Celiaquía

Perspectiva general

La enfermedad celíaca, a veces llamada celiaquía o enteropatía sensible al gluten, es una reacción del sistema inmunitario al consumo de gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno.

Si tienes enfermedad celíaca, comer gluten desencadena una respuesta inmunitaria en tu intestino delgado. Con el tiempo, esta reacción daña el revestimiento del intestino delgado e impide que éste absorba algunos nutrientes (malabsorción). El daño intestinal a menudo causa diarrea, fatiga, pérdida de peso, hinchazón y anemia, y puede provocar complicaciones graves.

En los niños, la malabsorción puede afectar el crecimiento y el desarrollo, además de causar los síntomas que se observan en los adultos.

No existe cura para la enfermedad celíaca, pero para la mayoría de las personas, seguir una dieta estricta sin gluten puede ayudar a controlar los síntomas y promover la curación intestinal.

Celiaquía

Tu intestino delgado está recubierto de pequeñas proyecciones similares a los cabellos llamadas vellosidades, cuya función es absorber vitaminas, minerales y otros nutrientes de los alimentos que ingieres. La enfermedad celíaca daña las vellosidades, lo que produce que el cuerpo no pueda absorber los nutrientes necesarios para la salud y el crecimiento.

Síntomas

Los signos y síntomas de la enfermedad celíaca pueden variar ampliamente y difieren entre niños y adultos. Los signos y síntomas digestivos para los adultos incluyen los siguientes:

  • Diarrea
  • Fatiga
  • Pérdida de peso
  • Hinchazón y gases
  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento

Sin embargo, más de la mitad de los adultos con enfermedad celíaca tienen signos y síntomas no relacionados con el sistema digestivo, que incluyen los siguientes:

  • Anemia, generalmente por deficiencia de hierro
  • Pérdida de densidad ósea (osteoporosis) o reblandecimiento óseo (osteomalacia)
  • Erupción cutánea con picazón y ampollas (dermatitis herpetiforme)
  • Úlceras en la boca
  • Dolores de cabeza y fatiga
  • Lesión del sistema nervioso, incluidos entumecimiento y hormigueo en los pies y las manos, posibles problemas con el equilibrio y deterioro cognitivo
  • Dolor articular
  • Disminución del funcionamiento del bazo (hipoesplenismo)

Niños

Los niños con enfermedad celíaca son más propensos que los adultos a tener problemas digestivos, incluidos los siguientes:

  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea crónica
  • Abdomen hinchado
  • Estreñimiento
  • Gases
  • Heces pálidas y con mal olor

La incapacidad de absorber los nutrientes puede causar lo siguiente:

  • Retraso en el desarrollo de los bebés
  • Daño al esmalte dental
  • Pérdida de peso
  • Anemia
  • Irritabilidad
  • Baja estatura
  • Pubertad tardía.
  • Síntomas neurológicos, incluido el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), problemas de aprendizaje, dolores de cabeza, falta de coordinación muscular y convulsiones

Dermatitis herpetiforme

La intolerancia al gluten puede causar esta enfermedad de la piel que produce picazón y ampollas. El sarpullido generalmente ocurre en los codos, las rodillas, el torso, el cuero cabelludo y las nalgas. Esta afección a menudo se asocia con cambios en el revestimiento del intestino delgado idénticos a los de la celiaquía, pero la afección cutánea podría no causar síntomas digestivos.

Los médicos tratan la dermatitis herpetiforme con una dieta sin gluten o medicamentos, o ambos, para controlar el sarpullido.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta a tu médico si tienes diarrea o malestar digestivo que dura más de dos semanas. Consulta con el pediatra si tu hijo está pálido, irritable o no crece, o tiene una barriga y heces malolientes y voluminosas.

Asegúrate de consultar a tu médico antes de probar una dieta sin gluten. Si suspendes o incluso reduces la cantidad de gluten que consumes antes de que te hagan la prueba de la enfermedad celíaca, puedes cambiar los resultados de la prueba.

La enfermedad celíaca tiende a ser hereditaria. Si alguien en tu familia tiene la afección, pregúntale a tu médico si debes hacerte la prueba. Si tú o alguien de tu familia tienen un factor de riesgo para la enfermedad celíaca, como la diabetes tipo 1, consulta con tu médico.

