Colestasis del embarazo

Perspectiva general

La colestasis intrahepática del embarazo, comúnmente conocida como «colestasis del embarazo», es un trastorno hepático que se presenta al final del embarazo. El trastorno provoca picazón intensa sin erupción cutánea. La picazón suele aparecer en las manos y en los pies, pero también puede afectar otras partes del cuerpo.

La colestasis del embarazo puede hacer que te sientas extremadamente molesta. Sin embargo, lo más preocupante son las posibles complicaciones para ti y para tu bebé. Debido al riesgo de tener complicaciones, el médico puede recomendarte que tengas un parto anticipado.

Síntomas

La picazón intensa es el síntoma principal de la colestasis del embarazo. No hay erupciones. La mayoría de las mujeres siente picazón en las palmas de las manos o en las plantas de los pies, aunque muchas otras sienten picazón en todo el cuerpo. Por lo general, la picazón empeora por la noche y puede ser tan molesta que no te deje dormir.

La picazón es más frecuente durante el tercer trimestre del embarazo, pero, a veces, comienza antes. Puede empeorar a medida que se acerca la fecha de parto. Sin embargo, una vez que el bebé llega, en general, la picazón desaparece a los pocos días.

Otros signos y síntomas menos frecuentes de la colestasis del embarazo son los siguientes:

  • Color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • Náuseas
  • Pérdida de apetito

Cuándo consultar al médico

Ponte en contacto de inmediato con el profesional de salud que atiende tu embarazo si comienzas a sentir picazón persistente o excesiva.

Causas

La causa de la colestasis del embarazo es incierta. Es posible que los genes contribuyan. A veces, la enfermedad es hereditaria. También se identificaron ciertas variantes genéticas.

Las hormonas del embarazo también podrían influir. El nivel de hormonas del embarazo aumenta cuanto más te acercas a la fecha prevista de parto. Los médicos creen que esto puede retrasar el flujo normal de bilis, que es el líquido digestivo que se produce en el hígado y que ayuda al aparato digestivo a descomponer grasas. En lugar de salir del hígado, la bilis se acumula en su interior. En consecuencia, a la larga, las sales biliares ingresan al torrente sanguíneo, lo que puede provocar que sientas picazón.

Factores de riesgo

Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de presentar colestasis del embarazo comprenden:

  • Antecedentes personales o familiares de colestasis del embarazo
  • Antecedentes de una enfermedad o lesiones en el hígado
  • Estar embarazada de mellizos o más bebés

Si tuviste colestasis en un embarazo anterior, el riesgo de que la vuelvas a presentar en un futuro embarazo es elevado. Aproximadamente entre el 60 y el 75 por ciento de las mujeres vuelven a presentar la afección.

Complicaciones

Las complicaciones de la colestasis del embarazo pueden producirse en la madre o en el bebé que se está gestando.

Para las madres, la enfermedad puede afectar temporalmente la manera en la que el cuerpo absorbe la grasa. La absorción deficiente de las grasas podría provocar niveles bajos de factores dependientes de vitamina K relacionados con la coagulación de la sangre. No obstante, esta complicación es poco frecuente, al igual que los problemas hepáticos futuros.

Las complicaciones de la colestasis en el embarazo pueden ser graves para los bebés. Algunas de estas pueden ser:

  • Que el bebé nazca demasiado tiempo antes (nacimiento prematuro)
  • Problemas pulmonares por inhalar meconio, sustancia verde y pegajosa que generalmente se acumula en los intestinos del bebé que se está gestando y que puede ingresar en el líquido amniótico si la madre tiene colestasis
  • Muerte del bebé en la etapa final del embarazo, antes del parto (muerte fetal)

Debido a que las complicaciones pueden ser muy peligrosas para tu bebé, el médico puede evaluar inducir el trabajo de parto antes de la fecha de parto prevista.

Prevención

No existe una forma conocida de prevenir la colestasis del embarazo.

Diagnóstico

Para diagnosticar colestasis del embarazo, el profesional de salud que atiende tu embarazo puede:

  • Preguntarte sobre tus síntomas y tu historia clínica
  • Realizar una exploración física
  • Solicitar análisis de sangre para verificar el funcionamiento del hígado y medir el nivel de sales biliares que hay en la sangre

Tratamiento

El objetivo del tratamiento de la colestasis del embarazo es aliviar la picazón y prevenir las complicaciones para tu bebé.

Alivia la picazón

Para calmar la picazón intensa, el profesional a cargo de la atención de tu embarazo puede recomendarte:

  • Tomar un medicamento recetado denominado «ursodiol» (Actigall, Urso, Urso Forte) que ayuda a disminuir el nivel de bilis en la sangre. Otros medicamentos para aliviar la picazón también pueden ser una opción.
  • Remojar las zonas afectadas en agua fría o tibia.

