Cataratas

Perspectiva general

Una catarata es una opacidad de la transparencia normal del cristalino del ojo. En el caso de las personas que tienen cataratas, ver a través de cristalinos opacos es un poco como mirar a través de una ventana empañada o escarchada. La visión nublada consecuencia de las cataratas puede dificultar tareas como leer, conducir un auto (especialmente de noche) o ver la expresión del rostro de un amigo.

La mayoría de las cataratas se desarrollan lentamente y no alteran la vista en etapas tempranas. Sin embargo, con el tiempo, las cataratas terminarán interfiriendo en tu visión.

Al principio, una mayor iluminación y unos anteojos pueden ayudarte a lidiar con las cataratas. No obstante, si la alteración de tu visión interfiere en tus actividades habituales, podrías necesitar una cirugía de cataratas. Afortunadamente, la cirugía de cataratas por lo general es un procedimiento seguro y eficaz.

Fotografía de una persona con una catarata

Una catarata se produce cuando el cristalino del ojo se nubla. Con el tiempo, una catarata puede avanzar hasta el punto como el que se muestra en el ojo derecho de esta persona.

Cómo una catarata afecta tu visión

La visión normal (izquierda) se vuelve borrosa cuando se forma una catarata (derecha).

Síntomas

Los signos y síntomas de las cataratas incluyen los siguientes:

  • Visión opaca, borrosa o tenue
  • Mayor dificultad para ver de noche
  • Sensibilidad a la luz y el resplandor
  • Necesidad de luz más brillante para leer y realizar otras actividades
  • Visión de «halos» alrededor de las luces
  • Cambios frecuentes en la prescripción de sus anteojos o lentes de contacto.
  • Pérdida de colores o color amarillento
  • Visión doble en un solo ojo

Al principio, la opacificación de la visión provocada por una catarata puede afectar únicamente una pequeña parte del lente del ojo y puede que no te des cuenta de la pérdida de visión. A medida que la catarata crece, opacifica más el lente y distorsiona la luz que pasa por este. Esto puede provocar síntomas más evidentes.

Cuándo consultar con el médico

Pide una consulta para realizarte un examen ocular si notas cambios en la visión. Si manifiestas cambios repentinos en la visión, como visión doble o destellos, dolor repentino de ojos o cefalea repentina, consulta con el médico de inmediato.

Causas

La mayoría de los casos de cataratas se manifiestan cuando la edad o una lesión cambia el tejido que forma el lente de tu ojo.

Algunos trastornos genéticos hereditarios que provocan otros problemas de salud pueden aumentar el riesgo de padecer cataratas. Las cataratas también pueden ser provocadas por otras afecciones oculares, cirugías anteriores de ojos o afecciones como la diabetes. El uso de medicamentos esteroides a largo plazo también puede provocar cataratas.

Cómo se forma una catarata

El lente, donde se forman las cataratas, se ubica detrás de la parte coloreada del ojo (iris). El lente focaliza la luz que ingresa al ojo, y produce imágenes nítidas y agudas en la retina, que es la membrana del ojo sensible a la luz que funciona como el carrete fotográfico que colocamos en una cámara.

A medida que creces, los lentes de tus ojos se hacen menos flexibles, menos transparentes y más gruesos. Algunas afecciones relacionadas con la edad y de otro tipo hacen que los tejidos dentro del lente se rompan, se aglutinen y opacifiquen pequeñas zonas dentro del lente.

A medida que la catarata crece, la opacidad se hace más densa y afecta una parte más grande del lente. La catarata se dispersa y obstruye la luz que pasa por el lente, y evita que una imagen nítidamente definida llegue a la retina. Como consecuencia, la visión se vuelve borrosa.

Las cataratas generalmente se desarrollan en ambos ojos, pero no de manera uniforme. Es posible que la catarata en un ojo esté más avanzada que en el otro, y provoque una diferencia de visión entre los ojos.

