Codo de tenista

Perspectiva general

El codo del tenista (epicondilitis lateral) es una afección dolorosa que ocurre cuando los tendones del codo se sobrecargan, frecuentemente por movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo.

A pesar de su nombre, los atletas no son los únicos que desarrollan el codo del tenista. Las personas cuyo trabajo se caracteriza por movimientos que pueden conducir al codo del tenista incluyen a plomeros, pintores, carpinteros y carniceros.

El dolor del codo del tenista se manifiesta principalmente en el lugar donde los tendones de los músculos del antebrazo se unen a la protuberancia ósea en el exterior del codo. El dolor también se puede propagar al antebrazo y la muñeca.

El descanso y los analgésicos de venta libre frecuentemente ayudan a aliviar el codo del tenista. Si los tratamientos convencionales no ayudan o si los síntomas son incapacitantes, el médico puede sugerirte la cirugía.

Ilustración del codo de tenista

El dolor producido por el codo de tenista se genera principalmente donde los tendones de los músculos de tu antebrazo se unen con la prominencia ósea en la parte exterior de tu codo. Es posible que pequeños desgarros en el tendón sean la causa del dolor.

Síntomas

El dolor asociado con el codo del tenista puede irradiarse desde el exterior del codo hacia el antebrazo y la muñeca. El dolor y la debilidad puede dificultar las siguientes tareas:

  • Dar la mano o sujetar un objeto
  • Girar la perilla de la puerta
  • Sostener una taza de café

Cuándo consultar con el médico

Habla con tu médico si las medidas de autocuidado como el descanso, el hielo y el uso de analgésicos de venta libre no alivian el dolor del codo y el dolor con la palpación.

Causas

El codo del tenista es una lesión muscular por uso excesivo y sobrecarga. La causa es la contracción repetida de los músculos del antebrazo que utilizas para extender y elevar tu mano y la muñeca. Los movimientos repetidos y el esfuerzo ejercido en los tejidos puede resultar en una serie de pequeños desgarros de los tendones que unen los músculos del antebrazo a la prominencia ósea en la parte exterior del codo.

Como el nombre lo sugiere, jugar al tenis, especialmente el uso repetido del golpe de revés sin técnica, es una de las posibles causas del codo del tenista. Sin embargo, muchos otros movimientos frecuentes pueden causar el codo del tenista, como por ejemplo:

  • Usar herramientas de plomero
  • Pintar
  • Atornillar y destornillar.
  • Cortar ingredientes para cocinar, especialmente la carne
  • Uso repetitivo del ratón de la computadora

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir codo de tenista incluyen:

  • Edad. Si bien el codo de tenista afecta a personas de todas las edades, es más frecuente en adultos entre los 30 y los 50 años.
  • Ocupación. Las personas cuyo trabajo implica movimientos repetitivos de la muñeca y del brazo tienen mayores probabilidades de padecer codo de tenista. Algunos ejemplos incluyen: plomeros, pintores, carpinteros, carniceros y cocineros.
  • Ciertos deportes. Participar en deportes de raqueta aumenta el riesgo de tener codo de tenista, en especial si tu técnica de golpe es deficiente.

Diagnóstico

Durante el examen físico, es posible que el médico te aplique presión en la parte afectada o te pida que pongas el codo, la muñeca y los dedos en diversas posiciones.

En muchos casos, tu historia clínica y el examen físico aportan al médico suficiente información para diagnosticar el codo de tenista. Pero si el médico considera que la causa de tus síntomas es otra, es posible que te sugiera tomar radiografías o hacer otras pruebas de diagnóstico por imágenes.

Tratamiento

El codo de tenista con frecuencia mejora por sí solo. Pero si los medicamentos para el dolor de venta libre y otras medidas de autocuidados no ayudan, tu doctor quizás sugiera fisioterapia. Los casos graves de codo de tenista quizás requieran cirugía.

Terapia

Si los síntomas están relacionados con el tenis, el médico podría sugerir una evaluación por parte de expertos de tu técnica de tenis o los movimientos incluidos en las tareas que haces en tu trabajo para determinar las mejores medidas para reducir la tensión sobre el tejido lesionado.

Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para estirar y fortalecer gradualmente los músculos, en particular los músculos de los antebrazos. Los ejercicios excéntricos, donde bajas tu muñeca muy lentamente luego de subirla, son particularmente útiles. Un dispositivo de inmovilización o un vendaje para el antebrazo podría reducir la tensión sobre el tejido lesionado.

Intervención quirúrgica u otros procedimientos

  • Inyecciones. Quizás tu doctor sugiera inyectar plasma rico en plaquetas, Botox, o algún otro irritante en el tendón que te duele (proloterapia). La punción seca — en la que se pincha el tendón dañado en varios lugares con una aguja — también puede ser útil.
  • Tenotomía ultrasónica (procedimiento TENEX). En este procedimiento, con la guía de una ecografía, el médico introduce una aguja especial a través de la piel, en la parte dañada del tendón. La energía ultrasónica hace vibrar la aguja con tanta rapidez que el tejido dañado se licua y puede succionarse.
  • Cirugía. Si los síntomas no mejoran después de 6 a 12 meses de un prolongado tratamiento no quirúrgico, puede que seas candidato a una cirugía para extirpar el tejido dañado. Estos procedimientos pueden realizarse a través de una incisión grande o de varias incisiones pequeñas. Los ejercicios de rehabilitación son fundamentales para la recuperación.

Estilo de vida y remedios caseros

Quizás tu doctor recomiende las medidas siguientes para autocuidados:

  • Descansa. Evita las actividades que hagan empeorar el dolor en el codo.
  • Analgésicos. Prueba a tomar analgésicos sin receta, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o naproxeno (Aleve).
  • Hielo. Aplica hielo o una compresa fría por 15 minutos tres o cuatro veces por día.
  • Técnica. Asegúrate de usar una técnica adecuada en tus actividades, y evita movimientos repetitivos de la muñeca.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero le informes a tu médico de familia acerca de tus inquietudes. Puede derivarte a un especialista en medicina deportiva o a un cirujano ortopédico.

Qué puedes hacer

Antes de tu cita médica, será una buena idea que escribas las respuestas a las preguntas siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Hay algún movimiento o actividad que haga mejorar o empeorar el dolor?
  • ¿Te lesionaste el codo recientemente?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos tomas?

Qué esperar del médico

El doctor quizás te haga algunas de las preguntas siguientes:

  • ¿Tienes artritis reumatoide o una enfermedad de los nervios?
  • ¿Tu trabajo implica movimientos repetitivos de la muñeca o el brazo?
  • ¿Practicas deportes? Si es así, ¿qué tipo de deportes practicas, y se ha evaluado tu técnica alguna vez?

Last Updated Feb 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use