Conteo bajo de espermatozoides

Perspectiva general

Un bajo recuento de espermatozoides significa que el líquido (semen) que eyaculas durante un orgasmo contiene menos espermatozoides que lo normal.

El bajo recuento de espermatozoides también se llama oligospermia. La ausencia total de espermatozoides se llama azoospermia. El recuento de espermatozoides se considera más bajo de lo normal si tienes menos de 15 millones de espermatozoides por milímetro de semen.

Tener un bajo recuento de espermatozoides reduce las posibilidades de que uno de tus espermatozoides fecunde el óvulo de tu pareja y produzca un embarazo. Sin embargo, muchos hombres que tienen un bajo recuento de espermatozoides aun pueden ser padres.

Síntomas

El signo principal del bajo recuento de espermatozoides es la incapacidad de concebir un hijo. Es posible que no presentes otros signos o síntomas aparentes. En algunos hombres, un problema de base, como una anomalía cromosómica hereditaria, un desequilibrio hormonal, venas testiculares dilatadas o una afección que obstruye el paso de los espermatozoides puede causar signos y síntomas.

Entre los síntomas de recuento bajo de espermatozoides se pueden incluir los siguientes:

  • Problemas con la función sexual, por ejemplo, bajo deseo sexual o dificultad para mantener una erección (disfunción eréctil)
  • Dolor, hinchazón o un bulto en el área del testículo
  • Disminución del vello facial o corporal, u otros signos de una anomalía cromosómica u hormonal

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el médico si, después de un año de mantener relaciones sexuales sin protección de forma regular, no logras concebir un hijo, o antes, si tienes alguno de los siguientes síntomas:

  • Problemas de erección o de eyaculación, poco deseo sexual u otros problemas de la función sexual
  • Dolor, molestias, un bulto o hinchazón en la zona testicular
  • Una historia clínica de problemas testiculares, prostáticos o sexuales
  • Una cirugía en la ingle, los testículos, el pene o el escroto

Causas

La producción de espermatozoides es un proceso complejo y precisa el funcionamiento normal de los testículos, así como del hipotálamo y de la hipófisis, órganos que se encuentran en el cerebro y que producen hormonas que desencadenan la producción de esperma. Una vez que los espermatozoides se producen en los testículos, son transportados por suaves conductos hasta que se mezclan con el semen y se eyaculan por el pene. Los problemas con cualquiera de estos sistemas pueden afectar la producción de espermatozoides.

Además, puede haber problemas relacionados con alteraciones en la forma (morfología), el movimiento (motilidad) o la función del esperma.

Sin embargo, a menudo la causa del recuento bajo de espermatozoides no está identificada.

Causas médicas

El recuento bajo de espermatozoides puede ser causado por distintos problemas de salud y tratamientos médicos. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Varicocele. El varicocele es la hinchazón de las venas que drenan el testículo. Esta la causa reversible más común de infertilidad masculina. Aunque se desconoce el motivo exacto por el que los varicoceles causan infertilidad, podría relacionarse con la regulación anormal de la temperatura testicular. Los varicoceles producen una disminución de la calidad de los espermatozoides.
  • Infección. Algunas infecciones pueden interferir en la producción o la salud de los espermatozoides o causar cicatrices que bloquean su paso. Entre ellas, se incluyen la inflamación del epidídimo (epididimitis) o los testículos (orquitis) y algunas infecciones de transmisión sexual, como la gonorrea o el VIH. Si bien algunas infecciones pueden causar daño testicular permanente, generalmente es posible extraer los espermatozoides.
  • Problemas de eyaculación. La eyaculación retrógrada se produce cuando el semen entra en la vejiga durante el orgasmo, en lugar de salir por la punta del pene. Varias enfermedades pueden causar eyaculación retrógrada o falta de eyaculación, entre ellas, la diabetes y las lesiones de la médula espinal, como así también la cirugía de vejiga, próstata o uretra.

