

En los casos de un carcinoma nasofaríngeo recurrente, a veces se utiliza un tipo de radioterapia interna denominada braquiterapia. Con este tratamiento, las semillas o los cables radiactivos se colocan en el tumor o muy cerca de este.

La radioterapia en la cabeza y el cuello, en especial cuando se combina con la quimioterapia, a menudo provoca úlceras graves en la garganta y la boca. A veces, estas úlceras hacen que sea difícil comer o beber. Si esto sucede, el médico puede recomendar la inserción de una sonda en la garganta o el estómago. La comida y el agua se administran por la sonda hasta que la boca y la garganta se recuperen.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento con medicamentos en el cual se emplean sustancias químicas para matar las células cancerosas. Los medicamentos de quimioterapia se pueden tomar en forma de pastillas o administrar a través de una vena, o de ambas formas. La quimioterapia puede utilizarse para tratar el carcinoma nasofaríngeo de tres maneras:

  • Quimioterapia al mismo tiempo que la radioterapia. Cuando se combinan ambos tratamientos, la quimioterapia mejora la eficacia de la radioterapia. Este tratamiento combinado se llama tratamiento concomitante o quimiorradioterapia.

    Sin embargo, los efectos secundarios de la quimioterapia se suman a los efectos secundarios de la radioterapia, lo que hace que el tratamiento concomitante sea más difícil de tolerar.

  • Quimioterapia después de la radioterapia. El médico te puede recomendar la quimioterapia después de la radioterapia o después del tratamiento concomitante.

    La quimioterapia se usa para atacar las células cancerosas que queden en el cuerpo, incluso las que pudieron haberse desprendido del tumor original para diseminarse en otro lugar.

    Existe cierta controversia sobre si la quimioterapia adicional efectivamente mejora la supervivencia en personas con carcinoma nasofaríngeo. Muchas personas que se someten a quimioterapia después de un tratamiento concomitante no pueden tolerar los efectos secundarios y tienen que interrumpir el tratamiento.

  • Quimioterapia antes de la radioterapia. La quimioterapia neoadyuvante es una quimioterapia administrada antes que la radioterapia sola o antes que el tratamiento concomitante. Se necesita más investigación para determinar si la quimioterapia neoadyuvante puede mejorar las tasas de supervivencia en personas con carcinoma nasofaríngeo.

El médico será quien determine qué medicamentos de quimioterapia recibirás y con qué frecuencia. Los efectos secundarios que probablemente tengas dependerán de qué medicamentos recibas.

Cirugía

La cirugía no se usa a menudo como tratamiento del carcinoma nasofaríngeo. La cirugía se puede usar para extirpar los ganglios linfáticos cancerosos del cuello.

En determinados casos, se puede usar la cirugía para extirpar un tumor de la estructura nasofaríngea. Normalmente, requiere que los cirujanos realicen una incisión en el paladar para obtener acceso al área y extirpar el tejido canceroso.

Estilo de vida y remedios caseros

Hacer frente a la sequedad bucal

La radioterapia para tratar el carcinoma nasofaríngeo por lo general causa sequedad bucal (xerostomía).

Tener la boca seca puede ser incómodo. También puede provocar infecciones frecuentes en la boca y dificultad para comer, tragar y hablar, y puede aumentar los problemas con la salud de los dientes. Pregúntale al médico si debes consultar con un dentista si presentas complicaciones de sequedad bucal.

Puedes aliviar la sequedad bucal y sus complicaciones si realizas lo siguiente:

  • Te cepillas los dientes varias veces al día. Utiliza un cepillo de cerdas suaves y cepíllate los dientes con cuidado varias veces al día. Avísale a tu médico si tienes la boca muy sensible y no puedes tolerar un cepillado cuidadoso.
  • Te enjuagas la boca con una solución de agua tibia con sal luego de las comidas. Preparas una solución suave con agua tibia, sal y bicarbonato de sodio. Te enjuagas la boca con esta solución después de cada comida.
  • Mantén tu boca húmeda con agua o caramelos sin azúcar. Toma agua durante el día para mantener la boca húmeda. Prueba también gomas de mascar o caramelos sin azúcar para estimular la producción de saliva de la boca.
  • Elige alimentos húmedos. Evita los alimentos secos. Humedece los alimentos secos con salsa, jugo, caldo, manteca o leche.
  • Evita bebidas y alimentos ácidos o picantes. Elige alimentos y bebidas que no irriten la boca. Evita bebidas cafeinadas y alcohólicas.

Comunícale a tu médico si tienes sequedad bucal. El médico puede proporcionar tratamientos para ayudarte a enfrentar los signos y síntomas más graves de sequedad bucal. Tu médico puede derivarte a un nutricionista para que te ayude a encontrar alimentos que sean más fáciles de comer si estás experimentando sequedad bucal.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Cada uno enfrenta el diagnóstico de cáncer de manera distinta. Puedes experimentar conmoción y temor después del diagnóstico. Date tiempo para estar triste.