Tipos de cataratas

Los tipos de cataratas incluyen los siguientes:

  • Cataratas que afectan el centro del lente (catarata nuclear). Una catarata nuclear puede al principio provocar miopía alta o incluso una mejora temporal en la visión de lectura. Sin embargo, con el tiempo el lente se vuelve gradualmente más amarillo y opacifica más la visión.

    A medida que la catarata avanza lentamente, el lente incluso puede adquirir un tinte marrón. El color amarillento o amarronado avanzados del lente puede provocar dificultad para distinguir tonos de colores.

  • Cataratas que afectan los bordes del lente (cataratas corticales). Una catarata cortical comienza como opacidades blanquecinas en forma de cuña o estrías en el borde exterior de la corteza del lente. A medida que avanza lentamente, las estrías se extienden hasta el centro y afectan la luz que pasa a través del centro del lente.
  • Cataratas que afectan la parte posterior del lente (cataratas subcapsulares posteriores). Una catarata subcapsular posterior comienza como una pequeña área opaca que normalmente se forma cerca de la parte posterior del lente, justo en el paso de la luz. Una catarata subcapsular posterior a menudo afecta la visión de lectura, reduce la visión con luz brillante y provoca resplandor o halos alrededor de las luces a la noche. Estos tipos de cataratas tienden a avanzar más rápido que los otros tipos.
  • Cataratas con las que naces (cataratas congénitas). Algunas personas nacen con cataratas o estas se manifiestan durante la infancia. Estas cataratas pueden ser genéticas o estar relacionadas con una infección intrauterina o un traumatismo.

    Estas cataratas también pueden deberse a determinadas afecciones, como distrofia miotónica, galactosemia, neurofibromatosis tipo 2 o rubéola. Las cataratas congénitas no siempre afectan la visión, pero si lo hacen generalmente se extraen apenas se detectan.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de padecer cataratas incluyen los siguientes:

  • Envejecimiento
  • Diabetes
  • Exposición excesiva a la luz del sol
  • Fumar
  • Obesidad
  • Presión arterial alta
  • Lesión o inflamación anterior del ojo
  • Cirugía anterior de ojos
  • Uso prolongado de medicamentos corticoesteroides
  • Beber alcohol en exceso

Prevención

En ningún estudio se ha demostrado el modo de prevenir las cataratas ni el modo de desacelerar el avance de esta afección. Sin embargo, los médicos piensan que muchas estrategias podrían ser útiles, por ejemplo:

  • Realízate exámenes oculares regularmente. Los exámenes oculares pueden ayudar a detectar las cataratas y otros problemas oculares en la etapa temprana. Pregúntale al médico con qué frecuencia deberías realizarte un examen ocular.
  • Deja de fumar. Pídele sugerencias a tu médico acerca de cómo dejar de fumar. Los medicamentos, la terapia psicológica y otras estrategias disponibles podrían ayudarte.
  • Controla otros problemas de salud. Sigue tu plan de tratamiento si tienes diabetes u otras afecciones que puedan aumentar el riesgo de padecer cataratas.
  • Opta por una dieta saludable que incluya muchas frutas y vegetales. Incorporar una variedad de frutas y vegetales coloridos a tu dieta te asegura estar recibiendo muchas vitaminas y minerales. Las frutas y los vegetales tienen muchos antioxidantes, y estos últimos ayudan a mantener tus ojos sanos.

    No se ha comprobado en ningún estudio la eficacia de los antioxidantes en forma de pastillas para prevenir las cataratas. Sin embargo, recientemente en un estudio que incluyó una población numerosa, se mostró que la ingesta de una dieta saludable con alto contenido de vitaminas y minerales estaba asociada con un menor riesgo de desarrollar cataratas. Se ha comprobado que las frutas y los vegetales tienen muchos beneficios para la salud, y constituyen un modo seguro de aumentar la cantidad de minerales y vitaminas que obtienes de la dieta.