    Ciertos medicamentos también pueden ocasionar problemas de eyaculación, por ejemplo, los medicamentos para la presión arterial llamados alfabloqueadores. Algunos problemas de eyaculación pueden revertirse, pero otros son permanentes. En la mayoría de los casos de problemas de eyaculación permanentes, es posible extraer los espermatozoides directamente de los testículos.

  • Anticuerpos que atacan los espermatozoides. Los anticuerpos antiespermatozoides son células del sistema inmunitario que identifican erróneamente a los espermatozoides como invasores perjudiciales e intentan destruirlos.
  • Tumores. El cáncer y los tumores no malignos pueden afectar directamente los órganos reproductivos masculinos, a través de las glándulas que liberan hormonas relacionadas con la reproducción, como la glándula hipófisis, o por causas desconocidas. La cirugía, la radiación y la quimioterapia que se utilizan para tratar los tumores también pueden afectar la fertilidad masculina.
  • Testículos no descendidos. Durante el desarrollo fetal, en ocasiones, uno o ambos testículos no descienden del abdomen al saco que normalmente contiene los testículos (escroto). La disminución de la fertilidad es más probable en los hombres con esta enfermedad.
  • Desequilibrios hormonales. El hipotálamo, la glándula hipófisis y los testículos producen hormonas que son necesarias para crear espermatozoides. Las alteraciones de estas hormonas, al igual que las de otros sistemas, como las glándulas tiroides y suprarrenal, pueden alterar la producción de espermatozoides.
  • Defectos de los túbulos que transportan los espermatozoides. Muchos conductos diferentes trasportan espermatozoides. Estos conductos pueden bloquearse por diversos motivos, por ejemplo, una lesión involuntaria durante una cirugía, infecciones anteriores, traumatismos o desarrollo anormal, como en el caso de la fibrosis quística u otras enfermedades hereditarias similares.

    El bloqueo puede producirse en cualquier nivel, incluso dentro del testículo, en los conductos que drenan el testículo, en el epidídimo, en el conducto deferente, cerca de los conductos eyaculadores o en la uretra.

  • Defectos cromosómicos. Los trastornos hereditarios, como el síndrome de Klinefelter, en el que un hombre nace con dos cromosomas X y un cromosoma Y (en lugar de uno X y uno Y), causan el desarrollo anormal de los órganos reproductivos masculinos. Otros síndromes genéticos asociados con la infertilidad son la fibrosis quística, el síndrome de Kallmann y el síndrome de Kartagener.
  • Enfermedad celíaca. La enfermedad celíaca, un trastorno digestivo causado por la sensibilidad al gluten, puede provocar infertilidad masculina. La fertilidad puede mejorar después de adoptar una alimentación sin gluten.
  • Algunos medicamentos. La terapia de reemplazo de testosterona, el consumo prolongado de esteroides anabólicos, los medicamentos contra el cáncer (quimioterapia), ciertos antifúngicos y antibióticos, algunos medicamentos para las úlceras y otros medicamentos pueden afectar la producción de espermatozoides y disminuir la fertilidad masculina.
  • Cirugías previas. Ciertas cirugías podrían evitar que tengas espermatozoides en la eyaculación, entre ellas, la vasectomía, las reparaciones de la hernia inguinal, las cirugías del escroto o de los testículos, las cirugías de la próstata y las cirugías abdominales grandes realizadas para tratar el cáncer testicular y rectal. En la mayoría de los casos, se puede realizar una cirugía para revertir estos bloqueos o extraer espermatozoides directamente del epidídimo y de los testículos.

Causas ambientales

La producción o función de los espermatozoides puede verse afectada por la sobreexposición a ciertos elementos ambientales, por ejemplo:

  • Sustancias químicas industriales. La exposición prolongada a bencenos, tolueno, xileno, pesticidas, herbicidas, solventes orgánicos, materiales de pintura y plomo puede contribuir a la disminución de los recuentos de espermatozoides.
  • Exposición a metales pesados. La exposición al plomo u otros metales pesados también puede causar esterilidad.
  • Radiación o radiografías. La exposición a la radiación puede reducir la producción de espermatozoides. La producción de espermatozoides puede tardar varios años en volver a la normalidad. Con dosis altas de radiación, la producción de espermatozoides puede reducirse de forma permanente.
  • Calor excesivo en los testículos. Las temperaturas elevadas afectan la producción y función de los espermatozoides. Aunque los estudios son limitados y no son concluyentes, el uso frecuente de saunas o jacuzzis puede afectar de forma temporal el recuento de espermatozoides.