Un diagnóstico de cáncer puede hacerte sentir que no tienes mucho control de tu vida, por lo que debes tomar medidas para empoderarte y controlar los aspectos que sí puedas de tu salud. Intenta lo siguiente:

  • Aprende lo suficiente para tomar decisiones con confianza. Anota preguntas y hazlas en la siguiente consulta con el médico. Pídele a un amigo o familiar que te acompañe a las consultas para que tome notas.

    Pídele a tu equipo para atención médica que te brinde fuentes de información adicionales. Obtén suficiente información para que tengas confianza al tomar decisiones sobre el tratamiento.

  • Encuentra a alguien con quien hablar. Puede resultarte útil tener a alguien con quien hablar sobre tus sentimientos. Puede ser un amigo o familiar cercano que sea bueno escuchando.

    Otras personas que también pueden darte apoyo incluyen trabajadores sociales y psicólogos (pídele una derivación al médico). Habla con tu pastor, rabino, imán u otro líder espiritual.

    Otras personas con cáncer pueden ofrecer una perspectiva única, por lo que debes considerar unirte a un grupo de apoyo (ya sea en tu comunidad o por Internet). Comunícate con American Cancer Society para obtener más información sobre los grupos de apoyo.

  • Tómate el tiempo que necesites. Diles a las personas cuándo quieres estar solo. Un momento tranquilo para pensar o escribir un diario puede ayudarte a poner en orden tus emociones.
  • Cuídate. Prepárate para el tratamiento tomando decisiones de estilo de vida saludables. Por ejemplo, si fumas, deja de hacerlo.

    Aliméntate con una variedad de frutas y verduras. Cuando te sientas con ganas, haz ejercicio, pero pide la recomendación del médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios.

    Intenta dormir lo suficiente para levantarte con una sensación de descanso. Habla con el médico si tienes problemas para dormir. Intenta controlar el estrés priorizando lo que es importante para ti.

    Estas opciones saludables pueden hacer que sea más sencillo para tu cuerpo encarar los efectos secundarios del tratamiento.

Preparación antes de la cita

Si el médico sospecha o te ha diagnosticado cáncer nasofaríngeo, es posible que te derive a un médico especialista en el tratamiento del cáncer (oncólogo) o a un médico especialista en problemas de otorrinolaringología (otorrinolaringólogo).

Dado que las consultas pueden ser breves, y es difícil recordar todo lo que quieres conversar con el médico, es recomendable que estés preparado. A continuación, incluimos algunas sugerencias que te ayudarán a prepararte y a saber qué puedes esperar de tu médico.

Lo que puedes hacer

  • Anota los síntomas que tienes. Incluye todos los síntomas, incluso si crees que no se relacionan.
  • Haz una lista de todos los medicamentos o suplementos vitamínicos que tomes. Anota las dosis y la frecuencia con que los tomas.
  • Pide a un familiar o un amigo cercano que vaya contigo. Puede que recibas mucha información en tu visita y que sea difícil acordarse de todo. Quizás la persona que te acompaña recuerde información que pasaste por alto u olvidaste.
  • Lleva un cuaderno o un bloc de notas para que puedas escribir la información importante, como las opciones de tratamiento.
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico. Saber con anticipación lo que deseas preguntar al médico puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo limitado de la consulta.

Enumera las preguntas más importantes primero, en caso de que se agote el tiempo. En el caso del carcinoma nasofaríngeo, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacer:

  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Necesito hacer algo para prepararme para esas pruebas?
  • Además del cáncer nasofaríngeo, ¿existen otras causas posibles de estos síntomas?
  • ¿Qué tipo de cáncer nasofaríngeo tengo?
  • ¿Se diseminó el cáncer más allá de la estructura nasofaríngea? ¿Más allá de los ganglios linfáticos?
  • ¿En qué estadio se encuentra el cáncer?
  • ¿Cuál es el tratamiento habitual para este estadio de cáncer?
  • ¿Recomienda realizar radioterapia y quimioterapia al mismo tiempo?
  • ¿Qué probabilidades de éxito tiene cada tratamiento por sí solo? ¿Y si se los combina?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de la radioterapia?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de la quimioterapia?
  • ¿Es posible realizar una cirugía?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo los afectará esta enfermedad?
  • ¿Cómo debo prepararme para el tratamiento?
  • ¿Qué plan de acción me recomienda?
  • ¿Cuáles son las probabilidades de recidiva?
  • ¿Debo modificar mi alimentación de alguna forma?
  • ¿Cuál es mi pronóstico?
  • ¿Hay algún ensayo clínico disponible en el que pueda participar?

Si el médico dice algo que no está claro, no dudes en preguntar.

Qué esperar de tu médico

Probablemente el médico te hará una serie de preguntas. Si estás preparado para responderlas, esto puede darte más tiempo para que puedas realizar otras preguntas. Entre las posibles preguntas que puede hacerte el médico se incluyen las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste estos síntomas por primera vez?
  • ¿Con qué frecuencia tienes estos síntomas?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que mejore tus síntomas?
  • ¿Hay algo que empeore tus síntomas?
  • ¿Cuál es tu alimentación típica?
  • ¿Alguna vez te han diagnosticado el virus de Epstein-Barr o mononucleosis?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use