Causas

Los genes combinados con el consumo de alimentos con gluten y otros factores pueden contribuir a la enfermedad celíaca, pero se desconoce la causa precisa. Las prácticas de alimentación infantil, las infecciones gastrointestinales y las bacterias intestinales también pueden contribuir a la enfermedad. Algunas veces, la enfermedad celíaca se vuelve activa después de una cirugía, embarazo, parto, infección viral o estrés emocional severo.

Cuando el sistema inmunitario del cuerpo reacciona de manera exagerada al gluten en los alimentos, la reacción daña las diminutas proyecciones de apariencia pilosa (vellosidades) que recubren el intestino delgado. Las vellosidades absorben vitaminas, minerales y otros nutrientes de los alimentos que consumes. Si las vellosidades están dañadas, no puedes obtener suficientes nutrientes, sin importar cuánto comas.

Factores de riesgo

La celiaquía tiende a ser más común en personas que tienen:

  • Un familiar con celiaquía o dermatitis herpetiforme
  • Diabetes tipo 1
  • Síndrome de Down o síndrome de Turner
  • Enfermedad autoinmunitaria de la tiroides
  • Colitis microscópica (colitis linfocítica o colagenosa)
  • Enfermedad de Addison

Complicaciones

Sin tratamiento, la enfermedad celíaca puede causar lo siguiente:

  • Desnutrición. Esto ocurre si el intestino delgado no puede absorber suficientes nutrientes. La malnutrición puede provocar anemia y pérdida de peso. En los niños, la desnutrición puede causar crecimiento lento y baja estatura.
  • Debilitamiento de los huesos. La absorción insuficiente del calcio y la vitamina D puede llevar a un reblandecimiento del hueso (osteomalacia o raquitismo) en los niños y a una pérdida de densidad ósea (osteopenia u osteoporosis) en los adultos.
  • Infertilidad y aborto espontáneo. La absorción insuficiente del calcio y la vitamina D puede contribuir con los problemas reproductivos.
  • Intolerancia a la lactosa. El daño en el intestino delgado podría causarte dolor abdominal y diarrea después de comer o beber productos lácteos que contengan lactosa. Una vez que el intestino haya sanado, podrías ser capaz de tolerar los productos lácteos de nuevo.
  • Cáncer. Las personas con enfermedad celíaca que no mantienen una dieta libre de gluten tienen un mayor riesgo de padecer varias formas de cáncer, incluido el linfoma intestinal y el cáncer del intestino delgado.
  • Problemas del sistema nervioso. Algunas personas con enfermedad celíaca pueden presentar problemas como convulsiones o una enfermedad de los nervios de las manos y los pies (neuropatía periférica).

Enfermedad celíaca que no responde a la dieta

Algunas personas con enfermedad celíaca no responden a lo que consideran una dieta libre de gluten. La falta de respuesta de la enfermedad celíaca a menudo se debe a la contaminación de la dieta con gluten. Un dietista puede ayudarte a aprender a evitar el gluten por completo.

Las personas con enfermedad celíaca que no responde a la dieta podrían tener:

  • Bacterias en el intestino delgado (sobrecrecimiento bacteriano)
  • Colitis microscópica
  • Mal funcionamiento del páncreas (insuficiencia pancreática)
  • Síndrome del colon irritable.
  • Dificultad para digerir el azúcar que se encuentra en los productos lácteos (lactosa), el azúcar de mesa (sacarosa) o un tipo de azúcar que se encuentra en la miel y las frutas (fructosa)
  • Enfermedad celíaca refractaria

Enfermedad celíaca refractaria

En raras ocasiones, la lesión intestinal de la enfermedad celíaca no responde a una dieta estricta libre de gluten. Esto se conoce como enfermedad celíaca refractaria. Si todavía tienes signos y síntomas después de seguir una dieta libre de gluten durante un período de seis meses a un año, es posible que necesites someterte a pruebas adicionales para buscar otras explicaciones para tus síntomas.

Diagnóstico

Muchas personas con enfermedad celíaca no saben que la padecen. Hay dos análisis de sangre que pueden ayudar a diagnosticarla:

  • Las pruebas serológicas buscan anticuerpos en la sangre. Los niveles elevados de ciertas proteínas de anticuerpos indican una reacción inmunitaria al gluten.
  • Para descartar la enfermedad celíaca pueden usarse pruebas genéticas para antígenos leucocitarios humanos (HLA-DQ2 y HLA-DQ8).

Es importante hacerse la prueba de la enfermedad celíaca antes de probar una dieta sin gluten. Si eliminas el gluten de tu dieta, los resultados de los análisis de sangre podrían parecer normales.