    Permanecer sentado durante períodos prolongados, usar ropa ajustada o trabajar con una computadora portátil durante largos períodos también puede aumentar la temperatura del escroto y reducir ligeramente la producción de espermatozoides.

Salud, estilo de vida y otras causas

Otras causas de un recuento bajo de espermatozoides incluyen las siguientes:

  • Consumo de drogas. Los esteroides anabólicos que se toman para estimular la fuerza y el crecimiento muscular pueden hacer que se encojan los testículos y se reduzca la producción de esperma. El consumo de cocaína o marihuana también puede reducir la cantidad y la calidad de los espermatozoides.
  • Consumo de bebidas alcohólicas. El consumo de bebidas alcohólicas puede disminuir los niveles de testosterona y reducir la producción de espermatozoides.
  • Ocupación. Ciertas ocupaciones pueden estar vinculadas al riesgo de infertilidad, por ejemplo, las actividades de soldadura o aquellas asociadas con estar sentado durante mucho tiempo, como la conducción de camiones. Sin embargo, hay discrepancias entre los datos que respaldan estas asociaciones.
  • Tabaquismo. Los hombres que fuman pueden tener un recuento más bajo de espermatozoides que aquellos que no lo hacen.
  • Estrés emocional. El estrés emocional grave o prolongado, incluido el estrés sobre la fertilidad, puede interferir en las hormonas necesarias para producir los espermatozoides.
  • Depresión. Estar deprimido puede afectar negativamente la concentración de espermatozoides.
  • Peso. La obesidad puede repercutir en la fertilidad de varias maneras, por ejemplo, mediante el impacto directo en los espermatozoides y causando cambios hormonales que reducen la fertilidad masculina.
  • Problemas con los análisis del líquido seminal. Los recuentos de espermatozoides más bajos de lo normal pueden ser el resultado de analizar una muestra de líquido seminal que se tomó poco tiempo después de tu última eyaculación, que se tomó poco tiempo después de una enfermedad o un evento estresante, o que no contenía todo el semen que eyaculaste porque una parte se derramó durante la recolección. Por esta razón, los resultados generalmente se basan en varias muestras que se toman a lo largo de un período determinado.

Factores de riesgo

Varios factores de riesgo se relacionan con un recuento bajo de espermatozoides y otros problemas que pueden causar un recuento bajo de espermatozoides. Por ejemplo:

  • Fumar
  • Consumir bebidas alcohólicas
  • Consumir ciertas drogas ilícitas
  • Tener sobrepeso
  • Estar extremadamente deprimido o estresado
  • Tener ciertas infecciones pasadas o presentes
  • Estar expuesto a toxinas
  • Sobrecalentar los testículos
  • Haber sufrido traumas en los testículos
  • Nacer con un trastorno de fertilidad o tener un pariente de sangre, como un hermano o un padre, con un trastorno de fertilidad
  • Tener ciertos trastornos médicos, incluidos tumores y enfermedades crónicas
  • Someterse a ciertos tratamientos oncológicos, como la radioterapia
  • Tomar ciertos medicamentos
  • Tener una vasectomía previa o cirugía abdominal o pélvica importante
  • Tener una historia clínica de testículos no descendidos

Complicaciones

La infertilidad causada por un bajo conteo de espermatozoides puede ser estresante tanto para ti como para tu pareja. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Cirugía u otros tratamientos para la causa oculta del bajo conteo de espermatozoides.
  • Técnicas de reproducción asistida, que pueden ser costosas y complejas, como la fertilización in vitro (FIV).
  • Estrés relacionado a la incapacidad de tener un hijo.