Es conveniente que hables con el profesional a cargo de la atención de tu embarazo antes de comenzar a tomar cualquier medicamento para tratar la picazón.

Control de la salud de tu bebé

La colestasis del embarazo puede provocar complicaciones en el embarazo. El profesional a cargo de la atención de tu embarazo puede recomendarte un minucioso control del bebé durante el embarazo.

El control y el tratamiento pueden comprender:

  • Prueba en reposo. Durante una prueba en reposo, el profesional a cargo de la atención de tu embarazo verificará la frecuencia cardíaca del bebé y cómo aumenta con el movimiento.
  • Perfil biofísico fetal. Esta serie de pruebas ayuda a controlar el bienestar del bebé. Proporciona información acerca de los movimientos del bebé, el tono muscular, la respiración y la cantidad de líquido amniótico. Si bien los resultados de la prueba en reposo y el perfil biofísico fetal pueden ser alentadores, en realidad, no permiten predecir el riesgo de tener un parto prematuro u otras complicaciones asociadas con la colestasis del embarazo.
  • Inducción temprana del trabajo de parto. Aunque las pruebas prenatales parezcan normales, el profesional a cargo de la atención de tu embarazo puede sugerirte la inducción temprana del trabajo de parto, debido al riesgo de que haya muerte fetal.

Estilo de vida y remedios caseros

Los remedios caseros pueden no ofrecer demasiado alivio para la picazón que produce la colestasis del embarazo. Sin embargo, no se pierde nada con probar estos consejos para aliviarla:

  • Baños fríos que, en algunas mujeres, pueden hacer que la picazón se sienta menos intensa
  • Baños, cremas o lociones de avena que pueden suavizar la piel
  • Colocar hielo en una zona de la piel donde sientas mucha picazón, lo que puede disminuirla de forma temporal

Medicina alternativa

No se dispone de investigaciones sobre terapias alternativas efectivas para el tratamiento de la colestasis del embarazo; por lo tanto, los profesionales de salud que atienden embarazos no suelen recomendarlas para esta afección.

Varios estudios han analizado si el suplemento de S-adenosil-L-metionina (SAMe) podría aliviar la picazón relacionada con la colestasis del embarazo. Sin embargo, los datos son contradictorios. Al compararse con el ursodiol en ensayos preliminares, el funcionamiento de la S-adenosil-L-metionina no fue tan bueno. Puede ser segura si se utiliza por un período corto durante el tercer trimestre. Sin embargo, los riesgos para la madre y el bebé no se conocen bien, por lo que este medicamento no suele recomendarse.

La seguridad de otras terapias alternativas no se ha confirmado. Consulta con tu médico o con otro profesional de salud antes de iniciar una terapia alternativa, en especial si estás embarazada.

Preparación antes de la cita

Es aconsejable estar bien preparada para la consulta con tu obstetra o el profesional a cargo de la atención de tu embarazo. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del profesional a cargo de la atención de tu embarazo.

Qué puedes hacer

Como preparación para tu consulta:

  • Anota cualquier síntoma que tengas. Menciona todos los síntomas, aunque creas que no estén relacionados.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y otros suplementos que tomes. Anota las dosis y con qué frecuencia los tomas.
  • En lo posible, pídele a un familiar o a un amigo cercano que te acompañe. Es posible que recibas mucha información en tu consulta, y puede ser difícil recordar todo.
  • Lleva una libreta o un anotador. Utilízalo para anotar información importante durante tu consulta.
  • Piensa en las preguntas que harás. Anótalas para no olvidar los puntos importantes que desees abordar.

En el caso de colestasis del embarazo, algunas preguntas básicas para hacerle al profesional a cargo de la atención de tu embarazo son:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas?
  • ¿Esta enfermedad es leve o grave?
  • ¿Cómo afecta mi enfermedad al bebé?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Será necesario inducir un trabajo de parto anticipado?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que me pueda llevar a casa? ¿Qué sitios web recomiendas visitar?

Además de las preguntas que preparaste, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Para comprender mejor tu enfermedad, el profesional a cargo de la atención de tu embarazo podría hacerte varias preguntas, tales como:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Durante cuánto tiempo has tenido los síntomas?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Tu bebé ha estado activo?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Te han diagnosticado colestasis durante algún embarazo anterior?

La colestasis del embarazo puede ser un diagnóstico preocupante. Trabaja con el profesional de salud que atiende tu embarazo para asegurarte de que tú y tu bebé reciban la mejor atención médica posible para esta afección.

Last Updated Oct 17, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use