Si los resultados de estas pruebas indican enfermedad celíaca, es posible que el médico ordene uno de los siguientes exámenes:

  • Endoscopia. Este examen usa un tubo largo con una cámara diminuta que se coloca en la boca y se pasa por la garganta (endoscopia superior). La cámara permite que el médico visualice el intestino delgado y tome una pequeña muestra de tejido (biopsia) para analizar el daño a las vellosidades.
  • Endoscopia capsular. Este examen usa una cámara inalámbrica diminuta para tomar imágenes de todo el intestino delgado. La cámara se encuentra dentro de una cápsula que ingieres y que es del tamaño de una vitamina. A medida que la cápsula se desplaza a través del tracto digestivo, toma miles de fotografías que se transmiten a un grabador.

Si el médico sospecha que tienes dermatitis herpetiforme, podría tomar una pequeña muestra de tejido cutáneo para examinarla bajo un microscopio (biopsia de piel).

Endoscopia

En una endoscopia, se inserta un largo tubo flexible (endoscopio) a través de la garganta hasta el esófago. Una cámara diminuta colocada en el extremo del endoscopio le permite al médico examinar el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno).

Cámara de endoscopia capsular

Durante una endoscopia capsular, tragas una cámara diminuta del tamaño de una pastilla grande de vitamina. La cápsula cuenta con luz para iluminar tu sistema digestivo, una cámara para tomar imágenes y una antena para enviar esas imágenes a una grabadora que usas en un cinturón.

Tratamiento

Una dieta estricta, libre de gluten para toda la vida es la única manera de controlar la enfermedad celíaca. Además del trigo, los alimentos que contienen gluten incluyen los siguientes:

  • Cebada
  • Trigo burgol
  • Trigo candeal
  • Farina (crema de trigo)
  • Harina de Graham
  • Malta
  • Centeno
  • Sémola
  • Escanda (una forma de trigo)
  • Triticale

Un dietista especializado en enfermedad celíaca puede ayudarte a planear una dieta saludable sin gluten. Incluso los restos de gluten en tu dieta pueden ser perjudiciales, aun si no causan signos o síntomas.

El gluten puede estar oculto en alimentos, medicamentos y productos no alimenticios, incluidos los siguientes:

  • Almidón modificado, conservantes y estabilizadores alimentarios
  • Medicamentos con receta médica y de venta libre
  • Suplementos vitamínicos y minerales
  • Suplementos herbales y nutricionales
  • Lápices labiales
  • Pasta de dientes y enjuague bucal
  • Obleas de comunión
  • Pegamento para sobres y sellos
  • Plastilina

Eliminar el gluten de tu dieta reducirá gradualmente la inflamación del intestino delgado, haciendo que te sientas mejor y eventualmente sanes. Los niños tienden a sanar más rápido que los adultos.

Vitaminas y suplementos minerales

Si tu anemia o deficiencias nutricionales son graves, el médico o el dietista te podrían recomendar que tomes suplementos, entre ellos:

  • Cobre
  • Folato
  • Hierro
  • Vitamina B-12
  • Vitamina D
  • Vitamina K
  • Zinc

Las vitaminas y los suplementos generalmente se toman en forma de píldoras. Si tu aparato digestivo no puede absorber bien las vitaminas, el médico podría recetártelas en forma de inyección.

Atención de seguimiento

Con un seguimiento médico regular, es posible asegurarse de que tus síntomas hayan respondido a una alimentación sin gluten. El médico controlará tu respuesta con análisis de sangre.

Para la mayoría de las personas con enfermedad celíaca, una alimentación sin gluten permitirá que el intestino delgado sane. En el caso de los niños, esto suele llevar de tres a seis meses. Para los adultos, la curación completa puede tomar varios años.

Si continúas teniendo síntomas o si los síntomas reaparecen, podrías necesitar una endoscopia con biopsias para determinar si el intestino ha sanado.

Medicamentos para controlar la inflamación intestinal

Si tu intestino delgado está gravemente dañado o tienes enfermedad celíaca refractaria, el médico podría recomendarte esteroides para controlar la inflamación. Los esteroides pueden aliviar los signos y síntomas graves de la enfermedad celíaca mientras el intestino se cura.

Se pueden utilizar otros fármacos, como azatioprina (Azasan, Imuran) o budesonida (Entocort EC, Uceris).