Prevención

Para proteger la fertilidad, evita factores que sabes que afectan el conteo de espermatozoides y su calidad. Por ejemplo:

  • No fumes.
  • Limita o elimina el consumo de alcohol.
  • No consumas drogas ilegales.
  • Consulta con el médico sobre los medicamentos que puedan afectar el conteo de espermatozoides.
  • Mantén un peso saludable.
  • Evita el calor.
  • Controla el estrés.
  • Evita la exposición a pesticidas, metales pesados y otras toxinas.

Diagnóstico

Cuando veas a un médico porque tienes problemas para que tu pareja quede embarazada, intentará determinar la causa de base. Incluso si el médico considera que el recuento bajo de espermatozoides es el problema, se recomienda que tu pareja se realice pruebas para descartar posibles factores que contribuyan y determinar si es posible que se requieran técnicas de reproducción asistida.

Los análisis y el diagnóstico pueden comprender los siguientes:

Examen físico general y antecedentes médicos.

Esto incluye examinar los genitales y hacer preguntas sobre cualquier trastorno heredado, problemas crónicos de salud, enfermedades, lesiones o cirugías que podrían afectar la fecundidad. El médico también podría preguntar sobre los hábitos sexuales y el desarrollo sexual.

Análisis de semen

Un recuento bajo de espermatozoides se diagnostica como parte de un análisis de semen. El recuento de espermatozoides generalmente se determina examinando el semen en un microscopio para verificar cuántos espermatozoides aparecen dentro de los cuadrados de una cuadrícula. En algunos casos, se puede utilizar una computadora para medir el recuento de espermatozoides.

Las muestras de semen pueden obtenerse de distintas formas. Para proporcionar una muestra, puedes masturbarte y eyacular en un recipiente especial en el consultorio del médico. Debido a creencias religiosas o culturales, algunos hombres optan por un método alternativo de recolección de semen. En estos casos, el semen puede recolectarse mediante el uso de un preservativo especial durante la relación sexual.

En los testículos se producen espermatozoides nuevos continuamente, cuyo proceso de maduración lleva de 42 a 76 días. Por lo tanto, un análisis de semen actual refleja tu entorno durante los últimos tres meses. Los cambios positivos que hayas realizado no se observarán por varios meses.

Una de las causas más comunes del recuento bajo de espermatozoides es la recolección incompleta o inadecuada de la muestra de semen. Además, los recuentos de espermatozoides generalmente fluctúan. Debido a estos factores, la mayoría de los médicos controlan dos o más muestras de semen con el tiempo para asegurarse de que no haya discrepancias entre las muestras.

Para garantizar la precisión en la recolección de semen, el médico hará lo siguiente:

  • Te pedirá que te asegures de que todo el semen quede en la taza o el preservativo de recolección cuando eyacules.
  • Te indicará que te abstengas de eyacular durante, al menos, 2 días, pero no más de 11 días, antes de recolectar una muestra.
  • Te solicitará que recolectes una segunda muestra al menos dos semanas después de la primera.
  • Te indicará que evites el uso de lubricantes porque estos productos pueden afectar la movilidad de los espermatozoides.

Resultados del análisis de semen

Las densidades normales de espermatozoides varían de 15 millones a más de 200 millones de espermatozoides por mililitro de semen. Se considera que tienes un recuento bajo de espermatozoides si tienes menos de 15 millones de espermatozoides por mililitro o menos de 39 millones de espermatozoides por eyaculado.

La probabilidad de que tu pareja quede embarazada se reduce con la disminución de los recuentos de espermatozoides. Algunos hombres no tienen espermatozoides en el semen en absoluto. Esto se conoce como azoospermia.

Existen muchos factores involucrados en la reproducción y el número de espermatozoides en el semen es solo uno. Algunos hombres con recuento bajo de espermatozoides pueden ser padres de forma satisfactoria. Del mismo modo, algunos hombres con recuento normal de espermatozoides no pueden ser padres. Incluso si tienes suficientes espermatozoides, otros factores son importantes para lograr un embarazo, incluido el movimiento normal de los espermatozoides (motilidad).

