Carcinoma sebáceo

Perspectiva general

El carcinoma sebáceo es un tipo de cáncer poco frecuente que se origina en las glándulas sebáceas de la piel. Este carcinoma afecta principalmente los párpados.

El carcinoma sebáceo puede comenzar como un bulto indoloro o como engrosamiento de la piel del párpado. A medida que crece, este tipo de cáncer puede sangrar o supurar. Si el carcinoma sebáceo aparece en otras partes del cuerpo, en general, lo hace como un bulto amarillento que puede sangrar.

A menudo, el tratamiento para el carcinoma sebáceo implica una cirugía para extraer el cáncer. El carcinoma sebáceo puede extenderse a otras regiones del cuerpo y puede ser difícil de tratar.

Carcinoma sebáceo en el párpado

El carcinoma sebáceo es un tipo de cáncer que se origina en las glándulas sebáceas de la piel. En la mayoría de los casos, afecta los párpados y puede provocar bultos y engrosamiento de la piel.

Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos que se usan para diagnosticar el carcinoma sebáceo son:

  • Examen de la piel. El médico examinará la piel detenidamente para entender tu afección.
  • Examen ocular. Un oculista (oftalmólogo) te revisará con cuidado los párpados y los ojos en busca de signos de que el cáncer se ha propagado al tejido (conjuntiva) que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo (esclerótica).
  • Biopsia de piel. El médico extraerá una pequeña cantidad de tejido para analizarla. Con análisis de laboratorio especiales, se puede determinar la presencia de células cancerosas.

Tratamiento

Normalmente, el tratamiento para el carcinoma sebáceo implica una cirugía para extraer el cáncer. La radioterapia y los tratamientos experimentales pueden ser opciones si no puedes someterte a una cirugía.

En general, el tratamiento cuenta con la dirección de un médico que trata las enfermedades de la piel (dermatólogo) y que puede consultar a otros expertos, como oculistas (oftalmólogos) y médicos que usan radiación para tratar el cáncer (oncólogos radioterápicos). También pueden participar otros especialistas según tu situación.

Entre las opciones de tratamiento se encuentran:

  • Cirugía para extraer el cáncer. El cirujano puede recomendarte un procedimiento para extirpar el cáncer y parte del tejido sano que lo rodea (cirugía por escisión con un margen normal de tejido). Un especialista examinará los bordes del tejido para asegurarse de que no haya células cancerosas. Esto aumenta la probabilidad de que se extraigan todas las células cancerosas en la cirugía.
  • Cirugía de Mohs. La cirugía de Mohs es un tipo especializado de cirugía que consiste en extraer progresivamente capas delgadas de la piel que contiene cáncer hasta que solo quede tejido sin cáncer. Después de la extracción de cada capa de piel, se realiza un examen en busca de signos de cáncer. Este proceso continúa hasta que no haya ningún signo de cáncer. Esta técnica puede ser útil si el cáncer está ubicado en un lugar que dificulta la extracción de márgenes amplios de tejido sano, como los párpados o el rostro.
  • Radioterapia. La radioterapia utiliza haces de energía potentes, como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas. En el caso del carcinoma sebáceo, la radioterapia se puede usar sola o después de la cirugía para eliminar las células cancerosas que puedan quedar.
  • Ensayos clínicos. Los ensayos clínicos para probar nuevos tratamientos pueden ser una opción. Pregúntale al médico si puedes participar en un ensayo de este tipo.

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use