Dermatitis

Perspectiva general

Dermatitis es un término general que describe una irritación de la piel. La dermatitis es una afección común que tiene muchas causas y se presenta de muchas formas. Usualmente implica piel seca y con comezón o un sarpullido en la piel hinchada y enrojecida. O puede hacer que la piel se ampolle, supure, forme costras o se descame. Ejemplos de esta afección son la dermatitis atópica (eccema), la caspa y la dermatitis por contacto.

La dermatitis no es contagiosa, pero puede hacer que te sientas incómodo y cohibido. La hidratación regular ayuda a controlar los síntomas. El tratamiento también puede incluir ungüentos, cremas y champús medicados.

Síntomas

Cada tipo de dermatitis puede parecer un poco diferente y tiende a ocurrir en diferentes partes del cuerpo. Los signos y síntomas de los diferentes tipos de dermatitis incluyen los siguientes:

  • Dermatitis atópica (eccema). En general, este sarpullido rojo y con comezón, que suele comenzar en la infancia, ocurre en los pliegues de la piel: en la parte interna de los codos, detrás de las rodillas y en la parte delantera del cuello. El sarpullido puede liberar líquido cuando te rascas y se puede formar una costra. Las personas con dermatitis atópica pueden presentar mejorías y luego brotes estacionales.
  • Dermatitis de contacto. Este sarpullido rojo y con picazón se presenta donde la piel haya entrado en contacto con sustancias que irritan la piel o causan una reacción alérgica. Puedes presentar ampollas.
  • Dermatitis seborreica. Esta afección causa manchas escamosas, enrojecimiento de la piel y caspa persistente. Por lo general, afecta las zonas oleosas del cuerpo, como la cara, la parte superior del pecho y la espalda. La dermatitis seborreica puede ser una afección prolongada con períodos de mejoría y luego brotes estacionales. En los bebés, esta afección se denomina costra láctea.
  • Eccema folicular. Con este tipo, la piel afectada se vuelve más gruesa y presenta protuberancias en los folículos pilosos. Esta afección es común en los afroamericanos y en las personas con piel de color marrón oscuro.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta al médico en los siguientes casos:

  • Sientes tanta molestia que tienes problemas para dormir o te distraes de tus rutinas diarias
  • Tu piel se vuelve dolorosa
  • Sospechas que tienes la piel infectada
  • Has intentado tomar medidas de autocuidado pero tus signos y síntomas persisten
Dermatitis atópica en las piernas

La dermatitis atópica puede producir pequeñas protuberancias rojas que pueden generar mucha picazón. Cuando se rascan, es posible que las protuberancias liberen líquido y que se forme una costra. La dermatitis atópica ocurre con mayor frecuencia donde la piel se flexiona: dentro de los codos, detrás de las rodillas y delante del cuello.

Dermatitis por contacto en la muñeca

La dermatitis por contacto puede aparecer como un sarpullido rojo que produce picazón. En esta fotografía, es posible que la irritación se deba a las mallas del reloj o a residuos de jabón atrapados debajo de la malla.

Dermatitis seborreica en la cara

La dermatitis seborreica produce una erupción roja con escamas amarillentas y un poco "grasosas". Además del cuero cabelludo, la dermatitis seborreica puede presentarse en los costados de la nariz, en las cejas y entre ellas, y en otras zonas grasosas.

Causas

Las causas de los tipos más comunes de dermatitis incluyen las siguientes:

  • Dermatitis atópica (eccema). Este tipo probablemente está relacionado con la piel seca, una variación genética, una disfunción del sistema inmunitario, una infección cutánea, exposición a alimentos, alérgenos transmitidos por el aire o por contacto, o una combinación de estos.
  • Dermatitis de contacto. Este tipo ocurre por el contacto con algo que irrita la piel o causa una reacción alérgica. Los irritantes o alérgenos incluyen la hiedra venenosa, los perfumes, las joyas que contienen níquel, los productos de limpieza y los conservantes en muchas cremas y lociones.
  • Dermatitis seborreica. Este tipo es causado por un hongo que se encuentra en la secreción sebácea en la piel.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo comunes para la dermatitis se incluyen los siguientes:

  • La edad. La dermatitis se puede producir a cualquier edad, pero la dermatitis atópica (eccema) generalmente comienza en la infancia.
  • Alergias y asma. Las personas que tienen antecedentes personales o familiares de eccema, alergias, fiebre del heno o asma son más propensas a desarrollar dermatitis atópica.
  • El trabajo. Los trabajos que te ponen en contacto con ciertos metales, solventes o productos de limpieza aumentan el riesgo de dermatitis por contacto. Ser un trabajador de la salud está vinculado con el eccema de las manos.
  • Afecciones de salud. Las afecciones de salud que te ponen en mayor riesgo de dermatitis seborreica incluyen insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad de Parkinson y VIH/SIDA.

Complicaciones

Al rascarte en la zona de picazón asociada con la dermatitis, puedes producirte llagas que se pueden infectar. Estas infecciones de la piel se pueden esparcir y, en casos muy raros, pueden ser potencialmente mortales.

Prevención

Usa ropa que te proteja si estás haciendo una tarea donde se utilicen sustancias irritantes o productos químicos cáusticos.

Evita la piel seca adoptando estos hábitos al bañarte:

  • Toma baños y duchas más cortos. Limita los baños y las duchas a 5 a 10 minutos. Usa agua tibia, en lugar de agua caliente. Los aceites de baño también pueden ser útiles.
  • Use un limpiador suave, sin jabón. Elige limpiadores sin jabón y sin perfume. Algunos jabones pueden secarte la piel.
  • Sécate suavemente. Después de bañarte, sécate suavemente la piel con una toalla suave.
  • Humedece la piel. Mientras la piel aún esté húmeda, sella la humedad con aceite, crema o loción. Prueba diferentes productos hasta encontrar uno que sea adecuado para ti. El mejor producto para ti será seguro, eficaz, asequible y sin fragancia. En dos estudios pequeños, se demostró que la aplicación de un humectante protector en la piel de los bebés con alto riesgo de dermatitis atópica redujo la incidencia de la afección hasta en un 50 por ciento.

Diagnóstico

El médico probablemente te pregunte sobre tus síntomas y te examinará la piel. Es posible que deban extraerte una pequeña parte de piel (biopsia) para analizarla en un laboratorio a fin de descartar otras afecciones.

Prueba del parche

El médico puede recomendar la realización de pruebas con parches en la piel. En esta prueba, se aplican pequeñas cantidades de diferentes sustancias a la piel y luego se cubren. El médico examina tu piel durante las visitas de los siguientes días para buscar signos de una reacción. Las pruebas con parches pueden ayudar a diagnosticar tipos específicos de alergias que causan la dermatitis.

Tratamiento

El tratamiento para la dermatitis varía, dependiendo de la causa y de tus síntomas. Además de las recomendaciones de estilo de vida y remedios caseros que aparecen a continuación, el tratamiento de la dermatitis incluye uno o más de los siguientes aspectos:

  • Aplicar a la piel afectada cremas, geles o ungüentos con corticosteroides
  • Aplicar a la piel afectada ciertas cremas o ungüentos que afectan el sistema inmunitario (inhibidores de la calcineurina)
  • Exponer el área afectada a cantidades controladas de luz natural o artificial (fototerapia)
  • Usar corticosteroides orales o dupilumab inyectable para la enfermedad grave

Estilo de vida y remedios caseros

Estos hábitos de autocuidado pueden ayudarte a controlar la dermatitis y a sentirte mejor:

  • Humedece la piel. La aplicación rutinaria de un humectante con alto contenido de grasa puede ayudar a tu piel.
  • Usa productos antiinflamatorios y antipruriginosos de venta libre. La crema de hidrocortisona de venta libre puede aliviar temporalmente el enrojecimiento y la picazón. Los antihistamínicos orales, como la difenhidramina, pueden ayudar a reducir la picazón.
  • Aplica un paño húmedo y fresco. Esto ayuda a calmar la piel.
  • Toma un baño cómodamente tibio. Rocía el agua del baño con bicarbonato de sodio o avena coloidal, una avena finamente molida que se fabrica para la bañera. Remoja la piel por 5 a 10 minutos, seca con palmaditas y aplica la crema hidratante sin fragancia mientras tu piel aún está húmeda. Una loción de 12 por ciento de lactato de amonio o 10 por ciento de ácido alfa-hidroxi ayuda con la piel escamosa y seca.
  • Usa champús medicados. Para la caspa, usa champús de venta libre que contengan sulfuro de selenio, piritiona de zinc, alquitrán de hulla o ketoconazol.
  • Toma un baño de lejía diluido. Esto puede ayudar a las personas con dermatitis atópica grave al disminuir las bacterias en la piel. Para un baño de lejía diluido, añade 1/2 taza (aproximadamente 118 mililitros) de lejía doméstica, no concentrada, a una bañera de 40 galones (aproximadamente 151 litros) llena de agua tibia. Las medidas son para una bañera de tamaño estándar de EE. UU. llena hasta los orificios de drenaje de desbordamiento. Remoja la piel por 5 a 10 minutos y enjuaga antes de secar con palmaditas. Haz esto dos o tres veces por semana.

    Muchas personas han tenido éxito usando un baño de vinagre diluido en lugar de un baño de lejía. Agrega 1 taza (aproximadamente 236 mililitros) de vinagre a una bañera llena de agua tibia.

  • Evita frotarte y rascarte. Cubre el área con un apósito si no puedes evitar rascarte. Córtate las uñas y usa guantes por la noche.
  • Usa ropa de algodón. La ropa de algodón de textura suave puede ayudarte a evitar irritar el área afectada. Evita la lana, ya que la picazón puede aparecer después de quitarte la ropa de lana que toca directamente la piel.
  • Elige un detergente suave para ropa. Debido a que la ropa, sábanas y toallas tocan tu piel, elige productos de lavandería suaves y sin perfume.
  • Evita el irritante o alérgeno conocido. Para la dermatitis de contacto especialmente, trata de minimizar el contacto con la sustancia que causó el sarpullido.
  • Controla el estrés. Los factores estresantes emocionales pueden hacer que algunos tipos de dermatitis aparezcan. Considera la posibilidad de probar técnicas de manejo del estrés como la relajación o la biorretroalimentación.

Medicina alternativa

Muchas terapias alternativas, incluidas las que se enumeran a continuación, han ayudado a algunas personas a controlar su dermatitis. Sin embargo, las pruebas con respecto a su eficacia no son definitivas.

  • Suplementos alimentarios, como vitamina D y probióticos, para la dermatitis atópica
  • Caldo de salvado de arroz (aplicado a la piel) para la dermatitis atópica
  • Champú de aceite de árbol de té al 5 % contra la caspa
  • Aloe para la dermatitis seborreica
  • Terapia herbal china

Si estás considerando la posibilidad de usar suplementos alimentarios u otras terapias alternativas, habla con tu médico acerca de las ventajas y desventajas de estos tratamientos.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero le informes al médico de cabecera acerca de tus inquietudes. O puedes ver a un médico que se especializa en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades de la piel (dermatólogo).

A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, anota las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué síntomas tienes y cuándo comenzaron?
  • ¿Existe algo que aparentemente desencadene los síntomas?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando, ya sea por boca o en forma de crema o de ungüento para aplicar en la piel?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de alergias o asma?
  • ¿Qué tratamientos has probado hasta ahora? ¿Alguno resultó eficaz?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Es buena idea que te prepares para responderlas y de esa manera tendrás tiempo para repasar cualquier punto que quieras tratar en profundidad. Según el tipo de dermatitis que tengas, el médico puede preguntarte:

  • ¿Los síntomas son constantes o aparecen y desaparecen?
  • ¿Con qué frecuencia te duchas o te bañas?
  • ¿Qué productos usas en la piel, incluidos jabones, lociones y cosméticos?
  • ¿Qué productos de limpieza para el hogar utilizas?
  • ¿Estas expuesto a posibles irritantes en el trabajo o en tus pasatiempos?
  • ¿Has estado muy estresado o deprimido recientemente?
  • ¿En qué grado los síntomas afectan tu calidad de vida, incluida tu capacidad para dormir?

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use