Otras pruebas

Según los hallazgos iniciales, el médico podría recomendar pruebas adicionales para encontrar la causa del recuento bajo de espermatozoides y otras causas posibles para la infertilidad masculina. Estos pueden incluir lo siguiente:

  • Ecografía del escroto. Esta prueba utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para examinar los testículos y las estructuras de soporte.
  • Análisis hormonal. El médico podría recomendar un análisis de sangre para determinar el nivel de hormonas producidas por la glándula hipófisis y los testículos, las cuales tienen una función esencial en el desarrollo sexual y la producción de espermatozoides.
  • Análisis de orina posterior a la eyaculación. Esperma en la orina puede indicar que el esperma vuelve para atrás hacia la vejiga en lugar de salir por el pene durante la eyaculación (eyaculación retrógrada).
  • Análisis genéticos. Cuando la concentración de espermatozoides es extremadamente baja, es posible que haya causas genéticas involucradas. Un análisis de sangre puede revelar si hay cambios sutiles en el cromosoma Y, los cuales son signos de una anomalía genética. Se podría solicitar un análisis genético para diagnosticar distintos síndromes congénitos o heredados.
  • Biopsia testicular. Esta prueba consiste en extraer muestras del testículo con una aguja. Los resultados de la biopsia testicular pueden determinar si la producción de espermatozoides es normal. Si lo es, es probable que el problema sea consecuencia de un bloqueo u otro problema con el transporte del esperma. Sin embargo, por lo general esta prueba se utiliza solamente en determinadas situaciones y no se usa con frecuencia para diagnosticar la causa de infertilidad.
  • Pruebas de anticuerpos antiespermatozoides. Estas pruebas, que se utilizan para verificar las células inmunes (anticuerpos) que atacan los espermatozoides y afectan su capacidad para funcionar, no son frecuentes.
  • Pruebas de funcionamiento de espermatozoides especializadas. Se pueden utilizar ciertas pruebas para evaluar la supervivencia de los espermatozoides luego de la eyaculación, su capacidad de penetración de un óvulo y la existencia de problemas para unirse al óvulo. Estas pruebas no se realizan con frecuencia y no suelen modificar de forma significativa las recomendaciones de tratamiento.
  • Ecografía transrectal. Se introduce una pequeña vara lubricada en el recto para examinar la próstata y verificar si hay bloqueos en los tubos que transportan el semen (conductos eyaculatorios y vesículas seminales).

Tratamiento

Entre los tratamientos para el recuento bajo de esperma se incluyen:

  • Cirugía. Por ejemplo, el varicocele a menudo puede corregirse quirúrgicamente o puede repararse un conducto deferente obstruido. Se pueden revertir las vasectomías previas. En los casos en los que no haya esperma en la eyaculación, a menudo este puede extraerse directamente de los testículos o el epidídimo mediante técnicas de extracción de esperma.
  • Tratamiento de las infecciones. Los antibióticos pueden tratar una infección del aparato reproductor, pero no siempre restauran la fertilidad.
  • Tratamientos para problemas durante las relaciones sexuales. Los medicamentos o el asesoramiento psicológico pueden ayudar a mejorar la fertilidad en los trastornos tales como disfunción eréctil o eyaculación precoz.
  • Medicamentos y tratamientos hormonales. El médico puede recomendar medicamentos o reemplazo hormonal en los casos en los que la infertilidad sea producto de altos o bajos niveles de determinadas hormonas o problemas con el modo en que el cuerpo usa las hormonas.
  • Tecnología de reproducción asistida (ART). Los tratamientos de ART incluyen la obtención de esperma a través de la eyaculación normal, la extracción quirúrgica o de donantes, según la situación y tus deseos específicos. Luego, el esperma se introduce en el aparato genital femenino o se usa para la fertilización in vitro o la inyección directa de espermatozoides en el citoplasma del ovocito.