  • Usa gafas de sol. La luz ultravioleta proveniente del sol puede contribuir al desarrollo de cataratas. Usa gafas de sol que bloqueen los rayos ultravioleta B (UVB) cuando estés al aire libre.
  • Disminuye el consumo de alcohol. El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar cataratas.

Diagnóstico

A fin de determinar si tienes cataratas, el médico revisará tu historia clínica y tus síntomas, y te realizará un examen ocular. Es posible que el médico lleve a cabo varias pruebas, entre ellas:

  • Examen de agudeza visual. En un examen de agudeza visual, se usa una tabla optométrica para determinar tu capacidad para leer una serie de letras. Se evalúa un ojo por vez y, mientras tanto, el otro permanece cubierto. Con una tabla o un dispositivo de visualización que tienen letras cada vez más pequeñas, el oculista determina si tu visión es 20/20 o si presenta signos de deterioro.
  • Examen con lámpara de hendidura. Un examen con lámpara de hendidura le permite al médico observar las estructuras que se encuentran en la parte frontal del ojo con aumento. El microscopio se llama lámpara de hendidura porque utiliza una línea de luz intensa, una hendidura, para iluminar la córnea, el iris, el cristalino y el espacio entre el iris y la córnea. La hendidura le permite al médico ver estas estructuras en secciones pequeñas, lo que hace más fácil detectar cualquier anomalía diminuta.
  • Examen de retina. A fin de prepararte para un examen de retina, el médico coloca gotas en tus ojos para que las pupilas se ensanchen (dilaten). Esto facilita la tarea de examinar la parte posterior de los ojos (retina). Con una lámpara de hendidura o un dispositivo especial llamado oftalmoscopio, el médico puede examinar el cristalino para detectar signos de cataratas.

Tratamiento

Cuando no puedes ver bien con tus lentes recetados, el único tratamiento efectivo para las cataratas es la cirugía.

Cuándo considerar la cirugía de cataratas

Consulta con el oculista para saber si la cirugía es adecuada para ti. La mayoría de los oculistas sugieren considerar la cirugía de cataratas cuando estas comienzan a afectar tu calidad de vida o tu capacidad de realizar actividades habituales, como leer o conducir de noche.

Depende de ti y del médico decidir si la cirugía de cataratas es adecuada para ti. Para la mayoría de las personas, no hay apuro en extraer las cataratas porque generalmente no dañan el ojo. Sin embargo, las cataratas pueden empeorar más rápido en las personas que padecen diabetes.

Demorar el procedimiento generalmente no afectará la recuperación de tu visión si más adelante decides realizarte la cirugía de cataratas. Tómate tu tiempo para considerar los beneficios y riesgos de la cirugía de cataratas con el médico.

Si eliges no realizarte la cirugía de cataratas ahora, el oculista puede recomendarte exámenes de seguimiento periódicos para ver si las cataratas avanzan. La frecuencia con la que verás al oculista dependerá de tu situación.

Lo que sucede durante la cirugía de cataratas

En la cirugía de cataratas se extrae el lente nublado y se reemplaza con un lente artificial transparente. El lente artificial, llamado lente intraocular, se coloca en el mismo lugar que tu lente natural. Es una parte permanente de tu ojo.

En algunas personas, otros problemas oculares impiden el uso de un lente artificial. En estos casos, una vez que se extrae la catarata, es posible corregir la visión con anteojos o lentes de contacto.

La cirugía de cataratas generalmente se realiza de manera ambulatoria; es decir, que no tendrás que permanecer en el hospital después de la cirugía. Durante la cirugía de cataratas, el oculista utiliza anestesia local para insensibilizar el área alrededor del ojo, pero generalmente el paciente está despierto durante el procedimiento.

Por lo general, la cirugía de cataratas es segura, pero implica riesgos de infección y sangrado. La cirugía de cataratas aumenta el riesgo de desprendimiento de retina.

Después del procedimiento, sentirás molestia durante algunos días. La cicatrización generalmente se produce en un plazo de ocho semanas.