Tratamiento de la dermatitis herpetiforme

Si tienes esta erupción cutánea, el médico podría recomendarte un medicamento como dapsona, que se toma por vía oral, así como una dieta libre de gluten. Si tomas dapsona, deberás hacerte análisis de sangre regulares para verificar si presentas efectos secundarios.

Celiaquía refractaria

Si tienes enfermedad celíaca refractaria, tu intestino delgado no sanará. Entonces, es probable que te tengan que evaluar en un centro especializado. La enfermedad celíaca refractaria puede ser bastante grave, y actualmente no existe un tratamiento comprobado.

Estilo de vida y remedios caseros

Si te diagnosticaron enfermedad celíaca, deberás evitar todos los alimentos que contengan gluten. Pídele al médico que te remita a un dietista que puede ayudarte a planear una dieta saludable sin gluten.

Lee las etiquetas

Evita los alimentos empaquetados, a menos que estén etiquetados como sin gluten o que no tengan ingredientes que contengan gluten, incluidos emulsionantes y estabilizadores que puedan contener gluten. Además de cereales, pastas y productos horneados, otros alimentos envasados que pueden contener gluten incluyen los siguientes:

  • Cervezas y vinagres de malta
  • Dulces
  • Salsa de carne
  • Sustitutos de la carne o mariscos
  • Carnes procesadas enlatadas
  • Mezclas de arroz
  • Aderezos para ensaladas y salsas, incluida la salsa de soja
  • Aperitivos sazonados, como tortillas y papitas fritas
  • Seitán
  • Aves de corral marinadas
  • Sopas

La avena pura no es dañina para la mayoría de las personas con enfermedad celíaca, pero la avena puede estar contaminada por el trigo durante el cultivo y el procesamiento. Pregúntale a tu médico si puedes intentar comer pequeñas cantidades de productos de avena pura.

Alimentos permitidos

Muchos alimentos básicos están permitidos en una dieta sin gluten, incluidos los siguientes:

  • Huevos
  • Carnes frescas, pescado y aves que no estén empanadas, rebozadas ni marinadas
  • Frutas
  • Lentejas
  • La mayoría de los productos lácteos, a menos que empeoren tus síntomas
  • Nueces
  • Papas
  • Vegetales
  • Vino y licores destilados, sidras y bebidas alcohólicas de alta graduación

Los granos y almidones permitidos en una dieta sin gluten incluyen los siguientes:

  • Amaranto
  • Alforfón
  • Callos
  • Harina de maíz
  • Harinas sin gluten (arroz, soya, maíz, papa, frijoles)
  • Tortillas de maíz puro
  • Quinua
  • Arroz
  • Tapioca
  • Arroz silvestre

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Puede ser difícil y estresante seguir una dieta completamente libre de gluten. Aquí hay algunas maneras para ayudarte a afrontar la situación y sentirte con más confianza.

  • Edúcate y enseña a tu familia y a tus amigos. Ellos pueden apoyar tus esfuerzos para lidiar con la enfermedad.
  • Sigue las recomendaciones de tu médico. Es fundamental eliminar todo el gluten de tu dieta.
  • Únete a un grupo de apoyo. Puede que te resulte cómodo compartir tus desafíos con personas que enfrentan retos similares. Organizaciones como la Celiac Disease Foundation (Fundación para la Enfermedad Celíaca), Gluten Intolerance Group (Grupo para la Intolerancia al Gluten), Celiac Support Association (Asociación de Apoyo al Celíaco) y Beyond Celiac (Más allá de la enfermedad celíaca) pueden ayudar a ponerte en contacto con otras personas que comparten tus retos.

Preparación antes de la cita

Se te puede remitir a un médico que trate enfermedades digestivas (gastroenterólogo). La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Hasta la fecha de tu consulta, continúa con una dieta normal. Si suspendes el gluten antes de que te hagan la prueba de la enfermedad celíaca, los resultados de la prueba pueden cambiar.

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso cuándo comenzaron y si estos han cambiado o empeorado con el tiempo.
  • Información personal clave, como estrés importante o cambios recientes en la vida y si alguien en su familia tiene enfermedad celíaca u otra afección autoinmunitaria
  • Todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas, incluida la dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Estas son algunas de las preguntas para hacerle al médico sobre la enfermedad celíaca:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Mi afección es temporal o crónica?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos pueden ayudar?
  • ¿Necesito seguir una dieta sin gluten?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Qué medicamentos o analgésicos tomas?
  • ¿Te han diagnosticado anemia u osteoporosis?

Last Updated Sep 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use