Cuando el tratamiento no funciona

En raras ocasiones, los problemas de fertilidad masculina no se pueden tratar e imposibilitan que un hombre se convierta en padre. Si este es el caso, tú y tu pareja pueden considerar usar el esperma de un donante o adoptar un niño.

Estilo de vida y remedios caseros

Hay algunas medidas que puedes tomar en casa para aumentar las probabilidades de que tu pareja quede embarazada, entre ellas:

  • Aumentar la frecuencia de la actividad sexual. Tener relaciones sexuales todos los días o día por medio, comenzando al menos cuatro días antes de la ovulación, aumenta las probabilidades de que tu pareja quede embarazada.
  • Tener relaciones sexuales cuando la fertilización sea posible. Es más probable que una mujer quede embarazada durante la ovulación, que se produce en la mitad del ciclo menstrual, entre períodos menstruales. Esto asegurará que los espermatozoides, que pueden vivir durante varios días, estén presentes cuando sea posible la concepción.
  • Evitar los lubricantes vaginales. Algunos productos como Astroglide o el gel K-Y, las lociones y la saliva pueden deteriorar el movimiento y la función de los espermatozoides. Consulta con tu médico sobre los lubricantes que no afectan los espermatozoides.

Medicina alternativa

Los suplementos sobre los que se han realizado estudios que muestran posibles beneficios para mejorar los recuentos o la calidad de los espermatozoides incluyen los siguientes:

  • Semilla negra (nigella sativa)
  • Coenzima Q10
  • Ácido fólico
  • Castaño de Indias (escina)
  • Levocarnitina
  • Ginseng Panax
  • Zinc

Consulta con el médico antes de tomar suplementos nutricionales para analizar los riesgos y beneficios de esta terapia, ya que algunos suplementos tomados en dosis altas (megadosis) o durante períodos prolongados pueden ser perjudiciales.

Preparación antes de la cita

Como primera medida, debes consultar con el médico de familia u otro proveedor de salud. Sin embargo, este podría derivarte a un especialista en infertilidad.

A continuación, presentamos información para ayudarte a que te prepares para la consulta y para que sepas qué debes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Al momento de programar la consulta, pregunta si debes hacer algo con anticipación, como abstenerte de eyacular durante un cierto período de tiempo o suspender ciertos medicamentos.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Averigua si tienes antecedentes familiares de problemas de fertilidad. Tener un pariente consanguíneo de sexo masculino, como tu hermano o padre, con problemas de fertilidad u otros problemas reproductivos podría darte pistas sobre la causa del recuento bajo de espermatozoides.
  • Averigua con tus padres si tenías testículos no descendidos u otros problemas al nacer o en la primera infancia.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Asiste con tu pareja. Incluso si tienes un recuento bajo de espermatozoides, es posible que tu pareja también necesite someterse a pruebas para ver si tiene algún problema que pueda prevenir el embarazo. También es bueno que tu pareja te acompañe para ayudarte a seguir las instrucciones que te dé el médico o para hacer preguntas que no se te ocurran.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Qué sospecha que podría estar causando el bajo recuento de espermatozoides?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son otras razones posibles por las que mi pareja y yo no hemos podido concebir un hijo?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Mi pareja también necesitará someterse a pruebas?
  • ¿Qué tratamientos están disponibles para aumentar el recuento de espermatozoides? ¿Qué me recomienda?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿En qué momento debemos considerar otras alternativas, como un donante de esperma o la adopción?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer preguntas adicionales durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

Estas son algunas de las preguntas que el médico puede hacerte:

  • ¿A qué edad entraste en la pubertad?
  • ¿Te hiciste una vasectomía o una reversión de esta?
  • ¿Consumes drogas ilegales, como marihuana, cocaína o esteroides anabólicos?
  • ¿Has estado expuesto a toxinas, como productos químicos, pesticidas, radiación o plomo, especialmente de manera regular?
  • En la actualidad, ¿tomas algún medicamento o suplementos alimentarios?
  • ¿Tienes antecedentes de testículos no descendidos?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use