Dedo en gatillo

Perspectiva general

El dedo en gatillo es una afección en la que uno de los dedos queda atascado en una posición de flexión. El dedo puede flexionarse o estirarse con un chasquido —como un resorte que se tira y se libera—.

El dedo en gatillo también se conoce como «tenosinovitis estenosante». Se produce cuando una inflamación estrecha el espacio dentro de la vaina que rodea el tendón del dedo afectado. Si el dedo en gatillo es grave, el dedo puede quedar trabado en la posición de flexión.

Las personas cuyos trabajos o pasatiempos requieren acciones de agarre repetitivas tienen un mayor riesgo de padecer dedo en gatillo. La afección es más frecuente en las mujeres y en las personas que tienen diabetes. El tratamiento del dedo en gatillo varía en función de su gravedad.

Síntomas

Los signos y síntomas del dedo en gatillo pueden progresar de leves a graves, y comprenden los siguientes:

  • Rigidez en el dedo, especialmente por la mañana
  • Una sensación de chasquido o crujido cuando mueves el dedo
  • Sensibilidad o un bulto (nódulo) en la palma de la mano, en la base del dedo afectado
  • Un dedo que queda atascado o trabado en la posición de flexión, y que se estira de manera repentina
  • Un dedo que se traba en la posición de flexión y que no puedes volver a estirar

El dedo en gatillo puede presentarse en cualquier dedo, incluso en el pulgar. Es probable que tengas más de un dedo afectado al mismo tiempo, y que las dos manos estén afectadas. La afección suele ser más pronunciada por la mañana, mientras sujetas un objeto con firmeza o cuando estiras el dedo.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica de inmediato si la articulación del dedo está caliente e inflamada, dado que estos signos pueden indicar una posible infección.

Si tienes algún tipo de rigidez, atascamiento, entumecimiento o dolor en la articulación de un dedo, o si no puedes estirarlo o flexionarlo, pide una consulta con el médico.

Causas

Los tendones son cuerdas fibrosas que unen los músculos a los huesos. Cada tendón está rodeado por una vaina protectora. El dedo en gatillo se produce cuando la vaina tendinosa del dedo afectado se irrita y se inflama. Esto interfiere en el movimiento deslizante normal del tendón a través de la vaina.

La irritación prolongada de la vaina tendinosa puede producir cicatrices, engrosamiento y formación de protuberancias (nódulos) en el tendón que dificultan aún más su movimiento.

Dedo en resorte

El dedo en resorte suele deberse a la inflamación dentro de una vaina tendinosa que limita el movimiento del tendón. También puede formarse un bulto (nódulo) en el tendón.

Factores de riesgo

Los factores que te ponen en riesgo de padecer dedo en gatillo comprenden los siguientes:

  • Agarre reiterado. Las ocupaciones y los pasatiempos que implican el uso repetitivo de las manos y el agarre prolongado pueden aumentar el riesgo de tener dedo en gatillo.
  • Ciertos problemas de salud. Las personas que tienen diabetes o artritis reumatoide tienen un mayor riesgo de padecer dedo en gatillo.
  • Sexo. El dedo en gatillo es más frecuente en las mujeres.
  • Cirugía del síndrome del túnel carpiano. El dedo en gatillo puede ser una complicación asociada con la cirugía para tratar el síndrome del túnel carpiano, especialmente, durante los primeros seis meses posteriores a la cirugía.

Diagnóstico

El diagnóstico del dedo en gatillo no requiere ningún análisis complejo. El médico o proveedor de atención médica realiza el diagnóstico a partir de tu historia clínica y una exploración física. Durante la exploración física, el médico te pedirá que abras y cierres la mano, para verificar las zonas de dolor, la fluidez de movimiento y las evidencias de bloqueo.

El médico también te tocará la palma para detectar la presencia de algún bulto. Si el bulto está relacionado con el dedo en gatillo, se moverá al mover el dedo, dado que es una zona inflamada en una parte del tendón que mueve el dedo.

Tratamiento

El tratamiento del dedo en gatillo varía según su gravedad y su duración.

Medicamentos

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides —como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o el naproxeno (Aleve)— pueden aliviar el dolor, pero es probable que no alivien la hinchazón que comprime la vaina tendinosa o que bloquea el tendón.

Terapia

Entre los tratamientos conservadores no invasivos se encuentran los siguientes:

  • Descansar. Hasta que mejoren tus síntomas, evita las actividades que requieren el agarre repetitivo, la sujeción reiterada o el uso prolongado de maquinaria manual que vibra. Si no puedes evitar por completo estas actividades, el uso de guantes acolchados podría brindarte un poco de protección.
  • Una férula. Es posible que el médico te haga usar una férula por la noche para mantener el dedo afectado en una posición extendida por hasta seis semanas. La férula ayuda a que el tendón descanse.
  • Ejercicios de estiramiento. El médico también puede recomendar ejercicios suaves para ayudar a mantener la movilidad en el dedo.

Cirugías y otros procedimientos

Si los síntomas son graves o si los tratamientos conservadores no te ayudaron, el médico puede recomendar lo siguiente:

  • Inyección de esteroides. Una inyección de un medicamento esteroide en la vaina tendinosa, o cerca de esta, puede reducir la inflamación y permitir que el tendón vuelva a deslizarse libremente. Este es el tratamiento más frecuente y, en la mayoría de las personas tratadas, suele ser eficaz durante un año o más. Sin embargo, a veces se necesita más de una inyección.

    En las personas con diabetes, las inyecciones de esteroides suelen ser menos eficaces.

  • Liberación percutánea. Después de insensibilizar la palma de la mano, el médico inserta una aguja gruesa en el tejido alrededor del tendón afectado. Mover la aguja y el dedo ayuda a separar la compresión que impide el movimiento fluido del tendón.

    Este tratamiento puede realizarse con control ecográfico para que el médico pueda ver dónde se encuentra la punta de la aguja por debajo de la piel y asegurarse de que abre la vaina tendinosa sin dañar el tendón ni los nervios cercanos. Este procedimiento suele llevarse a cabo en el consultorio del médico o en una sala de procedimientos del consultorio.

  • Cirugía. A través de una pequeña incisión cerca de la base del dedo afectado, un cirujano puede abrir con un corte la sección comprimida de la vaina tendinosa. Por lo general, este procedimiento se realiza en un quirófano.

Preparación antes de la cita

Es probable que empieces con una consulta con tu médico de atención primaria para determinar cuál podría ser la causa de los síntomas.

Qué puedes hacer

Asegúrate de traer una lista de todos los medicamentos y los suplementos que tomas regularmente. También es conveniente anotar con antelación las preguntas que quieras hacerle a tu médico. Algunos ejemplos pueden ser los siguientes:

  • ¿Cuál es la causa de mis síntomas?
  • ¿Esta enfermedad es temporal o de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles?
  • ¿Hay alguna complicación asociada a esta afección o sus tratamientos?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico o el proveedor de atención médica te hagan una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar información importante por segunda vez.

Estas son algunas preguntas que puede hacerte el médico:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Hace cuánto tienes estos síntomas?
  • ¿Los síntomas aparecen y desaparecen, o los tienes siempre?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorarlos?
  • ¿Tus síntomas empeoran en la mañana o en algún momento del día en particular?
  • ¿Haces tareas repetitivas en el trabajo o como parte de algún pasatiempo?
  • ¿Tuviste alguna lesión en la mano recientemente?

Last Updated Feb 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use