Si tienes que realizarte la cirugía de cataratas en ambos ojos, el médico programará la cirugía para extraer la catarata en el segundo ojo después de que te hayas recuperado de la primera cirugía.

Ilustración de dos de los pasos de la cirugía de cataratas

Durante una facoemulsificación, la cirugía más común para cataratas, la punta de la sonda ecográfica que vibra rápidamente emulsiona y rompe la catarata, y el cirujano la succiona (arriba). Una carcasa exterior de la catarata (cápsula del cristalino) generalmente se deja intacta. Luego de extraer el material emulsionado, el cirujano introduce un implante de lente intraocular en el espacio vacío en la cápsula donde el cristalino natural solía estar (abajo).

Estilo de vida y remedios caseros

Para sobrellevar los síntomas de las cataratas hasta que decidas someterte a la cirugía, prueba lo siguiente:

  • Asegúrate de que las recetas de tus anteojos o tus lentes de contacto tengan la mayor precisión posible
  • Usa lupas para leer si necesitas ayuda adicional
  • Mejora la iluminación de tu hogar colocando una mayor cantidad de lámparas o lámparas más brillantes
  • Cuando estés al aire libre durante el día, usa gafas de sol o un sombrero de ala ancha para reducir el resplandor
  • Evita conducir de noche

Las medidas de cuidado personal pueden ser útiles durante un tiempo, pero a medida que las cataratas avancen, tu visión podría deteriorarse en mayor medida. Cuando la pérdida de visión comience a interferir en tus actividades diarias, considera la posibilidad de someterte a una cirugía de cataratas.

Preparación antes de la cita

Solicita una consulta con tu oftalmólogo si notas cambios en la visión. Si el médico determina que tienes cataratas, entonces te derivarán a un especialista para que te realice una cirugía de cataratas.

Debido a que las consultas pueden ser breves y siempre hay mucho para decir, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, te proporcionamos información para ayudarte a prepararte.

Qué puedes hacer

  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Lleva a un familiar o amigo a la consulta. A veces, puede ser difícil asimilar toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que tú olvidaste mencionar.
  • Haz una lista de preguntas para el médico.

Algunas preguntas básicas para hacer al médico con respecto a las cataratas incluyen las siguientes:

  • ¿Las cataratas están provocando mis problemas de visión?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿La cirugía de cataratas corregirá mis problemas de visión?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos de la cirugía de cataratas? ¿Existen riesgos si retraso la cirugía?
  • ¿Cuánto costará la cirugía de cataratas? ¿La cubrirá mi seguro?
  • ¿Cuánto tiempo necesitaré para recuperarme de la cirugía de cataratas?
  • ¿Me limitarán alguna actividad habitual luego de la cirugía de cataratas? ¿Durante cuánto tiempo?
  • Luego de la cirugía de cataratas, ¿cuánto tiempo debería esperar antes de tener anteojos nuevos?
  • Si uso Medicare, ¿cubrirá el costo de la cirugía de cataratas? ¿Medicare cubre el costo de los anteojos nuevos después de la cirugía?
  • Si no quiero realizarme la cirugía ahora, ¿qué más puedo hacer para sobrellevar mis cambios en la visión?
  • ¿Cómo me doy cuenta si mis cataratas están empeorando?
  • Tengo estas otras afecciones. ¿Cómo puedo controlar mejor estas afecciones de manera conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para cubrir después otros puntos que desees abordar. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Tienes síntomas todo el tiempo o aparecen y desaparecen?
  • ¿Tienes problemas de visión con la luz brillante?
  • ¿Los síntomas han empeorado?
  • ¿Los problemas de visión te dificultan conducir?
  • ¿Los problemas de visión te dificultan leer?
  • ¿Los problemas de visión te dificultan trabajar?
  • ¿Alguna vez tuviste una lesión ocular o cirugía de ojos?
  • ¿Alguna vez te diagnosticaron un problema ocular, como inflamación del iris (iritis)?
  • ¿Alguna vez recibiste radioterapia en la cabeza o cuello?

Last Updated Jun 23, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use